lunes, 22 de agosto de 2016

Cosmo Noticias 22-08-16

Cosmo Noticias
Posted: 12 Aug 2016 09:00 AM PDT
Recreación artística de la misión MX-1E. Crédito: Moon Express.
La Agencia Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos ha autorizado por primera vez a una empresa privada viajar a la Luna. La misión, que espera comenzar a finales de 2017, utilizará sondas robotizadas capaces de aterrizar y moverse por la superficie lunar.
“El lanzamiento de la sonda no pone en peligro la salud pública, la seguridad de personas, los intereses nacionales o de política exterior”, indicó la FAA en un comunicado. La empresa autorizada es Moon Express, con base en Cabo Cañaveral (Florida). Este acontecimiento supone una nueva era de explotación del satélite terrestre y abre un marco legal inexistente.
Es la primera vez que las autoridades estadounidenses aplican al ámbito privado el Tratado del Espacio Exterior, un acuerdo internacional que determina el carácter internacional del espacio.
El acuerdo internacional asegura que “las actividades de entidades no gubernamentales en el espacio exterior, incluida la Luna y otros cuerpos celestes, deben requerir la autorización y continua supervisión de los estados parte de este tratado”.
Minería lunar
La misión de Moon Express, bautizada como MX-1E, tiene la intención de abrir un nuevo sector industrial: la minería lunar. Una vez que consigan dominar los desplazamientos a la Luna, la empresa comenzará a extraer platino o helio-3, el combustible que puede ser el origen de la energía de fusión limpia, cuya viabilidad sigue siendo ciencia ficción.
Con la autorización de la FAA, Moon Express se posiciona como favorita para ganar a finales de 2017 el Google X Lunar Prize, un premio de 20 millones de dólares por el compiten más de una docena de pequeñas empresas que se esfuerzan en buscar ideas para aterrizar en la Luna, mandar imágenes y moverse por la superficie lunar.
Fuente: SINC
Posted: 15 Aug 2016 08:10 AM PDT

Lanzamiento de la nave Cygnus a bordo de un cohete Antares. Crédito: NASA/Bill Ingalls.
“El universo es todo lo que fue, todo lo que es y todo lo que será”. Esta frase con la que Carl Sagan, comienza la aclamada serie Cosmos marca el espíritu de esta charla.
En la inmensidad del espacio nuestra especie ha enviado pequeños “espías” –sondas, robots, incluso naves tripuladas– y todas ellas han ido develando los grandes secretos de planetas, atmósferas, asteroides y mucho… mucho más.
La exposición “Viajes Espaciales. Ampliando la frontera de lo imaginable” será dictada por el Ph.D en astrofísica de la Universidad de Harvard y académico del Departamento de Astronomía FCFM de la Universidad de Chile, César Fuentes.
Cuándo: Miércoles 24 de agosto de 2016 a las 12:00 h.
Dónde: Salón Gorbea. Beauchef 850, Santiago.
Valor: Entrada liberada.

Posted: 16 Aug 2016 08:00 AM PDT
Esta vista de “color falso” del hemisferio norte de Saturno muestra detalles de la atmósfera nubosa que de otra manera sería invisible para el ojo humano.

Créditos: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute/Kevin M. Gill

Una nueva fotografía de Saturno, tomada por la sonda Cassini, muestra el hemisferio norte del planeta como un remolino desordenado de nubes azules, verdes y moradas. Lo que parece como una mancha gigante de gasolina en agua, en el planeta que normalmente percibimos como amarillo, es en realidad cuestión de longitudes de onda.
Las nubes de colores “funky” en la foto de Saturno son en realidad el resultado de los filtros espectrales de la cámara de Cassini. Estos filtros pueden reflejar o transmitir colores en específico, de manera selectiva.
Kevin Gill, entusiasta aficionado de la fotografía espacial e ingeniero del Jet Propulsion Laboratory de la NASA ubicado en Pasadena (California), produjo esta imagen de “color falso” combinando diferentes fotos tomadas por la cámara de ángulo amplio de la sonda Cassini, el 20 de Julio.
Gill usó una combinación de los filtros espectrales que son sensibles a la luz infrarroja a las longitudes de onda de 750, 727 y 619 nanómetros. El ojo humano puede ver la luz sólo en el rango de 390 y 700 nanómetros, así que haciendo uso de filtros espectrales las personas podemos observar lo que nos es imposible a simple vista. Este tipo de filtro infrarrojo, permite a los científicos el estudio de cómo la atmósfera de Saturno refleja y absorbe longitudes de onda específicas de rayos de luz que provienen del Sol.
La nave Cassini ha orbitado Saturno desde el 2004 para estudiar a este planeta y a sus Lunas y se espera que lo siga haciendo hasta que la misión termine en Septiembre de 2017.
Fuente: SPACE


