viernes, 20 de enero de 2017

La NASA advierte que la Tierra no está preparada para un cometa o asteroide


La NASA advierte que la Tierra no está preparada para un cometa o asteroide
·         Sat, 17/12/2016 - 14:41



Nos encantaría no ser tan catastrofistas, pero no lo decimos nosotros, lo advierte la NASA. Si dentro de un año chocase contra la Tierra un asteroide o un cometa suficientemente grande, es probable que ningún ser humano del planeta sobreviviese al impacto. No estamos preparados.
La NASA recomienda prepararse para el impacto de un cometa o asteroide

Así la situación, desde la NASA recomienda fabricar algún tipo de cohete interceptor que nos pudiese salvar el pellejo.
Además del cohete, la comunidad científica también recomienda realizar tests periódicos a través de sondas observadoras que sean capaces de detectar el posible peligro y actuar a tiempo en consecuencia.
Pero a día de hoy, lamentablemente, los humanos no estamos preparados para afrontar el drama de un asteroide o cometa que se acercase con trayectoria de impacto hacia este planeta. Así que películas como la clásica Deep Impact (1998) podrían ser más reales de lo que pensamos.
Algunos científicos advierten de que si esta situación se produjese ahora mismo, habría muy poco que hacer, por no decir nada. Tendríamos muy poco tiempo de reacción y probablemente fracasaría cualquier intento de salvación.
Las trayectorias de los cometas

Los cometas suelen recorrer largas distancias y tienen muy pocas probabilidades reales de impactar con un planeta.
Sin embargo, en 1996 ya vivimos un encuentro cercano cuando un cometa voló hacia la atmósfera de Júpiter y se destruyó en su densa capa y campo magnético.
También en 2014 vimos como otro cometa pasó muy cerca de Marte. Este fue detectado 22 meses antes de su aproximación. Es decir sin tiempo suficiente para poner en marcha una misión capaz de variar su rumbo. Recordemos que esto no es una película, esto es la realidad, y existen límites.
Así que ahora que la NASA ha establecido su oficina de defensa planetaria, la primera recomendación que envían a los gobiernos de la Tierra es preparar un plan de contingencia para no acabar como los dinosaurios que un día poblaron y dominaron este mundo.
Para ello, haría falta un cohete que se pudiese lanzar con al menos un año de antelación. Este serviría para mitigar la posibilidad de impacto del objeto con este planeta. Y no debemos tomarlo a broma, pues la NASA ha encontrado como un 90 % de objetos de más de un kilómetro de tamaño que podrían devastar la Tierra, aunque no en dirección de colisión con nuestro mundo, por suerte.
Así que no hay mucho más que decir. Las opciones, según los científicos, son una cabeza nuclear o un impactador kinético. Parecen ser los dos remedios más efectivos a día de hoy. Esperemos que nuestros gobiernos se pongan manos a la obra cuanto antes.
Fuente: Vix
LR

