miércoles, 21 de diciembre de 2016

ASTRO-NOTICIAS 21-12-16


Calendario de la Imagen Astronómica del Día.
           Ya está disponible la versión imprimible del calendario de la página APOD 2017. Puedes descargarlo en el enlace:



Bólido surcó los cielos de Venezuela y Colombia.
           El pasado 16 de diciembre a las 7:16 p.m. un bólido atravesó los cielos de Venezuela y Colombia. El objeto pudo ser observado en el cielo durante unos 20 segundos. Su coloración fue verde-azulada y tras de sí dejó una pequeña estela.
Bólido del 16 de diciembre de 2016.
Crédito de la imagen: Jeiber Nuñez.
Para los observadores de la ciudad de Barquisimeto, Venezuela, el mismo se desplazó en una trayectoria que inició con Azimut 190° y Altura de 35° y culminó con Azimut 130° y Altura 20° (midiendo el Azimut desde el punto cardinal Norte).
La larga duración del evento nos hace sospechar del reingreso de un satélite artificial (probablemente el satélite ruso Molniya 3-51), aunque hasta el momento, ninguna de las páginas especializadas dan alguna información al respecto.  
Videos en el enlace:


Sobrevuelo a través del cráter Occator, en Ceres.
Un excelente video de la NASA con vistas cercanas del cráter Occator.
Video en el enlace:


Culmina la XIII Campaña ALDA-IASC de Búsqueda de Asteroides con 20 descubrimientos preliminares.
18 de diciembre de 2016.
En la última actualización de la página que refiere los descubrimientos de asteroides de la actual campaña Internacional de Búsqueda de Asteroides del IASC, en la cual participa Venezuela (All Venezuela Asteroid Search Campaign), los equipos (15) de nuestro país, formados y coordinados por la Asociación Larense de Astronomía (ALDA), acumulan 20 descubrimientos preliminares.
 La Colaboración en la Búsqueda Astronómica Internacional o International Astronomical Search Collaboration (IASC) en inglés, es un programa de carácter educativo y científico que provee datos de gran calidad astronómica para su análisis a equipos participantes alrededor del mundo, brindándoles la oportunidad de colaborar con su trabajo en la optimización de elementos orbitales de asteroides existentes y en el descubrimiento de nuevos asteroides del cinturón principal, mediante la reducción de datos astrométricos y mediciones realizadas sobre paquetes de imágenes tomadas por los telescopios del programa PanSTARRS, ubicados en el Observatorio Astronómico del Monte Haleakala, Maui, en Hawaii, EE.UU.
Derechos de autor sobre la imagen: International Astronomical Search Collaboration (IASC). Harding Simmons University.
Más información en:
http://pan-starrs.ifa.hawaii.edu/public/


Reservas acuíferas podrían agotarse hacia el 2060.
16 de diciembre de 2016.

Expertos que asisten a la conferencia anual de la American Geophysical Union, con sede en la ciudad estadounidense de San Francisco alertaron este jueves que la creciente utilización de agua dulce amenaza con hacer que desaparezcan reservas acuíferas de todo el mundo en los próximos decenios, lo cual provocará escasez.
India, Argentina, Australia, California y el sur de Europa son algunas de las regiones en riesgo, de acuerdo con un estudio presentado en el evento que acoge el estado de California.
Según un nuevo modelo informático, el agua almacenada en el subsuelo tanto de la cuenca superior del río Ganges, en India, como del sur de España o Italia, podría agotarse entre 2040 y 2060. Este podría también ser el caso en el valle central de California, así como de la cuenca de Tulare, y el sur del valle de San Joaquín, situado también en ese estado occidental de Estados Unidos, donde las reservas de agua subterránea podrían agotarse para la década de 2030.
 Asimismo, las reservas de las grandes planicies, que proporcionan agua a una parte de Texas, de Oklahoma y de Nuevo México, podrían alcanzar sus límites entre 2050 y 2070, anticiparon los expertos.
  Hasta 1.800 millones de personas podrían vivir en las regiones donde las reservas de agua estarán casi o totalmente agotadas como consecuencia del uso excesivo para el consumo humano o los cultivos agrícolas. "Un gran número de acuíferos están al límite de la explotación o se agotarán en poco tiempo, sobre todo en las tierras más áridas o donde hay una irrigación muy intensiva", pronosticó Inge de Graaf, hidrógrafo de la Escuela de las Minas de Colorado, quien consideró imperativo conocer los límites de los recursos de agua en el subsuelo.
Varios estudios apoyados en la observación satelital habían mostrado ya que algunos grandes acuíferos en el mundo se agotarán próximamente.
Según los expertos, este modelo permite pronosticar también cuándo es demasiado bajo el nivel de estos acuíferos como para que se bombee agua de ellos.
Las regiones más secas con una irrigación masiva son, según este estudio, las que más amenazadas están por el agotamiento del agua subterránea. Los autores mencionan como ejemplos las grandes llanuras americanas, la cuenca del Ganges y ciertas partes de Argentina y Australia.
Este estudio hace estimaciones del límite de las reservas de agua en el subsuelo a una escala regional, pero los científicos no disponen, sin embargo, de datos completos ni sobre la estructura geológica ni sobre la capacidad de almacenamiento de los acuíferos, lo que permitiría evaluar de manera precisa el volumen de agua contenido en cada uno de estos depósitos naturales.
Más información en:


Persisten los problemas del taladro del rover Curiosity en Marte.
15 de diciembre de 2016.

El taladro del rover Curiosity de la NASA, que se utiliza tanto para la percusión (martilleo) y la acción de rotación para perforar en la roca y tomar muestras, ha venido presentado repetidamente problemas desde hace ya varios días. Pese a la revisión, calibración y pruebas de código para eliminar las fallas las mismas han persistido.
 Desde el pasado 1 de diciembre, Curiosity detectó una anomalía con su "mecanismo de alimentación de taladro", que empuja el taladro de perforación del rover hacia fuera de la torreta en el extremo del brazo robótico Curiosity de 2,1 metros. Desde entonces se ha trabajado en los dos posibles errores que originan las fallas: por una lado el freno automático del mecanismo y por otro una falla en los sensores que informan sobre la acción de rotación del taladro.
 Estamos aún en el proceso de averiguar cómo recuperar la operación de alimentación del taladro", dijo el científico del proyecto Curiosity Ashwin Vasavada, del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA.
Más información en:


Las condritas carbonáceas dan pistas sobre el origen de la vida en el Universo
14 de diciembre de 2016.  
Un equipo hispano-italiano liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en España, ha descubierto que una clase de meteoritos conocidos como condritas carbonáceas son capaces de sintetizar compuestos orgánicos claves en la química prebiótica. Tales propiedades catalizadoras son desconocidas en otras rocas de la Tierra u otros cuerpos planetarios del Sistema Solar, este tipo de meteoritos podrían haber tenido un papel importante en el origen de la vida en el Universo. Los resultados del estudio han sido publicados en la revista Scientific Reports.
La textura interna de la condrita carbonácea. En ella se muestran los materiales de grano fino en los que tuvieron lugar los procesos de alteración acuosa.
Crédito imagen: CSIC.
Las muestras de meteoritos analizadas en este trabajo pertenecen a la colección Antártica de la NASA y proceden tanto de asteroides como, posiblemente, de cometas. “Las condritas son meteoritos no diferenciados, un legado fósil de la creación de los planetesimales, que nos aportan información sobre los procesos de agregación de los primeros bloques formativos de los planetas, pero también de todo lo que aconteció en su interior poco después de su formación”, explica el investigador del CSIC en el Instituto de Ciencias del Espacio Josep María Trigo, que ha codirigido el estudio.
Los resultados del trabajo muestran el papel fundamental que tuvo el agua que empapó los asteroides progenitores de ciertas condritas carbonáceas unos 50 millones de años antes de formarse la Tierra. Tales procesos promovieron la síntesis de moléculas orgánicas complejas en aquellos asteroides que, al alcanzar otros planetas, habrían abonado sus superficies con tales compuestos prebióticos. “La llegada de dichos meteoritos suele ser brusca y causa la fragmentación de estos meteoritos y la degradación por las altas temperaturas de los compuestos orgánicos.
Por ello nos decidimos a desarrollar experimentos capaces de sintetizar la materia orgánica a partir de los minerales de las condritas, una vez llegan al suelo y sin que necesariamente sobrevivan los compuestos orgánicos primigenios” añade Trigo.
Más información en:


Ingredientes en las rocas marcianas sustentan su habitabilidad.
13 de diciembre de 2016.
El rover Curiosity de la NASA está subiendo a través de las capas de una montaña marciana, buscando evidencias de cómo los lagos y ambientes subterráneos húmedos antiguos han cambiado desde hace miles de millones de años, creando los más diversos ambientes químicos que afectaron el favorecimiento de la vida microbiana.
Hematita, minerales de arcilla y boro son algunos de los ingredientes que se encuentran en las capas superiores, en comparación con las capas inferiores, más viejas en la estratigrafía marciana. Los científicos están discutiendo lo que estas y otras variaciones dicen acerca de las condiciones bajo las cuales se depositaron sedimentos inicialmente, y de cómo las aguas subterráneas han alterado y transportados estos ingredientes.
Los efectos del movimiento del agua subterránea son más evidentes en las venas minerales. Las venas se forman donde las grietas en las capas se encontraban llenos de productos químicos que fueron disueltos por el agua subterránea. El agua con su contenido disuelto también interactuó con la matriz de roca circundante en las venas, causando su alteración química.
Más información en:


La nueva teoría de la "gravedad oscura" pasa la primera prueba, pero Einstein todavía está en la cima.
12 de diciembre de 2016.

Albert Einstein, invicto en el anillo de la cosmología desde que propuso su teoría general de la relatividad en 1915. Describe maravillosamente el universo en sus escalas más grandiosas, al menos cuando la misteriosa materia oscura se tiene en cuenta. Pero ahora por otro lado, tenemos al físico teórico holandés Erik Verlinde que presentó una teoría rival que pretende explicar el universo sin la materia oscura.
La alternativa del físico teórico holandés a la teoría general de la relatividad ha sido apoyada por un estudio de más de 30.000 galaxias.
Las lentes gravitacionales causadas ​​por el clúster de galaxias Abell 2218, las cuales magnifican y traen la luz de las galaxias que se encuentran detrás del mismo, han sido utilizadas para probar una nueva teoría de la gravedad.
La teoría de Verlinde ha sido probada por primera vez. Los astrónomos europeos y australianos realizaron mediciones galácticas que parecen respaldar sus ideas, aunque tentativamente. La investigación se publica en los Avisos Mensuales de la Real Sociedad Astronómica.
Geraint Lewis, un astrofísico de la Universidad de Sydney en Australia, dice que en la relatividad general, la masa deforma el espacio-tiempo, doblando el camino de la luz a través de él como una lente. Más masa significa más flexión, por lo que una forma de medir la masa en una región del espacio es medir la cantidad de luz que se dobla alrededor de ella. Mientras que esto funciona perfectamente para los objetos individuales, como nuestro sol, tiende a vacilar a escalas más grandes. El problema es que cuando se suma toda la materia visible en las galaxias - las estrellas y el gas y el polvo - la relatividad general no funciona, ya que se ve mucho más flexión que las ecuaciones de Einstein predicen. Para obtener la respuesta correcta, los astrónomos asumen que debe haber algo extra allí - materia oscura - que no podemos detectar. Una vez que se trabaja la materia oscura, los cálculos funcionan espléndidamente.
La misma historia se desarrolla para otras pruebas de la gravedad en las escalas cósmicas tales como las que implican la tasa de rotación de la galaxia o las órbitas de las galaxias alrededor del otro. El éxito de la teoría de la materia oscura para resolver cada uno de estos problemas convence a la mayoría de los físicos de que la materia oscura es real. Pero Verlinde pediría algo distinto. Para él, la gravedad "emerge" de las estadísticas de las interacciones microscópicas, un poco como cómo el calor emerge de la sacudida de átomos individuales o moléculas.
"Para mí, la gravedad no existe", dijo Verlinde al New York Times poco después de que propusiera la idea en 2010. Al principio, su idea simplemente reprodujo las ecuaciones de Newton y Einstein, por lo que se consideró más como una nueva interpretación de la gravedad que como una nueva teoría. Pero el mes pasado, Verlinde fue un paso más allá. En un artículo publicado en el Arxiv, describió cómo la idea da lugar a una "fuerza oscura de la gravedad", que le da fuerza extra a la gravedad en distancias muy grandes. Sugirió que esto podría explicar la aparente flexión extra de la luz por las galaxias (así como la rotación de las galaxias y así sucesivamente) sin la necesidad de materia oscura en absoluto. Ahora los astrónomos han probado esta idea de matar la materia oscura por primera vez en un estudio que abarcó 30.000 galaxias y que ha hecho que esta nueva teoría pase la primera prueba de comprobación.
Más información en:


La materia oscura podría ser más uniforme de lo previsto.
11 de diciembre de 2016.

Un equipo internacional de astrónomos han procesado las imágenes del estudio KiDS (Kilo Degree Survey), realizado con el VLT del Observatorio Europeo del Sur, ESO, bajo la dirección de Hendrik Hildebrandt, del Instituto Argelander de Astronomía en Bonn (Alemania), y Massimo Viola del Observatorio de Leiden (Países Bajos) y han obtenido resultados que cuestionan el grado de grumosidad que se le ha dado a la materia oscura.
Mapa de materia oscura, marcada en rosado aunque es invisible, obtenida con el estudio KiDS. Las regiones densas aparecen iluminadas, mientras que las vacías, oscuras.
Crédito: Kilo-Degree Survey Collaboration, H. Hildebrandt y B. Giblin, ESO.
Para el estudio, cuyos resultados se publican en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, utilizaron imágenes del sondeo de cinco zonas del cielo que cubrían un área total de alrededor de 2.200 veces el tamaño de la Luna llena y que contiene unos quince millones de galaxias.
Explotando la excelente calidad de imagen del VST, y utilizando innovadores programas informáticos, el equipo fue capaz de llevar a cabo una de las mediciones más precisas jamás realizadas de un efecto conocido como “esquilado cósmico” (en inglés, cosmic shear). Se trata de una variante sutil de la lente gravitacional débil, en la que la luz emitida por galaxias lejanas es ligeramente deformada por el efecto gravitacional de grandes cantidades de materia, tales como cúmulos de galaxias.
En ese “esquilado cósmico”, no son los cúmulos de galaxias sino las estructuras a gran escala del Universo las que deforman la luz, que produce un efecto aún más pequeño. Se necesitan estudios muy amplios y profundos, como KiDS, para garantizar que la débil señal del “esquilado cósmico” sea lo suficientemente fuerte como para ser medida y los astrónomos puedan utilizarla para cartografiar la distribución de la materia gravitante.
Curiosamente, los resultados de sus análisis parecen ser incompatibles con las deducciones de los resultados del satélite Planck de la Agencia Espacial Europea, una  misión espacial cuyo objetivo fue estudiar las propiedades fundamentales del Universo. En particular, las medidas del equipo de KiDS de cuán grumosa es la materia en todo el Universo (un parámetro cosmológico fundamental) es significativamente menor que el valor derivado de los datos de Planck. Para realizar el estudio los investigadores han medido un parámetro llamado S8, cuyo valor es una combinación del tamaño de las fluctuaciones de densidad y la densidad media de una sección del Universo.
"El nuevo resultado indica que la materia oscura de la red cósmica, que representa una cuarta parte del contenido del Universo, es menos grumosa de lo que previamente creíamos", explica Massimo Viola. La materia oscura sigue siendo esquiva en su detección, su presencia sólo se deduce a partir de sus efectos gravitatorios. Actualmente, este tipo de estudios son la mejor herramienta para determinar la forma, escala y distribución de esta materia invisible.
El resultado sorpresa de este estudio también tiene implicaciones para la comprensión del Universo en toda su amplitud y para entender cómo ha evolucionado durante sus casi 14.000 millones de años de historia.
Más información en:


La rotación de la Tierra se desacelera, pero no tanto como debería.
07 de diciembre de 2016.

