martes, 11 de octubre de 2016

ASTRO-NOTICIAS 13-10-16





21 descubrimientos preliminares de asteroides en la XII Campaña de Búsqueda de Asteroides ALDA-IASC.
09 de octubre de 2016.



    A la fecha (09 de octubre) los equipos participantes en la XII Campaña de Búsqueda de Asteroides (All Venezuela Asteroid Search Campaign) han realizado 21 descubrimientos de nuevos asteroides, los cuales se encuentran en su estadio “preliminar”.

   Estos asteroides han sido confirmados como “nuevos descubrimientos” por el equipo de astrónomos de la universidad Hardin-Simmons, de Texas. Ahora deben ser confirmados por otros observatorios, para que su status pase a “descubrimiento provisional” y le sea asignado el código del MPC que contempla año, quincena y día del descubrimiento.

       La discriminación de estos hallazgos es la siguiente:

1.       Equipo del GEIAF: 7 descubrimientos.
2.      Equipo del COAT: 3 descubrimientos.
3.      Equipo de la UNY: 3 descubrimientos.
4.      Equipo de la UFT: 2 descubrimientos.
5.      Equipo B de ALDA: 2 descubrimientos.
6.      Equipo de CECAM: 2 descubrimientos.
7.      Equipo de ALDA – Pavia: 1 descubrimiento.
8.     Equipo del CAC: 1 descubrimiento.

Más información en:




El Curiosity sigue ascendiendo una montaña en Marte.
07 de octubre de 2016.



Después de recoger polvo de roca en uno de los paisajes marcianos más espectaculares de entre todos los visitados por el Curiosity desde su llegada al Planeta Rojo en 2012, este robot de la NASA está moviéndose hacia otros sitios a explorar, situados más arriba.
                   Los citados destinos incluyen una cresta cubierta con material rico en el mineral hematita, con óxido de hierro, situada a 2,5 kilómetros por delante, y más allá un afloramiento de lecho de roca rica en arcillas.
                   Estos son los puntos de exploración de mayor interés en el Monte Sharp, donde el Curiosity está investigando posibles evidencias de antiguos entornos ricos en agua, muy distintos a los de la actual superficie marciana. El Curiosity obtuvo el citado polvo de roca taladrando esta. Introdujo parte de la muestra en su laboratorio interno para analizarla.
                   Este punto de perforación (el decimocuarto del Curiosity) es una capa geológica de unos 180 metros de grosor, llamada Formación Murray. En el momento de escribir estas líneas, el Curiosity ha escalado hasta casi la mitad del grosor de esta estructura geológica, y ha encontrado que se formó principalmente a partir de fango que se acumuló en el fondo de antiguos lagos.
                   Un terreno rico en hematita y otro rico en arcilla, ambos por encima de la Formación Murray, se identificaron a partir de observaciones desde la órbita marciana, antes del aterrizaje del Curiosity. La información sobre su composición, procedente del espectrómetro CRIS (Compact Reconnaissance Imaging Spectrometer) a bordo del MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) de la NASA, los hizo muy prioritarios como puntos a visitar por el robot. Tanto la hematita como la arcilla se forman habitualmente en entornos húmedos.

Panorámica de un sector de la zona que el Curiosity ha estado explorando últimamente. (Foto: NASA/JPL-Caltech/MSSS)
                   Otro hallazgo reciente del Curiosity es que la química de los minerales en la superficie de Marte contribuyó dinámicamente a la constitución de su atmósfera con el paso del tiempo. Es otra pista que indica que la historia de la atmósfera del Planeta Rojo es más compleja de lo creído.

Más información en:



Confirmada presencia humana en el sur de Argentina hace 14.000 años.
07 de octubre de 2016.



 El sitio arqueológico se llama Arroyo Seco 2 y está ubicado dentro del partido bonaerense de Tres Arroyos (Argentina). Descubierto por aficionados en la década de ’70, ha sido cuna de algunos de los hallazgos más pretéritos de la región, pasando los 12.500 años. Ahora, el análisis radiocarbónico –que mide las concentraciones del elemento químico carbono 14- de un hueso de caballo y otros materiales confirma un fechado aún más antiguo: 14 mil años.

