miércoles, 22 de noviembre de 2017

La atmósfera, el papel de regalo que envuelve a la Tierra

La atmósfera, el papel de regalo que envuelve a la Tierra
Por Enrique Hernanz
hace 7 días
TWC España
Globo terrestre
(Yuri Arcurs vía Getty Images)




La atmósfera es la envoltura gaseosa que rodea la Tierra. Además de la parte que vemos y en la que vivimos diariamente, cuenta con otras capas que no podemos percibir pero que nos protegen de las hostiles condiciones del universo y también permiten que las condiciones del planeta sean las necesarias para vivir.
La primera de las capas de la Tierra es la troposfera. Se extiende desde la superficie hasta una altura de entre 11 y 15 kilómetros. En ella se desarrolla la totalidad de la existencia del planeta, puesto que alberga los valores de oxígeno necesarios para el desarrollo de la vida. Dentro de la troposfera, la temperatura, al igual que la presión atmosférica, baja de forma más o menos gradual según ascendemos.
En la troposfera también se produce la práctica totalidad de los fenómenos meteorológicos. Fuera de ella, concretamente en la estratosfera, tan solo se pueden observar ocasionalmente las nubes estratosféricas polares, compuestas en su totalidad por diminutos prismas de hielo.


Nube estratosférica polar
(Wikimedia Commons)
La estratosfera se extiende desde los 15 kilómetros hasta los 50 kilómetros aproximadamente. En ella se encuentra la capa de ozono. En concreto, a una altura aproximada de unos 30 kilómetros. Este ozono nos protege de los rayos dañinos del sol, de ahí la importancia de que actualmente se encuentre en un periodo de recuperación. En la estratosfera la temperatura fluctúa de forma contraria a la troposfera. Es decir, es más baja en la base y va ascendiendo según nos acercamos a la mesósfera.
Esta capa se extiende desde los 50 a los 80 kilómetros aproximadamente. Es la más delgada de todas y solamente contiene el 0,1% de la masa total de aire de la atmósfera. Es el lugar en el cual los meteoritos que se acercan a la Tierra comienzan a desintegrarse. La temperatura, al igual que en la troposfera, baja según ascendemos, llegando por término medio a valores cercanos a los -80ºC.
Por último encontramos la termosfera. Es la capa más amplia y abarca desde la cota de los 80 kilómetros hasta los 650 aproximadamente. En ella el aire es prácticamente inexistente y las pocas partículas que quedan se ionizan debido a la radiación ultravioleta.
La temperatura puede superar en esta capa los 1000ºC. Dentro de la termosfera encontramos la magnetosfera, una región en la que el campo magnético de nuestro planeta nos protege de los temidos vientos solares.

La principal misión periodística de The Weather Company es informar sobre noticias del tiempo de último momento, el ambiente y la importancia de la ciencia para nuestras vidas. Este artículo no necesariamente representa la opinión de nuestra empresa matriz, IBM.

