martes, 30 de agosto de 2016

Lectura – Presentación

Lectura – Presentación
Carlos Mujica |agosto 23, 2016


¡Musa de mi verbo, arrodíllate! Agradece a todas esas voces ya ausentes, pero que en sus póstumos escritos volcaron en mí sus conocimientos, y produjeron que mi dormida inteligencia se colmara de conocimientos y, lo más maravilloso, de novedosas ideas nacidas a la luz de mis inquietudes y de mi capacidad de invención y de investigación. Son verdaderos descubrimientos que la ciencia egoísta no podría negar.
Nuestros antepasados nos dieron el conocimiento del planeta que habitamos y del sistema al cual pertenecemos, pero después de salir al espacio abierto del Universo, en la aventura de conocerlo para transmitirnos sus conocimientos, no han vuelto la vista atrás. El planeta desde donde habían salido en su hazañoso propósito, reclama para el sistema solar una investigación más exhaustiva.
Esta presentación tiene como propósito esa investigación a la cual hemos denominado “Física de la energía”. Fue Aristóteles quien dio el nombre de física a las cosas naturales. De modo que física, en este sentido, significa: “naturaleza de la energía”. Newton llama, en cierto sentido, indirectamente a su extraordinaria obra: Principios matemáticos de filosofía natural”, a su filosofía física: filosofía natural.
La Física de la Energía es, pues, lo fundamental en este trabajo, que ya en repetidas ocasiones, hemos venido divulgando por este medio comunicacional de EL IMPULSO.
El abordaje de la energía del Universo nos permite conocer su doble característica, una, cuando llena el espacio del Universo; y la otra, cuando funciona como componente de la masa de la materia en los cuerpos del sistema solar. Mientras que la energía que nutre y llena el espacio es totalmente neutral, inofensiva; la misma energía, pero ya incorporada a las masas de los cuerpos del sistema, se constituye en cargas de opuestas polaridades. Es, por eso, una energía muy activa que debe manipularse, como se ha venido haciendo, con mucho conocimiento de sus riesgos.
Tenemos pues el conocimiento de por qué la energía que proveen las estrellas, entre ellas el Sol, experimenta esa transformación. En este conocimiento hemos podido constatar que el espacio es una eterna noche y muy frío. En todas estas cosas que mencionamos como elementos de la Física de la Energía, juega un papel fundamental, la estructura de la masa de la materia.
Así, a grandes rasgos, hemos querido presentar este trabajo que en su descomposición seguiremos presentando por esta columna todos y cada uno de ellos. De modo que ustedes como asiduos lectores de esta columna podrán juzgar y orientar con sus sugerencias acerca de los temas que progresivamente habremos de ir publicando. Les va a interesar, lo agradezco de todo corazón.

Publicar un comentario