Loading...

jueves, 24 de julio de 2014

LLUVIA DE ESTRELLAS DELTA ACUÁRIDAS

LLUVIA DE ESTRELLAS DELTA ACUÁRIDAS

Por 
lluvia-de-estrellas-delta-acuaridas
Como las Eta Acuáridas en mayo, la lluvia de meteoros Delta Acuáridas en julio favorece el hemisferio sur y las latitudes tropicales del hemisferio norte. Los meteoros parecen radiar desde cerca de la estrella Skat o Delta en la constelación Acuario el Portador de Agua. La tasa máxima por hora puede llegar a 15-20 meteoros en un cielo oscuro. El peak nominal es alrededor del 29-30 de julio, pero a diferencia de muchas lluvias de meteoros, las Delta Acuáridas carecen de un peak muy definido.
La recomendación va por mirar desde las 2:00 de la madrugada hasta el amanecer, mirando de preferencia hacia el norte. Los días más recomendados son la noche del 28 y 29 de julio.   La luna nueva a finales de este mes hace que este sea un año favorable para la observación de las Delta Acuáridas. Sin embargo, hay que tener la suerte de contar con noches despejadas y ser valiente para soportar el frío de la noche.

Las estrellas nacen juntas pero crecen a distinta velocidad

OBSERVACIONES DEL ESO

Las estrellas nacen juntas pero crecen a distinta velocidad


El cúmulo de estrellas NGC 3293
Foto: ESO





MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -
   Una imagen desde el Observatorio La Silla del
Observatorio Europeo Austral (ESO), en Chile, revela que la mayoría de las estrellas del cúmulo estelar conocido como NGC 3293 nació de un solo evento pero que evolucionan a distintas velocidades.
   Este grupo de estrellas habría sido sólo una nube de gas y polvo hace unos diez millones de años, pero a medida que empezaron a formarse las estrellas se convirtió en el grupo brillante que se ve ahora. Agrupaciones esteleares de este tipo son los laboratorios que permiten a los astrónomos aprender sobre cómo evolucionan las estrellas.
   NGC 3293 fue descubierto por primera vez por el astrónomo francés Nicolas Louis de Lacaille en 1751, durante su estancia en lo que hoy es Sudáfrica, usando un pequeño telescopio con una apertura de tan sólo 12 milímetros. Se trata de uno de los cúmulos más brillantes en el cielo del sur y se puede ver fácilmente a simple vista en una noche oscura sin nubes.
   Los cúmulos de estrellas como NGC 3293 contienen estrellas que se forman al mismo tiempo, a la misma distancia de la Tierra y a partir de la misma nube de gas y polvo, dándoles la misma composición química. Como resultado de esta formación, los grupos estelares de este tipo son objetos ideales para probar la teoría de la evolución estelar.
   La mayoría de las estrellas que se ven en este grupo son muy jóvenes y el grupo en sí es de menos de diez millones de años, apenas unos bebés en las escalas cósmicas, si se tiene en cuenta el Sol es de unos 4.600 millones de años y aún así sólo se le considera como de mediana edad. La abundancia de estas brillantes estrellas jóvenes azules es común en los cúmulos abiertos como NGC 3293 y, por ejemplo, en el cúmulo más conocido, Kappa Crucis, también llamado el joyero o NGC 4755.
   Estos cúmulos abiertos formados a partir de una gigantesca nube de gas molecular y sus estrellas se mantienen unidos por su atracción gravitacional mutua, pero estas fuerzas no son suficientes para sostener un grupo junto ante encuentros con otros cúmulos y nubes de gas conforme su gas y polvo propios se disipan, informa el ESO.
   Por lo tanto, los cúmulos abiertos de estrellas sólo duran unos pocos de cientos de millones de años, a diferencia de sus primos grandes, los cúmulos globulares, que pueden sobrevivir durante miles de millones de años y aguantan muchas más estrellas.
   A pesar de que hay cierta evidencia que sugiere que todavía hay alguna formación de estrellas en curso en NGC 3293, se cree que la mayoría, si no todas, de las cerca de 50 estrellas de este grupo nació en un solo evento. Pero a pesar de que estas estrellas son todas de la misma edad, no todas poseen la apariencia deslumbrante de una estrella en su infancia sino que algunas se ven extremadamente ancianas, dando a los astrónomos la oportunidad de explorar cómo y por qué las estrellas evolucionan a diferentes velocidades.
   Por ejemplo, una estrella brillante anaranjada en la parte inferior derecha de la agrupación, que se trata de una gigante roja, habría nacido como una de las mayores y más luminosas de su grupo, pero estas estrellas brillantes se queman rápidamente. Conforme la estrella agota el combustible de su núcleo, su dinámica interna cambia y comienza a hincharse y enfriarse, convirtiéndose en la gigante roja que ahora se observa.
   Las gigantes rojas están llegando al final de su ciclo de vida mientras las estrellas hermanas de la gigante roja están todavía en lo que se conoce como la presecuencia principal, el periodo antes del largo ciclo de estabilidad en la vida de una estrella. De esta forma, se pueden ver estas estrellas en el mejor momento de su vida más caliente, brillante y blanco.

