Loading...

miércoles, 27 de mayo de 2015

¿Qué es un halo solar?

¿Qué es un halo solar?

¿Qué es un halo solar?
En ciertas ocasiones se forma alrededor del Sol una especie de halo gigantesco con los colores del arcoíris. ¿Es el anuncio del apocalipsis? Ni mucho menos. Te explicamos cómo se forma.

El avance de la ciencia ha permitido al ser humano dar explicación a ciertos hechos naturales que parecían fenómenos paranormales. Es el caso de los halos solares o antelias, que son realmente sorprendentes e inexplicables si no se tienen las nociones defísica meteorológica suficientes. En realidad es un fenómeno que no es tan raro en todo el planeta, pero que en ciertas latitudes (como a la que se encuentra España) es bastante extraño.  

Este fenómeno se produce al formarse partículas de hielo suspendidas en la tropósfera que refractan la luz que llega del Sol, generando un espectro de colores similar al del arcoíris. Los halos o antelias se suelen caracterizar por ser iridiscentes: por lo general hacia adentro tienden a tener colores rojizos mientras que hacia afuera cuentan con rojo, verde y azul claro o simplemente puede parecer un arcoíris.

Y además…

Esperan encontrar vida

Esperan encontrar vida

La NASA asegura que lo logrará en sólo una década

 

WASHINGTON (EFE).— La vida extraterrestre ya no es sólo una posibilidad para los científicos de la NASA, sino una convicción, ya que aseguran que la humanidad hallará signos concluyentes de vida fuera de la Tierra antes de que termine 2045.
Para los científicos, la gran pregunta sobre el descubrimiento de vida hace tiempo que dejó de ser si se encontrará o no; ahora es cuándo se dará con ella.
“Creo que vamos a tener indicaciones sólidas de vida más allá de la Tierra en una década, y que vamos a tener pruebas definitivas dentro de veinte o treinta años”, indicó hace unos días en un foro sobre zonas habitables en el espacio la jefa científica de la NASA, Ellen Stofan.
“Sabemos dónde buscar y sabemos cómo buscar. En muchos casos disponemos de la tecnología y estamos en camino de implementarla”, aseguró, optimista.
Sin embargo, los extraterrestres a los que se refiere la NASA no son los marcianos inteligentes que inundan desde antaño el imaginario popular, sino de microbios. La comunidad científica lleva años buscando vida extraterrestre y los hallazgos más recientes sugieren que varios planetas cercanos al nuestro, así como sus lunas, tendrían las condiciones necesarias para albergar algún tipo de vida.
Los astrónomos creen que podría haber un océano en Enceladus, una de las sesenta lunas de Saturno. En Ganímedes, la luna de Júpiter, se encuentra otro océano de agua salada, circunstancias que posibilitan la vida.
- See more at: http://yucatan.com.mx/imagen/astronomia-imagen/esperan-encontrar-vida#sthash.2MP5ZUaK.dpuf

ILUSTRACIONES ASTRONÓMICAS

...

Cosmo Noticias 27-05-15

Cosmo Noticias


Posted: 26 May 2015 08:00 AM PDT
Vientos cósmicos, agujero negro
Ilustración artística de los vientos cósmicos producidos por un agujero negro supermasivo. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

