lunes, 30 de enero de 2017

NOTICIAS ASTRONÓMICAS 30-01-17




Posted: 29 Jan 2017 09:57 PM PST

Mañana, 31 de enero, al anochecer, podremos ver de nuevo una bonita "postal" celeste. La Luna se situará cerca de los planetas Venus y Marte. ¡No perdáis la oportunidad de obtener bonitas fotografías!
En el mapa inferior podéis ver la situación de los tres cuerpos con respecto a las constelaciones.










Posted: 31 Jan 2017 12:52 PM PST


Tal y como os adelanté ayer en el artículo "Mañana al anochecer, la Luna volverá a aparecer junto a Marte y Venus", hoy era visible en el firmamento una hermosa conjunción entre la Luna, Marte y el brillante Venus.
Aunque las nubes amenazaban con impedir la observación, finalmente hemos tenido suerte, pudiendo realizar algunas fotografías, de las cuales os adelantamos una. Ha sido tomada desde la parte trasera de la Catedral de Valladolid. Hemos usado una cámara Canon EOS500D sobre trípode y con un objetivo de 70 mm de focal. El tiempo de exposición ha sido de 1 segundo, a 1600ISO y f/4.
Y vosotros, ¿habéis podido observarlo?

Posted: 30 Jan 2017 10:48 PM PST


Crédito: NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute
Según un nuevo estudio, las misteriosas manchas rojizas oscuras situadas a lo largo del ecuador de Plutón, podrían ser consecuencia de un impacto gigante que ayudó a formar la luna más grande del planeta enano, Caronte.
Este descubrimiento también podría ayudar a explicar la extrañamente amplia variedad de colores vistos en los objetos distantes del Cinturón de Kuiper.
Una de las características más llamativas de Plutón fotografiadas por la sonda New Horizons es el material rojizo oscuro que se encuentra presente en las manchas gigantes situadas a lo largo del ecuador del planeta enano. El mayor ejemplo de estas manchas es la conocida como región Cthulhu (pronunciada "k-thu-lu"), que se extiende casi a la mitad del ecuador de Plutón.
Cthulhu, que lleva el nombre de la monstruosa deidad ficticia de las obras de HP Lovecraft, tiene una longitud de 3.000 kilómetros de largo y 750 km de ancho; con un tamaño de más de 700.000 kilómetros cuadrados, Cthulhu es más grande que Alaska.


Crédito: NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute
Estas manchas rojizas oscuras pueden contener materia orgánica, específicamente, materiales similares al alquitrán conocidos como tolinas. Todavía se desconoce cómo se crearon estos parches. Tal vez, los cometas pudieron dispersar las tolinas en la superficie de Plutón, o por el contrario, fue la radiación ligera o de alta energía la que podría haber reaccionado químicamente con la superficie del planeta enano para crear estos compuestos. Sin embargo, ambas actividades habrían oscurecido la superficie de Plutón más uniformemente.
Ahora, los investigadores sugieren que este material rojizo oscuro fue creado por la colisión gigante que pudo haber dado a luz a Caronte. Así como la Luna de la Tierra probablemente surgió a partir de los escombros provocados por la colisión de un cuerpo del tamaño de Marte contra una Tierra recién nacida, Caronte también fue el resultado de un impacto cósmico.
Los científicos creen que tanto Plutón como el cuerpo que colisionó contra él probablemente contenían compuestos orgánicos simples como los encontrados típicamente en los cometas, por ejemplo, el formaldehído. También razonaron que estas moléculas podrían haber permanecido en piscinas temporales de agua líquida caliente que habrían existido después de que el impacto derritiera un parte significativa de la superficie de Plutón.
En experimentos de laboratorio, se calentaron sopas de agua y compuestos orgánicos simples como el formaldehído durante muchas horas. Las concentraciones de las moléculas orgánicas de estas soluciones eran comparables a las encontradas en los cometas.
Los científicos encontraron que estas sopas se volvieron más oscuras y rojas con el tiempo a medida que se formaban compuestos orgánicos más complejos. Después de calentar durante más de 1.000 horas a 50 grados centígrados o más, se asemejaron al material presente en las misteriosas manchas oscuras ecuatoriales de Plutón.
En simulaciones por ordenador, los investigadores descubrieron que una masa de un tercio de Plutón colisionando con un objeto de tamaño Plutón podría haber generado una luna del tamaño de Caronte y "cálidas piscinas de agua líquida cerca de las regiones ecuatoriales del objeto del tamaño de Plutón", dijo el autor principal del estudio, Yasuhito Sekine, un científico planetario de la Universidad de Tokio. El impacto habría sido lo suficientemente fuerte como para inclinar significativamente el objeto del tamaño de Plutón, de modo que el punto de impacto controla donde se encuentra el nuevo ecuador del planeta enano tras la colisión, formándose de este modo las charcas cálidas a lo largo del ecuador.
Los investigadores sugieren también que en las charcas cálidas formadas tras el impacto pudieron coexistir temporalmente moléculas orgánicas simples de Plutón y del impactador, que tras el paso del tiempo, formarían materiales orgánicos más complejos como las tolinas. Por lo tanto, la región de Cthulhu y las otras manchas rojizas de Plutón podrían ser un resto todavía humeante de la gran colisión que dio lugar a la formación de Caronte.
Los investigadores sugieren que los impactos gigantes de alta velocidad podrían haber ocurrido con frecuencia en las regiones externas del antiguo Sistema Solar. Estas colisiones podrían explicar la misteriosa variedad de colores, brillo y densidad que se ven en los grandes cuerpos del Cinturón de Kuiper.
Fuente: Space.com
Posted: 27 Jan 2017 08:24 PM PST