Lectura – El tiempo

Lectura – El tiempo
Carlos Mujica |Noviembre 14, 2017

¿Qué es el tiempo? Un concepto cuya imagen acústica es la palabra; un referente de un fenómeno intangible del movimiento de los cuerpos en el espacio del Universo. Es el nombre de una palabra con atributo de sustantivo. Es una línea imaginaria orbital de concepción recta; es una línea virtual por donde los cuerpos ponderables se desplazan en torno a otro cuerpo que preside y con ellos forma un sistema. Este parece ser el orden en la organización de los cuerpos ponderables en el espacio universal. Es la suma del comportamiento de los cuerpos sometidos al movimiento y organizados de igual manera en torno a cuerpos estelares. Es una ambiciosa combinación de sistemas en sistemas distribuidos en galaxias etc., que efectúan inimaginables órbitas y se pierden en la finitud sin límites del Universo.
El tiempo no es en propiedad movimiento, por una razón muy sencilla: el movimiento no es el tiempo; aunque en él está implícito como efecto.
Para la gravedad en la teoría de la relatividad generalizada de Einstein, el tiempo en conjunción con el espacio no es una fuerza, es, aunque se lea con extrañeza, una distorsión del espacio y el tiempo causada por la masa y la energía existente. En conjunto, el tiempo además de no tener asidero está distorsionado.
Los físicos afirman y niegan que el tiempo tuvo un comienzo: el big bang. La teoría de la relatividad generalizada predijo ese comienzo. A raíz del big bang el universo y el tiempo fueron chiquiticos y muy calientes. Y todo porque se trata de la expansión del Universo. El tiempo desde ese comienzo ha venido creciendo y el presente es el que se conoce. La diatriba se concreta en que unos aseguran que es estático y otros, apoyados en la expansión, sostienen que se mueve.
En el modelo propuesto por Friedmann, las galaxias todas se alejan unas de otras, es decir, el Universo se mueve.
Friedmann, físico matemático ruso, supone que el Universo se expande con lentitud, de manera que la atracción gravitatoria entre galaxias sea capaz de frenarlas y detener la expansión. Las galaxias entonces se acercaría una a otras y el Universo se contraerá.
Tiempo y distancias en el espacio son determinantes en el movimiento de los cuerpos del Universo.
A pesar de la intención de darnos respuesta a la pregunta inicial, no contamos qué explicación dar.
Además, todo lo que en teoría se ha venido exponiendo acerca del tiempo, son puras conjeturas, el tiempo se resiste a que tengamos una definición para él. Lo reseñado en la crónica acerca del tiempo es todo lo que se nos ocurre.
Carlos Mujica
carlosmujica928@yahoo.com
@carlosmujica928

martes, 21 de noviembre de 2017

Así fabricarán oxígeno en Marte

Así fabricarán oxígeno en Marte
·         Tue, 31/10/2017 - 12:01


Un 96 por ciento de la atmósfera marciana está compuesta por dióxido de carbono, un gas extremadamente tóxico para los humanos. Frente a esta barrera natural para la actividad del hombre en Marte, los ingenieros han postulado una posible solución.
Sucede que una elevada concentración atmosférica de dióxido de carbono permite al mismo tiempo generar oxígeno, a través de un proceso denominado descomposición. Este proceso, que separa el oxígeno del carbono, sería un camino viable para generar una atmósfera respirable.
De este modo, a medida que el oxígeno se libere en la atmósfera, las condiciones en Marte serán más propicias para su colonización. Científicos de distintas universidades del mundo, ya demostraron que es posible.
Para ello, se usará plasma a baja temperatura, un método tan seguro como eficiente, que no sólo permite separar las moléculas de oxígeno, sino que también puede ser utilizado para generar el combustible que utilizarán los equipos y cohetes que trabajen en Marte.
Fuente: History

