viernes, 25 de noviembre de 2016

Un fallo en la medición de datos pudo provocar el accidente de Schiaparelli, según la ESA

Un fallo en la medición de datos pudo provocar el accidente de Schiaparelli, según la ESA
NOTICIAS | CIENCIA Y SALUD
Foto: AFP
Jueves, Noviembre 24, 2016

Un fallo en el sistema de medición de la rotación pudo ser el desencadenante del percance del módulo de aterrizaje Schiaparelli, que el pasado 19 de octubre se estrelló en la superficie de Marte, donde iba a realizar pruebas científicas.


En un comunicado, la Agencia Espacial Europea (ESA, siglas en inglés) baraja que "una saturación" de la Unidad de Medición de Inercia (IMU, por sus siglas en inglés) podría estar detrás del fallido aterrizaje de Schiaparelli.

Esa saturación del IMU, que mide la velocidad de rotación del vehículo, "ocurrió poco después de que se desplegase el paracaídas" a la altura prevista de 12 kilómetros.

La saturación provocó que el dispositivo se quedase parado en su medición máxima durante un segundo, "más de lo esperado".

Una vez procesada la información "errónea", se generó una altitud estimada negativa -por debajo del nivel del suelo-, lo que hizo que el paracaídas y el escudo trasero se desprendiese de forma prematura y se produjera "una súbita activación del motor de frenado" como si ya hubiese aterrizado, cuando en realidad estaba aún a una altitud de 3,7 kilómetros.

"Es todavía una conclusión muy preliminar de nuestras investigaciones técnicas", matizó David Parker, director de la ESA especializado en vuelos humanos y exploración robótica.

Según Parker, "solo en 2017 se tendrá una visión más completa", cuando se elabore un informe de un organismo investigador externo.

"De todas formas, hemos aprendido mucho de Schiaparelli. Esta experiencia contribuirá directamente para la segunda misión ExoMars desarrollada junto a nuestros socios internacionales y prevista para 2020", refirió.

A pesar del aterrizaje fallido, la ESA se negó en octubre a tachar de fracaso la misión Exomars -organizada junto a la agencia rusa Roscosmos-, puesto que el satélite ExoMars Orbitador de Gases Traza (OGT) sigue orbitando en torno a Marte listo para realizar observaciones.


Marte es uno de los planetas más explorados desde la década de 1960. Numerosas misiones de Estados Unidos, la antigua Unión Soviética, la India, Japón y Europa han volado hasta Marte, más de 40 en total hasta ahora, aunque muchas han fracasado.

Colaboración EFE

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

La sonda de Exo-Mars se estrelló porque pensó que ya había aterrizado
Un estudio de la Agencia Espacial Europea aclara las causas del fallo de la sonda 'Schiaparelli'
Otros
Imprimir
Simulación de la sonda 'Schiaparelli' sobre Marte. ATLAS-QUALITY
http://elpais.com/elpais/2016/11/25/ciencia/1480065173_985758.html#?id_externo_nwl=newsletter_ciencia20161125
La sonda Schiaparelli transmitió seis megabytes de datos antes de estrellarse contra el suelo de Marte. Ahora, un mes después, el análisis de esa información permite explicar en detalle qué sucedió durante aquellos segundos cuando el éxito parecía al alcance de la mano.
El culpable, según acaba de desvelar un informe de la Agencia Espacial Europea (ESA), fue un equipo llamado Unidad Inercial de Medición (IMU, en sus siglas inglesas). Es un complicado conjunto de giróscopos y acelerómetros que miden el ángulo y la velocidad de la sonda durante el descenso.  Por lo visto, la Schiaparelli, colgando del paracaídas recién abierto, osciló con mucha violencia. Tanta, que los giróscopos de a bordo se saturaron. Sólo durante un segundo, pero cuando se está cayendo hacia Marte, un segundo es una eternidad.
Los sistemas de control de a bordo interpretaron el bloqueo de la unidad inercial como un aviso de que no sólo había llegado al suelo, sino que su altura era, en realidad, negativa. En otras palabras, que estaba bajo tierra.
Los sistemas de control de a bordo interpretaron el bloqueo de la unidad inercial como un aviso de que no sólo había llegado al suelo, sino que su altura era, en realidad, negativa
La respuesta de la sonda fue la programada para un caso tan absurdo como ése: soltar el paracaídas y disparar los retrocohetes de frenado durante el mínimo tiempo posible, 3 segundos. Al fin y al cabo, si ya estaba en el suelo no hacía falta frenar más.
Pero la Schiaparelli no estaba en el suelo, sino a casi 4.000 metros sobre él. Sin paracaídas y sin motores, todo lo que le esperaba era una caída libre. Curiosamente, durante esos segundos el programador de la cápsula, convencido de que ya había aterrizado, empezó a poner en marcha algunos de los instrumentos científicos como la estación meteorológica y el transmisor de una docena de fotografías que había tomado durante el descenso.
La sonda llegó al suelo a casi 500 kilómetros por hora. Sus depósitos de combustible, aún llenos, hicieron explosión y ésa es la causa probable de las manchas oscuras que se aprecian alrededor del cráter de impacto en las imágenes transmitidas por una sonda fotográfica que gira en torno a Marte.
IMU de la sonda 'Schiaparelli'.
Aunque el informe oficial no se hará público hasta primeros del año que viene, todas las simulaciones realizadas apuntan a que ésa fue la secuencia del desastre. No tanto un fallo de la unidad inercial como un error de interpretación de sus datos. Al fin y al cabo, otros equipos similares han volado en misiones orbitales (la Estación Espacial o diversos satélites artificiales, por ejemplo), a la Luna y también a Marte. Los todo-terreno de la NASA que ahora corren por los desiertos marcianos también utilizan estas mismas unidades.
Rafael Clemente es ingeniero industrial y fue el fundador y primer director del Museu de la Ciència de Barcelona (actual CosmoCaixa).




Publicar un comentario