viernes, 4 de noviembre de 2016

El gran salto adelante de China: primer lanzamiento del Larga Marcha CZ-5

El gran salto adelante de China: primer lanzamiento del Larga Marcha CZ-5
Hoy China ha dado un paso de gigante que resultará decisivo para el futuro de su programa espacial. Tras casi tres años de retraso ha despegado por primera vez el cohete chino más potente, el Larga Marcha CZ-5. El lanzamiento del CZ-5/YZ-2 (misión Y-1) tuvo lugar desde la rampa 101 del centro espacial de Wenchang el jueves 3 de noviembre de 2016 a las 12:43 UTC. A bordo viajaba el satélite Shijian 17. Este ha sido el 65º lanzamiento orbital de 2016 y el segundo que tiene lugar en el nuevo centro espacial de Wenchang desde su inauguración el pasado junio con el lanzamiento del primer CZ-7.
http://danielmarin.naukas.com/2016/11/03/el-gran-salto-adelante-de-china-primer-lanzamiento-del-larga-marcha-cz-5/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+naukas%2Fdanielmarin+%28Eureka%29

-------------------------------------------------------------------------------
China lanza al espacio su mayor cohete propulsor
3 de noviembre de 2016

El cohete propulsor chino Larga Marcha CZ-5 despega desde el centro de lanzamiento espacial de Wenchang en China, hoy, 3 de noviembre de 2016. EFE
Más
Pekín, 3 nov (EFE).- China lanzó hoy al espacio su nuevo cohete propulsor, el Larga Marcha CZ-5, el de mayor tamaño hasta la fecha y que está llamado a formar parte de la remesa de lanzadores espaciales más potentes nunca antes fabricados por China.
El nuevo cohete despegó a las 20:43 hora local (12:43 GMT) del centro de lanzamiento espacial de Wenchang, en la isla meridional china de Hainan, según publica hoy la agencia oficial Xinhua.
El CZ-5, con el que Pekín confía en poder realizar futuras misiones más ambiciosas en el cosmos que las acometidas hasta ahora, ha sufrido numerosos retrasos en su desarrollo, debido a muchos problemas tecnológicos y de ingeniería, destaca hoy el diario South China Morning Post.
Los Larga Marcha, cohetes propulsores convencionales chinos, han sido utilizados por la segunda economía mundial para llevar al espacio misiones tripuladas y de exploración lunar, entre otras.
De hecho, fue un cohete Larga Marcha-2F el que el pasado 17 de octubre impulsó al espacio a la nave Shenzhou-11 con dos astronautas a bordo, con el objetivo de acoplarse al laboratorio Tiangong-2 y llevar a cabo una misión de 33 días.
Se trata de parte de los preparativos de China con el fin de establecer una estación permanente alrededor de la Tierra hacia 2022.
El CZ-5 es el último miembro de la familia de cohetes Larga Marcha, cuyo primer ejemplar fue lanzado al espacio en 1970.
Además, el programa espacial chino lanzará al espacio en diciembre un nuevo modelo de cohete propulsor, el Kuaizhou-1, que diferirá de los actuales en su bajo coste y rápida instalación, según informó un portavoz de la compañía encargada del proyecto en la Feria Internacional de la Aviación de Zhuhai (sur).
A diferencia de los Larga Marcha, el Kuaizhou-1 podrá ser enviado al cosmos desde plataformas móviles y necesita un tiempo de preparación menor.
Con la exploración espacial convertida en prioridad nacional, este año la potencia asiática acumulará una cifra récord de 20 misiones espaciales, en el marco de un programa que defiende tener fines exclusivamente civiles, ante sospechas de países como EEUU de que persiga objetivos militares.




Publicar un comentario