Un agujero negro gigante y voraz ha arrojado una burbuja de viento cósmico tan poderoso que podría cambiar el destino de toda una galaxia, según nuevas observaciones.
El agujero negro supermasivo que liberó este viento cósmico se encuentra en el centro de la galaxia PDS 456. Los astrónomos han visto estos vientos antes pero los autores de la investigación dicen que es la primera observación de un viento alejándose desde el centro en todas direcciones, creando una forma esférica.
El viento podría tener un enorme impacto en el futuro de la galaxia, ya que reducirá el suministro de alimentos del agujero negro, y ralentizará la formación estelar en el resto de la galaxia, dijeron los investigadores. Y es posible que los fuertes vientos cósmicos sean una parte común de la evolución galáctica; podrían ser responsables de transformar brillantes galaxias activas en galaxias de mediana edad.
El agujero negro supermasivo del centro de PDS 456 se alimenta de una enorme cantidad de materia, la cual, conforme cae hacia el agujero, irradia luz. Este agujero devora tanta materia que la radiación resultante brilla más que cualquier estrella de la galaxia. Este tipo de galaxias jóvenes y brillantes es conocido como quásar: una galaxia con un centro increíblemente brillante, alimentado por un voraz agujero negro supermasivo.
Nuevas observaciones de PDS 456 han revelado una burbuja de gas alejándose del agujero negro. Usando los observatorios NuSTAR (Nuclear Spectroscopic Telescope Array) de NASA y XMM-Newton de ESA, los autores de la nueva investigación obtuvieron imágenes de la galaxia en cinco ocasiones distintas en 2013 y 2014. Los investigadores dicen que pueden demostrar que los fotones de luz emitidos por la materia que cae hacia el agujero está empujando el gas cercano, creando el viento.
Los científicos han estudiado estos vientos cósmicos anteriormente, pero los autores del nuevo estudio dicen que su investigación va un paso más allá al demostrar que el viento fluye en todas direcciones mientras se aleja del agujero, arrastrando una gran cantidad de masa.
Según un comunicado de NASA, la galaxia PDS 456 posee vientos que cada segundo cargan más energía de la que emite un billón de soles. Estos vientos tan poderosos pueden cambiar el paisaje completo de PDS 456, dicen los investigadores. En primer lugar, el viento pasará a través del disco de materia que rodea al agujero negro, reduciendo significativamente o destruyendo dicho disco. En otras palabras, el agujero negro puede quedarse sin alimento.
Sin materia cayendo al agujero negro, la radiación también cesaría. El centro brillante del quásar se atenuará. Al disminuir el suministro de material del agujero negro, los quásares y otras “galaxias activas” como PDS 456 pueden convertirse en galaxias inactivas como la Vía Láctea. Los científicos teóricos han propuesto que los vientos cósmicos podrían explicar por qué hay más galaxias activas jóvenes que antiguas.
Además de extinguir la radiación de un agujero negro activo, estos vientos cósmicos pueden disminuir la formación estelar en las galaxias. Con el paso de millones de años, el viento cósmico podría pasar a través de regiones abundantes en gas y polvo donde se forman las estrellas, y dispersar esta “tierra fértil” para la formación de estrellas.
Así, tras millones de años, este viento estelar apagará la formación estelar y creará galaxias como la nuestra, donde aún se forman estrellas, pero no a un ritmo tan alto como el de muchas galaxias jóvenes.

El estudio “Black hole feedback in the luminous quasar PDS 456” fue publicado en la edición del 20 de febrero de 2015 de la revista Science.
Fuente: SPACE

Astronomía en la vida cotidiana (Parte 1/2)
Posted: 21 May 2015 08:00 AM PDT
Observación
Crédito: Nelson Marques.

