lunes, 1 de agosto de 2016

Cosmo Noticias 01--08-16






Posted: 29 Jul 2016 09:00 AM PDT
Ilustración artística de dos exoplanetas rocosos transitando la estrella del sistema TRAPPIST-1. Crédito: NASA, ESA y G. Bacon (STScI).
Utilizando el Telescopio Espacial Hubble, un equipo de astrónomos llevó a cabo la primera búsqueda de atmósferas alrededor de exoplanetas cálidos del tamaño de la Tierra y encontró indicios que incrementan sus probabilidades de ser habitables.
En concreto, descubrieron que los exoplanetas TRAPPIST-1b y TRAPPIST-1c, a unos 40 años-luz de distancia de la Tierra, es poco probable que posean enormes atmósferas dominadas por hidrógeno como las de los planetas gaseosos.
“La falta de una envoltura sofocante de hidrógeno-helio aumenta las probabilidades de habitabilidad de estos planetas”, dijo Nikole Lewis del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial (STScI) en Baltimore, Maryland. “Si tuvieran una envoltura significativa de hidrógeno-helio, no hay posibilidad de que alguno de ellos tuviera el potencial de albergar vida debido a que la densa atmósfera actuaría como un invernadero”.
Julien de Wit del Instituto Tecnológico de Massachusetts en Cambridge, Massachusetts, lideró un equipo de científicos con la finalidad de observar los planetas en el infrarrojo cercano utilizando el instrumento WFC3 del Hubble. Aunque el contenido completo de las atmósferas es desconocido y se necesitará más observaciones, las bajas concentraciones de hidrógeno y helio podrían tener interesantes implicaciones.
“Estas observaciones iniciales de Hubble son un primer paso prometedor para aprender más acerca de estos mundos cercanos, si pudieran ser rocosos como la Tierra, y si pudieran sustentar vida”, dijo Geoff Yoder, en calidad de administrador adjunto del Directorio de Misiones Científicas de la NASA en Washington, D.C.
Los planetas orbitan una estrella enana roja de al menos 500 millones de años de edad en la constelación de Acuario. Si bien el anuncio del descubrimiento de los tres planetas del sistema TRAPPIST-1 se realizó en 2016, los exoplanetas fueron hallados a finales de 2015 con una serie de observaciones de TRAPPIST (TRAnsiting Planets and PlanetesImals Small Telescope), un telescopio robótico en el Observatorio La Silla de ESO en Chile.
TRAPPIST-1b completa una vuelta alrededor de la estrella en 1,5 días y TRAPPIST-1c en 2,4 días. Ambos están a entre 20 y 100 veces más cerca de su estrella que la Tierra del Sol. Dado que la estrella es mucho más débil que el Sol, se piensa que al menos uno de los planetas –o posiblemente ambos– pueden estar dentro de la zona habitable.
En mayo de 2016, los astrónomos aprovecharon un tránsito simultáneo, cuando ambos cruzaron frente a su estrella con minutos de diferencia, para medir la luz estelar filtrada a través de una posible atmósfera. Este tránsito doble, que ocurre una vez cada dos años, proporcionó una señal combinada que ofreció indicadores simultáneos de las características atmosféricas de los planetas.
Órbitas de los tres planetas conocidos del sistema TRAPPIST-1 comparadas con la órbita de Mercurio alrededor del Sol. Crédito: NASA, ESA y A. Feild (STScI).
Los investigadores esperan usar a Hubble para llevar a cabo observaciones de seguimiento para buscar atmósferas menos densas, compuestas por elementos más pesados que el hidrógeno, como las de la Tierra y Venus.
“Con más datos, tal vez podríamos detectar metano o ver características del agua en las atmósferas, lo que nos daría una estimación de la profundidad de las atmósferas”, dijo el segundo autor del estudio, Hannah Wakeford del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.
Observaciones de futuros telescopios ayudarán a determinar la composición total de estas atmósferas y buscar potenciales biofirmas, tales como dióxido de carbono y ozono, además de vapor de agua y metano.
“Estos planetas de tamaño terrestre son los primeros mundos que los astrónomos pueden estudiar en detalle con los telescopios actuales y planeados para determinar si son aptos para la vida”, dijo de Wit. “Hubble tiene la capacidad de jugar el papel de preanálisis atmosférico para decir a los astrónomos cuáles de estos planetas de tamaño terrestre son los principales candidatos para ser estudiados en más detalle con el telescopio [James] Webb”.
El estudio “A combined transmission spectrum of the Earth-sized exoplanets TRAPPIST-1 b and c” fue publicado en la edición del 20 de julio de 2016 de la revista Nature.
Fuente: HubbleSite


Posted: 30 Jul 2016 09:00 AM PDT


Cada miércoles del 10 al 24 de agosto, el Núcleo de Astronomía de la Universidad Diego Portales (AstroUDP) exhibirá los filmes de ciencia ficción WALL-E, Contact y The Martian en el Auditorio de la Biblioteca Nicanor Parra.
Durante esas semanas, el público tendrá la oportunidad de enviar sus preguntas y propuestas de discusión sobre las películas del ciclo, a través de las redes sociales de AstroUDP (Facebook, Twitter), y el miércoles 31 de agosto habrá un foro de discusión con los astrónomos de la universidad para conversar sobre los aspectos científicos de las historias.

