jueves, 15 de septiembre de 2016

EE.UU. autoriza a primera compañía privada para ir a la Luna

EE.UU. autoriza a primera compañía privada para ir a la Luna
9 / 26
La Tercera
Hace 7 horas
Los rumores surgieron a comienzos de junio, cuando se publicó que el gobierno estadounidense estaba a punto de liberar su autorización para que una compañía espacial privada pudiera viajar, de forma independiente, a la Luna, convirtiéndose en la primera en lograrlo. Este miércoles, tras más de un año de trabajo, el permiso fue oficializado y Moon Express podrá hacer su alunizaje a fines de 2017.

“El permiso es para dejar la órbita, ir a la Luna y explorarla y al hacerlo estamos respetando los tratados internacionales. Iremos por nuestro propio propósito comercial, no vamos a interferir con ninguna misión estadounidense o de otro país, también respetaremos las reglas internacionales de protección del territorio, lo que significa que vamos a seguir estándares internacionales de exploración de la Luna”, cuenta Bob Richards, CEO y cofundador de Moon Express, a La Tercera.
“Lo que hace esto tan especial es que es la primera vez que el permiso ha sido pedido y dado a una compañía privada, sienta un precedente para todas las otras actividades espaciales comerciales que sucederán en el futuro”, sostiene.
Uno de los desafíos de la solicitud, cuenta Richards, fue la creación de un marco regulatorio para permitir la actividad, pues no existía. “Fuimos muy cuidadosos, con muchas leyes federales en el gobierno estadounidense, para llegar a este marco, que pueda satisfacer nuestras necesidades como compañía privada y también ayudar a EE.UU. a cumplir con los tratados internacionales con otros países”.
Desde su fundación en 2010, Moon Express, una startup liderada por Richards –ex Nasa-, ha invertido cerca de 30 millones de dólares en sus actividades, su idea es convertir esto es un negocio e ir a la Luna, con distintos propósitos, todos los años.
Su lander, con el que también están compitiendo en el Google Lunar X Prize, ya ha pasado varias pruebas y está siendo optimizado para su lanzamiento. En tanto, el cohete que utilizarán –Electron, de la también startup Rocket Lab-, aún no ha volado, prueba que debería pasar en los próximos dos meses, en Nueva Zelanda.
El financiamiento, desarrollar la tecnología y el marco legal fueron los principales desafíos de su negocio, dice Richards. “Como compañía startup tomamos desafíos que sólo podían ser alcanzados con superpoderes. Alunizar, sólo EE.UU. y China lo han logrado. Como toda compañía startup, en particular de exploración espacial, el principal desafío es siempre el financiamiento, encontrar financiamiento privado que nos impulsara a lo que somos ahora. A un año de ir a la Luna”, dice.
Ganar la competencia de Google es también parte de nuestros objetivos, para ello, cuando estén en la Luna deberán recorrer 500 metros y poder transmitir un video e imágenes en alta definición.

Después de la Luna, dicen, no hay límites para seguir recorriendo el Sistema Solar, pero sólo con robots. “No estamos involucrados con exploración con humanos, es una magnitud de inversión completamente diferente. La exploración robótica es de lo que se trata Moon Express y sí hemos mirado diferentes destinos, una vez que seamos capaces de ir la Luna podemos ir básicamente a cualquier parte en el Sistema Solar. Depende de lo que sea el negocio, porque somos un negocio, necesitamos hacer ganancias, hacer cosas comerciales, pero tenemos la capacidad de ir a otros destinos. Vemos la Luna como el más obvio objetivo de corto plazo, pero podemos usar la Luna como paso para Marte, asteroides y otros lugares en el Sistema Solar”.
Publicar un comentario