CC

La atmósfera de Marte






Marte es el último planeta rocoso del Sistema Solar. Al igual que el resto de los rocosos, compartió una infancia similar a Venus o la Tierra. Se desprendió de su atmósfera primigenia de elementos ligeros conformando otra de segunda generación mediante desgasificación de la corteza marciana. En los primeros cientos de millones de años de existencia, Marte acumulaba mucho calor en su interior, suficiente para ser geológicamente activo con vulcanismo y posiblemente tectónica de placas. El vapor de agua expulsado por los volcanes junto al recibido del espacio exterior, le confirieron un gran océano que abarcaba casi todo el hemisferio norte. Esta agua líquida se intercambiaría con la capa atmosférica dotándola de gran porcentaje de vapor de agua que junto con nitrógeno, y dióxido de carbono serían la composición de la  joven atmósfera marciana.
Del mismo modo que su cercanía al Sol selló el destino de la atmósfera de Mercurio, el efecto invernadero selló la de Venus y la aparición de la vida cambió la de la Tierra, el tamaño de Marte sería el desencadenante del destino hacia la actual atmósfera marciana. La masa de Marte es el 11% de la terrestre y su volumen apenas el 15% de la Tierra. La relación volumen – superficie es más próxima a uno que la de planetas mayores y por lo tanto perdía su calor interno más rápidamente que sus vecinos. Esto se tradujo en la solidificación su núcleo en apenas 600 millones de años, Marte perdió su campo magnético y expuso su superficie a los rayos ultravioleta y al viento solar. El agua se evaporó al perder presión atmosférica progresivamente, una vez como vapor de agua de disoció por la exposición a la luz ultravioleta y el viento solar se encargaría de arrancarlo de la superficie planetaria. En cuanto al CO2, que mantenía un equilibrio entre el presente en la atmósfera y el absorbido por el suelo, gracias a la pérdida de calor interno y el parón de la tectónica de placas, el CO2 absorbido por el suelo vía carbonatos, no se devolvía a la atmósfera por vulcanismo, como consecuencia la mayoría del CO2 atmosférico se perdió. De una presión probablemente similar a la terrestre (rondando 1 bar), Marte ha conservado sólo 6 milibares, con la siguiente composición: 95,3% de CO2, 2,7% de N2, 1,6% de Ar, 0,18% de CO, 0,15% de O2, 0,03% de H2O y trazas de Ne, Kr, Xe y O3. Últimos descubrimientos con las sondas que tenemos en órbita han añadido otro elemento, el metano, que se ha detectado en pequeñas proporciones y sólo en áreas muy localizadas, que no llega a incorporar suficiente cantidad de este gas para que aparezca globalmente. El metano tiene solo dos orígenes, volcánico o biológico. Para dilucidar el origen de metano en Marte, se ha diseñado la misión Exomars, que mediante el envío de dos sondas (una la de este año 2016 y otra para 2020), tratará de encontrar el origen del metano marciano. Para ello se ha escogido una zona de amartizaje en lo que fue zona costera del antiguo océano marciano, perforar a cierta profundidad y sacar una muestra, analizarla en busca de agua solidificada en el subsuelo, para con suerte, discernir entre el origen biológico o geológico del metano marciano.
En la estructura atmosférica marciana se distinguen tres capas, una inferior, troposfera al estilo de la terrestre, donde ocurren son diferentes meteoros, una más estratificada más arriba, llamada estratosfera y una capa más externa, termosfera, región de cambio gradual con el vacío espacial.
En cuanto a la dinámica atmosférica marciana, lo primero a considerar es la presencia de estaciones de igual modo que ocurre en la tierra, por tener su eje de rotación una inclinación similar a la terrestre. Las diferencias de estas estaciones con las terrestres son la menor temperatura media, por su lejanía con el Sol aunque conserva bastante amplitud térmica por la mayor excentricidad de la órbita marciana, y su duración, ya que el año marciano es de 687 días terrestres, poco más de un año y diez meses terrestres. En el verano del planeta rojo, hay temperatura suficiente para mantener los gases atmosféricos en las zonas polares mientras que en el invierno las temperaturas bajan tanto en esas zonas, que el agua y el CO2 se solidifica formando un casquete polar. Fuera de esas regiones polares, no es descartable encontrar agua líquida o hielo en el subsuelo marciano incrustadas en grietas entre las rocas, lo que significa la posibilidad de búsqueda de extremófilos en estos lugares, ya que también estarían libres de la radiación ultravioleta.
Otro meteoro presente en la atmósfera marciana son las nubes, las hay de agua, sobre una altura de 10 Km., y de dióxido de carbono, a unos 50 Km. de altura. En superficie, gracias a la llegada de sondas robot se han podido observar tornados de arena, eso sí, de tamaño más pequeño que sus equivalentes en la Tierra, ya sean tornados de tierra o mangas marinas. Como curiosidad estos tornados han jugado un papel crucial para las misiones de los robots de superficie, ya que con el tiempo la arena se va depositando en los paneles solares que suministran energía a la sonda. Esta acumulación llegó a ser tal, que se tuvo que suspender la actividad por falta de energía. El paso de un tornado que pasó por la posición de la sonda limpió los paneles solares y permitió que la sonda siguiera operando.
Sin embargo el meteoro más espectacular con diferencia en la atmósfera marciana es la tormenta de arena, que pueden abarcar un hemisferio entero o incluso más. Pueden durar de varios días a varios meses y durante su periodo de actividad se llegan a perder los detalles de la superficie vistos desde la órbita e incluso desde telescopios terrestres. La causa del gran tamaño de esas tormentas es la baja gravedad marciana,  un viento moderado o bajo es capaz de levantar grandes masas de arena, que por cierto tiene el grano muy fino. Otra peculiaridad de estas tormentas es que a su paso no causan grandes destrozos, ya que la baja densidad de Marte unida a la baja gravedad, hace que aunque el viento sea intenso no intercambie gran cantidad de momento y las fuerzas involucradas sean bajas.