A lo largo de la historia los humanos han observado el cielo para navegar por los vastos océanos, para decidir cuándo plantar sus cultivos y para responder preguntas acerca de dónde venimos y cómo llegamos aquí. Es una disciplina que abre nuestros ojos, da contexto a nuestro lugar en el Universo y que puede cambiar la forma en que vemos el mundo. Cuando Copérnico sostuvo que la Tierra no era el centro del Universo, desencadenó una revolución. Una revolución a través de la cual la religión, la ciencia y la sociedad tuvieron que adaptarse a esta nueva visión del mundo.
La astronomía siempre ha tenido un impacto significativo en nuestra visión del mundo. Las primeras culturas asociaron objetos celestes con dioses y tomaron sus movimientos a través del cielo como profecías de lo que estaba por venir. Ahora llamamos a eso astrología, lo que está muy alejado de la realidad y de los costosos instrumentos astronómicos actuales, pero todavía hay rastros de esa historia en la astronomía moderna. Basta con ver, por ejemplo, los nombres de las constelaciones: Andrómeda, la doncella encadenada de la mitología griega, o Perseo, el semidiós que la rescató.
Ahora, conforme nuestra comprensión del mundo progresa, nos encontramos a nosotros mismos y nuestra visión del mundo se entrelaza más aún con las estrellas. El descubrimiento de que los elementos básicos que encontramos en las estrellas, y el gas y polvo que la rodea, son los mismos elementos que componen nuestros cuerpos ha profundizado la conexión entre nosotros y el cosmos. Esta conexión toca nuestras vidas, y el sobrecogimiento que inspira es tal vez la razón de que las hermosas imágenes que nos entrega la astronomía sean tan populares en la cultura actual.
Todavía hay muchas preguntas sin respuestas en la astronomía. Las investigaciones actuales intentan responder preguntas como: “¿Cuán antiguos somos?”, “¿cuál es el destino del Universo?” y posiblemente la más interesante: “¿Cuán único es el Universo, y podría un universo ligeramente diferente haber originado vida?”. Pero la astronomía también rompe récords cada día, estableciendo distancias mayores, hallando objetos más masivos, temperaturas más altas y las explosiones más violentas.
Perseguir estas preguntas es una parte fundamental de ser humano, pero en el mundo actual se ha hecho cada vez más importante ser capaz de justificar la persecución de las respuestas. Las dificultades para describir la importancia de la astronomía, y la investigación fundamental[1] en general, están bien resumidas en la siguiente cita:
Preservar el conocimiento es fácil. Transferir el conocimiento también es fácil. Pero crear nuevo conocimiento no es fácil ni rentable en el corto plazo. La investigación fundamental resulta rentable en el largo plazo, e igual de importante, es una fuerza que enriquece la cultura de cualquier sociedad con razón y verdad básica.
— Ahmed Zewali, ganador del Premio Nobel de Química (1999)
Aunque vivimos en un mundo enfrentado con los muchos problemas inmediatos del hambre, pobreza, energía y calentamiento global, argumentamos que la astronomía tiene beneficios a largo plazo que son igualmente importantes para una sociedad civilizada. Varios estudios nos han dicho que invertir en educación científica, investigación y tecnología entrega un enorme retorno –no solo económicamente, sino que también culturalmente y de manera indirecta para la población en general– y ha ayudado a los países a enfrentar y superar las crisis. El desarrollo científico y tecnológico de un país o región está estrechamente relacionado con su índice de desarrollo humano, estadística que mide la expectativa de vida, educación e ingresos.
Hay otros trabajos que han contribuido a responder la pregunta “¿por qué es importante la astronomía?”. El Dr. Robert Aitken, director del Observatorio Lick, nos muestra que incluso en 1933 había necesidad de justificar esta ciencia, en su artículo titulado “The Use of Astronomy”. Su última frase resume su opinión: “Para dar al hombre cada vez más conocimiento del universo y ayudarle ‘a aprender humildad y conocer la exaltación’, esa es la misión de la astronomía”. Más recientemente, C. Renée James escribió un artículo que delinea los avances tecnológicos recientes que podemos agradecer a la astronomía, como el GPS, la toma de imágenes médicas, y el internet inalámbrico. En defensa de la radioastronomía, Dave Finley declara, “En suma, la astronomía ha sido una piedra angular del progreso tecnológico a lo largo de la historia, tiene mucho que contribuir en el futuro, y ofrece a todos los seres humanos un sentido fundamental de nuestro lugar en un universo inimaginablemente vasto y emocionante”.
La astronomía y los campos relacionados están a la vanguardia de la ciencia y la tecnología; respondiendo preguntas fundamentales e impulsando la innovación. Es por esta razón que el plan estratégico de la Unión Astronómica Internacional (IAU) para 2010-2020 tiene tres áreas principales de enfoque: tecnología y habilidades, ciencia e investigación, y cultura y sociedad.
Aunque campos como la astronomía raramente contribuyen directamente con resultados tangibles en una corta escala de tiempo, la persecución de esta investigación requiere tecnología de vanguardia y métodos que puedan, en una escala de tiempo mayor, hacer una diferencia con su aplicación más amplia.
Una gran cantidad de ejemplos –muchos de los cuales son mencionados en la segunda parte del artículo– demuestran cómo el estudio de la astronomía contribuye a la tecnología, economía y sociedad continuamente mediante instrumentos, procesos y software que están más allá de nuestras capacidades actuales.
Los frutos del desarrollo científico y tecnológico en astronomía, especialmente en áreas como la óptica y electrónica, se han vuelto esenciales para nuestra vida diaria, con aplicaciones tales como computadores personales, satélites de comunicaciones, teléfonos móviles, el Sistema de Posicionamiento Global, paneles solares y escáneres para imágenes por resonancia magnética (MRI).
Aunque el estudio de la astronomía ha proporcionado grandes ganancias tangibles, monetarias y tecnológicas, tal vez el aspecto más importante de la astronomía no se puede medir económicamente. La astronomía ha revolucionado y sigue revolucionando nuestra forma de pensar en una escala mundial. En el pasado, la astronomía ha sido usada para medir tiempo, marcar las estaciones, y navegar los vastos océanos. Como una de las ciencias más antiguas, la astronomía es parte de la historia y raíces de cada cultura. Nos inspira con hermosas imágenes y promete respuestas a las preguntas más importantes. Actúa como una ventana al inmenso tamaño y complejidad del espacio, poniendo a la Tierra en perspectiva y promoviendo una ciudadanía y orgullo global en nuestro planeta hogar.
Varios informes en Estados Unidos y Europa indican que las mayores contribuciones de la astronomía no son solo sus aplicaciones tecnológicas y médicas (transferencia de tecnología), sino que una perspectiva única que extiende nuestros horizontes y nos ayuda descubrir la majestuosidad del Universo y nuestro lugar dentro de este. En un nivel más apremiante, la astronomía nos ayuda a estudiar cómo prolongar la supervivencia de nuestra especie. Por ejemplo, es crítico estudiar la influencia del Sol sobre el clima de la Tierra y cómo afectará al tiempo, niveles de agua, etc. Solo el estudio del Sol y otras estrellas puede ayudarnos a comprender estos procesos en su totalidad. Además, mapear el movimiento de todos los objetos en el Sistema Solar nos permite predecir las posibles amenazas espaciales para nuestro planeta. Tales eventos podrían causar cambios importantes en nuestro mundo, como fue demostrado claramente por el impacto de un meteorito en Cheliábinsk en 2013.
En un nivel más personal, enseñar astronomía a nuestra juventud es también de gran valor. Se ha demostrado que los alumnos que participan en actividades educativas relacionadas con la astronomía en su colegio son más propensos a seguir carreras de las áreas de ciencia y tecnología, y a mantenerse al día con los descubrimientos científicos. Esto no solo beneficia al campo de la astronomía, sino que abarca otras disciplinas científicas.
La astronomía es uno de los pocos campos científicos que interactúan directamente con la sociedad. No solo traspasando fronteras, sino también promoviendo activamente colaboraciones alrededor del mundo. En la siguiente sección, se describe los aspectos tangibles de que la astronomía ha contribuido a varios campos.