Crédito: NASA
En la actualidad, los científicos poseen una mejor compresión sobre tres puntos claves con respecto a nuestro planeta:
- Qué tipo de materia se unió para formar la Tierra.
-Cuándo llegó el agua a nuestro planeta.
-Por qué la Tierra y la Luna poseen composiciones similares.
Dos estudios publicados el miércoles 25 de enero en la revista Nature sugieren que los bloques de construcción principales de la Tierra fueron rocas similares a los meteoritos conocidos como condritas de enstatita y que el planeta obtuvo la mayor parte de su agua gradualmente durante el final de su proceso de formación.
"Los resultados presentados en estos documentos llevan a la preocupante conclusión de que los meteoritos que poseemos en los laboratorios no son ejemplos particularmente buenos de los bloques de construcción de la Tierra", escribió Richard Carlson, un geoquímico en la Institución Carnegie para la Ciencia en Washington, DC.
¿Cuándo llegó el agua a la Tierra?
Los científicos han sabido desde la década de 1970 que la abundancia de isótopos de oxígeno de las rocas de la Tierra difiere de la de la gran mayoría de los meteoritos, a excepción de las condritas enstatitas.
Como las rocas de la Tierra y los meteoritos de enstatita difieren en su composición elemental, la mayoría de los investigadores han utilizado modelos de la formación de la Tierra basados ​​en diferentes meteoritos llamados condritas carbonáceas, ricos en volátiles (compuestos con bajo punto de ebullición, como el agua).
Mediante el seguimiento de las diferentes abundancias isotópicas presentes en las rocas de la Tierra y en los meteoritos, ambos estudios concluyeron que los bloques de construcción tipo carbonita-condrita no eran comunes a finales de la historia de la formación de la Tierra.
Específicamente, en uno de los dos estudios, el geoquímico de la Universidad de Chicago, Nicolás Dauphas, sugirió que varios tipos de meteoritos eran responsables del primer 60 por ciento del crecimiento de la Tierra, mientras que casi todo el 40 por ciento restante provenía de condritas enstatitas.
El segundo estudio, realizado por Mario Fischer-Gödde y Thorsten Kleine de la Universidad de Münster en Alemania, reforzó esa conclusión, mostrando que las rocas de tipo enstatita probablemente dominaron la historia de la acumulación tardía de la Tierra.
Estos hallazgos indican que el agua llegó a la Tierra a lo largo de la historia de la formación del planeta, y no sólo en una ráfaga de condritas carbonosas y / o cometas cerca del final, como algunos investigadores han propuesto, escribió Carlson.
"Si el último 0,5 por ciento de material acumulado por la Tierra estuviera compuesto de un tipo particular de condrita carbonácea rica en volátiles, conocida como una condrita de CI, se habría agregado al planeta una cantidad equivalente de agua en masa a los océanos de la Tierra" dijo Carlson. "Las mediciones de Fischer-Gödde y Kleine demuestran que este material acretado tardíamente consistía en condritas de enstatita relativamente "secas".
Sin embargo, esta conclusión todavía deja una pregunta: ¿Por qué la composición de la superficie terrestre no coincide con la de las condritas de enstatita? Carlson sugirió dos posibles explicaciones: el interior de la Tierra es muy diferente de la superficie (lo cual es improbable por una variedad de razones), o, como sugirió Dauphas en su artículo, las condritas de enstatita fueron alteradas en la superficie de la Tierra a medida que el planeta evolucionaba .
¿Por qué la Luna es tan parecida a la Tierra?
El estudio de Dauphas también arroja luz sobre cómo se formó la Luna. La mayoría de los astrónomos piensan que, hace mucho tiempo, uno o más cuerpos de tamaño Marte se estrellaron contra la proto-Tierra, expulsando material que posteriormente se unió para formar la Luna.
Los modelos sugieren que tales impactos gigantescos habrían creado una Luna cuya composición era diferente a la de la Tierra, porque la proto-Tierra y el (los) impactador (es) probablemente habrían estado compuestos por diferentes materiales. Pero las mediciones de la Tierra, la Luna y los meteoritos de enstatita "tienen composiciones isotópicas casi indistinguibles", escribió Dauphas en su nuevo estudio.
El problema aparente se puede remontar a los modelos más viejos que sugieren que una diversidad de meteoritos formaron la Tierra, agregó Dauphas. Su investigación, por otro lado, indica que la proto-Tierra y el (los) impactador (es) que crearon la Luna probablemente se formaron en el mismo "reservorio isotópico", que estaba dominado por condritas de enstatita.
"De acuerdo con esto, el impactador gigante que formó la Luna probablemente tenía una composición isotópica similar a la de la Tierra, por lo que relajaba las limitaciones en los modelos de formación lunar", escribió Dauphas.
Fuente: Space.com