                        Diferencia visual de Marte estable y con tormenta de arena

lunes, 20 de noviembre de 2017

¿Existe vida extraterrestre en los océanos de otros planetas?

¿Existe vida extraterrestre en los océanos de otros planetas?
·         Thu, 02/11/2017 - 10:09


Nuevas investigaciones han revelado que en las lunas de Júpiter, Saturno, Neptuno y Plutón, satélites ubicados a gran distancia de la Tierra, existen enormes océanos líquidos cubiertos por una gruesa capa de hielo.
Según un reciente informe de la Sociedad Americana de Astronomía, es precisamente en estos gigantescos mares subterráneos donde existen mayores posibilidades de encontrar vida extraterrestre.
En estos cuerpos celestes, y muchos otros de diversos sistemas, hay, bajo gruesas capas de hielo, vastas masas de agua que al ser calentadas por géiseres alimentados por el núcleo planetario, podrían estar generando las condiciones necesarias para el desarrollo de la vida.
Si bien en la actualidad no existen los medios técnicos necesarios para explorar estas lejanas regiones del Sistema Solar, algunos especialistas sugieren que puede que este aislamiento geográfico sea el responsable de que otras civilizaciones inteligentes no hayan establecido contacto con la Tierra.
Fuente: History

AM

El agujero de la capa de ozono es el más pequeño desde 1988, según la NASA

El agujero de la capa de ozono es el más pequeño desde 1988, según la NASA
·         Fri, 03/11/2017 - 14:36


El agujero existente en la capa de ozono de la Tierra, que se forma sobre la Antártida al final de cada invierno en el hemisferio Sur, fue el más pequeño que se ha registrado desde 1988, informó hoy la Agencia Aeroespacial de EE.UU. (NASA) con base a las observaciones realizadas por sus satélites. La situación "excepcional" no es necesariamente síntoma de una "cura rápida", explicó la NASA en un comunicado.
La situación "excepcional" no es necesariamente síntoma de una "cura rápida", explicó la NASA en un comunicado.
Se debe más bien a variaciones naturales, ya que la capa estuvo fuertemente influenciada por condiciones inestables y más cálidas de lo normal en el vórtice de la Antártida, un sistema de baja presión que disminuyó la creación de nubes polares estratosféricas, precursoras de elementos que destruyen el ozono.
La extensión máxima del agujero en 2017, alcanzada en septiembre, fue de 19,6 millones de kilómetros cuadrados -2,5 veces la superficie de EE.UU.-, según los cálculos de la NASA, corroborados por la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional (NOAA), mientras que la media de desde 1991 ha sido de 26 millones de kilómetros cuadrados.
Además, la concentración más baja anual registrada en el agujero, que tuvo lugar el pasado 12 de octubre, fue el mínimo más "suave" que se haya observado desde 2002, según el comunicado.
"El agujero de ozono en la Antártida ha sido excepcionalmente débil este año. Es lo que esperábamos dadas las condiciones climáticas en la estratosfera antártica", afirmó Paul Newman, jefe científico de las ciencias de la Tierra en el Centro de Vuelo Goddard Space de la NASA.
La agencia recordó que, pese a la reducción del ozono en los dos últimos años, el agujero sigue siendo grande debido a que la concentración de sustancias que acaban con esta molécula en la atmósfera sigue siendo lo suficientemente alta para generar "significativas" pérdidas de ozono anualmente.
El agujero en la capa de ozono se detectó en 1985, a finales del invierno en el hemisferio Sur, cuando el reflejo de la luz del sol implicó reacciones que incluían formas químicas activas de cloro y bromo creadas por el ser humano, y que acaban con el ozono.
Hace treinta años, la importancia de la capa de ozono llevó a que la comunidad internacional firmara el Protocolo de Montreal sobre las Sustancias Dañinas para la Capa de Ozono con objeto de regular este tipo de compuestos.
Se espera que para el año 2070 el agujero haya recuperado los niveles de 1980, ya que se prevé que los clorofluorocarbonos (CFC) continúen decreciendo.
El ozono actúa como un elemento esencial en la atmósfera, una capa protectora natural a altas altitudes ante las radiaciones ultravioletas dañinas para los humanos y las plantas.
EFE/ MF