Transferencia tecnológica

De la astronomía a la industria

Algunos de los ejemplos más útiles de transferencia tecnológica entre la astronomía y la industria incluyen avances en comunicaciones y tecnología de obtención de imágenes. Por ejemplo, una película llamada Kodak Technical Pan es usada ampliamente por espectroscopistas médicos e industriales, fotógrafos profesionales y artistas, y fue creada originalmente para que los astrónomos que estudian el Sol pudieran registrar los cambios en la estructura superficial de nuestra estrella. Además, el desarrollo de Technical Pan –nuevamente motivado por los requerimientos de los astrónomos– fue usado durante varias décadas (hasta que fue descontinuado) para detectar cultivos y bosques enfermos, en odontología y diagnóstico médico, y para estudiar capas de pinturas para revelar falsificaciones.
En 2009, Willard S. Boyle y George E. Smith fueron galardonados con el Premio Nobel de Física por el desarrollo de otro dispositivo que sería ampliamente utilizado en la industria. Los sensores para captar imágenes desarrollados para obtener imágenes astronómicas, conocidos como Dispositivos de Carga Acoplada (Charge Coupled Devices, CCDs), fueron usados por primera vez en astronomía en 1976. En unos pocos años reemplazaron las películas no solo en los telescopios, sino también las de las cámaras personales de muchas personas, webcams y teléfonos móviles. La mejora y popularidad de los CCDs es atribuida a la decisión de NASA de usar tecnología de CCD súper-sensible en el Telescopio Espacial Hubble.
En el ámbito de las comunicaciones, la radioastronomía ha proporcionado una gran cantidad de herramientas, dispositivos y métodos de procesamiento de datos útiles. Muchas compañías exitosas de comunicaciones fueron fundadas por radioastrónomos. El lenguaje de programación FORTH fue creado originalmente para ser usado en el telescopio de 11 metros de Kitt Peak y pasó a proporcionar la base de una compañía altamente rentable; Forth Inc. Ahora es usado en todo el mundo por FedEx para sus servicios de seguimiento.
Algunos otros ejemplos de transferencia de tecnología entre la astronomía y la industria son listados a continuación:
  • La compañía General Motors usa el lenguaje de programación Interactive Data Language (IDL) usado en astronomía para analizar datos de choques de automóviles.
  • Las primeras patentes de técnicas para detectar radiación gravitacional –producida cuando cuerpos masivos se aceleran– han sido adquiridas por una compañía para ayudarles a determinar la estabilidad gravitacional de reservas subterráneas de petróleo.
  • La compañía de telecomunicaciones AT&T usa Image Reduction and Analysis Facility (IRAF) –una colección de software escrito en el Observatorio Astronómico Óptico Nacional– para analizar sistemas informáticos y gráficos de física de estado sólido.
  • El astrónomo Larry Altschuler fue responsable del desarrollo de la tomografía –el procesamiento de imágenes por secciones usando una onda penetrante– debido a su trabajo sobre la reconstrucción de la corona solar a partir de sus proyecciones.
[1] También llamada investigación básica o investigación pura, se suele llevar a cabo en los laboratorios; contribuye a la ampliación del conocimiento científico, creando nuevas teorías o modificando las ya existentes.
Fuente: IAU

Posted: 22 May 2015 08:00 AM PDT
Formación de estrellas en galaxias
Diagrama que ilustra el proceso en que las galaxias dejan de formar estrellas jóvenes (azules) y solo permanecen estrellas más viejas (rojas). Crédito: ESO.