Los Cometas

Los Cometas
Posted on 8 mayo, 2016 by astrofacilvzla

Alguna vez leí en alguna parte refiriéndose a los cometas, que estos no eran más que una gran bola de hielo sucia. A la luz de las últimas investigaciones, el interés por estos cuerpos, remanentes y testigos de la formación del Sistema Solar se ha venido incrementando, ya que su papel en la aparición de la vida en la Tierra parece que fue determinante, aparte del interés que generan por contener parte del material casi inalterado que nos dio origen.
Básicamente los cometas son cuerpos celestes constituidos por hielo, rocas y polvo (incluido compuestos de carbono) que orbitan o se acercan al Sol describiendo órbitas elípticas, parabólicas o hiperbólicas. Del tipo de órbita depende que regresen a nuestras cercanías o que los veamos una sola vez antes de perderse en la inmensidad del espacio. Algunos se acercan tanto al Sol o a los planetas que no pueden escapar, siendo absorbidos y destruidos por estos.
A diferencia de los asteroides, los cometas contienen material susceptible de ser sublimado, lo que hace que al acercarse al Sol (entre 5-10 unidades astronómicas), el calor de este genere una atmósfera en torno al núcleo cometario, llamado coma o cabellera, al seguirse acercando, la presión del viento solar (la corriente de partículas cargadas que emana del Sol) hace que la coma se extienda, formando la cola. La cola esta compuesta de gas y polvo ionizado. El gas siempre se extiende en dirección perfectamente contraria al Sol, pero el polvo ionizado retiene parte de la inercia de la órbita y se sitúa entre la cola principal y la trayectoria del cometa.
Comet_Diagram_text_stripped
Cola principal de gas (azul en el esquema) y cola secundaria de polvo (amarillo).
Un cometa que perdió todo su material susceptible de ser sublimado se convierte en asteroide común.
Si bien los cometas no son cuerpos demasiado grandes en términos planetarios, un cometa gigante tendría entre 10 y 50 km de diámetro, sus colas si suelen tener un tamaño considerable de hasta millones de km. El cometa Halley, en 1910, llegó a tener una cola de 30 millones de kilómetros.
Fue a partir de 1995 que la UAI adoptó la nomenclatura actual para los cometas, conservando la P para los cometas periódicos (con un periodo menor a 200 años) y C o D para los no periódicos, seguidos del año, una letra mayúscula que indica la quincena del descubrimiento y un número que indica en orden en que fue descubierto.
C/2001 Q4. El cuarto cometa descubierto en la quincena del 16 al 31 de Agosto del año 2001.
C/2002 W17: el cometa número 17 descubierto la quincena del 16 al 30 de noviembre del año 2002.
Se cree que los cometas provienen principalmente de 2 sitios, la Nube de Oort, una nube hipotética (nadie la ha visto) de restos de la formación del Sistema Solar situada aproximadamente a 1 año luz de distancia y el Cinturón de Kuiper, una serie de objetos situados mas allá de la órbita de Neptuno, entre 30 y 100 UA, y del que Plutón forma parte, junto a otros cuerpos como Makemake o Sedna.
Se suele aceptar que los cometas de período corto o medio provienen del Cinturon de Kuiper y los de período largo (tienen órbitas elípticas tan alargadas que solo regresan al cabo de miles de años) de la nube de Oort, aunque hay excepciones, como el cometa Halley que proviene de esta última.
Las órbitas cometarias son modificadas continuamente por su interacción con los planetas, lo que hace que algunos acorten sus períodos mientras otros desaparecen en el espacio.
Se tiene por cierto que la nube de Oort puede sufrir perturbaciones, por ejemplo, si se acerca mucho a alguna estrella, lo que haría que algunos restos sean lanzados al medio interestelar y otros al interior de Sistema Solar, lo que produciría que una gran cantidad de cometas podrían golpear los planetas, incluida la Tierra. Esto es tal vez lo que se produjo en una etapa temprana de la formación del Sistema Solar y explicaría como el agua llegó a nosotros, junto a los materiales orgánicos precursores de la vida.
En el imaginario popular la aparición de un cometa por lo general estaba considerado como un augurio de mala suerte, que podría traer como consecuencia alguna tragedia, como una epidemia, hambruna, guerra o la muerte de un personaje importante como un rey. Hoy, con el avance de la ciencia, esa creencia es menor, aunque persiste, no sin razón, el temor de que algún cometa errante nos pueda golpear y hacernos desaparecer de la faz de la Tierra.
marina-cometas-5-728
Jesús Sanabria

@AstronomiaFacil

Carl Sagan: más allá de Cosmos

Carl Sagan: más allá de Cosmos
Estos son algunos de los trabajos científicos más importantes del famoso divulgador estadounidense.
Por:  NICOLÁS BUSTAMANTE HERNÁNDEZ |
11:43 a.m. | 20 de diciembre de 2016


Foto: Nasa
Carl Sagan junto a un modelo de la sonda Viking, que exploró el planeta Marte.
 362
COMPARTIDOS