NOTICIAS ASTRONÓMICAS 21-11-17




Posted: 16 Nov 2017 01:33 AM PST

Crédito: Telescopio Espacial Hubble (NASA/ESA)
Esta imagen, tomada por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA, muestra lo que ocurre cuando dos galaxia se unen. El enredado nudo cósmico visto se conoce como NGC 2623 -o Arp 243- y está localizado a unos 250 millones de años luz en la constelación de Cáncer (el Cangrejo)
NGC 2623 adquirió su inusual y distintiva forma como resultado de una gran colisión y la posterior mezcla entre dos galaxias separadas. Este encuentro violento causó que nubes de gas de ambas galaxias se comprimiesen y diesen lugar a un aumento en la formación estelar. Esta activa formación estelar se nota en parches visibles como azul brillante; están concretados tanto en el centro como a lo largo de colas de polvo y gas que forman las curvas de NGC 2623 (conocidas como colas de marea). Estas colas se extienden a lo largo de 50.000 años luz de punto a punto. Muchas estrellas jóvenes y caliente recién nacidas se forman en brillantes cúmulos estelares -al menos 170 de estos cúmulos son conocidos en NGC 2623-.
NGC 2624 está en sus etapas tardías de la mezcla. Se cree que la Vía Láctea podría llegar a tener un aspecto similar al de NGC 2623 cuando colisiones con su vecina galaxia, la Galaxia de Andrómeda, dentro de 4.000 millones de años.
Fuente: "Hubble Unravels a Twisted Cosmic Knot", de NASA y ESA (European Space Agency).

Posted: 14 Nov 2017 01:29 AM PST



Crédito: ESA/Goddard Space Flight Center de NASA/SOHO/Steele Hill
La misión SOHO (Solar and Heliospheric Observatory) de la ESA (European Space Agency) y NASA ha recibido una visita de un viejo amigo, cuando el cometa 96P entró en su campo de visión el pasado 25 de octubre de 2017. El cometa entro por la esquina inferior derecha del campo de visión del SOHO, dejándolo el 30 de octubre. El SOHO también observó el cometa 96P en 1996, 2002, 2007 y 2012, convirtiéndose en el visitante cometario más frecuente de la misión.
A la vez, el cometa 96P paso por delante del campo de visión de la misión STEREO (Solar and Terrestrial Relations Observatory) de la NASA, observándolo entre los días 26 y 28 de octubre, desde el lado opuesto de la órbita terrestre. Es muy raro para un cometa ser observado simultáneamente desde dos localizaciones diferentes en el espacio. Los científicos están ansiosos para usar los datos combinados de estas observaciones para aprender más sobre la composición del cometa, así como su interacción con el viento solar, el flujo constante de partículas cargadas procedentes del Sol.
Ambas misiones han recopilado medidas de la polarización del cometa. Estas medidas son de la luz solar en las cuales todas las ondas luminosas llegan orientadas del mismo modo tras pasar un medio -en este caso, las partículas de la cola del cometa-. Juntando estos datos, los científicos pueden extraer detalles de las partículas a través de las cuales pasó la luz.
Para William Thompson, observador jefe de la misión STEREO, "La polarización depende fuertemente de la geometría de la observación, y tomando múltiples medidas al mismo tiempo puedo potencialmente darnos información útil sobre la composición y distribución de tamaños de las partículas de la cola".
el cometa 96P -también conocido como cometa Machholz, por el astrónomo amateur Don Machholz, que lo descubrió en 1986- completa su órbita alrededor del Sol cada 5,24 años.
Cuando el cometa 96P apareció en el campo de visión del SOHO en 2012, astrónomos amateurs estudiaron los datos de SOHO y descubrieron dos pequeños fragmentos cometarios un poco alejados del cuerpo principal, lo que apunta a que el cometa está cambiando activamente. En esta ocasión han detectado un tercer fragmento.
Los científicos encuentra interesante al cometa 96P debido a su inusual composición y que es el progenitor de una diversa y amplia familia de grupos de cometas que comparten una órbita común y que se originaron de un cuerpo mucho mayor que hace un milenio se rompió en fragmentos más pequeños. El cometa 96P es el progenitor de dos grupos separados de cometas, ambos descubiertos analizando los datos de SOHO, a la vez que a través de varias corrientes meteóricas que cruzan la órbita terrestre. Estudiando la evolución del cometa, los científicos pueden aprender más sobre la naturaleza y orígenes es esta compleja familia.


