lunes, 5 de septiembre de 2016

Cosmo Noticias 05-09-16







Posted: 25 Aug 2016 08:00 AM PDT
Crédito: Christine Daniloff
La vida en la Tierra, para muchos, aparece como un fenómeno único y que nos ubica en el centro del Universo como algo muy especial. A la luz del avance en el conocimiento sobre las bases más fundamentales de lo que es la vida, más el conocimiento sobre el origen del Universo, como asimismo, de la existencia de lugares extraterrestres con condiciones químicas, físicas y geológicas similares a las de la Tierra, nos permiten considerar que la vida es un fenómeno que puede ser bastante común en el Universo.
En esta charla se presentarán argumentos para sostener la idea de que el Universo es un gigantesco laboratorio donde la vida puede surgir y expresarse en los más diversos niveles de complejidad.
La charla “¿Tenemos compañía en el Universo?” será presentada por el Dr. Juan Kuznar, Decano Facultad de Ciencias, Universidad de Valparaíso.
Cuándo: Lunes 5 de septiembre de 2016 a las 19:00 h.
Dónde: Sala Rubén Darío, Centro de Extensión de la U. de Valparaíso. Errázuriz 1108, Valparaíso.
Valor: Entrada liberada.
Contacto: moira.evans@uv.cl
Posted: 29 Aug 2016 02:00 PM PDT


Las charlas sobre astronomía organizadas por el Núcleo de Astronomía de la Universidad Diego Portales (UDP), se presentan como una alternativa imperdible para el segundo semestre del 2016. Los asistentes podrán interiorizarse sobre temáticas vigentes y que se encuentran en pleno desarrollo, las cuales estarán a cargo de destacados astrónomos.
En la primera charla del ciclo, se profundizará sobre las posibilidades de encontrar habitantes en otros lugares del Sistema Solar y el Universo. La presentación también analizará las posibilidades de que exista vida inteligente más allá de nuestro planeta.
La charla “La búsqueda científica de vida en el Universo” será dictada por Armando Azúa-Bustos, investigador del Blue Marble Space Institute of Science de EE.UU.
A partir de las 20:00 h, los asistentes podrán participar en las observaciones que el Núcleo realiza con sus telescopios en la terraza de la Biblioteca Nicanor Parra.
Cuándo: Martes 6 de septiembre de 2016 a las 18:30 h.
Dónde: Auditorio de la Biblioteca Nicanor Parra. Vergara 324, Santiago.
Valor: Entrada liberada y sin inscripción previa.

Posted: 04 Sep 2016 01:21 PM PDT

Ilustración artística de dos exoplanetas rocosos transitando la estrella del sistema TRAPPIST-1. Crédito: NASA, ESA y G. Bacon (STScI).
La Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Andrés Bello (UNAB) junto a la Embajada de Japón, organizan el ciclo de charlas “Astronomía Terrestre y Espacial”.
En esta oportunidad, la Dra. Bárbara Rojas, docente del Departamento de Ciencias Físicas de la UNAB, realizará una interesante presentación llamada “Las estrellas más pequeñas del universo” en la que nos hablará sobre los astros más pequeños, esos que muchas veces no logramos ver cuando miramos al cielo, pero que podrían ser la mejor oportunidad para encontrar una segunda Tierra.
Cuándo: Martes 6 de septiembre de 2016 a las 19:30 h.
Dónde: Auditorio C6, Facultad de Economía y Negocios (Campus Casona de Las Condes) de la UNAB. Fernández Concha 700.
Valor: Entrada liberada, previa inscripción.
Posted: 29 Aug 2016 08:00 AM PDT


