martes, 9 de agosto de 2016

Siete proyectos que definirán el futuro de la astronomía

Siete proyectos que definirán el futuro de la astronomía
Telescopios y laboratorios espaciales permitirán a los científicos seguir ampliando fronteras.
Por:  EL MERCURIO (GDA) | 
 9:32 a.m. | 9 de marzo de 2016

Además de Ligo, este es otro de los interferómetros que se dedica a la búsqueda, detección y estudio de las ondas gravitacionales.

Foto: Archivo particular
Además de Ligo, este es otro de los interferómetros que se dedica a la búsqueda, detección y estudio de las ondas gravitacionales.
·          

46
COMPARTIDOS
En los últimos 10 años, la astronomía ha avanzado mucho más que durante un siglo. El descubrimiento de agua en Marte y el hallazgo de las ondas gravitacionales, por citar algunos ejemplos, son una prueba de que aún hay mucho por descubrir.
Es por esto que los instrumentos y nuevos avances en astrofísica se han multiplicado, resultando prácticamente en una nueva “carrera espacial”.
A continuación revisamos las principales iniciativas que entrarán a funcionar y serán vitales en los próximos avances por trascender los límites del universo.
Se alista el sucesor del Hubble
Por ejemplo, la Nasa sigue avanzando en la construcción del telescopio espacial más poderoso del mundo, bautizado como James Webb. A finales de febrero, finalizó la instalación del único espejo secundario que volará a bordo del instrumento.
Son 18 segmentos de su espejo primario, siendo este un hito clave en el desarrollo del telescopio Webb, el sucesor del Hubble.
Según detalló la agencia, el espejo está hecho de berilio, que fue seleccionado por su rigidez, peso ligero y estabilidad a temperaturas criogénicas.
Además, el espejo secundario se apoya en tres brazos que se extienden hacia afuera del gran espejo primario y a diferencia de los 18 segmentos principales que componen el espejo más grande, este es perfectamente redondo.
Antes de su lanzamiento, planeado para el 2018, los ingenieros deben construir y probar rigurosamente el telescopio, para asegurar que sobreviva a la expulsión y a su viaje de un millón de millas por el espacio.
El instrumento es demasiado grande para caber en un cohete en su forma final, por lo que está diseñado para desarrollarse como origami después de su lanzamiento.
El telescopio espacial James Webb, proyecto conjunto de la Nasa, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense, proporcionará imágenes de las primeras galaxias que se formaron y estudiará planetas alrededor de las estrellas lejanas.
'Cazadores' de ondas gravitacionales
Además de Ligo, Virgo es otro de los interferómetros que se dedica a la búsqueda, detección y estudio de las ondas gravitacionales. Está formado por dos túneles idénticos de tres kilómetros en forma de L. Se genera un rayo láser que se divide en dos, siendo una parte impulsada a través de un túnel y la otra mitad por el otro. Los espejos en cada túnel hacen rebotar los rayos láser y, como resultado, las ondas de luz interfieren entre sí. Los científicos pueden detectar así una señal de las ondas gravitacionales. Con Virgo y Ligo, el estudio de estas ondas será más sencillo y por ende, la humanidad podría descubrir el origen del universo, luego de que su descubrimiento redireccionará el estudio de la astronomía.
Magallanes, con la mejor resolución
El año pasado se inició a la construcción del Telescopio Gigante de Magallanes (GMT), el primero de una nueva clase de telescopios extremadamente grandes que producirán imágenes con una resolución nunca antes vista.
Por eso será sencillo para los astrónomos revelar objetos débiles jamás vistos, como galaxias muy distantes y antiguas, asimismo planetas habitables de características similares a la Tierra. Su diseño combina siete de los espejos más grandes que pueden ser fabricados, cada uno de 8,4 metros de ancho, para crear un solo telescopio efectivo de 25 metros de diámetro. Localizado en el observatorio Las Campanas, en Chile, entrará en operación en el 2021.
Por el rastro de vida extraterrestre
Nuevamente China se hace presente y fue noticia recientemente por sus planes de desalojar a más de 9.000 personas en las últimas semanas para que Fast, el telescopio más grande del mundo, entre en operación. Uno de los objetivos científicos para construir este tipo de estructura fue la búsqueda de vida extraterrestre. Los realizadores calculan que Fast podrá observar un millón de estrellas y exoplanetas alrededor, en busca de indicios de civilizaciones desconocidas. Además, tendrá entre otros objetivos científicos un catálogo de distribución de hidrógeno atómico neutro en el universo.
Mayor campo visual
El Wide Field Infrared Survey (Wfirst) es el telescopio de la Nasa que funcionará como un observatorio diseñado para responder diversas preguntas en el área de energía oscura, exoplanetas y astrofísica infrarroja. La estructura de este aparato cuenta con un espejo de 2,4 metros de diámetro, del mismo tamaño que otro proyecto de la Nasa, el telescopio Hubble. Sin embargo, su campo visual es 100 veces más grande, con lo que alcanza a capturar más trozos de cielo en menos tiempo de observación. Wfirst está diseñado para una misión de seis años y será lanzado desde Cabo Cañaveral (Florida, EE. UU.) este año.
Buscando 'gemelos' de la Tierra
El Telescopio Europeo Extremadamente Grande –la traducción literal de su nombre original en inglés– tiene un gigantesco espejo de 39 metros y se ganó el apodo del “mayor ojo del mundo”. La primicia de E-ELT es que tiene como propósito el seguimiento de planetas similares a la Tierra alrededor de otras estrellas en zonas habitables. Fue aprobado en 2012 y se dio luz verde para su construcción a finales del 2014, esperando que vea la luz para el 2024. Este podría dar respuestas definitivas ante diversos campos de la astrofísica como planetas alrededor de otras estrellas, los primeros objetos nacidos en el universo, agujeros negros y distribución de la materia oscura, entre otros.
Otro laboratorio espacial
La incertidumbre económica que atraviesa China no frena los incipientes desarrollos en el campo de la astronomía. El gigante asiático lanzará su segundo laboratorio espacial como preámbulo a la estación que busca establecer de forma permanente en órbita para 2022. El Tiangong 2 sería lanzado el tercer trimestre de este 2016, para acoplarse a la nave Shenzhou-11, tripulada por dos astronautas. Desde su primer satélite, lanzado en 1970, China ha continuado invirtiendo 150 millones de dólares anuales en astronomía para descubrir la existencia de planetas con características similares al nuestro.


EL MERCURIO (GDA)
Publicar un comentario