Como una semilla de diente de león, de esas que sobresalen en medio de los pastizales de casi cualquier parte del mundo y que los niños soplan para que vuelen. De esa manera Carl Sagan explicó la ‘Nave de la imaginación’, el vehículo con el que durante 13 capítulos puso a ‘viajar’ a los televidentes del planeta con sus enseñanzas científicas en la mundialmente reconocida serie Cosmos. El programa se transmitió originalmente en el Servicio público de Radiodifusión de Estados Unidos en 1980 y también se vio en Colombia en la misma época.
Cosmos, que contó con un presupuesto de casi 10 millones de dólares para la producción de sus 13 capítulos, tenía como principal objetivo la divulgación científica: hablar de ciencia a todas las personas, independientemente de su condición socioeconómica, su raza o su ubicación geográfica. Tal fue el éxito del programa que, hoy en día, cientos de prestigiosos científicos reconocen que el programa fue el motor de su inspiración cuando eran niños, y que gracias al mismo se adentraron en el mundo de lo que Sagan llamaba el pensamiento crítico.
“Con mi hermano hacíamos varias cosas relacionadas con el libro Cosmos (en 1982 la serie fue llevada a la literatura): lo leíamos y nos grabábamos en casetes con diferentes fondos musicales. También hacíamos otras cosas, como construir nuestro propio planetario con materiales caseros”, cuenta el astrofísico colombiano Santiago Vargas quien, junto a la profesora de ciencias Leandra González, dictó recientemente un conversatorio en el Planetario de Bogotá con motivo de los 20 años de la muerte de Sagan. El científico, nacido en Nueva York, falleció en Seattle el 20 de diciembre de 1996, a los 62 años, aquejado por una enfermedad de la médula ósea.
El día del conversatorio, Vargas y González estaban ataviados con una pinta muy al estilo Sagan: blazer y saco cuello de tortuga. El escenario estaba decorado para emular a la Nave de la Imaginación y las sillas estuvieron ocupadas casi en su totalidad por personas de todas las edades. “Sagan enganchó a diferentes públicos con experimentos simples y analogías. Él supo llegarle a la gente que normalmente no tenía acceso a ciencia, rompió ese esquema de que la divulgación debía ser solo hacia quienes tenían algún conocimiento científico”, asegura Vargas.
No obstante, Vargas reconoce que todo el esfuerzo divulgativo fue un arma de doble filo para Sagan -un científico en todo el sentido de la palabra con un doctorado en astrofísica de la Universidad de Chicago- pues fue criticado por destinar demasiado tiempo a causas como Cosmos o por buscar vida en otros planetas, una de sus mayores obsesiones. Para Vargas, si Sagan se hubiera dedicado de lleno a la investigación, habría hecho más avances y sería más reconocido en el ámbito científico.
“De todas maneras -dice-, creo que la divulgación fue más importante porque motivó a muchísimas personas a hacer todo tipo de investigaciones. Así, divulgar se convierte en una forma para que la ciencia avance, porque impulsa la formación de más científicos y muestra a la sociedad la importancia de la ciencia”.
Estos son algunos de los avances científicos e investigaciones en las que Carl Sagan jugó un rol fundamental, desde su formación como astrofísico y gracias a los cuales es considerado como pionero de las ciencias planetarias y la astrobiología:
Efecto invernadero en Venus
En la actualidad, con todas las facilidades para el acceso a la información, que una tesis doctoral alcance un impacto mediático internacional es toda una hazaña. Esto fue, precisamente, lo que ocurrió con el trabajo de grado como doctor en astrofísica de Sagan, el cual se tituló ‘Estudios físicos de planetas’.
“Sagan encontró, con cálculos que él mismo describe como ‘desprolijos’, que el CO2 es el responsable del efecto invernadero en Venus y por consiguiente de sus altísimas temperaturas. Con este trabajo Sagan se adquirió una gran relevancia en la comunidad planetaria”, explica el geólogo planetario David Tovar.
Tovar agrega que, en la década de los 60, las observaciones de Venus por radiotelescopio evidenciaron que la temperatura de su superficie llegaba hasta los 600° K, lo que causó una gran decepción en la comunidad científica, que pensaba que Venus podría albergar vida debido a su espesa atmósfera.
“En este mismo periodo, Carl Sagan se había dado a la tarea de estudiar la relevancia que jugaban diferentes gases en el incremento de la temperatura, particularmente CO2. La alta densidad de la atmósfera y su composición compuesta, es lo que genera que la radiación infrarroja quede atrapada en Venus, y no pueda escapar, produciendo un intenso efecto invernadero”, comenta Tovar.
Proyecto Seti
Aunque los primeros experimentos para encontrar formas de vida extraterrestre venían desarrollándose desde el siglo XIX, a partir de los trabajos de científicos como Nikola Tesla y Guillermo Marconi, pioneros del trabajo con ondas de radio, una de las iniciativas más ambiciosas para buscar vida inteligente por fuera del planeta Tierra, en la actualidad, es el proyecto del Instiututo Seti (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre).
De acuerdo con Dan Werthimer, cofundador de Seti en Casa (Seti@home) , una variante del Seti que busca que todas las personas ayuden a buscar emisiones de radio desde sus computadores, al ser un experto en Seti y en astrobiología, “Sagan llevó a cabo varios experimentos excelentes y nos dio un maravilloso asesoramiento sobre nuestras indagaciones”.
Misiones de exploración espacial
Además de Seti, Sagan abogó para que las misiones espaciales, que durante la década de los 70 ya se adentraban en los confines de nuestro Sistema Solar, tuvieran un segundo objetivo: prever un posible contacto con civilizaciones extraterrestres. Fue así como, por ejemplo, en las sondas Pioneer 10 y 11, que se dirigían hacia Júpiter y Saturno, Sagan insistió en que llevaran placas de oro y aluminio con un esquema sobre la ubicación de la Tierra en el Sistema Solar, la trayectoria de las sondas, la estructura de los átomos de hidrógeno y un dibujo sobre la anatomía masculina y femenina, y su tamaño en relación con la sonda. El propósito era que, en caso de que las Pioneer se cruzaran con alguna forma de inteligencia, esta supiera más acerca de la raza humana.
Este es el diseño de la placa de oro y aluminio que Carl Sagan pidió que fuera en las misiones Pioneer.

