lunes, 23 de enero de 2017

Cosmo Noticias 23-01-17


Posted: 20 Jan 2017 07:00 AM PST

Temperatura y radiación de Venus tomada por la sona Akatsuki. Crédito: Planet-C.
La sonda Akatsuki de la agencia espacial japonesa (Japan Aerospace Exploration Agency, JAXA) ha detectado una estructura enorme e inmóvil en la atmósfera de Venus, según desvela un nuevo estudio publicado en Nature Geoscience.
Se trata de un hecho difícil de explicar, dado que en la espesa atmósfera superior de Venus, las nubes de ácido sulfúrico se mueven a una velocidad de 100 metros por segundo, mucho más rápido que la rotación del planeta (donde un día dura más de lo que tarda en dar la vuelta al Sol).
El investigador Makoto Taguchi, de la Universidad de Rikkyo, en Tokio (Japón) y su equipo han detectado una enorme región brillante con forma de arco que se extiende a lo largo de unos 10.000 kilómetros a través de la atmósfera superior de Venus, en la cima de las nubes.
La sonda Akatsuki entró en la atmósfera de Venus a finales de 2015 y observó esta estructura durante varios días. En ese tiempo la extraña onda no se movió, a pesar de los vientos atmosféricos. Se mantuvo inmóvil sobre una región montañosa de la superficie del planeta.
Los autores creen que esa estructura, cuya temperatura es mayor que la de la atmósfera que la rodea, es resultado de una onda generada en la atmósfera inferior que fluye sobre la topografía montañosa de la zona; un fenómeno similar al paso del aire entre montañas de la Tierra.
Aunque sigue sin quedar claro que las ondas provocadas por las montañas se pueda propagar hacia la cima de las nubes de Venus, las observaciones realizadas apuntan a que las dinámicas atmosféricas de este planeta son mucho más complejas de lo que creía hasta ahora.
El estudio “Large stationary gravity wave in the atmosphere of Venus” fue publicado en línea el 16 de enero de 2017 por Nature Geoscience.
Fuente: SINC

Posted: 16 Jan 2017 04:56 PM PST


Presidenta Michelle Bachelet firma proyecto que crea Ministerio de Ciencia y Tecnología. Crédito: Dirección de Prensa.
“Esta iniciativa es la confirmación de un paso imprescindible para el futuro de Chile: estamos poniendo el conocimiento, la innovación, las múltiples ciencias y humanidades en el centro de un nuevo énfasis para abordar nuestro desarrollo”, sostuvo la Presidenta de la República, Michelle Bachelet
Además de la nueva cartera, se crea la Agencia de Investigación y Desarrollo (reemplazando a Conicyt) como servicio ejecutor de políticas; se establece el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación como un ente permanente y se crea el Comité Interministerial de CTI, para fortalecer el Sistema Nacional de Innovación mediante una mejor articulación y una mirada estratégica.
Durante su discurso, la Jefa de Estado explicó que el proyecto “cuida que el funcionamiento del ministerio sea transparente y responda siempre la diversidad de las miradas y de los intereses que conviven en Chile”.
“Porque queremos que este ministerio contribuya a crear las bases de una sociedad que se piensa, pero no con los códigos y marcos del siglo XX, sino que plenamente inserto en el nuevo milenio. Hemos querido ponderar equilibradamente las diversas perspectivas que hay en la tarea de pensar y construir el mañana”, sostuvo.
La nueva cartera será la encargada de asesorar y colaborar con el Presidente de la República en el diseño, formulación, coordinación, implementación y evaluación de políticas, planes y programas destinados a fortalecer la ciencia y tecnología.
Asimismo, contará con diversas funciones y atribuciones para el desempeño de sus labores, dentro de los cuales destaca la tarea de diseñar los programas e instrumentos que deberá ejecutar la Agencia para el otorgamiento de subvenciones, préstamos u otras ayudas para el desarrollo de la ciencia y tecnología en nuestro país.
El Ministerio también tendrá un importante rol de fomentar las relaciones con entidades extranjeras en las materias de su competencia, permitiendo un adecuado diálogo con el ámbito internacional en ciencia y tecnología.
“En definitiva, nuestra ambición es crear una plataforma institucional y con capacidades reales para la construcción de un horizonte de futuro, donde el conocimiento, el debate informado, la creatividad y la mirada de largo plazo sean los motores de un desarrollo integral”, aseguró la Jefa de Estado.
Posted: 18 Jan 2017 07:00 AM PST

