martes, 8 de noviembre de 2016

NeMO, la próxima sonda marciana de la NASA

NeMO, la próxima sonda marciana de la NASA
7OCT16

Actualmente la NASA mantiene operativas en Marte las sondas Mars Odyssey, MRO (Mars Reconnaisance Orbiter), MAVEN y, en la superficie, los rovers Opportunity y Curiosity. En 2018 está previsto el lanzamiento de la sonda InSight y dos años más tarde le toca el turno al rover Mars 2020. A estas misiones hay que sumar las cápsulas Red Dragon que SpaceX quiere lanzar cada dos años aprovechando las ventanas de lanzamiento al planeta rojo a partir de 2018. Pero, ¿y más allá de 2020? La NASA no ha aprobado ninguna misión en firme, pero quiere lanzar un orbitador a principios de la próxima década. Su nombre provisional, NeMO (Next Mars Orbiter).

Sonda NeMO de la NASA a Marte. En verde destaca la cámara (NASA/JPL).

La NASA lleva años sugiriendo el envío de un orbitador a Marte en la ventana de lanzamiento de 2022. Los motivos son claros: a mediados de la década siguiente es de suponer que tanto Odyssey como MRO ya hayan pasado a mejor vida y MAVEN tendrá más de diez años a sus robóticas espaldas. La agencia necesita orbitadores no solo para observar la superficie, sino también para retransmitir a la Tierra los datos de las sondas de superficie. Por eso una de las propuestas favoritas para esta ventana de lanzamiento era una sonda dedicada casi exclusivamente al envío de datos, pero pronto fue superada por el proyecto de un orbitador que formase parte de una misión de retorno de muestras a la Tierra.
Distintos conceptos estudiados para el orbitador de 2022 de la NASA (NASA).
Finalmente parece que la NASA ha renunciado parcialmente a un objetivo tan ambicioso y ha decidido postergar una vez más la misión de retorno de muestras. NeMO tendrá como misión principal retransmitir datos de las sondas de superficie, sí, pero además será capaz de obtener imágenes en alta resolución —sustituyendo así a la MRO— y no se descarta que participe de alguna manera en una futura misión de retorno de muestras. NeMO debe tener una masa de unos 1250 kg (incluyendo 600 kg de combustible) y dispondrá como instrumento principal de una cámara de 50 kg con una resolución de 30 centímetros por píxel (la misma que la cámara HiRISE de MRO, la más potente que haya orbitado Marte).
Como novedad en una misión marciana, NeMO usará propulsión solar eléctrica (SEP) alimentada por dos paneles solares circulares capaces de generar 20 kilovatios. Tendrá dos motores iónicos NEXT-C y, debido a las características de la propulsión iónica, se insertará en órbita marciana de forma progresiva siguiendo una trayectoria en espiral. De este modo probablemente se aproximará tanto a Deimos como a Fobos, dos objetivos potenciales de misiones tanto tripuladas como de retorno de muestras. La órbita final tendrá una inclinación de entre 75º y 93º, con una altura media de 320 kilómetros. Las diferentes inclinaciones servirían para apoyar distintos objetivos.



Trayectoria espiral de inserción orbital de NeMO. En verde y rojo las órbitas de Deimos y FObos (NASA).
Datos enviados por NeMO al día comparados con la MRO (NASA).
El lanzamiento tendría lugar en julio de 2022 como muy pronto, pero la sonda no llegaría a Marte hasta septiembre de 2023. Su baja masa y el uso de propulsión iónica le permitiría ser lanzada mediante un Atlas V 411 o un Falcon 9, lanzadores relativamente pequeños y baratos. Eso sí, la trayectoria de inserción orbital en espiral provocará que no alcance su órbita científica hasta julio de 2024, dos años después del lanzamiento. Una vez en órbita del planeta rojo NeMO podría enviar entre 50 y 800 GB de datos al día (!). Independientemente de si NeMO formará parte de una misión de retorno de muestras o no, el empleo de propulsión iónica en esta sonda será fundamental para demostrar esta tecnología, fundamental en este tipo de arquitectura.
La NASA no ha decidido aún si NeMO será su próxima misión a Marte, pero en caso de serlo se convertirá en el primer orbitador marciano de la agencia espacial estadounidense para la década que viene.

Proyecto NeMO (NASA).

Publicar un comentario