martes, 8 de noviembre de 2016

LECTURA – De la velocidad

LECTURA – De la velocidad
Carlos Mujica |octubre 11, 2016

El objetivo de esta crónica es develar con hechos naturales, con la experiencia y con testimonios, que la velocidad es exclusiva de la energía y no como se ha venido sosteniendo por mucho tiempo que la luz tiene velocidad.
El Sol, como todas las estrellas del Universo, que producen luz en su atmósfera para su propia iluminación, pero que solamente propaga energía por todo el espacio de todo el sistema planetario al cual pertenece. La energía solar, como toda la energía del Universo, se mueve a la velocidad de 300.000 kilómetros por segundo. La energía que nos llega aquí a la Tierra a razón de la velocidad mencionada, tarda en cubrir la distancia del Sol a la Tierra un poco más de ocho minutos. De modo que este hecho natural confirma que es la energía y no la luz la que se desplaza por el espacio. Otro hecho natural que podemos apreciar visualmente desde nuestro planeta se trata de que el cielo de la noche es oscuro; si el Sol propagara luz y no energía, entonces, el cielo nocturno se exhibiría iluminado. Otro hecho referido también al cielo nocturno es que el cielo de la noche se presenta lleno de puntos de luz. Si el Sol propaga iluminación ¿Cuáles razones se pueden esgrimir para que solamente se vean puntos de luz?
En el sistema solar como en todo el universo cada cuerpo físico, planeta, estrella, satélite está rodeado de una masa gaseosa conocida por nosotros aquí en la Tierra como atmósfera. Para los fines de la crónica, no interesa saber de cuáles gases están compuestas esas atmósferas. En la de la Tierra, prevalece la atmósfera gaseosa del aire. Pues bien, las atmósferas son masas gaseosas; reciben la energía solar y transforman sus moléculas en fotones de luz. De ahí que, en las noches cada cuerpo individualmente mediante la recepción de la energía proveniente del Sol, los planetas del sistema, se iluminan. Y las estrellas mediante el mismo procedimiento emiten su energía que antes de propagarse por el espacio atraviesan por sus atmósferas, como sucede con el Sol, y esto es lo que produce la luminosidad individual de las estrellas, que en el conjunto de puntos de luz en el oscuro cielo de la noche, al igual que en los planetas iluminan sus atmósferas.
Otro testimonio a favor de la energía sostiene Einstein en su teoría de la relatividad al escribir: “la teoría del campo ondulatorio parece que indujo a Maxwell a predecir la existencia de las ondas electromagnéticas, cuya identidad fundamental con las ondas de luz era ya indudable, debido a la igualdad de la propagación de la energía”.
Continuaremos el martes próximo.'
www.elimpulso.com

Publicar un comentario