   “Estoy a cargo de las excavaciones de ese lugar desde hace tres décadas, y si bien no se han encontrado restos humanos de esta antigüedad, este hueso largo de caballo americano extinto tiene marcas muy claras de acción antrópica: una fractura producto de un golpe contra un yunque”, explica Gustavo Politis, investigador superior del CONICET y director del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Paleontológicas del Cuaternario Pampeano (INCUAPA), donde dirige un grupo dedicado al estudio de la región pampeana.
     Si bien el material óseo se encontró hace algunos años, en el marco de este trabajo fue sometido a un método de datación radiocarbónica mediante el uso de un acelerador de partículas en Estados Unidos. “Lo que se analizó de manera muy precisa es el colágeno del hueso, y el resultado indica que vivió hace 14 mil años, lo cual reconfirma la hipótesis de presencia humana ya en ese entonces”, señala Politis, que realizó toda su formación académica en la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata, donde todavía es profesor y además encabeza otro grupo de investigación sobre la arqueología del Delta del Río Paraná.
        Aunque afirma que eso es mucho tiempo para lo que se conocía de ocupación humana en esta parte del planeta, reconoce que a esta altura no es algo insospechado. “Primero, porque ya habíamos encontrado otras piezas de esa antigüedad, específicamente restos de un megaterio, un perezoso gigante que habitó América durante ese período”, enumera Politis, y continúa: “Y en segundo lugar, por el antecedente de Monte Verde, un sitio arqueológico chileno aproximadamente de la misma antigüedad y que se estudia hace 30 años”.

Más información en:



Los riesgos de aterrizar en Marte.
06 de octubre de 2016.



Marte lleva años maravillándonos y sirviendo de inspiración tanto para la especulación científica como para la imaginación literaria.
Desde los albores de la era espacial, los países líderes en la exploración del cosmos han intentando aprovechar las últimas tecnologías para desvelar los misterios de Marte, observando el planeta desde las alturas y enviando robots a su polvorienta superficie.
Desde principios de los años sesenta del siglo pasado, se han enviado más de 40 misiones al Planeta Rojo. Siguiendo la secuencia habitual de complejidad creciente, los primeros intentos de estudiar el planeta consistieron en sobrevuelos relativamente sencillos y muy breves. Después llegaron los satélites, con instrumentos más sofisticados para cartografiar la totalidad del planeta y caracterizar sus distintos paisajes.
El primer intento de enviar una sonda a la atmósfera de Marte tuvo lugar en noviembre de 1962, pero la nave soviética, denominada Sputnik 24, no consiguió salir de la órbita terrestre. Si hubiera llegado a Marte, habría impactado en su superficie a alta velocidad: durante su diseño se asumió que la atmósfera era más densa de lo que después resultó ser.
Otros intentos posteriores por parte de la Unión Soviética, en 1971 y 1973, también acabaron en fracaso (o en éxito parcial): la sonda Mars 2 se estrelló contra la superficie de Marte tras entrar en su atmósfera en un ángulo demasiado inclinado, mientras que Mars 3 obtuvo 20 segundos de datos de la superficie antes de perecer. Mars 6 consiguió algunos datos de utilidad durante su entrada en la atmósfera marciana y su descenso en 1974, pero la señal se perdió justo antes del aterrizaje. Por su parte, Mars 7 se desvió del planeta unos 1.300 km debido a problemas electrónicos que le impidieron adquirir la trayectoria correcta.
Hubo que esperar a la llegada de las sondas estadounidenses Viking 1 el 20 de julio de 1976 y de Viking 2 el 3 de septiembre de ese mismo año para lograr aterrizar con éxito en el Planeta Rojo. Desde entonces, se han producido otros cinco aterrizajes exitosos en Marte, todos ellos con naves estadounidenses, además de varios intentos fallidos. Con el lanzamiento de ExoMars 2016, la ESA ahora quiere sumarse a la NASA y convertirse la segunda potencia espacial en enviar un módulo de aterrizaje y completar con éxito una misión sobre la superficie del Planeta Rojo.
Para minimizar las probabilidades de fallo catastrófico, los ingenieros espaciales invierten mucho tiempo en garantizar que su vehículo de alta tecnología complete el proceso de entrada en la atmósfera y descenso de forma segura, culminando con el correcto aterrizaje.

