jueves, 6 de octubre de 2016

Acantilados cometarios: el adiós de la sonda Rosetta.

··· LA IMAGEN DE LA SEMANA ···


Acantilados cometarios: el adiós de la sonda Rosetta.

Después de orbitar al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko
por 786 días,
la sonda Rosetta ha producido un impacto controlado
contra su superficie,
el cual fue confirmado por la pérdida de la señal a las 11:19 GMT
del 30 de septiembre de 2016.
Una de las imágenes tomadas durante el descenso, nos muestra
estos escarpados acantilados de la región de Maˊat,
en el lóbulo pequeño, cuando la nave espacial
se encontraba a unos 16 kilómetros de la superficie del cometa.
El descenso de Rosetta al cometa puso fin a la fase
operativa de una inspiradora misión de
exploración espacial. Rosetta desplegó un
módulo de aterrizaje – la sonda Philae
en la superficie de uno de los mundos
primordiales del Sistema Solar y fue testigo
de primera mano de los cambios que se
producen en un cometa cuando se someten
a la creciente intensidad de la radiación del Sol.
La decisión de finalizar la misión se debió a que en su órbita,
el cometa se encuentra más allá de la órbita de Júpiter,
haciendo que la luz solar sea insuficiente para producir
la energía eléctrica que mantenga activa a la
sonda espacial. Adicionalmente, la línea de vista al
cometa desde la Tierra, se iba acercando más
a la posición del Sol, haciendo muy difícil el
establecimiento de las comunicaciones.

Crédito de la imagen: ESA, Rosetta, MPS, OSIRIS;
UPD /LAM /IAA /SSO /INTA /UPM/ DASP/ IDA.

Publicar un comentario