Las cartas celestes de este post han sido generadas con Stellarium.
Posted: 29 Jan 2017 03:00 AM PST



ESA
En el gif superior podéis ver una animación que muestra la formación de escarcha en el casquete polar norte de Marte entre noviembre y diciembre de 2004. El área, de 73 x 41 kilómetros, está centrada en las coordenadas 79,94 ºN / 44,11 ºE.
El casquete polar norte de Marte está formado por capas de hielo de agua que se extienden hasta una profundidad de unos 2 kilómetros, y que son fruto del deshielo estacional y de la deposición de hielo mezclado con polvo.
Durante el invierno, el hielo de agua va cubriéndose por una fina capa de hielo de dióxido de carbono, de entre unos pocos centímetros y un metro de espesor. Sin embargo, durante los meses de verano, más cálidos, la mayoría del hielo de dióxido de carbono se convierte directamente en vapor y escapa a la atmósfera, conservándose únicamente las capas de hielo de agua.
Fuente: ESA


Posted: 24 Jan 2017 04:26 PM PST



NASA
Un asteroide de la clase Apollo recién descubierto, denominado 2017 BX, sobrevolará la Tierra a tan solo 0,68 LD (261.120 km) de la superficie de nuestro planeta hoy, 25 de enero de 2017. Su tamaño se sitúa entre los 4 y 14 m.
En el momento de su aproximación más cercana a la Tierra - a las 04:45 UTC del 25 de enero - el asteroide 2017 BX sobrevolará la Tierra con una velocidad estimada de 7.44 km/s.
2017 BX se observó por primera vez el pasado 20 de enero con el Pan-STARRS 1.
La próxima vez que este objeto se acerque a nuestro planeta será el 12 de enero de 2070. Su distancia nominal en su aproximación más cercana será de 37.9 LD (14.553.603 km).
Desde el 17 de enero de 2017, se conocen 15.564 objetos cercanos a la Tierra. El 1 de enero del 2000, este número era de tan sólo 935. Diez años antes, el 1 de enero de 1990, sabíamos solamente de la existencia 180 objetos cercanos a la Tierra.
El siguiente gráfico muestra el número total actual de asteroides cercanos a la Tierra conocidos a fecha del 21 de enero de 2017, agrupados de acuerdo a sus tamaños estimados. La primera columna representa a los cuerpos de menor tamaño, de unos 30 m de diámetro. La última casilla representa a los NEAs (near-Earth asteroids) con diámetros mayores de 1 km.


Crédito: NASA NEO/JPL
Más información en el enlace.
Posted: 25 Jan 2017 08:08 AM PST
Muchos aficionados a la astronomía se preguntan muchas veces cuándo podrán fotografiar un tránsito de la ISS por delante del disco solar o de la Luna.
En el siguiente enlace: ISS TRANSIT FINDER , podéis realizar vuestras consultas.
Lo primero que os piden en la web es que indiquéis vuestra ubicación. Es muy fácil si optáis por señalarla en el mapa (Select from map). Una vez aceptada la ubicación, los datos geográficos aparecen automáticamente en la web.
El siguiente paso es indicar en qué periodo de tiempo queremos realizar la observación. Recordad que sólo nos podrán dar datos de los días más próximos por lo que si queremos de verdad observar uno de estos eventos, tendremos que consultar la web a menudo.
Y por último, debemos indicar aproximadamente a cuántos kilómetros de nuestra ubicación seríamos capaces de trasladarnos para ver el tránsito.
¡Mucha suerte!
Posted: 26 Jan 2017 08:02 PM PST