Ilustración artística de un planeta siendo desintegrado por su estrella. Foto: Universidad de Vanderbilt.
Después de una cena para muchas personas, puede tomar mucho tiempo limpiar todo. Las variaciones en el brillo de la estrella KIC 8462852 podrían ser causadas por una nube de escombros en órbita producida cuando la estrella engulló parciamente un planeta.
KIC 8462852 adquirió fama en 2015, cuando un equipo de astrónomos observó una serie de variaciones abruptas en su luminosidad, disminuyendo hasta 22% antes de volver a la normalidad.
Hay muchas ideas sobre lo que causa los cambios esporádicos de su brillo. Estas ideas van desde la dinámica estelar interna a enjambres de cometas… y una enorme mega-estructura extraterrestre.
Las cosas se complicaron aún más en enero de 2016 cuando una revisión de placas fotográficas reveló que la luminosidad de la estrella de Tabby había disminuido un 14% entre 1890 y 1989, y otro 3% durante los cuatro años que fue observada por el telescopio Kepler.
Ahora, Brian Metzger de la Universidad de Columbia en Nueva York y sus colaboradores tienen una teoría que podría explicar ambas disminuciones de luminosidad y también la disminución gradual. El grupo piensa que la estrella de Tabby está próxima a regresar a su estado normal, después de una abundante y desordenada comida.
Sobras planetarias
Si KIC 8462852 devoró un planeta en el pasado, la energía del planeta habría hecho a la estrella temporalmente más brillante y luego habría disminuido gradualmente hasta su estado original. Mientras más grande fuera el planeta, más tiempo le tomará disminuir su brillo. Dependiendo del tamaño del planeta, este evento podría haber ocurrido en cualquier momento entre 200 y 10.000 años atrás.
Cuando el planeta cayó hacia su estrella, pudo haberse desintegrado o sus lunas arrancadas, dejando nubes de escombros orbitando la estrella en órbitas excéntricas. Cada vez que los escombros pasen entre nosotros y la estrella, bloquearían algo de luz, haciendo variar su brillo.
Si esto es cierto, este tipo de colisiones podría ser mucho más común de lo esperado. “Estimamos que si la estrella de Tabby fuera representativa, algo como 10 Júpiteres habrían caído a una estrella típica durante su vida, o tal vez incluso más”, dice Metzger. Y la cantidad aumenta a miles si hablamos de objetos más pequeños.
La próxima vez que veamos variar la luz de KIC 8462852, Metzger espera que los astrónomos sean capaces de ver señales de los escombros planetarios pasando cerca de la estrella. “Estos tránsitos solo duran unos pocos días, así que cuando veamos uno, tendremos alertar a todos los telescopios y básicamente apuntar cada telescopio que tengamos hacia la estrella de Tabby”, dice.
La colisión de una estrella y un planeta explica exitosamente el comportamiento de la estrella, dice Jason Wright de la Universidad Estatal de Penn. “Este paper pone un escenario unificador sobre la mesa de una manera creíble”, dice. “Pienso que esto lo mueve a lo más alto de las explicaciones”.
El artículo “Secular Dimming of KIC 8462852 Following its Consumption of a Planet” será publicado en una próxima edición de Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.
Fuente: New Scientist
Posted: 19 Jan 2017 11:30 AM PST