Ciclo de Ciencia Ficción y Foro AstroUDP – BNP

§  10 de agosto: WALL-E (TE, audio latino)
§  17 de agosto: Contacto (+14, subt. español)
§  24 de agosto: The Martian (Misión Rescate) (TE, subt. español)
§  31 de agosto: Foro de conversación con astrónomos AstroUDP e invitados.
Lugar: Auditorio Biblioteca Nicanor Parra, Vergara 324, piso -1, Metro Toesca.
Hora: 18:30 h
Cada miércoles del 10 al 24 de agosto exhibiremos los filmes de Ciencia Ficción: WALL-E, CONTACTO y THE MARTIAN (Misión Rescate) en el Auditorio de la Biblioteca Nicanor Parra.
Durante esas semanas, el público tendrá la oportunidad de hacernos llegar sus preguntas y propuestas de discusión sobre las películas del ciclo, a través de nuestras redes sociales, y el miércoles 31 de agosto tendremos un FORO de discusión con nuestros astrónomos para conversar sobre los aspectos científicos de las historias.

·   10 de agosto: WALL-E (TE, audio latino)

·   17 de agosto: CONTACTO (+14, subt. español)

·   24 de agosto: THE MARTIAN (MisiónTescate) (TE, subt. español)

·   31 de agosto: FORO de conversación con astrónomos AstroUDP e invitados.

Lugar: Auditorio Biblioteca Nicanor Parra, Vergara 324, piso -1, Metro Toesca. Hora: 18:30
Actividad GRATUITA
Organizado por Núcleo de Astronomía de la Universidad Diego Portales, y Biblioteca Nicanor Parra.
http://astronomia.udp.cl/es/
SEDE
Nicanor Parra - 324 Vergara, Santiago, Región Metropolitana, Chile - Ver mapa
ETIQUETAS


Posted: 25 Jul 2016 09:00 AM PDT
Un agujero negro, su disco alimentador y nubes de gas cercanas. Crédito: Ricardo Ramírez.

Los agujeros negros son unos de los grandes misterios de nuestro Universo, aun cuando decenas de científicos han elaborado teorías para explicar su origen y comportamiento. Pero si se habla de un agujero negro super-masivo, con una masa de miles de millones de soles y una gravedad inimaginable, el misterio es todavía mayor.
Hasta ahora, los expertos han llegado al consenso de que cada galaxia –incluso la Vía Láctea– contiene uno de estos objetos gigantes en su centro. Por lo tanto, conocer su masa es fundamental para determinar cómo y cuánto influyen en su entorno.
Paulina Lira, académica del Departamento de Astronomía (DAS) de la FCFM de la Universidad de Chile y coautora del estudio, explica que cuando los agujeros negros están inactivos ellos pueden afectar gravitacionalmente el material cercano en una región casi insignificante. Pero cuando se “activan” pueden consumir el material de su entorno, y su efecto puede ser sentido a distancias enormes. “El material que cae hacia el agujero forma un disco o remolino incandescente que puede brillar tanto como todas las estrellas de la galaxia juntas. Esta es una enorme cantidad de energía liberada. Y no sólo se libera radiación. Desde el remolino también se expulsan energéticos chorros de material que viajan a velocidades cercanas a la de la luz y que pueden recorrer la extensión total de la galaxia y todavía más allá. Estos chorros generalmente calientan el medio ambiente galáctico previniendo la formación de estrellas”, explica.
Un grupo internacional de astrónomos ha logrado determinar la manera más exacta y confiable de estimar las masas de estos objetos en galaxias activas (galaxias con agujeros negros supermasivos que se encuentran “consumiendo” materia), usando la información que proviene del gas cercano al agujero.
Julián Mejía, autor principal de la investigación y estudiante del doctorado en ciencias mención astronomía del Departamento de Astronomía FCFM U. de Chile, explica que “las galaxias activas se caracterizan por tener un disco de materia que emite una gran cantidad de energía y que está a su vez alimentando de materia al agujero negro (tal como sucede en la película Interestelar). A su alrededor se forman unas nubes de gas que son iluminadas por este disco incandescente y de las cuales es posible, mediante el análisis de sus espectros, estimar su velocidad y distancia al agujero negro. Al combinar esta información se puede derivar la masa”.
El científico aclara que el principal hallazgo fue que las masas estimadas se vuelven más confiables entre más lejano se encuentre el material del disco. “Una posible explicación de esto es que las nubes más cercanas son más propensas a ser perturbadas por material que proviene del disco en forma de vientos”, asegura.
La masa de los agujeros negros super-masivos es de 10 a 1.000 millones de veces la masa del Sol y los astrónomos aún no logran descifrar cómo lograron crecer tanto. “Para reconstruir su evolución en el tiempo necesitamos mirar regiones distantes del Universo y medir masas de la forma más exacta posible y así determinar cómo crecieron. Y no sólo eso. Actualmente los agujeros muestran una correlación entre sus masas y las masas de sus galaxias. Típicamente un agujero negro tiene una masa que corresponde a un 1% de la masa de su galaxia. ¿Cómo se estableció esta correlación? ¿En qué momento en la vida del Universo se dio por primera vez? Esas son preguntas que todavía no podemos responder y como primera herramienta para hacerlo necesitamos medir las masas tanto de las galaxias como las de sus agujeros. El trabajo que estamos publicando mira en detalle los métodos para hacer esto con exactitud”, explica la astrónoma de la U. de Chile e investigadora del Centro de Astrofísica CATA.
La investigación continuará estudiando cómo las masas del agujero negro, su rotación intrínseca y la tasa a la que éste devora materia, determinan las propiedades del material circundante.
El estudio “Active galactic nuclei at z 1.5 – II. Black hole mass estimation by means of broad emission lines” fue publicado en la edición del 21 de julio de 2016 de Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.
Fuente: CATA

Publicar un comentario