Más información en:




¿Qué tan rápido se está expandiendo el Universo?
06 de octubre de 2016.



Bajo el título "A 2.4% Determination of the Local Value of the Hubble Constant", investigadores de la Universidad Johns Hopkins (EE.UU.) liderados por el premio Nobel, Adam Riess, presentarán en la revista ‘The Astrophysical Journal’ los resultados de mediciones sobre la velocidad de expansión del Universo realizadas con el telescopio espacial Hubble que revelaron que esta sería entre un 5 y un 9% más rápida de lo esperado.
Las cifras, aseguran desde el equipo investigador, tienen su fundamento en innovadoras técnicas que mejoraron la precisión y redujeron la incertidumbre a un 2,4%. Sin embargo, estos números contrastan con los de mediciones de luminiscencia residual realizadas por el Wilkinson Microwave Anisotropy Probe (WMAP) de la NASA  y las predicciones del satélite Planck de la Agencia Espacial Europea, que son 5 y 9% más pequeñas.
Esto representaría un problema, explica Adam Riess en un artículo del Science Daily, porque "si sabemos las cantidades iniciales de materia en el Universo, como la energía y la materia oscura y tenemos la física correcta, entonces se puede pasar de una medición poco después del Big Bang y usar ese conocimiento para predecir la velocidad de expansión del Universo hoy. Sin embargo, si la discrepancia se mantiene quizás es porque no tenemos un entendimiento cabal de la Física involucrada y esto cambia lo grande que la constante de Hubble debería ser hoy".

Más información en:



Una “aspiradora” cósmica revela la presencia de estrellas ocultas.
05 de octubre de 2016.


  En esta nueva imagen de la nebulosa Messier 78, las estrellas jóvenes proyectan un velo azulado sobre su entorno mientras que incipientes estrellas rojas, envueltas en sus “caparazones” de polvo cósmico, echan un vistazo al exterior. A nuestros ojos, la mayoría de estas estrellas se esconde tras el polvo, pero el telescopio de sondeo VISTA (Visible and Infrared Survey Telescope for Astronomy) de ESO, ve la luz del infrarrojo cercano, que pasa a través del polvo. El telescopio es como un gigantesco aspirador de polvo que permite a los astrónomos penetrar en las profundidades del entorno estelar.

   Messier 78, o M78, es un ejemplo bien estudiado de nebulosa de reflexión. Está situada, aproximadamente, a 1.600 años luz, en la constelación de Orión (el cazador), justo a la izquierda y por encima de las tres estrellas que conforman el cinturón de esta emblemática referencia celeste. En esta imagen, Messier 78 es la bruma azulada del centro; la otra nebulosa de reflexión que vemos a la derecha se llama NGC 2071. El astrónomo francés Pierre Méchain descubrió Messier 78 en 1780. Sin embargo, hoy es más conocida por ser la entrada nº 78 del catálogo del astrónomo francés Charles Messier, agregada en diciembre de 1780.

            Cuando la observamos con instrumentos de luz visible, como el WFI (Wide Field Imager) de ESO (instalado en el Observatorio La Silla), Messier 78 aparece como una extensión de brillante luz azul rodeada por rastros oscuros. El polvo cósmico refleja y dispersa la luz procedente de las estrellas jóvenes y azuladas que se encuentran en el corazón de Messier 78, por eso es conocida como una nebulosa de reflexión.

