lunes, 9 de enero de 2017

NOTICIAS ASTRONÓMICAS 09-01-17





Posted: 02 Jan 2017 11:13 AM PST


Desde hace más de 10 años, cada cierto tiempo, Google nos sorprende con un doodle astronómico. Para los que no lo sepáis, los doodles son las ilustraciones que el buscador presenta en su página principal y que están dedicadas a un evento que se produce el día que aparecen. Con este post empezamos a rescatar los diferentes doodles relacionados con la astronomía para que podáis disfrutarlos.
Como Google ha dedicado  muchos doodles a la astronomía vamos a realizar varios post. En este primero reuniremos los doodles publicados entre los años 2003 y 2008. Posteriormente, como su número es mayor, iremos años por año hasta el 2016. Y con un poco de suerte, para finales de este 2017, podríamos realizar otra recopilación.
En la imagen superior tenéis el primer doodle que hemos recuperado. Se publicó el 14 de marzo de 2003 para celebrar el 124 aniversario del nacimiento de Albert Einstein.

El 7 de junio de 2004 se produjo un tránsito de Venus por delante del disco solar. Google lo celebró con este sugerente doodle.


El 20 de julio de 2005, para celebrar el Aniversario de la llegada del hombre a la Luna, google publicó este simpático doodle.




Este doodle, publicado el 13 de marzo de 2006, celebra el 151 aniversario del nacimiento de Percival Lowell, astrónomo conocido por su ferviente convencimiento de que en Marte había canales.

El 29 de julio de 2008, para celebrar el 50 aniversario de la NASA, se publicó este completo doodle.

El 10 de septiembre de 2008 se publicó este doodle para conmemorar el primer intento para hacer circular por toda la trayectoria del colisionador los primeros haces de partículas.
Posted: 03 Jan 2017 06:00 PM PST
La sonda Cassini observó durante los días 29 y 30 de octubre las nubes de metano de Titán. En el GIF que ilustra el post podéis ver una secuencia que recoge la evolución de estas nubes. La duración real del movimiento es de 11 horas y la animación se ha podido generar gracias a que la sonda tomó una fotografía cada 20 minutos.
Las nubes más prominentes se encuentran entre los 49 y los 55 grados de latitud norte. Se ha determinado que se mueven a unos 7-10 metros por segundo, y se aprecia claramente cómo se desarrollan y se desvanecen.

NASA
También se han observado nubes en regiones situadas más al norte cuya velocidad es inferior, de tan sólo de 1 a 2 metros por segundo.
Los científicos creen que próximamente se dará más actividad de la que se ha observado hasta ahora, por lo que la sonda continuará monitorizando a la luna a lo largo de los próximos meses.
Más información en el enlace.

Posted: 06 Jan 2017 05:30 PM PST


Una noche como hoy, hace 405 años, cambió la historia de la astronomía. ¿Quiéres saber cómo?
Para Galileo las observaciones más importantes correspondieron a las realizadas sobre los satélites de Júpiter. Con un instrumento perfeccionado las observó la noche del 7 de enero de 1.610, fecha clave en la historia de la astronomía. Ya las había contemplado un mes antes con otras lentes, pero eran de tan mala calidad que no pudo percibir los satélites claramente.
La sorpresa de Galileo al contemplar el planeta fue mayúscula cuando observó tres estrellas pequeñas, pero muy brillantes cerca de Júpiter, y con la increíble característica de que se encontraban en una línea recta paralela a la elíptica, dos al este y una al oeste. Afortunadamente, se conservan sus apuntes de observación de esas noches.



                                                   Apuntes de las observaciones realizadas por Galileo

La noche siguiente, al contemplar de nuevo a Júpiter descubrió que la disposición de las estrellitas había variado, hallándose las tres al oeste de Júpiter. En un principio, Galileo llegó a pensar que Júpiter había adelantado a las estrellitas en su recorrido sobre el fondo de estrellas. Pero observando nuevamente el planeta el 10 de enero, se encontró con que una de las estrellitas había desaparecido., y que las otras dos aparecían al este. Entonces supuso que la desaparecida se encontraba oculta detrás de Júpiter. Esto hizo que asombro y confusión vagaran en la mente de Galileo. Así, el planeta Júpiter captó la mayor atención del científico y reforzó sus observaciones desde ese día. Paralelamente, empezó a suponer que Júpiter no tenía nada que ver con el movimiento propio de las estrellas y quería averiguar la naturaleza de estos astros.