Posted: 17 Aug 2016 08:00 AM PDT

Nubes sobre la tierra y océanos de un modelo del pasado de Venus. Crédito: NASA.
Venus pudo haber tenido un océano superficial de agua líquida y temperaturas superficiales “habitables” por hasta 2.000 millones de años de su historia primitiva, según un modelado computacional del clima antiguo del planeta realizado por científicos del Instituto de Estudios Espacial Goddard (GISS) de la NASA en Nueva York.
Los resultados fueron obtenidos con un modelo similar al tipo usado para predecir los cambios climáticos futuros en la Tierra.
“Muchas de las mismas herramientas que usamos para modelar el cambio climático en la Tierra pueden ser adaptadas para estudiar climas en otros planetas, tanto pasados como presentes”, dijo Michael Way, investigador en GISS y autor principal del artículo. “Estos resultados muestran que el Venus antiguo pudo haber sido un lugar muy diferente del que es hoy”.
Hoy, Venus es un mundo infernal. Tiene una aplastante atmósfera de dióxido de carbono con 90 veces el espesor de la de la Tierra. Casi no hay vapor de agua. Las temperaturas alcanzan los 462 grados Celsius en su superficie.
Durante mucho tiempo, los científicos han teorizado que Venus se formó a partir de ingredientes similares a los de la Tierra, pero siguió un camino evolutivo diferente. Las mediciones de la misión Pioneer a Venus en la década de 1980 sugirió por primera vez que Venus pudo haber tenido originalmente un océano. Sin embargo, Venus está más cerca del Sol que la Tierra y recibe mucha más luz solar. Como resultado, el océano primitivo del planeta se evaporó, las moléculas del vapor de agua fueron rotas por la radiación ultravioleta, y el hidrógeno escapó al espacio. Sin más agua en la superficie, el dióxido de carbono aumentó en la atmósfera, llevando a un efecto invernadero desbocado que creó las condiciones actuales.
Estudios previos, han mostrado que la rapidez con que un planeta gira sobre su eje afecta la existencia de un clima habitable. Un día en Venus dura 117 días terrestres. Hasta hace poco, se asumía que una gruesa atmósfera como la del Venus moderno era necesaria para que el planeta tuviera su velocidad de rotación actual. No obstante, investigaciones recientes han demostrado que una atmósfera delgada como la de la Tierra actual podría haber producido el mismo resultado.
Otro factor que impacta sobre el clima de un planeta es la topografía. El equipo de GISS postuló que, en general, el Venus antiguo tuvo más tierra seca que nuestro planeta, especialmente en los trópicos. Eso limita la cantidad de agua evaporada de los océanos y, como resultado, el efecto invernadero del vapor de agua. Este tipo de superficie parece ideal para hacer habitable un planeta; parece haber tenido bastante agua para soportar vida abundante, con tierra suficiente para reducir la sensibilidad del planeta a cambios de la luz solar recibida.
Way y sus colegas de GISS simularon las condiciones de un Venus primitivo hipotético con una atmósfera similar a la de la Tierra, un día tan largo como el del Venus actual, y un océano superficial consistente con los datos de la sonda Pioneer. Los investigadores añadieron información sobre la topografía de Venus obtenida por las mediciones de radar de la misión Magellan de la década de 1990, y llenó las tierras bajas con agua, dejando las tierras altas expuestas como continentes venusianos. El estudio también consideró un Sol antiguo hasta 30% más tenue. Incluso así, el Venus primitivo recibía aproximadamente un 40% más de luz solar que la Tierra en la actualidad.
“En el modelo de la simulación de GISS, la lenta rotación de Venus exhibe su lado diurno al Sol durante casi dos meses por cada vez”, dijo Anthony Del Genio, coautor del artículo y ex científico de GISS. “Esto calienta la superficie y produce lluvia que crea una capa gruesa de nubes, la que actúa como una sombrilla para proteger la superficie de gran parte del calentamiento solar. El resultado es temperaturas medias que en realidad son unos pocos grados más frías que las de la Tierra actual”.
El artículo “Was Venus the First Habitable World of our Solar System?” fue publicado en línea el 11 de agosto de 2016 por Geophysical Research Letters.

Fuente: NASA
Posted: 20 Aug 2016 09:59 AM PDT
El Encuentro de Academias de Astronomía y Ciencias afines busca impulsar la formación de futuros astrónomos en Chile, generando un espacio donde escolares, profesores, científicos y aficionados a las ciencias puedan interactuar, aprender y dialogar sobre del lugar que ocupa la Astronomía en el currículum escolar chileno.
Si eres parte de un grupo, taller o academia de astronomía o ciencias, y quieres compartir tus inquietudes con profesionales y aficionados, y con otros estudiantes que tienen tus mismos intereses, este Encuentro está hecho para ti. Y si aún no has formado tu taller o academia de ciencias, ¡este es el momento indicado!
Pueden participar estudiantes que formen grupos, talleres o academias de astronomía o cualquiera de sus ramas afines, en compañía de su profesor o docente a cargo.
El encuentro se realizará los días jueves 17 y viernes 18 de noviembre de 2016 en el Colegio San Ignacio A.O. (Alonso Ovalle 1452, Comuna de Santiago. Santiago.).
Para participar debes inscribirte junto a tu profesor y presentar una propuesta de taller o trabajo de investigación, que será seleccionado para exponerlo frente a los asistentes del Encuentro.
Para ver las bases e inscribirte, visita la página web del Encuentro.
Publicar un comentario