   Esos rastros oscuros son espesas nubes de polvo que bloquean la luz visible originada detrás de ellas. Estas regiones densas y frías son lugares privilegiados para la formación de nuevas estrellas. Cuando observamos a Messier 78 y a sus vecinas en el rango submilimétrico de la luz (que se encuentra entre las ondas de radio y la luz infrarroja) por ejemplo, con el telescopio APEX (Atacama Pathfinder Experiment), este rango revela el resplandor de los granos de polvo en burbujas que están tan solo un poco más calientes que su entorno, extremadamente frío. Finalmente, en esas burbujas nacerán nuevas estrellas a medida que la gravedad haga que se contraigan y se calienten.

            Entre la luz visible y la luz submilimétrica se encuentra la parte infrarroja del espectro, donde el telescopio de sondeo en el infrarrojo y el visible VISTA (Visible and Infrared Survey Telescope for Astronomy) proporciona a los astrónomos información crucial. Más allá de los polvorientos reflejos y a través de las zonas donde la presencia de material es menos abundante, VISTA puede ver las fuentes luminosas estelares que hay dentro de Messier 78. En el centro de esta imagen, dos estrellas azules supergigantes, llamadas HD 38563A y HD 38563B, brillan intensamente. Hacia la derecha de la imagen también puede verse la estrella supergigante HD 290861, que ilumina a NGC 2071.

  Además de estrellas grandes, azules y calientes, VISTA también puede ver muchas estrellas que están empezando a formarse en el polvo cósmico esparcido por esta región: esta imagen lo muestra claramente en sus colores rojizos y amarillos. Estas coloridas estrellas incipientes pueden encontrarse en las bandas de polvo que hay alrededor de NGC 2071 y por el sendero de polvo que se mueve hacia la izquierda de la imagen. Algunas de ellas son estrellas T Tauri. Aunque son relativamente brillantes, aún no tienen la temperatura suficiente como para iniciar reacciones de fusión nuclear. En varias decenas de millones de años, completarán el proceso y pasarán a la etapa infantil, ocupando su lugar junto a sus hermanos estelares e iluminando la región de Messier 78.

Más información en:



Dione puede ser el tercer satélite en el Sistema Solar con océano subterráneo.
04 de octubre de 2016.

La luna de Saturno, Dione, se ha unido a la creciente lista de cuerpos acuosos en nuestro Sistema Solar.

            Los datos de la sonda Cassini de la NASA indican que existe un océano líquido a unos 34 kilómetros por debajo de la helada superficie de la luna. Esto significa que su interior es similar a otras dos lunas de Saturno, Titán y Encelado, ambas con vastos océanos debajo de una fina capa de hielo. Dione es diferente en al menos un aspecto: los datos indican que el océano se encuentra mucho más profundo.



Dione revela su pasado a través de contrastes en esta vista de la nave espacial Cassini.
Crédito: NASA / JPL-Caltech / Space Science Institute.

            Los investigadores basaron su análisis en las mediciones de la gravedad tomadas por la nave espacial Cassini mientras volaba por Dione, el seguimiento de los cambios sutiles en la trayectoria de la nave debido a la atracción gravitatoria de la luna. Métodos similares se han usado antes, pero siempre los datos parecen indicar que Dione no tenía tal océano subterráneo. Los nuevos datos, combinados con una revisión del modelo de la forma en la corteza de la luna, han modificado el modelo de la misma.

            Los investigadores también proponen una nueva comprensión de Encelado. Océano y géiseres de la luna han ganado mucha atención, pero ha sido asumido que el agua de Encelado estaría atrapada bajo la superficie. Basado en el nuevo modelo y la libración de Encelado - relativamente grandes oscilaciones hacia atrás y hacia adelante durante su órbita - los datos indican que el océano de la Luna está a sólo unos pocos kilómetros debajo de la superficie. Esto también ayudaría a explicar la presencia de esos géiseres.

Más información en:




Nueva teoría sobre el origen de la vida en la Tierra.
02 de octubre de 2016.
   


Científicos del Instituto de Investigación Scripps (TSRI) han puesto en duda la hipótesis del "mundo del ARN", una teoría de cómo las moléculas de ARN evolucionaron para crear las proteínas y el ADN. En cambio, la nueva investigación ofrece evidencia de un mundo donde el ARN y el ADN se desarrollaron simultáneamente.