Crédito: NASA/JHUAPL/SwRI
Gracias a la información aportada por la sonda New Horizons de la NASA los científicos han sido capaces de descubrir que la luna más grande de Plutón, Caronte, ha sufrido un proceso similar a la tectónica de placas terrestre, mediante el cual su superficie se agrietó y se expandió.
Ross Beyer y sus colegas han analizado las características de la superficie de Caronte para comprender cómo se formaron. En su análisis se percataron de que existen rasgos comunes o similitudes entre las características observadas en la Tierra y las vistan en la luna: la geología de nuestro planeta está alimentada por enormes placas que flotan sobre un manto, lo que provoca que algunas choquen entre sí y otras se separen.
Los investigadores notaron que había fisuras que se asemejaban a las zonas de expansión del fondo marino o valles de rift terrestres. También vieron bloques deprimidos de la superficie rodeados de fallas, llamadas graben, y escarpes, zonas donde un pedazo de tierra se ha movido verticalmente en relación a las zonas colindantes.
Sin embargo, los científicos no encontraron evidencias de la formación de montañas, un proceso que en la Tierra se da mediante el choque de las placas.
"Lo que vemos son todo fracturas", comentó Beyer, científico planetario del Centro de Investigación Ames de la NASA e investigador principal del Instituto SETI. "En la Tierra, las placas tectónicas chocan en algunos lugares y se separan en otros". Características geológicas como el Himalaya o los Andes son ejemplos directos de esta colisión entre placas, y el océano Atlántico y el Rift del este de África, ejemplos de su separación. En contraste, en Caronte sólo se han observado rasgos extensionales.
Los científicos creen que Caronte tuvo en el pasado un manto líquido bajo una corteza compuesta principalmente de hielo de agua. Cuando el hielo se congeló, se expandió, por lo que la corteza de Caronte tuvo que expandirse para acomodarse a la nueva situación. Este fenómeno no ocurre en la Tierra porque la roca fundida se contrae cuando se convierte en sólida.
Los datos aportados por la New Horizons indican que la densidad de Caronte sugiere que la luna está compuesta por algo de roca, pero su masa sería una minoría de la masa total.
Bayer señaló que los modelos actuales representan la formación de Caronte como resultado de una colisión de un objeto contra un proto-Plutón, quedando este cuerpo dividido en dos piezas desiguales, una de las cuales se convertiría en Caronte. La colisión inicial habría generado algo de calor, y los elementos radiactivos del núcleo de Caronte habrían añadido algo más. Inicialmente, la superficie, compuesta principalmente de agua con un poco de amoniaco, se congelaría, pero la capa situada entre el núcleo rocoso y la corteza de hielo seguiría siendo líquida.
Amy Barr Mlinar, científica del Planetary Science Institute en Tucson, Arizona, señala que las fuerzas de marea también podrían contribuir a mantener líquido el interior de Caronte. Desgraciadamente todavía no se cuentan con buenos modelos que nos muestren la evolución de esta luna. El poco amoniaco que se ha detectado en la superficie de Caronte podría reducir significativamente el punto de congelación del agua, lo que permitiría que el satélite pudiera tener todavía un océano.
Independientemente de la fuente de calor, Caronte es pequeño. Además posee mucha superficie en relación con su volumen. Los objetos con mucho volumen irradian calor más fácilmente, lo que provoca que ese manto líquido finalmente se congele probablemente en pocos millones de años. Una prueba de que la luna se congeló pronto es su superficie craterizada que muestra que no ha habido mucha actividad geológica en los últimos 4 mil millones de años.
Cuando el manto de Caronte se congeló, el volumen de la luna aumentó, estirando la corteza. Ese proceso construyó el patrón de crestas y grietas que los científicos vieron en las imágenes de New Horizons.
Fuente: Space.com

Posted: 28 Jan 2017 08:50 PM PST
Situado a unos 129 años luz de la Tierra en la constelación de Pegaso, los astrónomos han sido capaces de ver cuatro exo-planetas orbitando en torno a su estrella, conocida como HR 8799. Descubiertos en 2008, fueron unos de los primeros exo-planetas en ser descubiertos mediante la técnica de imagen directa. Desde entonces, los científicos han continuado investigando este sistema llegando a la conclusión de que los cuatro planetas orbitan a su estrella con una resonancia de 1: 2: 4 :8, lo que significa que el periodo orbital de cada uno está relacionado con el periodo orbital de lo demás.
Usando imágenes obtenidas por el W.M. Keck durante un período de siete años Jason Wang ha elaborado un vídeo que recoge el movimiento de los exo-planetas. Y aunque no se muestre un periodo orbital completo, ya que todavía haría falta investigar el sistema durante muchos años más, se ilustra maravillosamente la resonancia que existe entre los cuatro planetas de la estrella.




Imagen de HR 8799 (izquierda) tomada por el HST en 1998, imagen procesada para eliminar la luz de las estrellas dispersas (centro), e ilustración del sistema planetario (derecha). Crédito: NASA / ESA / STScI / R. Soummer
Más información en el enlace.


Publicar un comentario