Uno de los grandes misterios de la astrofísica se centra en cómo las masivas e inactivas galaxias elípticas, tan comunes en el universo moderno, frenaron su otrora frenético ritmo de formación estelar. Estas colosales galaxias, a menudo también llamadas esferoides, típicamente contienen, en su atestado centro, una densidad de estrellas diez veces mayor a la de nuestra galaxia, la Vía Láctea, y tienen cerca de diez veces su masa.
Los astrónomos se refieren a estas grandes galaxias como rojas y muertas, ya que exhiben una amplia abundancia de antiguas estrellas rojas, pero muestran la ausencia de jóvenes estrellas azules y no presentan evidencia de formación de nuevas estrellas. La edad estimada de las estrellas rojas sugiere que estas galaxias dejaron de crear nuevas estrellas hace 10.000 millones de años. Este “apagón” comenzó justo en el clímax de la formación de estrellas en el Universo, cuando muchas galaxias aún estaban dando a luz a estrellas a un ritmo casi veinte veces más rápido que el actual.
“Los esferoides masivos muertos contienen aproximadamente la mitad de todas las estrellas que el universo ha producido durante toda su vida”, señala Sandro Tacchella, del Instituto Federal de Tecnología de Zúrich (ETH, Suiza), autor principal del artículo. “No podemos pretender una comprensión de cómo el universo evolucionó y se convirtió en lo que hoy vemos a no ser que comprendamos a su vez cómo estas galaxias han llegado a ser lo que son”.
Tacchella y sus colegas observaron un total de 22 galaxias, abarcando un determinado rango de masas, de una época de unos 3.000 millones años después del Big Bang. El instrumento SINFONI, instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, recogió la luz de esta selección de galaxias, mostrando precisamente dónde se estaban produciendo nuevas estrellas. SINFONI pudo hacer estas detalladas mediciones de galaxias distantes gracias a su sistema de óptica adaptativa, que anula en gran medida las aberraciones que la atmósfera de la Tierra genera en la luz que recibimos.
Los investigadores también estudiaron datos del mismo conjunto de galaxias obtenidos por el Telescopio Espacial Hubble de NASA/ESA, aprovechando la ubicación del telescopio en el espacio y la ausencia de aberraciones al estar por encima de nuestra atmósfera. La cámara WFC3 del Hubble tomó imágenes en el infrarrojo cercano, revelando la distribución espacial de las estrellas más viejas dentro de las galaxias con formación estelar activa.
“Resulta sorprendente que el sistema de óptica adaptativa de SINFONI pueda eliminar en gran medida los efectos atmosféricos y recopilar información sobre dónde están naciendo nuevas estrellas y hacerlo con exactamente la misma precisión con la que el Hubble nos permite estudiar las distribuciones de masas estelares”, comenta Marcella Carollo, también de ETH Zúrich y coautora del estudio.
Según los nuevos datos, las galaxias más masivas de la muestra mantuvieron una producción constante de nuevas estrellas en sus periferias. En sus núcleos, densamente poblados, sin embargo, la formación estelar había cesado.
Galaxia elíptica IC 2006
La galaxia elíptica IC 2006. Crédito: ESA/Hubble & NASA.

Según palabras de Alvio Renzini, del Observatorio de Padua (Instituto Nacional Italiano de Astrofísica), “esta nueva demostración de la tendencia de las galaxias masivas a ‘apagar’ su formación estelar de dentro hacia afuera debería ayudar a comprender mejor los mecanismos subyacentes implicados sobre los que los astrónomos llevan tiempo debatiendo”.
Una de las teorías preferidas es la que plantea que el agujero negro central supermasivo de la galaxia, al alimentarse de la materia que lo rodea, dispersa el material necesario para la fabricación de estrellas debido a los torrentes de energía que libera durante su ingesta. Otra idea expone que el gas frío deja de fluir en una galaxia, dejándola sin la materia prima para fabricar nuevas estrellas y transformándola en un esferoide rojo y muerto.
“Hay muchas sugerencias teóricas diferentes para explicar los mecanismos físicos que conducen a la muerte de los esferoides masivos”, afirma la coautora Natascha Förster Schreiber, del Instituto Max-Planck de Física Extraterrestre (Garching, Alemania). “Descubrir que la disminución de la formación estelar empieza en el centro y sigue su camino hacia las zonas exteriores es un paso muy importante hacia el entendimiento de cómo el universo llegó a tener el aspecto que tiene ahora”.

El estudio “Evidence for mature bulges and an inside-out quenching phase 3 billion years after the Big Bang” fue publicado en la edición del 17 de abril de 2015 de la revista Science.
Fuente: ESO

Posted: 24 May 2015 05:10 PM PDT
Objeto cercano a la Tierra (NEO)
Ilustración artística de un objeto cercano a la Tierra. Crédito: ESA, P.Carril.

El Sistema Solar no sólo está conformado por nuestra estrella central, planetas, planetas enanos y satélites naturales; también existe una multitud de cuerpos menores, clasificación que incluye a objetos como asteroides, cometas y meteoroides. De este conjunto, se conoce como Asteroides Cercanos a la Tierra (NEA, por su sigla en inglés), a la fracción de éstos cuya órbita es cercana a nuestro planeta. En esta charla se abordará la situación, características y descubrimiento de estos interesantes objetos, así como el riesgo asociado a un posible impacto con la Tierra.
La charla, titulada “Asteroides Cercanos a la Tierra”, será dictada por Farid Char Bonilla. Farid Char, es asistente de investigación de la Unidad de Astronomía de la Universidad de Antofagasta, con amplia experiencia en observación, divulgación e instrumentación astronómica.
Cuándo: Martes 26 de mayo de 2015 a las 18:00 h.
Dónde: Biblioteca Regional. Jorge Washington 2623, Antofagasta.
Valor: Entrada liberada.