La siguiente noche, Galileo volvió a ver dos estrellas al oriente de Júpiter, pero percibió que la más alejada del planeta brillaba mucho más que el día anterior. Hoy se sabe que estos dos satélites son Ganímedes y Calixto, mientras que Io y Europa se encontraban demasiado cerca de Júpiter como para ser resueltos por el telescopio de Galileo.

Basándose en estas observaciones, Galileo ya apuntó a que las estrellas observadas en torno a Júpiter eran estrellas errantes que giraban en torno al planeta del mismo modo que Venus y Mercurio lo hacen alrededor del Sol. El científico se interesó entonces en establecer el periodo de órbita de cada uno de los astros. Comprobó cómo estos variaban de posición en la misma noche realizando observaciones a diferentes horas y durante diversos días.

Fue el 13 de enero cuando Galileo consiguió ver los cuatro satélites, que hoy en día llevan su nombre: los satélites Galileanos, Io, Europa, Ganímedes y Calixto. Galileo no logró calcular el periodo de los satélites para cuando publicó una de sus obras más conocidas, el Sidereus Nuncius, pero sí consiguió demostrar que los satélites que orbitaban más cerca de Júpiter se movían a mayor velocidad que los que, en sus recorridos, se alejaban más del planeta.





                  Galileo fue meticuloso en recoger los movimientos orbitales de los satélites mediceos.

Como he indicado, Galileo redactó sus descubrimientos en la obra Sidereus Nuncius, que la escribió en latín en apenas dos semanas. Mientras su obra estaba en la imprenta, escribió a Belisario Vinta, secretario del duque indicándole que quería dedicarle sus descubrimientos al soberano de Toscana. Pero no sólo quería dedicarle la obra, sino que como él era el descubridor de las estrellas errantes, tenía el deber de bautizarlas y había decidido inmortalizar el nombre del duque en las estrellas. Pero Galileo necesitaba el consejo de Vinta. No sabía si llamar a todos los satélites Cosmeanos por Cosme o llamarlos satélites mediceos por los cuatro hermanos: Francisco, Carlos, Lorenzo y el propio Cosme. O simplemente designar a todos los satélites en conjunto como astros mediceos, para gloria de la familia. Vinta respondió, en nombre del duque, que prefería esta última opción. Y así puede verse en la portada del libro, considerado como el más famoso del siglo XVII.



Posted: 06 Jan 2017 12:41 PM PST












Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute
Esta imagen fue tomada por la sonda Cassini el pasado 3 de enero y en ella se aprecia una bonita combinación de luces y sombras con los anillos como protagonistas.



Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute
El 2 de enero Cassini obtuvo esta bonita imagen de la luna Encélado, en la que se aprecia la geología activa del cuerpo.


Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute
Los anillos fotografiados en todo su esplendor el pasado 2 de enero.

Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute
Titán fotografiado el pasado 31 de diciembre. La imagen nos muestra la actividad nubosa de la luna.
Posted: 06 Jan 2017 12:19 PM PST


Crédito de la imagen: NASA / JPL-Caltech / Univ. De Arizona
La cámara HiRISE (High Resolution Imaging Science Experiment), que porta la sonda  Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA, fotografió el pasado 20 de noviembre a la Tierra y a la Luna desde el planeta rojo. La imagen combina dos exposiciones que se procesaron por separado para destacar todos los detalles posibles de ambos cuerpos. Si las fotografías mostrasen la misma escala de brillo, apenas podríamos percibir la Luna ya que es mucho más oscura que nuestro planeta.
La distancia entre la Tierra y la Luna es de aproximadamente 30 veces el tamaño de nuestro planeta. Pero en esta imagen, la Luna se encontraba casi directamente detrás de la Tierra desde el punto de vista de Marte, por lo que parecen estar más próximas.
En la imagen, la zona rojiza que se ve en la Tierra corresponde con Australia. Cuando se tomaron las imágenes, Marte estaba a unos 127 millones de millas (205 millones de kilómetros) de la Tierra.