Astrónomos realizan la investigación más amplia de una galaxia elíptica

Astrónomos realizan la investigación más amplia de una galaxia elíptica

Un grupo de astrónomos han conseguido investigar, gracias al telescopio espacial Hubble, por primera vez el halo en la periferia de la galaxia elíptica Centaurus A, en un estudio que aportará información sobre la formación, evolución y composición de esta galaxia.

EL UNIVERSAL
martes 22 de julio de 2014  11:08 AM
Berlín.- Un grupo de astrónomos han conseguido investigar, gracias al telescopio espacial Hubble, por primera vez el halo en la periferia de la galaxia elíptica Centaurus A, en un estudio que aportará información sobre la formación, evolución y composición de esta galaxia.

Según ha informado hoy la Agencia Espacial Europea (ESA), se trata de la porción más remota de una galaxia elíptica jamás explorada.

La investigación, liderada por la científica del Observatorio Europeo del Sur situado en Garching (Alemania), Marina Rejkuba, sondeó una extensión de una longitud 450.000 años luz y 295.000 años luz de anchura.

"Rastrear esta cantidad del halo de una galaxia nos aporta sorprendentes conocimientos sobre la formación, evolución y composición de una galaxia" opinó Rejkuba, quien explicó que encontraron "más estrellas esparcidas en una dirección que en otra, dando al halo una forma asimétrica".

Además de esta distribución, la investigación mostró que las estrellas que se encuentran en el halo de Centaurus A son más ricas en elementos pesados que las estrellas estudiadas en los halos de la Vía Láctea y otras espirales conocidas, reseñó Efe.

Sin embargo, la coautora del estudio, Laura Greggio del Instituto Nacional de Astronomía de Italia (INAF), explicó que aún no se ha alcanzado el límite del halo de la galaxia Centurus A y que no se han detectado la generación más antigua de estrellas.

"Esta generación de estrellas antiguas es muy importante. Las estrellas más grandes son responsables de la fabricación de los elementos pesados encontrados en la masa de las estrellas de la galaxia", incidió Greggio

Rejkuba destacó la importancia del telescopio espacial Hubble en la consecución de estas observaciones que, en su opinión, "son fundamentales para comprender las galaxias en el universo que nos rodea".

OU4: la Nebulosa del Calamar.

··· LA IMAGEN DE LA SEMANA ···

OU4: la Nebulosa del Calamar.

Esta nebulosa, con figura de un calamar gigante es, además de muy extensa, 
muy débil.
La imagen es un mosaico, compuesto con los datos de filtros de 
banda estrecha acoplados altelescopio Isaac Newton de 2,5 metros, 
situado en las Islas Canarias.
Cubre en el cielo la extensión de dos y media Lunas Llenas y 
fue recientemente descubierta por el astrofotógrafo francés Nicolas Outters.
Tanto la forma como la emisión bipolar de esta notable nebulosa son 
coherentes con la de lasnebulosa planetarias - la mortaja gaseosa 
de las estrellas tipo Sol – pero tanto su origen como la distancia a la 
que se encuentra es desconocido.
Una reciente investigación sugiere que la nebulosa OU4 se encuentra 
dentro de la región de emisión conocida como SH2-129, situada a unos 
2.300 años-luz de distancia. De acuerdo con este escenario, 
este calamar cósmico representaría la espectacular salida del 
material eyectado por un sistema triple de estrellas calientes 
y masivas, catalogadas como HR8119, las cuales se ven cerca
 del centro de la nebulosa. Si es así, esta nebulosa tendría una 
extensión de cerca de 50 años-luz.

Crédito de la imagen: Romano Corradi (IAC), Nicolás Grosso, 
Agnès Acker, Robert Greimel, Patrick Guillout.



ALDA autoriza la publicación de toda la información vertida 
en esta página Web
si se cita la fuente.
··· Webmaster: Jesús A. Guerrero Ordáz
Ultima actualización: 19 de julio de 2014  

A 45 años del “pequeño paso” de Neil Armstrong

HISTORIA

A 45 años del “pequeño paso” de Neil Armstrong

La misión del Apolo 11 marcó la historia reciente de la humanidad al alcanzar la Luna el 21 de julio de 1969. Un triunfo para EE.UU. en plena Guerra Fría.
La misión estuvo a punto de fracasar, pero finalmente el 21 de julio de 1969 entró en los anales de la historia como el primer día en que el ser humano, al menos uno, pisó la Luna. El protagonista fue Neil Armstrong y la huella de su bota en el suelo polvoriento, la imagen que quedaría para la posteridad, marcada a fuego en la memoria colectiva de la humanidad.

Armstrong incluso consiguió pronunciar una frase memorable, que ya es un clásico: “Este es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”. Horas antes, aún en el día 20 según el horario internacional, él y Buzz Aldrin había aterrizado en el satélite de la Tierra. A unos 400.000 kilómetros de distancia, medio millón de personas seguían y celebraban la misión en vivo a través de la televisión, lo que convirtió la llegada a la Luna también en el primer evento televisado global.