Astronoticias 27-05-15

Astronoticias.


Súbita pérdida de hielo en la Antártida.
22 de mayo de 2015.




Expertos liderados por la Universidad de Bristol han observado un aumento repentino de la pérdida de hielo en una región previamente estable de la Antártida y publican sus resultados en la revista “Science”.

Mediante el uso de medidas de la elevación de la capa de hielo de la Antártida realizado por un conjunto de satélites, los investigadores encontraron que la Península Antártica Sur no mostró signos de cambio hasta 2009. Alrededor de 2009, varios glaciares a lo largo de una vasta extensión costera, de unos 750 kilómetros de longitud, comenzaron repentinamente a arrojar hielo al océano a una velocidad casi constante de 60 kilómetros cúbicos o cerca de 55 billones de litros de agua cada año.

Los cambios se observaron utilizando el satélite CryoSat-2, de la Agencia Espacial Europea, ESA, dedicado a la teledetección de hielo. Desde una altitud de unos 700 kilómetros, el satélite envía un pulso de radar a la Tierra, que se refleja en el hielo y posteriormente recibe de nuevo el satélite. A partir del tiempo que el pulso tarda en viajar, se puede recuperar datos de la elevación de la superficie del hielo con una precisión increíble.

Mediante el análisis de unos cinco años de datos, los investigadores encontraron que la superficie de hielo de algunos de los glaciares está disminuyendo hasta en unos 4 metros cada año. La pérdida de hielo en la región es tan grande que genera pequeños cambios en el campo gravitatorio de la Tierra, que pueden ser detectados por el satélite “Gravity Recovery and Climate Experiment” (GRACE).

Más información en:



Se mejora la visión sobre los puntos blancos en Ceres, pero continúan las dudas.
22 de mayo del 2015.



Las últimas imágenes de los enigmáticos puntos blancos en Ceres “son más nítidas y claras”, pero es obvio que la sonda Dawn tendrá que descender mucho más, para poder detectar detalles cruciales, ocultos en el resplandor debido a la sobre exposición en la imagen para poder obtener datos. Sin embargo, hay indicios de que cosas interesantes están pasando allí.

La última foto es parte de una secuencia de imágenes tomadas con fines de navegación, el 16 de mayo, cuando la nave espacial en órbita pasó a 7.200 kilómetros sobre el planeta enano. De especial interés son una serie de canales o grietas en la corteza Ceres que aparecen a ambos lados del cráter que alberga las manchas.

Si bien la naturaleza exacta de los lugares continúa desconcertando a los científicos, Christopher Russell, investigador principal de la misión Dawn, ha reducido las posibilidades: "los científicos que trabajamos con los datos de la sonda Dawn ahora podemos concluir que el intenso brillo de estos puntos se debe al reflejo de la luz del Sol con un material muy reflectante sobre la superficie, posiblemente hielo".

Hemos visto hielo expuesto por impactos de meteoritos/asteroides en Marte, donde impactos recientes han expuesto hielo fresco debajo de la superficie, ocultado por el polvo. En la mayoría de los casos, el hielo se sublima gradualmente o es cubierto por el polvo con el tiempo. Pero si las manchas blancas Ceres son de hielo, entonces podemos suponer razonablemente que deben ser relativamente nuevas características, ya que de otro modo habrían sido vaporizados o sublimados al espacio como ocurre en Marte.

Más información en:



Telescopio Hubble observa estrella muy extraña.
21 de mayo de 2015.



Un equipo de astrónomos ha descubierto, con el telescopio espacial Hubble de NASA/ESA, sorprendentes datos nuevos sobre una gran estrella que envejece rápidamente y cuyo comportamiento nunca antes se había observado en nuestra galaxia, la Vía Láctea. De hecho, la estrella es tan extraña que los astrónomos la han apodado "Nasty (malvada) 1", un juego de palabras con su nombre oficial de catálogo, NaSt1. La estrella podría representar una breve fase transitoria en la evolución de estrellas extremadamente masivas.
La ilustración revela un vasto disco de gas rodeando a una brillante estrella masiva Wolf-Rayet. Una estrella compañera cercana está arrancando gas de la Wolf-Rayet, formando un puente de material brillante que conecta ambas estrellas. Este acto de canibalismo celeste deja al descubierto el núcleo de helio caliente de la estrella masiva. Sin embargo, parte del material está escapando al espacio, formando el enorme disco. Nunca antes se había visto una estructura de disco alrededor de una estrella Wolf-Rayet. Crédito: NASA, ESA, and G. Bacon (STScI).

