lunes, 21 de noviembre de 2016

Viaje al fondo del mar: 11 datos sobre la vida en el océano

Viaje al fondo del mar: 11 datos sobre la vida en el océano
El océano es un misterio que nos rodea. Antes pensábamos que el fondo del mar era plano y aburrido, pero ahora sabemos que es todo lo contrario y que todavía queda mucho por descubrir.
Por Deutsche Welle | 14 de septiembre, 2016
·          
·         0
Hay muchos que dicen que no hay cosa más difícil que vaciar el océano. Y si nos ponemos a pensar seriamente en ello… ¿sería posible hacerlo? ¿Por dónde empezar? ¿Dónde se podría guardar tanta agua? Más del 70% de la superficie terrestre está cubierta de agua, así que sería difícil encontrar un lugar en tierra firme donde almacenarla. Según el servicio geológico de los Estados Unidos, la estimación es que los océanos contienen 1.338.000.000 kilómetros cúbicos de agua. Teniendo en cuenta que la tierra tiene en total 1.386.000.000 kilómetros cúbicos de agua, supondría que los océanos contienen el 96, 5% del agua del planeta. Es decir, mucha agua. Pero lo sorprendente es que sepamos tan poco de ellos.
¿Estamos inmersos en el océano?
Sí, podría ser una forma de decirlo. Desgraciadamente, la mayor parte del agua no es útil para los humanos debido a su composición salina. Existen sistemas para desalarla, pero preferimos usar el agua fresca de los ríos de la superficie. Por cierto, los ríos solo conforman el 0,01% de las existencias de agua en la Tierra.
¿Cuántos océanos hay?
Hay cinco océanos y ordenándolos según el tamaño, la lista quedaría así:
1. Océano Pacífico: 168.723.000 kilómetros cuadrados
2. Océano Atlántico: 85.133.000 kilómetros cuadrados
3. Océano Índico: 70.560.000 kilómetros cuadrados
4. Océano Antártico: 21.960.000 kilómetros cuadrados
5. Océano Ártico: 15.558.000 kilómetros cuadrados
Muchas veces se habla de los siete mares. Se trata de una antigua frase que habría que tomarla con un poco de humor, ya que sería posible hablar de siete mares si dividimos el Atlántico y el Pacífico entre el norte y el sur.
¿Cuál sería el punto más profundo del océano?
El punto más profundo conocido está en las Fosas Marianas, en el Pacífico occidental, que tienen una profundidad de 10.994 metros. Algunos estiman que podrían llegar a los 11.034 metros, pero ese dato no está confirmado. Los exploradores descubrieron las Fosas Marianas dejando caer cuerdas con pesos hasta que llegaban al fondo. Más tarde, se pudieron hacer lecturas más exactas con el sonar, pero aún así, la fosa continúa siendo una gran desconocida. En 1969, los exploradores Don Walsh y Jacques Piccard llegaron a una profundidad de 10.911 metros. En 2012, El director de cine James Cameron realizó su primer descenso en solitario en una cápsula submarina hasta alcanzar los 10.898 metros. Además de las Marianas, hay otras zonas de gran profundidad como las fosas de Puerto Rico, en el Atlántico, o las fosas de Java, en el océano Índico.
¿Qué son las zonas oceánicas?
Estas zonas están divididas en cinco zonas o capas principales. En la superficie, la epipelágica es la que está en línea con la corteza continental y es la más cálida del océano. La luz del sol llega hasta los 1.000 metros de profundidad y permite que se desarrolle el fitoplancton, elemento vital para la cadena de alimentación en la vida marina.
Por debajo de los 1.000 metros está la zona mesopelágica. Y después llega la zona Batial, que alcanza hasta los 4.000 metros. La zona Abisal, también conocida como el abismo por razones obvias, es la siguiente en la lista y está situada entre los 4.000 y los 6.000 metros, donde el fondo del océano coincide con la plataforma continental. A partir de ahí comienza la zona Hadal, un descenso muy pronunciado hacia las fosas oceánicas.
¿Se mueven los océanos?
Sí, pero con lentitud. Además de olas, mareas y corrientes, los océanos se mueven a lo largo de un gran cinturón oceánico, conocido también como circulación termohalina. Esta corriente circula constantemente y sirve para mover los nutrientes y provocar un intercambio de agua entre la superficie y el fondo del océano. La corriente está guiada por la temperatura, la salinidad y un ciclo completo alrededor del globo podría tardar cientos de años.
¿Cambia el volumen de agua?
Sí, pero también necesita tiempo. El nivel global del mar aumentó 1,5 centímetros cada década desde 1900. Los datos satelitales indican que subió hasta 3 centímetros cada diez años desde 1992. Sin embargo, durante la era glacial, hace 2,5 millones de años, el nivel era significativamente más bajo. Entonces era posible cruzar de Asia hasta Norteamérica a través del estrecho de Bering. También se cree que, hace tres millones de años, antes de la era glacial, la superficie de los océanos estaba 50 metros más arriba.
¿Aumentan las temperaturas del océano?
Los informes de la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos dicen que la temperatura de la superficie está aumentando desde 1880. Ha habido varios altos y bajos, pero ahora se considera que la temperatura ha llegado a su punto más alto de los últimos 130 años. Este aumento de la temperatura de la superficie marina también es considerado como un indicador para el cambio climático. Este cambio de temperaturas influye en el ecosistema marino, afectando a la migración y la reproducción y amenazando ecosistemas submarinos en peligro como los arrecifes de coral.
¿Hay montañas sumergidas?
Muchos piensan que el monte Everest es la montaña más alta del mundo. Sería verdad, si no fuese porque el Mauna Kea de Hawai es mucho más alto. Gran parte de los 10.000 metros de altura de este volcán inactivo está sumergida bajo el nivel del mar y solo 4.200 metros están por encima de la superficie.
¿Qué especies viven en el océano?
Tiburones, tortugas, calamares gigantes, gambas, medusas, ballenas, peces y más peces,… y tres veces más especies de las que conocemos.
¿Hasta dónde hay vida? ¿Se termina al llegar al fondo?
No. Los investigadores han estudiado la vida debajo del fondo marino y se han encontrado organismos vivos en capas de sedimentos situadas entre los 860 metros y los 1.626 metros, incluidas células procariotas, unos microorganismos que no tienen núcleo. Un estudio descubrió que algunas células bacterianas que habitan en los sedimentos necesitaban entre 1.000 y 3.000 años para reproducirse, cuando normalmente lo hacen en cuestión de horas.
Para terminar, ¿algún dato divertido sobre la vida marina?
Por supuesto. A los tiburones les encanta comerse los cables de electricidad y telecomunicaciones submarinas. Los cachalotes pueden permanecer bajo el agua durante dos horas y pueden descender hasta profundidades de 2.000 metros. Y mientras los cachalotes tienen las cabezas más grandes del mundo animal, la ballena franca austral tiene los testículos más grandes de la vida animal con un peso aproximado de una tonelada.

Publicar un comentario