jueves, 6 de octubre de 2016

ASTRO-NOTICIAS 06-10-16








 Finalizó la misión Rosetta.
30 de septiembre de 2016.
 La histórica misión Rosetta de la ESA ha concluido según lo previsto, con el impacto controlado sobre el cometa, que había estado investigando durante más de dos años.
Lugar de aterrizaje cometa. Crédito: ESA / Rosetta / MPS para OSIRIS equipo MPS / UPD / LAM / IAA / SSO / INTA / UPM / DASP / IDA.
 La confirmación del fin de la misión llegó al centro de control de la ESA en Darmstadt, Alemania a las 11:19 GMT con la pérdida de la señal de la sonda Rosetta debido al choque.
 Los controladores de la sonda Rosetta llevaron a cabo su última maniobra, la noche anterior a las 20:50 GMT, poniendo la sonda en curso de colisión con el cometa desde una altura de unos 19 km. Rosetta se orientó a la región de Maˊat en el lóbulo pequeño del cometa 67P /Churyumov-Gerasimenko, cerca de una región de pozos activos.
 El descenso de Rosetta dio la oportunidad de estudiar el gas del cometa, el polvo y el entorno de plasma muy cerca de su superficie, así como tomar imágenes de muy alta resolución.
 Los pozos son de particular interés, ya que juegan un papel importante en la actividad del cometa. También proporcionan una ventana única en sus bloques de construcción interna.
  La información recogida durante el descenso hacia la superficie, fue remitida a la Tierra antes del impacto. Es ahora ya no es posible comunicarse con la nave espacial.
"Rosetta ha entrado en los libros de historia, una vez más", expresó el director general de la Agencia Espacial Europea, ESA, Johann-Dietrich Wörner. "Hoy celebramos el éxito de esta misión, que superó nuestras expectativas y sueños, y nos entrega el legado de haber sido “los primeros” en los cometas.
Más información en:


Pronóstico de tormentas solares podría evitar desastre energético.
30 de septiembre de 2016.

A partir de la próxima semana, las previsiones de los efectos de las tormentas solares por primera vez ayudarán a proteger la red eléctrica y los satélites de comunicaciones regionales, gracias a una nueva herramienta desarrollada por investigadores de la Universidad de Michigan (UM) y la Universidad Rice.
Las tormentas solares son flujos de partículas ionizadas y campos electromagnéticos emanados de nuestro Sol. Estos flujos energéticos afectan el campo magnético del planeta alterándolo y esto puede enviar corrientes perjudiciales a las líneas de energía, obstaculizando las operaciones y poniendo el sistema. Estos flujos de energía también pueden dañar los satélites.
Hoy en día, los científicos saben que cuando una tormenta se dirige hacia nosotros, es imposible predecir qué región de la Tierra será más afectada. Así, las empresas de servicios públicos y los operadores de satélites no siempre pueden limitar los daños a sus sistemas mediante el corte de componentes clave.
Eso cambiará el 1 de octubre, cuando el Centro de Predicción del Clima Espacial de la de Administración Oceánica y Atmosférica Nacional (NOAA) comience a utilizar un nuevo modelo de pronóstico geoespacial que puede dar datos únicos de cada parcela de 350 millas cuadradas en la Tierra, y hasta 45 minutos antes del arribo de una tormenta solar.
Con esta herramienta los servicios públicos de generadores y proveedores de energía, así como las agencias espaciales públicas y privadas, por primera vez contaran con un pronóstico regionalizado sobre los efectos del clima espacial.
Aún cuando en esta era gran evolución energética y despliegue de satélites no hemos sufrido un evento significativo de tormenta geomagnética solar, debemos recordar el Evento Carrington, en septiembre de 1859 que causó interrupciones significativas en los telégrafos – en ese tiempo sólo había cables de telégrafo – los cuales siguieron recibiendo mensajes aún después de ser desconectados e incluso algunos prendieron fuego al papel.
Un evento similar o más intenso que el Carrington podría ocasionar fallas eléctricas que durarían meses o más, ya que podría tomar mucho tiempo para reemplazar los transformadores eléctricos dañados. Eso es mucho tiempo en las sociedades que dependen de la electricidad para los elementos esenciales como la comida, el calor, el agua y la comunicación.
Más información en:


Descubierta una pieza perdida en la formación galáctica.
28 de septiembre de 2016.
Un nuevo estudio muestra que las estrellas de la galaxia enana esferoidal Carina, se formaron en dos eventos. “El primero tomó lugar en toda la extensión de dicha galaxia, para luego –mil millones de años después– desarrollarse un segundo proceso de formación estelar, pero esta vez circunscrito a la zona aledaña al núcleo galáctico”, explica Felipe Santana, autor principal del descubrimiento e investigador postdoctoral del Departamento de Astronomía FCFM de la Universidad de Chile.
Hasta antes de esta investigación la astronomía suponía que era la Vía Láctea, la que encendía la formación estelar de Carina cuando ambas se acercaban, no obstante “nuestras observaciones prueban exactamente lo contrario… la evolución de esta galaxia se debió a procesos internos”, cuenta Ricardo Muñoz, astrónomo del Departamento de Astronomía FCFM U. de Chile.
“Nuestro análisis mostró que después de formarse esta galaxia enana (Carina), empezaron a morir sus primeras estrellas las que explotaron en forma de supernovas, éstas desplegaron una cantidad enorme de energía al medio que las rodeaba. Dicha energía proveniente de supernovas se traspasó al gas que había dentro de la galaxia, el que se calentó y expandió”, continúa Muñoz.
“Al ocurrir este fenómeno, dicho gas no pudo seguir formando estrellas y por tanto la galaxia pasó por un período de más de mil millones de años en que estuvo completamente inactiva. Con el tiempo el gas se enfrió y nuevamente se contrajo cayendo hacia el centro de Carina, formando estrellas por unos 5 mil millones de años más”, aclara el investigador postdoctoral.
El hallazgo entrega una explicación física coincidente con las observaciones a un fenómeno muy relacionado con la formación de las galaxias que rodean la Vía Láctea. “Estos pequeños cuerpos orbitan alrededor de nuestra galaxia igual que como lo hace la Luna con la Tierra. La teoría indica que a partir de este tipo de objetos se formó la Vía Láctea y reconstruyendo el pasado de estas galaxias enanas podemos reconstruir la historia de formación de nuestro propio ambiente”, concluye Santana.
Más información en:


Astrónomo aficionado detecta galaxia difusa en cúmulo Piscis-Perseo.
02 de octubre de 2016.
A una distancia de 250 millones de años luz, en las constelaciones de Piscis y Perseo, se extiende una de las estructuras cósmicas más grandes del Universo, formada por miles de galaxias. En este supercúmulo galáctico, un equipo internacional de científicos que cuenta con la participación de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), ha descubierto uno de los cuerpos más difíciles de localizar del espacio, una galaxia difusa.
Imagen de la galaxia DGSAT I en el cúmulo Piscis-Perseo.
Crédito: David Martínez-Delgado.
   “Tienen un tamaño similar al de nuestra Vía Láctea pero con una luminosidad muy baja, como la que tendrían las galaxias enanas”, explica M. Ángeles Gómez Flechoso, investigadora del departamento de Matemática Aplicada (Bio-matemática) de la UCM y coautora del trabajo, publicado en The Astronomical Journal.
   Se da la circunstancia de que DGSAT I, como han bautizado a la galaxia, fue detectada por un astrónomo amateur, Alessandro Maggi, que utilizó un pequeño telescopio capaz de captar imágenes en alta resolución. Maggi fotografió la galaxia enana Andromeda II y publicó su imagen en internet, aunque no fue consciente de que había descubierto un nuevo objeto. Partiendo de esta fotografía, David Martínez-Delgado, autor principal de la investigación y astrónomo del Instituto Max Planck de Astronomía y de la Universidad de Heidelberg (Alemania), localizó en ella a la débil galaxia y verificó su existencia con herramientas profesionales. “Lo que resulta más interesante de DGSAT I, es que se ha observado en una zona de baja densidad de un cúmulo de galaxias, como es el de Piscis-Perseo. Hasta ahora, las galaxias difusas se habían observado en el cúmulo de Coma, pero en zonas más densas”.
Más información en:


Concretando cómo se formó nuestra galaxia.
28 de septiembre de 2016.  
Valiéndose de los colores para identificar las edades aproximadas de más de 130.000 estrellas en el halo de la Vía Láctea, unos astrónomos han reconstruido, del modo más detallado hasta la fecha, el proceso de formación de nuestra galaxia, hace más de 13.500 millones de años.