Ilustración artística de una de las naves STEREO y una eyección de masa coronal. Crédito: NASA.
El 21 de agosto, la NASA restableció el contacto con una de las naves de la misión STEREO (Solar Terrestrial Relations Observatory) después que las comunicaciones se perdieran el 1 de octubre de 2014 con la nave apodada STEREO-B.
Durante 22 meses, el equipo de la misión STEREO trabajó para intentar contactar con la sonda. Más recientemente, se intentó recuperarla usando la Red de Espacio Profundo (DSN), que rastrea y se comunica con las misiones a través del espacio.
La DSN logró un enlace con STEREO-B el 21 de agosto de 2016. La señal recibida fue monitoreada durante varias horas para determinar la actitud (u orientación) de la sonda y luego su transmisor de alto voltaje fue apagado para ahorrar energía. Ahora, se planea volver a recuperar el contacto para evaluar la salud del observatorio, restablecer el control de actitud y evaluar todos los subsistemas e instrumentos.
Las comunicaciones con STEREO-B se perdieron durante una prueba del temporizador de pérdida de comando de la sonda, un reinicio que se desencadena después que la nave no se comunica con tierra durante 72 horas. El equipo de STEREO probaba esta función como preparación para lo que se conoce como conjunción solar, es decir, cuando la línea de visión desde STEREO-B a la Tierra –y, por lo tanto, la comunicación– es bloqueada por el Sol.
STEREO-A sigue trabajando con normalidad.
Fuente: NASA
Posted: 01 Sep 2016 08:00 AM PDT
El radiotelescopio RATAN-600. Crédito: nat-geo.ru
HD 164595, un sistema solar unos pocos millones de años más viejo que el Sol, pero con una estrella de tamaño y brillo comparables, es la supuesta fuente de una señal encontrada con el radiotelescopio RATAN-600 en Zelenchukskaya, en el norte de las montañas del Cáucaso, en Rusia. Se sabe que este sistema posee un planeta, un mundo del tamaño de Neptuno en una órbita tan pequeña que lo hace poco atractivo para la vida. Sin embargo, podría haber otros planetas en este sistema que aún no han sido descubiertos.
¿Podría ser una transmisión de una sociedad tecnológicamente avanzada? En este punto, solo podemos considerar lo que conocemos hasta ahora. Esta es una historia técnica, por supuesto.
Primero, la señal detectada ¿procede realmente desde la dirección de HD 164595? RATAN-600 tiene un diseño inusual (un anillo en la tierra de 577 metros de diámetro), y tiene una “forma de haz” también inusual (la región del cielo a la que es sensible). En la longitud de onda de la señal detectada, 2,7 cm –equivalente a la frecuencia de 11 GHz–, el haz es de unos 20 arcosegundos por 2 arcominutos. En otras palabras, es una zona muy alargada en la dirección norte-sur.
La región desde la que parece venir la señal concuerda con la dirección este-oeste (la parte estrecha del haz) con las coordenadas de HD 165695 en el cielo, así que esa es la base de la suposición de los descubridores de que probablemente la señal viene del sistema estelar. Pero, por supuesto, no es necesariamente el caso.
En segundo lugar está la cuestión de las características de la señal misma. Las observaciones fueron hechas con un receptor de un ancho de banda de 1 GHz. Eso es mil millones de veces más amplio que los anchos de banda usados tradicionalmente por SETI, y es 200 veces más ancho que una señal de televisión. La fuerza de la señal fue 0,75 Janskys o, dicho de otra manera, una señal “débil”. Pero, ¿fue débil solo debido a la distancia de HD 164595? Tal vez era débil porque la señal fue “diluida” por el gran ancho de banda del receptor ruso. Al igual que se vuelve difícil identificar individualmente los muchos ingredientes de un plato, un receptor de gran ancho de banda puede “diluir” la fuerza de señales de banda estrecha relativamente fuertes.
Ahora, observemos que podemos usar la fuerza de la señal recibida para calcular cuán potente debería ser un transmisor extraterrestre en cualquier lugar cerca de HD 164595. Hay dos casos interesantes:
1.   La supuesta civilización extraterrestre decidió transmitir en todas direcciones. En este caso, la potencia necesaria es 1020 watts, o 100 trillones de watts. Eso es cientos de veces más energía que toda la luz solar recibida por la Tierra, y obviamente requerirían fuentes de energía mucho mejores que cualquiera de las que tenemos.
2.   Apuntaron su transmisión hacia nosotros. Esto reducirá la energía necesaria, pero incluso si usaran una antena del tamaño de la de Arecibo (305 metros de diámetro), necesitarían más de un billón de watts, que es comparable al consumo total de energía de toda la humanidad.
Ambos escenarios requieren un esfuerzo mucho más allá de lo que nosotros mismos podríamos hacer, y es difícil entender por qué alguien querría apuntar al Sistema Solar con una señal tan fuerte. Este sistema estelar está tan lejos que si ellos existieran aún no han captado ninguna señal de TV ni de radar que pudiera revelar que estamos aquí.
Seguimiento
La probabilidad de que sea realmente una señal de seres extraterrestres no es muy alta y, aparentemente, los mismos descubridores dudan de que se hayan topado con otra civilización. Sin embargo, se debe investigar todas las posibilidades razonables, dada la importancia del tema.
En consecuencia, el Allen Telescope Array (ATA) apuntó en la dirección de HD 164595 desde el 28 de agosto. Según los científicos de SETI Jon Richards y Gerry Harp, hasta ahora no se ha detectado ninguna señal en la gran región del cielo cubierta por ATA.
No obstante, todavía no se ha cubierto el rango completo de frecuencias en que la señal podría localizarse, si es de un ancho de banda más estrecho que el receptor ruso de 1 GHz. Una nueva detección de la señal provocaría que las comunidades SETI y de radioastronomía realizaran inmediatamente más observaciones de seguimiento.
Algo particularmente notable acerca de este descubrimiento es el hecho de que la señal fue observada aparentemente en mayo de 2015 (al parecer fue la única vez en 39 intentos en que vieron esta señal). Los descubridores no alertaron de este hallazgo a la comunidad SETI hasta ahora, algo que no es esperable ya que en la práctica y según los protocolos, si una señal parece ser intencionada y tener un origen extraterrestre, una de las primeras cosas por hacer es conseguir que otros intenten confirmar las observaciones. Eso no fue hecho en este caso.
Entonces, ¿cuál es la conclusión? ¿Podría ser otra civilización enviando una señal en nuestra dirección? Sin embargo, hay muchas otras explicaciones posibles para la señal, incluyendo interferencias terrestres. Sin una confirmación de esta señal, solo podemos decir que es interesante.
Posted: 02 Sep 2016 08:00 AM PDT