viernes, 17 de noviembre de 2017

NOTA EDITORIAL

Por los momentos no se publicará, ni Astro-noticias, imágenes de la semanas, ni efemérides semanales, ni información.

Solamente los Podcasts, efemérides mensuales, en dic los resúmenes del año, y cualquier cosa que yo crea pertinente

Sigan visitando el blog, será una suspensión ajena a mi voluntad


Recomendaciones….

Recomendaciones….
Esta semana recomendamos la lectura de los siguientes artículos en nuestra
Web…
La energía oscura podría no existir.
Interesante enfoque del investigador David Wiltshire y su equipo de trabajo, de la universidad de Canterbury en Nueva Zelanda, en donde haciendo uso del modelo cosmológico de escape temporal, explica con menos error al modelo estándar, la distribución de las supernovas Tipo Ia.
Lea el artículo en el enlace:
http://www.tayabeixo.org/articulos/energiaoscura_podria_noexistir.htm
Las cinco grandes extinciones de especies.
Viviane Richter, escritora científica de Melbourne, Australia, realiza un
resúmen de las cinco extinciones masivas de especies y nos describe las causas más probable de la ocurrencia de las mismas.
Lea el artículo en el enlace:

http://www.tayabeixo.org/articulos/cinco_grandes_extinciones.htm

La semana en imágenes.

La semana en imágenes.
La Luna en colores.













La Luna usualmente se observa en tonos grisáceos. Sin embargo, en este
mosaico en alta resolución, se ha usado filtros para exagerar el color de la
superficie selenita en función de su composición química. Por ejemplo, los tonos
azulados revelan áreas ricas en titanio, mientras que las tonalidades anaranjadas y moradas, zonas pobres en hierro.

Crédito de la imagen: Alain Paillou.
El crespo triangular de Fleming.




Esta sección de la Nebulosa del Velo, situada en la constelación del Cisne,
recibe este nombre en honor a la astrónoma escocesa Williamina Fleming. Con una extensión de 70 años-luz, este remanente de supernova se encuentra a 1.500 años-luz de distancia.

Crédito: Sara Wager.
La Nebulosa Variable de Hubble.


Esta curiosa nebulosa de reflexión cambia su forma en tan solo pocas
semanas. Fue bautizada en honor a Edwin Hubble que la estudió a principios del
siglo pasado. Situada a 2.500 años-luz de distancia, se encuentra en la constelación del Unicornio (Monoceros) y su apariencia variable se debe a los cambios de iluminación que sufre debido a la estrella variable R Monocerotis y el fino polvo circundante.

Crédito de la imagen: Telescopio Espacial Hubble/ NASA/ ESA.
Un jet de polvo desde el cometa 67P.


Dos meses antes de finalizar su misión en torno al cometa 67P/Churyumov-
Gerasimenko, la sonda espacial Rosetta capturó esta imagen en donde se aprecia la eyección de materia desde la superficie del cometa. La misma le ha dado a los científicos planetarios grandes claves para desentrañar los procesos que ocurren en los cometas cuando se aproximan al Sol.

Crédito: Rosetta/ ESA.
Cráter Pitágoras.



El cráter Pitágoras y su inmenso pico central. Imagen capturada el pasado 02
de noviembre con condiciones estables de perturbación atmosférica.

Crédito de la imagen: Pete Lawrence.