Representación de la Vía Láctea.
Imagen: R. Hurt (SSC), JPL-Caltech, NASA.
           Los astrónomos, pertenecientes a la Universidad de Notre Dame en Indiana, Estados Unidos, forman parte del JINA-CEE (por las siglas de Joint Institute for Nuclear Astrophysics ­ Center for the Evolution of the Elements), que tiene su oficina central en la Universidad Estatal de Michigan, Estados Unidos.
           Los nuevos resultados confirman las predicciones de modelos que sugieren que la Vía Láctea se formó mediante la fusión y acreción de pequeños halos que contenían estrellas y gas. En estos modelos, el centro de la galaxia se forma primero y por tanto contiene las estrellas más viejas, mientras que las estrellas jóvenes y las galaxias pequeñas que fueron atraídas por la gravedad más tarde, con el transcurso de los miles de millones de años, se encuentran más lejos del centro.
           Usando datos del SDSS (Sloan Digital Sky Survey), del cual es socio el JINA-CEE, el equipo de la astrofísica Daniela Carollo, profesora del Departamento de Física de la Universidad de Notre Dame, identificó más de 130.000 estrellas en la fase de su vida conocida como rama horizontal, que queman helio en sus núcleos, y exhiben colores diferentes dependiendo de sus edades. Los colores, cuando las estrellas se hallan en esa etapa, están directamente relacionados con la cantidad de tiempo que una estrella ha estado funcionando, así que se puede estimar la edad.
Más información en:


Hubble detecta posibles eyecciones de agua en la luna Europa.
26 de septiembre de 2016.
Astrónomos que usan el telescopio espacial Hubble de la NASA han revelado la información de lo que podrían ser penachos de vapor de agua en la superficie de la luna Europa de Júpiter. Este hallazgo refuerza otras observaciones del Hubble que sugieren la presencia de plumas de vapor de agua de gran altitud en Europa.
Representación artística de los penachos de vapor de agua en Europa.
Crédito: Crédito: NASA, ESA, y G. Bacon (STScI).
La observación aumenta la posibilidad de que las misiones espaciales a Europa puedan ser capaces de probar la existencia de un océano en Europa sin tener que perforar a través de kilómetros de hielo.
"El posible océano en Europa se considera uno de los lugares más prometedores en el Sistema Solar que podrían albergar vida", expresó Geoff Yoder, del Directorio de Misiones Científicas de la NASA. "Estas plumas, si efectivamente existen, pueden aportar una nueva manera de ver  debajo de la superficie de Europa ".
Las plumas se estima que alcanzan los 200 kilómetros de altura, antes de que el material “llueva” de nuevo sobre la superficie de Europa.
Más información en:


Mercurio puede estar tectónicamente activo.
26 de septiembre de 2016.

 Las imágenes obtenidas por la sonda MESSENGER de la NASA muestran características geológicas que indican que Mercurio es probable que todavía se esté contrayendo en la actualidad, lo que lo uniría a la Tierra como un planeta tectónicamente activo en el Sistema Solar.
 Con antelación se habían observado algunas fallas escarpadas en las imágenes tomadas en los últimos 18 meses de la misión. Al acercarse el fin de la misión y planificar su maniobra de colisión programada, las orbitas de la nave espacial hicieron que se redujese la distancia a la superficie, lo que permitió tomar imágenes a resoluciones mayores que las anteriores.
  Thomas Watters y Maria Banks del Instituto Smithsoniano de Ciencias Planetarias analizaron las pequeñas fallas en las imágenes y concluyeron que las mismas, de varios kilómetros de largo y decenas de metros de alto, se deben a los procesos de contracción global de Mercurio debido a las diferencias de temperatura entre su superficie y su interior.
Más información en:


China inaugura el mayor radiotelescopio del mundo.
25 de septiembre de 2016.
China puso en marcha el domingo 25 de septiembre, el radiotelescopio más grande del mundo, sumando un nuevo capítulo en su decidida apuesta por la ciencia y la innovación y por desentrañar los fundamentos que rigen el Universo.
El Telescopio esférico de 500 metros de apertura (FAST, por sus siglas en inglés) celebró su "ceremonia de primera luz", y capturó sus primeras imágenes del Universo.
Después de cinco años de trabajos, el FAST se ha convertido en el mayor radiotelescopio de apertura única del mundo, con un campo de visión casi dos veces más grande que el Arecibo (Puerto Rico), que durante 53 años ocupó el primer puesto de la lista.
Junto a otros complejos e instalaciones científicas que Pekín planea construir en el futuro, este aparato pretende atraer a investigadores internacionales al país, que desde hace unos años está tratando de ponerse a la par de los Estados Unidos en la generación de descubrimientos.
Con un área que cubre aproximadamente 30 campos de fútbol y un diámetro de 500 metros, "será un muy buen telescopio para el estudio de algunas áreas de la astronomía, especialmente para el de los púlsares y la distribución de las galaxias en el Universo local", señaló Donald Campbell, profesor de astronomía de la Universidad de Cornell y ex director del Observatorio de Arecibo. A su juicio, este gigantesco ojo cósmico conseguirá "contribuciones significativas" para la comprensión de la estructura y la historia del Universo.
Más información en:

Publicar un comentario