Chile es una tierra privilegiada para observar las estrellas. Miremos hacia el cielo de Horcón y Maitencillo y compartamos en familia una “Noche de estrellas”, una oportunidad especial para aprender más sobre los astros y encontrarse con expertos y amantes de la astronomía.
La “Noche de Estrellas” constará de observaciones astronómicas por medio de telescopios portátiles, que se desarrollarán paralelamente en dos puntos de la comuna de Puchuncaví. En estos sitios podrás interactuar con especialistas astrónomos que enriquecerán esta experiencia con sus conocimientos, aportando así a la valoración de nuestros cielos.
Esta actividad, totalmente gratuita, se realizará el miércoles 25 de enero de 2017 de 21:15 a 23:30 horas. Las ubicaciones son las siguientes:
§  Helipuerto Marbella.
§  Cancha Club Deportivo Horcón.
Importante: En caso de haber cielos nublados la actividad se cancelará.
La “Noche de Estrellas” es una invitación de la Sociedad Chilena de Astronomía (SOCHIAS) y del Proyecto Asociativo Regional Explora de CONICYT Valparaíso. Se desarrolla en el marco de la XIV Reunión Anual de SOCHIAS, que se realizará entre el 23 y el 26 de enero en Maitencillo. Este encuentro es una oportunidad para dar a conocer la investigación que se realiza en esta en el país.
Posted: 19 Jan 2017 07:00 AM PST



Temperaturas globales promedio entre 2012 y 2016. Crédito: NASA.
Las temperaturas superficiales de la Tierra en 2016 fueron las más cálidas desde que se iniciaron los registros en 1880, según análisis independientes llevados a cabo por la NASA y NOAA.
Las temperaturas globales promedio en 2016 fueron 0,99 grados Celsius más altas que el promedio de mediados del siglo XX. Esto hace que 2016 sea el tercer año consecutivo en establecer un nuevo récord de temperatura superficial global promedio.
Las temperaturas de 2016 continúan con una tendencia de calentamiento a largo plazo, según el análisis de científicos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS) de la NASA en Nueva York. Científicos del NOAA coinciden con el resultado de que 2016 fue el año más cálido del que se tenga registro, basados en análisis separados e independientes de los datos.
Dado que las ubicaciones de las estaciones climáticas y las prácticas cambian con el paso del tiempo, hay incertidumbres en la interpretación de diferencias de temperaturas medias globales año a año. Sin embargo, incluso tomando esto en cuenta, la NASA estima que 2016 fue el año más cálido con un 95% de certeza.
La temperatura superficial promedio del planeta se ha elevado unos 1,1 grados Celsius desde finales del siglo XIX, un cambio producido mayormente por el aumento del dióxido de carbono y otras emisiones enviadas a la atmósfera por los humanos.
La mayor parte del calentamiento ocurrió en los últimos 35 años, con 16 de los 17 años más cálidos registrados ocurriendo desde 2001. Pero 2016 no solo fue el año más cálido registrado, sino que también 8 de los 12 meses del año –desde enero a septiembre, con la excepción de junio– fueron los más calurosos de los que se tenga registro para los meses respectivos. Octubre, noviembre y diciembre de 2016 fueron los segundos más cálidos registrados, detrás de sus respectivos meses en 2015.
Gráfico del calentamiento del planeta a largo plazo (años 1880 a 2016). A la derecha se muestra los años que han roto el récord de temperatura media anual hasta ese momento. Crédito: NASA/Joshua Stevens, Earth Observatory.
Los análisis de la NASA incorporan mediciones de temperaturas superficiales de 6.300 estaciones climáticas, observaciones de temperaturas marinas superficiales obtenidas desde barcos y boyas, y mediciones de temperaturas de estaciones de investigación antárticas. Estas mediciones sin procesar son analizadas usando un algoritmo que considera las distancias entre las estaciones y los efectos de calentamiento de las ciudades que podrían distorsionar las conclusiones. El resultado de estos cálculos es una estimación de las diferencias de la temperatura global promedio desde un periodo de referencia de 1951 a 1980.
Los científicos de NOAA usaron muchos de los mismos datos de temperatura, pero con un periodo de referencia distinto, y métodos diferentes para analizar las regiones polares y las temperaturas globales de la Tierra.


Fuente: NASA



Publicar un comentario