"Incluso si se cree en un mundo de ARN solamente, hay que creer en algo que existía con el ARN para ayudar a que se moviera hacia adelante," dijo Ramanarayanan Krishnamurthy, profesor asociado de química en el TSRI y autor principal del nuevo estudio. "¿Por qué no pensar en que ARN y ADN nacieron en conjunto, en lugar de tratar de convertir el ARN en ADN por medio de alguna fantástica química en una etapa prebiótica?". El estudio ha sido publicado recientemente en la revista Angewandte Chemie.

Los investigadores han explorado la hipótesis del “mundo de ARN” durante más de 30 años. La idea detrás de esta teoría es que una serie de reacciones químicas condujeron a la formación de moléculas de ARN autorreplicantes. El ARN luego evolucionó para crear proteínas y enzimas que se parecían a las primeras versiones de lo que constituye la vida de hoy. Con el tiempo, estas enzimas ayudaron al ARN a producir ADN, lo que llevó a organismos complejos.

En la superficie, las moléculas de ARN y ADN parecen similares, con la formación de una estructura de ADN de tipo escalera (con pares de nucleobases como peldaños y una columna vertebral de moléculas de azúcar como los lados) y ARN formando lo que se parece a un solo lado de una escalera, según un comunicado de la institución Scripps.

Si la teoría del mundo de ARN es exacta, algunos investigadores creen que no habría habido muchos casos en los que los nucleótidos de ARN se mezclaran con ADN troncales, creando hebras "heterogéneos". Si es estable, estas "quimeras" mezcladas habrían sido un paso intermedio en la transición al ADN.

Más información en:


El 92% de la población mundial vive en ciudades con altos niveles de polución.
27 de septiembre de 2016.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha divulgado un estudio y mapa interactivo de la distribución mundial de la población con datos de los niveles de polución del aire. Los datos revelan que el 92% de la población mundial habita en lugares donde los niveles de polución del aire exceden los límites aceptables y seguros, con partículas suspendidas en el aire que alcanzan los 2,5 micrómetros de diámetro. Otro grupo de ciudades y poblados se le registraron partículas suspendidas de mayor tamaño, hasta los 10 micrómetros. El número de localidades que conviven bajo esta situación supera las 3.000 poblaciones alrededor del mundo. Algunos de los elementos generadores de polución encontrados son: sulfatos, nitratos y carbón incinerado, reconocidos generadores de afecciones respiratorias que se alojan en los pulmones y en el torrente sanguíneo, producen envenenamiento y alto impacto en la salud de los humanos. Estos elementos provienen de actividad industrial no controlada, medios de transporte sin control de las emisiones, incineración no controlada de desechos orgánicos e inorgánicos y tormentas de polvo, entre otros.

                   Las fuentes a partir de las cuales se han obtenido los datos para este estudio parten de imágenes obtenidas a través de satélites, vuelos tripulados y estaciones terrenas ubicadas en zonas urbanas y rurales en más de 3.000 locaciones. El estudio lo ha llevado a cabo la Organización Mundial de la Salud (OMS) en conjunto con la Universidad de Bath (Reino Unido).

                   La recolección de datos históricos junto a los recientemente recogidos, revelan que unas 3.000.000 anuales de muertes están relacionadas de una u otra manera con los niveles alto de polución en el aire. Un análisis de los datos del año 2012 demuestran que el 11.6% de todas las muertes de ese año estuvieron vinculadas con altos niveles de polución en el aire, tanto en el medio ambiente como aguas adentro de industrias, hogares, oficinas, entre otros.

                   La OMS a la par de otras organizaciones no gubernamentales ha iniciado una campaña que busca promocionar mejores prácticas en el uso de combustibles, reciclaje, recolección y tratamiento de desechos, desde una pequeña escala, comenzando desde el ser humano como especie capaz de razonar, como generador y promotor de lo que podría producir un cambio, y lograr al menos una mejoría en la calidad del aire.

Más información en:


Publicar un comentario