martes, 29 de noviembre de 2016

Lectura – Energía invasiva

Lectura – Energía invasiva
Carlos Mujica |noviembre 22, 2016

La crónica de hoy se ocupará de una novedad. Novedad que de buenas a primera es inapercibible, pero demostrable. Se trata de explicar cómo se ilumina esa zona intermedia que ocupa la distancia entre la fuente de luz (bombillo, fluorescente) que pende del techo y el piso.
Debemos tomar muy en cuenta que la energía eléctrica después del encendido de la fuente no se detiene; continúa su movilización desde allí a la velocidad conocida de 300.000 Km/s.
Tomaremos como ejemplo el poste de luz de la calle que tiene aproximadamente 10 metros de altura; altura desde la cual pende un bombillo. Y que debido a que la distancia entre el bombillo y el piso de la calle, es mayor que la distancia si se la toma dentro de la casa desde el techo donde pende la fuente hasta el piso. Esto nos permite la facilidad de determinar el tiempo consumido por la energía a la velocidad indicada en cubrir esa distancia de los 10 metros del poste.
El bombillo del poste del alumbrado público se enciende con la llegada de la energía hasta él; pero la energía, como lo dejamos dicho en las primeras líneas de la crónica, no se detiene en el bombillo; se proyecta hacia el piso en una especie de cono de luz que tiene como ápice el bombillos, pero que sobre el piso la propagación luminosa es mucho mayor. Esa distancia entre el bombillo arriba y el piso de la calle está llena de la masa gaseosa del aire atmosférico. Es decir: es atmósfera. La atmósfera se compone de diminutas masitas de partículas con energía propia cada una; la energía que no se detiene en el bombillo allá arriba, en su recorrido invade las partículas de esa atmósfera a tal velocidad, que los 10 metros de recorrido lo cubre en la fantástica fracción de un segundo en una tres cienmillonésimas de segundo. Después de la coma del primer cero, siete ceros más y por último un tres (0,00000003). No es posible que la persistencia de la visión nos permita dirimir el desplazamiento de la energía sobre la masa atmosférica entre el bombillo de arriba y el piso de la calle abajo. En consecuencia, el área iluminada pareciera depender totalmente del bombillo, pero, como se deduce, gran parte de esa iluminación ininterrumpida la produce la energía en la atmósfera que media entre el bombillo y el piso de la calle. La atmósfera que se transforma en luz esta aparentemente quieta, la energía se desplaza por ella transformando sus partículas en fotones de luz.
Esta es la razón lógica por la cual se le atribuye a la luz la velocidad de la energía. La luz, como lo dejamos comprender es puntual.
carlosmujica928@yahoo.com
@carlosmujica928


Publicar un comentario