lunes, 21 de noviembre de 2016

Descubre cómo el Sol destruirá la Tierra mucho antes de lo que imaginas

Descubre cómo el Sol destruirá la Tierra mucho antes de lo que imaginas
·         Thu, 22/09/2016 - 18:00

Que la Tierra tiene sus días contados es una realidad que no escapa a nadie. Nada es perdurable para siempre y nuestro planeta tampoco. Que hay muchas formas en que esto acabará también es una verdad inmutable. Y que el Sol será el encargado más probable de terminar con este mundo también parece una predicción muy realista.

Por mucho que sigamos vertiendo gases de efecto invernadero a la atmósfera, nos estrellemos con algún gran asteroide o entremos en guerra con una civilización alienígena, el Sol llegará a un momento en que consuma toda su energía nuclear, se expanda y absorba a nuestro mundo. Esto es así, nos guste o no. Ahora bien, ¿Cómo será este apoteósico final?
Secando la Tierra
El Sol quema cada segundo 600 millones de toneladas de hidrógeno y átomos de helio. El día que se sature, comenzará a empequeñecerse y causar fisiones nucleares, lo que le llevará a escupir mucha más energía.
Por cada mil millones de años que el Sol quema hidrógeno, se vuelve un 10 % más brillante. Así pues, poco a poco la Tierra será más cálida y el agua se evaporará, pues en unos 3 mil millones de años y medio nuestro astro rey será un 40 % más brillante.
El estertor del Sol
Dentro de unos 4 o 5 mil millones de años el Sol habrá acabado de consumir todo el hidrógeno y comenzará a quemar helio. Durante los siguientes mil millones de años se estará expandiendo hasta convertirse en gigante roja.
En este proceso, el astro se hará tan grande que se extenderá hasta la órbita de Marte, absorbiendo en el proceso a Mercurio, Venus y la Tierra. Y aunque nuestro mundo escapase de su absorción, el calor y la radiación serían tal que no tendríamos nada que hacer, pues estaríamos excesivamente cerca de la estrella y esto sería un llano seco y estéril.
De gigante roja a enana blanca
Una vez que el Sol ha quemado todo el hidrógeno y el helio de su núcleo, se volverá inestable y comenzará a vibrar. De esta forma se hará una estrella cada vez más fría, pequeña y densa. Es decir, que si algún humano hubiese sobrevivido para entonces, no encontraría calor suficiente en una Tierra no absorbida por la estrella para vivir aquí.
No obstante, si para entonces quedase algún humano vivo en alguna parte del universo, habríamos evolucionado tanto y estaríamos tan lejos de Sistema Solar que todos estos problemas serían nimios. Solo comprobaríamos el estado de la Tierra y el Sol si hubiésemos venido de viaje a ver qué fue de aquel pequeño planeta que dio origen a la vida tal como la conocemos hoy en día.
Fuente: Batanga
PS

Publicar un comentario