Descubierta hace varias décadas, Nasty 1 fue identificada como una estrella Wolf-Rayet, una estrella que evoluciona muy rápidamente y que es mucho más masiva que nuestro Sol. La estrella pierde sus capas exteriores de hidrógeno rápidamente, dejando al descubierto su núcleo muy caliente y extremadamente brillante en el que fusiona helio.

Pero Nasty 1 no es como una estrella Wolf-Rayet típica. Los astrónomos esperaban ver lóbulos gemelos de gas fluyendo de extremos opuestos de la estrella, quizás similares a los que emanan de la estrella masiva Eta Carinae, que es una candidata a ser estrella Wolf-Rayet. Sin embargo, las imágenes del Hubble revelaron un disco con forma de torta que rodea la estrella. Este vasto disco tiene casi 3 billones de kilómetros de ancho, y podría haber sido formado por una compañera invisible que se alimentó de la envoltura exterior de la Wolf-Rayet recién formada. Según las estimaciones actuales, la nebulosa que rodea las estrellas sólo tiene unos pocos miles de años de edad y se encuentra a solo 3.000 años-luz de la Tierra.

Más información en:



Observatorio WISE descubre una galaxia muy brillante.
21 de mayo de 2015.



Una galaxia remota que brilla con la luz de más de 300 billones de soles ha sido descubierta usando datos del satélite Wide-field Infrared Survey Explorer (WISE) de NASA. La galaxia es la más luminosa encontrada hasta la fecha y pertenece a una nueva clase de objetos recientemente descubierta por WISE, las galaxias infrarrojas extremadamente luminosas o ELIRG (de sus iniciales en inglés).
La ilustración muestra lo que sería la galaxia más luminosa del Universo hasta la fecha. Llamada WISE J224607.57-052635.0, brilla con la luz de más de 300 billones de soles. Es más pequeña que la Vía Láctea pero emite 10.000 veces más energía. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

"Estamos viendo una fase muy intensa de evolución de las galaxias", afirma Chao-Wei Tsai de NASA, autor principal de la investigación. "Esta asombrosa luz puede corresponder al momento de crecimiento más importante del agujero negro de la galaxia".

La brillante galaxia, conocida como WISE J224607.57-052635.0, puede albergar un agujero negro gigantesco en su interior, atragantándose a sí mismo con gas. Los agujeros negros supermasivos atraen gas y materia formando un disco alrededor de ellos, calentando el disco a temperaturas de millones de grados y emitiendo luz de alta energía, en el visible, ultravioleta y rayos X. La luz es bloqueada por las envolturas de polvo que lo rodean. A medida que el polvo se caliente, empieza a emitir luz infrarroja.

Los agujeros negros inmensos son comunes en los centros de las galaxias, pero encontrar uno tan grande y tan "lejos" en el cosmos es raro. Dado que la luz de la galaxia que alberga el agujero negro ha viajado 12.500 millones de años para alcanzarnos, los astrónomos están observando el objeto tal como era en el pasado lejano. El agujero negro ya tenía miles de millones de veces la masa de nuestro Sol cuando nuestro Universo tenía sólo una décima parte de su edad actual de 13.800 millones de años.

Más información en:

Comienza operaciones satélite SMAP de la NASA.
20 de mayo de 2015.



La misión Humedad Activa y Pasiva del Suelo (SMAP), de la NASA, una misión para detectar suelos congelados o descongelados, ha comenzado sus operaciones científicas.

Lanzado el pasado 31 de enero, en una misión mínima de tres años, el satélite SMAP ayudará a los científicos a entender los vínculos entre el agua, la energía y los ciclos de carbono de la Tierra; reducir la incertidumbre en la predicción del clima; y mejorar nuestra capacidad de monitorear y predecir fenómenos naturales como inundaciones y sequías. Los datos del SMAP tienen aplicaciones prácticas adicionales, incluyendo la mejora de predicción meteorológica y rendimiento de los cultivos predicciones.

Más información en:



La terrible belleza de la Nebulosa Medusa.
20 de mayo de 2015.



El nombre de esta hermosa nebulosa planetaria proviene de una horrible criatura de la mitología griega: la gorgona Medusa. También es conocida como Sharpless 2-274  se encuentra en la constelación de Géminis (los gemelos). La extensión de la Nebulosa Medusa es de, aproximadamente, cuatro años-luz, y se encuentra a una distancia de unos 1.500 años luz. A pesar de su tamaño es extremadamente débil y difícil de observar.

Medusa era una criatura horrible con serpientes en lugar de cabellos. Estas serpientes estarían representadas por los filamentos serpentinos de gas brillante de esta nebulosa. El resplandor rojizo del hidrógeno y la emisión verde, más débil, del oxígeno en forma de gas, se extienden mucho más allá de esta imagen, formando en el cielo una figura en forma de media luna. La eyección de masa de las estrellas en esta etapa de su evolución suele ser intermitente, lo cual puede dar lugar a estas fascinantes estructuras dentro de las nebulosas planetarias.