 Cuando los astrónomos antiguos y medievales diligentemente apuntaban sus detalladas observaciones de eclipses lunares y solares en tablas de arcilla y pergamino, no sabían que esa información podría ser usada para calcular la dinámica de la rotación terrestre a lo largo de los milenios.
Un trío de físicos en el Reino Unido reunieron los registros de eclipses entre los años 720 aC a 1600 dC y con ellos calcularon el comportamiento rotacional de la Tierra. Su trabajo, publicado en la revista “Proceedings of the Royal Society” da cuenta que nuestro planeta ha ralentizado su rotación en un promedio de dos milésimas de segundo cada siglo.
Grabado medieval en donde se ilustra a Ptolomeo midiendo coordenadas celestes, inspirado por la musa de la Astronomía.
La desaceleración del giro de la Tierra no es nueva. Los astrónomos saben desde hace tiempo que es parte del impulso rotacional que la Tierra transfiere al momento orbital de la Luna. Bajo esta circunstancia, la rotación terrestre se ralentiza, mientras que nuestro satélite se acelera ligeramente y poco a poco se aleja de nosotros. Las medidas actuales de este alejamiento es de cerca de 4 centímetros por año.
Durante casi cuarenta años, Richard Stephenson (Universidad de Durham) y Leslie Morrison han examinado los eclipses históricos en busca de pistas sobre la rotación de la Tierra. Sus fuentes provienen de distintas civilizaciones por todo el mundo durante casi 3.000 años. Por ejemplo, desde el siglo VIII aC hasta el año 100 dC, los astrónomos babilónicos grababan los detalles de los eclipses en escritura cuneiforme en tablillas de arcilla. Los registros históricos de las distintas dinastías chinas contienen información abundante sobre eventos astronómicos. El Almagesto de Ptolomeo registra los tiempos de los eclipses en la antigua Grecia y tres astrónomos árabes medievales - Ibn Yunus, Albatenio y al-Biruni – hicieron registros detallados de los eclipses entre los años 830 al 1020 de nuestra era. Después de 1600, los registros mejoraron sensiblemente debido al uso del telescopio.
Los investigadores desarrollaron un programa de computadora para evaluar las fluctuaciones de la tasa de rotación en una escala de alrededor de 1.500 años. Sus resultados encontraron que en promedio, la rotación de la Tierra se ha ralentizado una tasa de 1,8 milisegundos por siglo, un poco más baja que el valor predicho de 2,3 milisegundos. Esta discrepancia, sugieren los investigadores, puede deberse a la dinámica interna de la corteza terrestre (interacción entre los glaciares y capas subterráneas o procesos de acoplamiento entre las capas más profundas de la Tierra) que aceleran la rotación del planeta ligeramente.
Más información en:


¿Pueden las ondas gravitatorias brillar en luz visible?
16 de agosto de 2016.


 El Observatorio Gemini explora la posibilidad de la existencia de una emisión óptica de corta duración (luz visible) a partir de los hechos violentos que producen ondas gravitacionales.
 Incluso antes del anuncio de la primera detección de ondas gravitacionales por el Observatorio Interferómetro Láser de Ondas Gravitatorias (LIGO) en febrero de este año, los físicos teóricos se preguntaron si la extrema energía que se requiere para producir ondas gravitacionales también podría producir un destello óptico detectable.
  En la actualidad la explicación más aceptada para los eventos de ondas gravitacionales es la colisión de agujeros negros. El impacto de objetos tan masivos enviaría ondas gravitacionales, viajando a la velocidad de la luz, a través del tejido espacio-tiempo. Gracias a LIGO la existencia de ondas gravitacionales se ha confirmado, pero aún es desconocido el grado en que este tipo de eventos podrían estar acompañados por la emisión de luz visible o radiación a energías superiores, tales como rayos X o rayos gamma.
 Un estudio dirigido por Stephen Smartt en la Universidad de Queen en Belfast y Ken Chambers de la Universidad de Hawái podría ayudar a responder a esta pregunta. "Estábamos buscando una aguja en un pajar", expresó Chambers. "El área del cielo era de unos 290 grados cuadrados, y a pesar de encontrar varias fuentes potenciales, ninguna de ellas estaba asociada con la fuente de descubrimiento LIGO". Smartt añade que la coordinación de las observaciones entre los telescopios de gran campo como Pan-STARRS1, con los de estudio espectroscópico profundo, como el Gemini, son vitales para llevar a feliz término este concepto en eventos futuros de ondas gravitacionales.
Más información en:

Publicar un comentario