lunes, 1 de agosto de 2016

La luna Titán, candidata a albergar vida

La luna Titán, candidata a albergar vida
Lectura: 2 minutos
Compartido 1867 veces
Compartir
Una simulación informática sugiere que en el mayor satélite de Saturno podrían haberse desarrollado formas de vida que no necesitarían agua para prosperar.
El 14 de enero de 2005, el módulo de aterrizaje Huygens, de la Agencia Espacial Europea, se posó en la superficie de Titán, la mayor luna de Saturno. Desde hace décadas, los expertos en ciencias planetarias se preguntan si algún tipo de forma de vida podría haberse desarrollado en esta luna. De hecho, es el único objeto del Sistema Solar –además de la Tierra– en el que se producen precipitaciones y que cuenta con mares y lagos activos en su superficie, aunque, eso sí, no de agua, sino de hidrocarburos líquidos.
La presencia de H2O se considera una condición imprescindible para la aparición de la vida tal y como la conocemos. De hecho, los exo-planetas que más interés suscitan son los que se encuentran en la denominada zona de habitabilidad, una región del sistema situada a la distancia justa de la estrella para que se de en su superficie agua en estado líquido. Esto no es posible en Titán –si bien, se cree que podría albergar un océano subterráneo de ese compuesto–, donde las temperaturas máximas rondan los 180 ºC bajo cero. Pues bien, un equipo de investigadores de la Universidad Cornell, en EE. UU., indica que, pese a ello, podrían darse las reacciones químicas prebióticas necesarias para que surja la vida.
Para determinarlo, llevaron a cabo una simulación informática a partir de los datos enviados por la citada sonda Huygens. En un artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, estos científicos señalan que cuando la radiación solar alcanza la atmósfera de Titán, integrada sobre todo por nitrógeno y metano, se forma ácido cianhídrico, un compuesto que reacciona con ciertas moléculas para formar polímeros, como la poliimina.
Esta sustancia favorece la movilidad molecular incluso en entornos muy fríos y puede absorber la energía solar, por lo que los investigadores creen que funcionaría como un catalizador para el desarrollo de la vida. Es más, se ha encontrado ácido cianhídrico en los sedimentos de la superficie, depositado allí por las lluvias de metano y etano que se dan en este mundo.
Los investigadores, coordinados por el químico Martin Rahm, de la antes mencionada institución estadounidense, sospechan que en estas condiciones podría llegar a surgir algún tipo de forma de vida no basada en el agua, o al menos darse las reacciones necesarias para ello. No obstante, indican que es preciso realizar más observaciones, pues el hallazgo de una química prebiótica en Titán sería un importante avance en astrobiología.
Imagen: ESA

Por: Abraham Alonso

---------------------------------------------------------------------------------------------------------


Simulación sugiere que podría existir vida no basada en agua en Titán

Miguel Artime

8 de julio de 2016


Los aficionados a la astrobiología solemos enfrentarnos muchas veces a esa pregunta. ¿Por qué siempre se empeñan los científicos en buscar vida extraterrestre que cumpla los parámetros de la terrestre? Bien, pues no es así, en ocasiones los investigadores toman los elementos presentes en un mundo alienígena, aparentemente del todo inhóspito, y tratan de ver si existe alguna otra forma de montar el puzzle que de cómo resultado una forma de vida.

Eso es precisamente lo que acaba de hacer un equipo de investigadores de la Universidad de Cornell, que ha construido y ejecutado una simulación informática capaz de mostrar que ciertas reacciones prebióticas podrían estar produciéndose en la superficie de Titán, la prometedora (desde el punto de vista astrobiológico) luna de Saturno.

Titán es un lugar realmente gélido, lo que imposibilita la existencia de agua líquida, que como sabéis resulta vital para las formas de vida de la Tierra. Bien, pues el artículo de este equipo de investigadores, que acaba de publicarse en PNAS, se describe la simulación que crearon después del descubrimiento, por parte de la sonda Huygens, de que es probable que algunos polímeros complejos como la poliamida se hayan desarrollado en la superficie de esta luna.

Titán, que como hemos dicho no se encuentra precisamente en la zona de habitabilidad que rodea a nuestro sol, podría después de todo tener también “derecho” a albergar formas de vida diferentes por completo a las que observamos en la Tierra. Después de todo, hay evidencias científicas recientes que sugieren que allí donde no hay agua, podrían darse algunas reacciones químicas que podrían dar lugar a otros tipos de vida.

Para que la vida se produzca en esos lugares, razonaron los investigadores, probablemente habría la necesidad de que existiese algún tipo de acción pasando, y esa es la razón de que los científicos dediquen tanta atención a Titán. Esta luna es el único objeto en nuestro sistema solar, además de la Tierra, que cuenta tanto con precipitaciones de lluvia como con procesos erosivos provocados por el movimiento de líquidos. Sin embargo el agua que hay en Titán está bastante alejada de la superficie y además demasiado fría como para permitir reacciones químicas. No importa, los investigadores saben que los sedimentos superficiales de Titán son ricos en cianuro de hidrógeno, precipitado desde la atmósfera gracias a la lluvia de metano y etano.

El descubrimiento por la Huygens de estas moléculas de cianuro de hidrógeno, fue lo que impulsó el diseño de las simulaciones. El equipo quería averiguar si podían formar la base de las reacciones que podría conducir a la creación de polímeros tales como poliamida, que según señala el equipo, es un compuesto propicio para la formación de reacciones prebióticas que conduzcan a la aparición de una forma de vida.

¡Y así fue! Las simulaciones demostraron que tales reacciones son posibles, y que las estructuras que se produjeron también eran capaces de absorber la luz solar en las longitudes de onda presentes en la superficie Titán. Por ello, los investigadores sugieren que su trabajo, y el realizado por otros indican que sería razonable retornar a Titán con una nueva sonda, la cual debería ser capaz de comprobar la existencia de una forma diferente de vida, o al menos de sus precursores.

El trabajo se publicó en PNAS.


Me enteré leyendo Phys.org.
Publicar un comentario