Fuente: NASA




Posted: 03 Jan 2017 05:49 AM PST
Este mes de enero vamos a ser testigos, si la meteorología nos lo permite, de una de las lluvias de meteoros más importantes del año: las cuadrántidas.
Las lluvias de estrellas reciben el nombre de la constelación de la que parecen radiar. Pero, hoy en día, la constelación del Cuadrante no la podremos encontrar en ningún mapa moderno. Quadrans Muralis, el cuadrante mural, fue una constelación creada por Joseph Lalande en 1795 a partir de estrellas situadas al norte de Boötes. La estrella principal era la variable CL Draconis, de magnitud aparente 4,95. La constelación representa el cuadrante, un antiguo instrumento astronómico que servía, junto con el octante y el sextante, para observar la posición de las estrellas.
Aunque esta lluvia es visible desde el 28 de diciembre, hasta el 12 de enero, la noche de máxima actividad se produce entre el 2 y 4 de enero. La noche de observación más favorable será la del 2 al 3 de enero. Pasado el máximo, la noche del 3 al 4 no debería esperarse tanta actividad. Dado que siempre hay incertidumbre, se recomienda observarlas dos noches.

Se pueden llegar a vislumbrar hasta 120 meteoros por hora, si bien, el máximo de las cuadrántidas suele darse durante el día, por lo que este número suele ser inferior. Por ello se recomienda su observación en las horas cercanas al alba. El Cuarto Creciente será el 5 de enero, y por lo tanto la Luna no molestará durante las observaciones. Ya se habrá ocultado cuando comencemos a observar.
No se conoce con exactitud el origen de esta lluvia. Peter Jenniskens, del Centro de Investigación Ames de la NASA, cree que la posible procedencia de esta lluvia de meteoros son los restos del asteroide 2003 EH1, y que a su vez, este asteroide fue parte del cometa ya extinto C/1490 Y1 que observaron astrónomos chinos, japoneses y coreanos hace 500 años.
Para una correcta observación vamos a recordar los parámetros que caracterizan una lluvia de meteoros:
   Radiante: Es el punto del cielo del cual parecen salir los meteoros de una lluvia. Se mide mediante las coordenadas Alfa y Delta. Alfa es ascensión recta (AR). Delta es la declinación (Ddec). En la siguiente imagen podéis ver la situación del radiante de las cuadrántidas.
   Tasa Horaria Zenital (THZ). Es el número máximo de meteoros por hora observables en condiciones ideales -un cielo perfectamente claro con el radiante de la lluvia justo sobre su cabeza (el cenit). Se han calculado unos 120 meteoros por horas en condiciones ideales: lejos de las ciudades, sin contaminación lumínica,...
   Índice poblacional. Determina la relación de brillo (y por tanto de masa) entre los miembros de un mismo enjambre.
Por otra parte, no debemos olvidar que en estas fechas el frío nocturno es muy acusado por lo que debemos ir muy equipados de la ropa adecuada aconsejándose llevar más abrigo del que se crea necesario. También se debe incluir en el equipaje de observación comida y bebidas calientes.
Para observar el número máximo de meteoros es necesario alejarse lo más posible de las ciudades y de las fuentes de luz contaminantes. Como no es necesario el empleo de prismáticos ni ningún otro instrumental astronómico, se recomienda llevar una silla reclinable para estar lo más cómodo posible.
Tenéis más información sobre las lluvias de estrellas de este año en el siguiente enlace.
Posted: 03 Jan 2017 06:00 PM PST
La sonda Cassini observó durante los días 29 y 30 de octubre las nubes de metano de Titán. En el GIF que ilustra el post podéis ver una secuencia que recoge la evolución de estas nubes. La duración real del movimiento es de 11 horas y la animación se ha podido generar gracias a que la sonda tomó una fotografía cada 20 minutos.
Las nubes más prominentes se encuentran entre los 49 y los 55 grados de latitud norte. Se ha determinado que se mueven a unos 7-10 metros por segundo, y se aprecia claramente cómo se desarrollan y se desvanecen.