Julián Arenas, asesor del programa de ingeniería aeroespacial de la Universidad de Antioquia, explica que, si bien Carl Sagan también participó en las misiones Voyager 1 y 2, sin ser investigador principal, sí hizo trabajos con los datos que recogieron y fue parte de algunos de los comités científicos de las mismas.
“Se podría decir que hasta las misiones de los Pioneer, Sagan era sólo conocido en los medios científicos. En 1973, él le propuso al Hans Mark, director del Centro Ames de la NASA en California, que hicieran una transmisión en vivo por televisión de la llegada de la Pioneer 10 a Júpiter y luego de la Pioneer 11 a Júpiter y Saturno. Mark aceptó, siendo este cubrimiento todo un éxito y, tal vez, el que lanzó a Carl Sagan a la tremenda carrera que haría como divulgador científico, al hacerse conocer con estas transmisiones en directo, lo que, a la postre, lo consolidaría como estrella mediática en 1980, con el lanzamiento de Cosmos, y además como escritor de grandes obras de la divulgación científica.
NICOLÁS BUSTAMANTE HERNÁNDEZ
nicbus@eltiempo.com
Twitter: @nicolasb23

Charla “La forma del Universo” en Viña del Mar

Posted: 17 Jan 2017 07:00 AM PST


Exploración galáctica, los confines y misterios del Universo son el tema para darle inicio a una nueva temporada del “Viernes de Cultura + Ciencia”, el espacio que trae a los especialistas a conversar sobre distintos temas de ciencia y tecnología en un formato breve y apto para todo público.
En la tercera presentación del ciclo, Jorge Noreña Sánchez continúa con el tema “La forma del Universo”. El Dr. Noreña, profesor asociado en la PUCV, conversará con los asistentes sobre la historia y crecimiento de las galaxias y los misterios asociados al origen del Universo.
Esta actividad de divulgación científica se transmitirá vía streaming a través del Canal Livestream de EXPLORA Valparaíso.
Cuándo: Viernes 20 de enero de 2017 a las 18:00 h.
Dónde: Museo Fonck. 4 Norte 784 esquina 1 Oriente, Viña del Mar.
Valor: Entrada liberada.

jueves, 19 de enero de 2017

IMÁGENES DE LA SEMANAS-NOTA DEL EDITOR

Debido al cambio de formato a pdf, quedan eliminados las imágenes de la semana