Imágenes en rayos X del remanente de la supernova RCW103, con el magnetar brillante en el centro. Izquierda: datos de observaciones entre 2011 y 2015. Derecha: datos de la erupción de 2016. Crédito: CSIC.
Un estudio liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha identificado el púlsar más lento detectado hasta el momento. Se trata de un magnetar atrapado en los remanentes de una supernova brillante (denominada RCW103), que explotó hace unos 2.000 años y se encuentra a unos 9.000 años-luz de la Tierra.
Los magnetares son estrellas de neutrones que poseen campos magnéticos muy intensos, unas 1.000 veces más que los radio púlsares, cuya intensidad es, a su vez, mil billones de veces mayor que la del Sol. Nacidas de las explosiones de supernovas, las estrellas de neutrones se caracterizan por rotar a gran velocidad y tener una masa un poco mayor que la del Sol pero concentrada en un radio de unos 10 kilómetros aproximadamente.
Su edad se determina a partir de la velocidad de rotación, ya que a medida que evolucionan van girando más lentamente, o a partir de la edad del remanente de sus supernovas, en caso de que sea detectable. “La peculiar periodicidad en la emisión de rayos X de este objeto, estimado en 6,4 horas, se debe a su periodo de rotación, que es excepcionalmente lento”, explica Nanda Rea, investigadora del CSIC en el Instituto de Ciencias del Espacio, de Barcelona.
Confirmación como magnetar
La confirmación de este púlsar como magnetar ha sido posible gracias a la observación, el 22 de junio de 2016, de una erupción en banda X muy potente, típica de los magnetares, causada por la inestabilidad de sus enormes campos magnéticos. Esos datos han sido confirmados gracias a la observación mensual obtenida durante 10 años por el telescopio espacial Swift y, desde mediados de 2016, también de los telescopios espaciales Chandra y NuSTAR, que han podido caracterizar el espectro de emisión X de esta fuente antes y después de la erupción.
“Este descubrimiento desvela también importante información acerca de los mecanismos de ralentización que han podido afectar a esta estrella de neutrones desde su nacimiento para que ahora, con sólo 2.000 años de edad, presente una rotación tan lenta. Posiblemente se deba a la presencia de material acumulado alrededor del púlsar tras la explosión de la supernova. Lo que aún no tenemos claro es si ese material continúa allí en forma de disco o, por el contrario, desapareció poco después de la explosión”, añade Rea.
El estudio “Magnetar-like activity from the central compact object in the SNR RCW103” fue publicado en la edición del 1 de septiembre de 2016 de The Astrophysical Journal Letters.
Fuente: SINC

Publicar un comentario