NASA
También se han observado nubes en regiones situadas más al norte cuya velocidad es inferior, de tan sólo de 1 a 2 metros por segundo.
Los científicos creen que próximamente se dará más actividad de la que se ha observado hasta ahora, por lo que la sonda continuará monitorizando a la luna a lo largo de los próximos meses.
Más información en el enlace.



Posted: 03 Jan 2017 05:49 AM PST
Este mes de enero vamos a ser testigos, si la meteorología nos lo permite, de una de las lluvias de meteoros más importantes del año: las cuadrántidas.
Las lluvias de estrellas reciben el nombre de la constelación de la que parecen radiar. Pero, hoy en día, la constelación del Cuadrante no la podremos encontrar en ningún mapa moderno. Quadrans Muralis, el cuadrante mural, fue una constelación creada por Joseph Lalande en 1795 a partir de estrellas situadas al norte de Boötes. La estrella principal era la variable CL Draconis, de magnitud aparente 4,95. La constelación representa el cuadrante, un antiguo instrumento astronómico que servía, junto con el octante y el sextante, para observar la posición de las estrellas.
Aunque esta lluvia es visible desde el 28 de diciembre, hasta el 12 de enero, la noche de máxima actividad se produce entre el 2 y 4 de enero. La noche de observación más favorable será la del 2 al 3 de enero. Pasado el máximo, la noche del 3 al 4 no debería esperarse tanta actividad. Dado que siempre hay incertidumbre, se recomienda observarlas dos noches.

Se pueden llegar a vislumbrar hasta 120 meteoros por hora, si bien, el máximo de las cuadrántidas suele darse durante el día, por lo que este número suele ser inferior. Por ello se recomienda su observación en las horas cercanas al alba. El Cuarto Creciente será el 5 de enero, y por lo tanto la Luna no molestará durante las observaciones. Ya se habrá ocultado cuando comencemos a observar.
No se conoce con exactitud el origen de esta lluvia. Peter Jenniskens, del Centro de Investigación Ames de la NASA, cree que la posible procedencia de esta lluvia de meteoros son los restos del asteroide 2003 EH1, y que a su vez, este asteroide fue parte del cometa ya extinto C/1490 Y1 que observaron astrónomos chinos, japoneses y coreanos hace 500 años.
Para una correcta observación vamos a recordar los parámetros que caracterizan una lluvia de meteoros:
   Radiante: Es el punto del cielo del cual parecen salir los meteoros de una lluvia. Se mide mediante las coordenadas Alfa y Delta. Alfa es ascensión recta (AR). Delta es la declinación (Ddec). En la siguiente imagen podéis ver la situación del radiante de las cuadrántidas.
   Tasa Horaria Zenital (THZ). Es el número máximo de meteoros por hora observables en condiciones ideales -un cielo perfectamente claro con el radiante de la lluvia justo sobre su cabeza (el cenit). Se han calculado unos 120 meteoros por horas en condiciones ideales: lejos de las ciudades, sin contaminación lumínica,...
   Índice poblacional. Determina la relación de brillo (y por tanto de masa) entre los miembros de un mismo enjambre.
Por otra parte, no debemos olvidar que en estas fechas el frío nocturno es muy acusado por lo que debemos ir muy equipados de la ropa adecuada aconsejándose llevar más abrigo del que se crea necesario. También se debe incluir en el equipaje de observación comida y bebidas calientes.
Para observar el número máximo de meteoros es necesario alejarse lo más posible de las ciudades y de las fuentes de luz contaminantes. Como no es necesario el empleo de prismáticos ni ningún otro instrumental astronómico, se recomienda llevar una silla reclinable para estar lo más cómodo posible.
Tenéis más información sobre las lluvias de estrellas de este año en el siguiente enlace.
Posted: 05 Jan 2017 06:29 AM PST
El pasado 29 de diciembre, aunque la noche prometía ser heladora, nos acercamos a Ciguñuela para ver la puesta del Sol desde lo alto de un páramo. Allí, Fran Sevilla tomó 267 fotografías del ocaso para después realizar un vídeo con ellas.
Posteriormente realizamos una pequeña observación astronómica, pero en menos de una hora la escarcha cubrió nuestros equipos y tuvimos que regresar a casa para no correr el riesgo de convertirnos en unos carámbanos andantes.

Publicar un comentario