miércoles, 26 de octubre de 2016

Colombia busca un espacio en comunidad astronómica

Colombia busca un espacio en comunidad astronómica
Este viernes finaliza el Encuentro Latinoamericano de Astronomía, que se llevó a cabo en Cartagena.
Por:  NICOLÁS BUSTAMANTE |
11:16 a.m. | 7 de octubre de 2016

Foto: Archivo particular
En el país hay un gran interés de aficionados a la astronomía, así como por estudiarla profesionalmente.
135
COMPARTIDOS

Un hombre baja por las escaleras del Centro de Convenciones de Cartagena. Es rubio, tiene el pelo largo y lleva una camiseta con el logotipo de la Nasa que dice 'I need my space', (Necesito mi espacio), en una clara ironía de esa frase que las parejas pueden llegar a decirse cuando uno de los dos es absorbente, intenso.
La frase es un buen resumen del sentimiento que tienen por su profesión los casi 350 astrónomos del continente que llegaron a la capital del Bolívar para participar en la Reunión Latinoamericana de la Unión Astronómica Internacional (Larim, por sus siglas en inglés), que finaliza hoy viernes.
Se trata de una vitrina para la exposición de investigaciones del más alto nivel que desarrollan hoy científicos de este lado del mundo. Algunas conferencias presentadas ayer tuvieron que ver con el proyecto Gaia, con el 'Magnetismo de Sol Silencioso', con la formación de protoplanetas y con otros objetos de la investigación cosmológica y astrofísica.
El evento, organizado por la comunidad dedicada a esta ciencia en Colombia, hace parte del esfuerzo del país para posicionar su lugar dentro de la Unión Astronómica, a la que volvió a ser admitida en agosto del 2015, tras una ausencia de casi 30 años.

Mario Armando Higuera, profesor del Observatorio Astronómico de Bogotá y director del comité organizador del evento, considera que el hecho de que Colombia sea sede por primera vez implica que el país se sitúa dentro de la esfera de la comunidad de astrónomos de la región. "Nos da la oportunidad de presentar nuestros trabajos a la par de otros países ya posicionados como Argentina, Brasil, México y Chile, y permite que Colombia haga parte de las conversaciones sobre astronomía en el mundo", dice Higuera.

Higuera explica que Colombia cuenta con 25 astrónomos, entre investigadores y dedicados a la educación, reconocidos ante la Unión Astronómica, un número medio si se compara con los de los centroamericanos, que, a diferencia de México, aportan uno o dos científicos, y con otros como Brasil y México, que pueden tener hasta 300 astrónomos.
"Estamos a la par de Chile y superamos a Venezuela tanto en el número de profesionales en el área como en el número de artículos internacionales. Hace 10 años ellos eran nuestro referente".

En el país, el Congreso Colombiano de Astronomía (Cocoa) reúne a los astrónomos profesionales y aficionados, y fija la meta de tener más doctores en disciplinas afines y aumentar el impacto y las referencias de las publicaciones que se logren hacer dentro de los próximos 10 años."En todo caso - aclara Higuera-, esto no se trata de hacer escalafones, sino de pensar en la calidad de los aportes y en la formación de talentos, en lo cual, en los últimos 25 años, instituciones como el Observatorio Nacional, la Universidad Nacional, los Andes, la de Antioquia y la Industrial de Santander, han empujado líneas de investigación que llevan a productos finales y tesis de Maestría y doctorado, y a la publicación de artículos".

La mexicana Silvia Torres, presidenta de la Unión Astronómica Internacional, cree que el trabajo astronómico de América Latina ha cobrado gran trascendencia en los últimos años gracias al aporte de países como Chile, que cuenta con telescopios de algunas de las agencias espaciales más importantes, y de Brasil y Argentina, que también han logrado contratos para trabajar con estás.

Sobre las medidas que se deben tomar para acelerar el paso y consolidar el trabajo, Torres señala la necesidad de crear alianzas entre las naciones, sobre todo cuando los proyectos, principalmente los relacionados con la observación con telescopios, son tan costosos.

"Ahora se acostumbra a ser socios de países que tienen estos instrumentos, y otras alternativas, como el trabajo teórico y el de computación; tenemos acceso a grandes bases de datos e información que se comparte, que está disponible para el público y son los astrónomos profesionales los que pueden sacarle todo el jugo", afirma la académica.

Por otra parte, y pese a mostrarse optimista, Jan Tauber, director de la misión Planck, una de las más importantes de la Agencia Espacial Europea, cree que el papel de Colombia en la astronomía internacional no es preponderante. "En Latinoamérica hay países que se han desarrollado muy bien -dice Tauber-, como México, qué tal vez es el caso más antiguo y dónde ha habido una tradición de astronomía muy fuerte. Luego, en un nivel similar están Argentina, Chile y Brasil. Lo que creo es que Colombia está en una etapa de desarrollo y prueba de esto es la cantidad de estudiantes que el país tiene hoy".

El astrofísico Santiago Vargas, coordinador científico del Larim 2016, piensa que apuestas como este evento son claves para consolidar a Colombia en la investigación científica, específicamente en astronomía. "Así no solo mostramos avances en investigación, sino en divulgación y educación, y demostramos que tenemos un potencial superior al de muchos países".

Vargas asevera que parte de ese potencial se debe al interés de aficionados en la astronomía, pues Colombia es uno de los países donde los amantes empíricos de esta ciencia es más numeroso.

"Además, el estudio de la astronomía es fundamental para profundizar los conocimientos del país en otras materias como la matemática, la biología y la geología, entre otras", señala.

La presidenta de la Unión Astronómica agrega que un ejemplo de esto es Corea del Sur, donde la apuesta política del gobierno por la ciencia, y en especial por la astronomía dejó resultados en el desarrollo del país, que lo llevaron a ser lo que es hoy.

"En unos diez años creo que los astrónomos colombianos serán reconocidos internacionalmente y ojalá no tengamos solo una figura, como sucede en el ciclismo, dónde el más conocido es Nairo Quintana. La idea es que la calidad de las investigaciones sea buena y que haya reconocimiento; es lograr que la sociedad entienda que esta no es una ciencia oscurantista, que muchos aún confunden con la astrología, que no es algo nuevo en el país. Debemos recordar que Colombia fue pionera en la región, desde que, en 1803, construyó el Observatorio Nacional, el primero de la region", apunta Higuera.

NICOLÁS BUSTAMANTE
REDACCIÓN VIDA / CIENCIA

Publicar un comentario