Mucha gente recuerda aún qué estaba haciendo ese glorioso día. En medio de la Guerra Fría, Estados Unidos había conseguido vencer a su archienemiga, la Unión Soviética, y ser el primero en llegar al satélite natural. Claro, la URSS había dado el primer gran golpe con el lanzamiento del primer satélite artificial, el Sputnik. Eran tiempos donde la disputa por la hegemonía entre las superpotencias también se libraba en el espacio.
Marte es el próximo gran objetivo de la Nasa.
Marte es el próximo gran objetivo de la Nasa.
Marte, el nuevo objetivo

A casi medio siglo de aquella fecha, el mundo y la investigación espacial han cambiado por completo. La Guerra Fría se acabó y Estados Unidos y Rusia trabajan juntos en la exploración del espacio, con proyectos como la Estación Espacial Internacional (ISS), aunque con algunas limitaciones ahora por la crisis en Ucrania.

Armstrong, quien siempre mantuvo una actitud humilde y reservada, de un “ingeniero trabajador como él se describía, murió en 2012 a los 82 años después de una operación de corazón. Su compañero Buzz Aldrin, que pisó la Luna después que él, y Michael Collins, que mientras tanto orbitaba alrededor del satélite en la cápsula “Apollo 11”, cumplirán 85 años el año que viene y están jubilados desde hace tiempo.

Por lo demás, hasta 1972 otros diez astronautas siguieron los pasos de Armstrong y Aldrin, pero la Luna ya no es ninguna prioridad como entonces. Debido a los recortes de presupuesto, la NASA no tiene previsto por ahora más misiones al satélite y, en cambio, ha cobrado más relevancia Marte.

Con el eslogan “el próximo gran salto de Estados Unidos”, la agencia espacial promociona su objetivo de hacer llegar al ser humano en la década de 2030 al Planeta Rojo. Los desafíos son mucho mayores que con la Luna: en su posición más cercana, Marte está a unos 56 millones de kilómetros de la Tierra, que hacen parecer a los 400.000 de la Luna como un paseo a la vuelta de casa. Y la tecnología necesaria para hacer realidad esa misión todavía no está a punto.
La tripulación del Apolo 11, camino a la gloria.
La tripulación del Apolo 11, camino a la gloria.
Una “magnífica desolación”

Falta mucho tiempo aún para que los humanos dejen las huellas de sus zapatos en suelo marciano. La NASA lo sabe y por eso celebra el actual aniversario del alunizaje con diversos actos, debates y con el bautizo de un edificio del Kennedy Space Center de Florida con el nombre de Armstrong.

También se recuerdan todas las historias relacionadas con aquella aventura: cómo estuvo a punto de fracasar el aterrizaje porque las computadoras de a bordo estaban sobrecargadas y cómo finalmente el módulo lunar “Eagle” (Águila) consiguió bajar. “Houston, aquí Base Tranquilidad. El Águila ha aterrizado”, informó Armstrong al centro de control de vuelo en Texas. “Aquí hay un montón de gente a punto de ponerse azul. Ya respiramos de nuevo”, fue la respuesta.

Armstrong y Aldrin estuvieron unas dos horas y media sobre la superficie lunar, que Aldrin describió como una “magnífica desolación”. Los dos tomaron pruebas del suelo y Armstrong hizo fotos de Aldrin. Y dejaron plantada una bandera estadounidense junto a sus históricas pisadas.

DW RECOMIENDA

miércoles, 23 de julio de 2014

Fuerza Aérea de EE.UU. lanza al Espacio dos nuevos satélites de vigilancia

Fuerza Aérea de EE.UU. lanza al Espacio dos nuevos satélites de vigilancia

NOTICIAS | INTERNACIONALES
AFP
AFP
Miércoles, Julio 23, 2014

La Fuerza Aérea estadounidense lanzará nuevos satélites el miércoles para monitorizar los de otros países y contrarrestar posibles amenazas a naves espaciales estadounidenses, dijeron las autoridades.

Está previsto que dos satélites sean enviados a órbitas de gran altitud por primera vez como parte de un programa que hasta hace unos meses era estrictamente secreto y clasificado.

Los satélites se lanzarán desde cohetes Delta IV de la estación de la Base Aérea de Cabo Cañaveral en Florida y se dirigirán a la órbita geosíncrona, 35.900 km por encima de la Tierra, donde orbitan otros satélites clave de Estados Unidos.

"Este dúo de vigilancia del vecindario ayudará a proteger a nuestros valiosos activos en geo (órbita a gran altura)", dijo el jefe del Comando Espacial de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, general William Shelton, a los periodistas.

Shelton dijo que los satélites podrían mejorar contundentemente las imágenes militares estadounidenses del tráfico de satélites en la órbita geosíncrona, en tanto los nuevos satélites estarán mucho más cerca de la máxima altitud.

La vigilancia del espacio actual se lleva a cabo desde la Tierra o desde bajas altitudes, de unos pocos cientos de kilómetros por encima de la Tierra.

El proyecto es conocido como Programa de Conciencia Situacional del Espacio Geosíncrono (GSSAP, en inglés), y se hizo público por primera vez en marzo.

Colaboración:AFP