Durante decenas de miles de años, los núcleos estelares de las nebulosas planetarias permanecen rodeados por nubes de gas espectacularmente coloridas. Luego, tras unos pocos miles de años, el gas se dispersa lentamente en su entorno. Esta es la última etapa de la transformación de estrellas como nuestro Sol antes de terminar su vida activa como enanas blancas.

La etapa de nebulosa planetaria en la vida de una estrella es una pequeña fracción de su vida útil total.

Más información en:


Nuevos paradigmas para la formación de asteroides.
12 de mayo de 2015.



Los asteroides y meteoritos proporcionan evidencia clave en la formación de planetesimales en el Sistema Solar.

Asteroide (25143) Itokawa.

Los asteroides se cree tradicionalmente que se forman en un proceso de abajo hacia arriba por coagulación dentro de una población de planetesimales con escalas iniciales de un kilómetro. Sin embargo, los nuevos modelos desafían esta idea al demostrar que los asteroides de tamaños entre 100 – 1.000 kilómetros se pueden formar directamente desde el colapso gravitacional de pequeñas partículas que se han organizado en densos filamentos y cúmulos en el gas turbulento.

Las partículas se concentran pasivamente entre los remolinos para las escalas más pequeñas del flujo de gas turbulento y dentro de vórtices, para objetos a mayor escala. La inestabilidad en la corriente hace que las partículas tomen un papel activo en la concentración, apilándose en densos filamentos cuya fricción en el gas reduce la desviación radial en comparación con la de las partículas aisladas.

En esta investigación se revisan los nuevos paradigmas para la formación de asteroides y se comparan críticamente contra las propiedades observadas en los asteroides, así como las limitaciones de los meteoritos. Cóndrulos de tamaños típicos de 0,1 a 1 mm son omnipresentes en los meteoritos primitivos y probablemente representan los bloques principales de construcción de los asteroides. Partículas de cóndrulos, sin embargo, están estrechamente acopladas al gas a través de la fricción y por lo tanto, son difíciles de concentrarse en grandes cantidades en el gas turbulento. En el estudio se revisan los avances recientes en la comprensión de la incorporación de cóndrulos en los asteroides, incluyendo modelos de acreción en capas donde los cóndrulos se acretan y forman asteroides durante millones de años. Destacamos al final diez preguntas sin resolver en la formación de asteroides, que esperamos tengan respuestas en la próxima década.

Más información en:


La estratificación del regolito de los cuerpos celestes.
12 de mayo de 2015.



Todos los cuerpos planetarios sin una atmósfera están cubiertos con una capa de polvo llamada regolito, que determina las propiedades ópticas, mecánicas y térmicas de su superficie. Estas propiedades dependen del material de regolito, la distribución del tamaño de las partículas que la componen y su porosidad.

Un equipo de investigadores ha realizado experimentos en vuelos parabólicos para determinar la dependencia de la gravedad con la densidad de empaquetamiento del regolito para tamaños de partículas sólidas de 60 mm y 1 mm, así como para aglomerados de tamaño entre 100 - 250 mm con granos sólidos de 1,5 mm. El equipo utilizó niveles de gravedad entre 0,7 m/s2 y 18 m/s2, completando las mediciones con experimentos en condiciones de gravedad normales.

Con base a estudios y documentación previa y con el apoyo de sus nuevos resultados, el equipo desarrolló un modelo analítico para calcular la estratificación del regolito en los cuerpos rocosos y helados en el Sistema Solar y estimaron los rendimientos mecánicos del regolito bajo el peso de un astronauta y una nave espacial.

Más información en:


Relación entre eventos claves en la historia de la Tierra.
10 de mayo de 2015.



Un equipo de científicos ha elaborado un modelo del movimiento cíclico (sinusoidal) del Sistema Solar en la galaxia, interceptando líneas de eventos distribuidos a intervalos fijos, explica el patrón de tiempos de las extinciones en masa, glaciaciones, grandes cráteres de impacto y las extrusiones más grandes conocidas de magma en la historia de la Tierra.

El modelo revela vínculos entre varios conjuntos de eventos claves, como las extinciones de fin del Ordoviciense y el Cretácico, así como la glaciación del Ordovícico, y las extinciones al final del Pérmico y el Serpujoviense.

El modelo se apoya en grupos significativos de eventos y una reducción significativa del tamaño cráter de impacto con la posición en el desplazamiento del Sistema Solar.

El patrón de líneas de eventos sostiene que los cráteres de impacto más antiguo fechados entre los 2.023 y 1.849 millones de años y el origen del Sistema Solar, cerca de 4.567,4 millones de años.

La implicación es que, para la totalidad de su existencia, el Sistema Solar ha pasado de una manera consistente a través de estructuras previsibles de la galaxia. La materia oscura es un posible contendiente para la estructura de la determinación de las líneas de eventos.

Más información en: