miércoles, 15 de febrero de 2017

Astronoticias 15-02-17



 

 

  

 

Astronoticias.

Una semana de titanes…






 Los próximos días, martes 15 y domingo 19 se cumplen 453 y 544 años de los nacimientos de dos titanes de la astronomía: Galileo Galilei y Nicolás Copérnico…
Copérnico, nacido en 1473 introdujo el fundamento matemático que sustentó la teoría heliocéntrica del Sistema Solar. 78 años después, Galileo encontraría la demostración práctica de esa teoría, al observar las fases del planeta Venus y al observar que los cuatro astros que acompañaban a Júpiter en el cielo, giraban en su derredor.
Del aspecto físico de Galileo sabemos por los autorretratos que él mismo trazó.
De Copérnico, por la reconstrucción en 3D que realizaron investigadores en Polonia,en el 2005, al descubrirse su sepultura.
Los que admiramos, observamos y estudiamos los fenómenos del firmamento,le debemos a estas dos luminarias, su aporte en pro de la ciencia.
Para completar este marco, recordamos que el sábado 18, se cumplen 87 años del descubrimiento de Plutón, por Clyde Tombaugh, otro hito importante en la astronomía.

El sonido de los pulsares y otros…

En los enlaces a continuación, dos interesantes videos sobre los sonidos capturados de objetos en el espacio.

https://www.youtube.com/watch?v=HHCnzb0xK7U&feature=youtu.be

https://www.youtube.com/watch?v=5sbrpxmq8yk


Sería bueno comentar esto sobre los "sonidos del espacio". El sonido es una sensación que percibimos con nuestros oídos y requiere un medio físico de transmisión, el sonido no se transmite en el vacío, que es lo que hay mayormente en
el espacio.
Tenemos un rango de percepción de estas ondas, que básicamente corresponden a vibraciones que viajan a lo largo del medio que finalmente llega a nuestros oídos (el medio suele ser el aire, pero puede ser el agua, o un sólido, o el hilo que conecta a los dos vasos, etc.)
Así que los "sonidos" que ellos obtienen son en realidad una "traducción" de señales electromagnéticas, que esas son ondas que SI viajan en el vacío, y también son fotones
por el asunto de la dualidad onda-partícula de la luz, y que tienen una frecuencia dada (como ondas que son), y esas frecuencias son "traducidas" a sonidos, simulando como
sería unas ondas sónicas en el aire con dicha frecuencia escalada de modo tal que esté dentro del rango humano audible.
Pero es bueno dejar claro que es físicamente imposible "escuchar la luz".

Estallido y fragmento en el cometa 73P/ Schwassmann-
Wachmann.


11 de febrero de 2017.



El objeto más brillante y de apariencia casi estelar es el cuerpo principal del 73P/Schwassmann-Wachmann y que evidencia unafase temprana de arranque de estallido o outburst. Pronto se difundirá cada vez más, expandiendo la coma o atmósfera del cometa al exponerse más material fresco del núcleo.



El cometa 73P el pasado 10 de febrero de 2017. Crédito: Thierry Noel.

En el enlace se puede observar una animación que nos permite ver el movimiento en paralelo de ambos objetos descartando que se trate de otro objeto o cuerpo menor.
El 73P/Schwassmann-Wachmann es muy propenso a la fragmentación, por lo que sorprende verlo una vez más y momento propicio para continuar con un monitoreo de este nuevo estallido y fragmentación.

Más información en:

https://rastreadoresdecometas.wordpress.com/2017/02/11/estallido-y-fragmento-enel-73ps-w/

Algo perturbó notablemente al Sol hace unos 7.500 años.



10 de febrero de 2017.

Unos análisis de anillos de crecimiento anual de árboles muy
antiguos sugieren que en torno al año 5.480 a.C el Sol experimentó una alteración extrema y anómala en su actividad.
Los autores de la investigación han averiguado esto
midiendo los niveles de carbono-14 en dichos anillos. Ese nivel sirve de indicador de la incidencia en la atmósfera terrestre de rayos cósmicos (chorros de partículas subatómicas). Al llegar a la atmósfera terrestre, esos rayos interactúan con ella y uno de los resultados es una producción de carbono-14.
Cuando cambia la actividad solar, ello tiene efectos directos sobre la Tierra.
Cuando el Sol está poco activo, su "escudo protector", dentro de la cual está la Tierra,se debilita y deja pasar más rayos cósmicos procedentes del exterior del Sistema
Solar. Esto produce un incremento de carbono (carbono-14) en la atmósfera terrestre.
Dado que el carbono en el aire es absorbido por los árboles, los niveles de carbono-14 en los anillos es una indicación de la actividad solar y de sucesos solares inusuales del pasado. El equipo de Fusa Miyake, de la Universidad de Nagoya en Japón, y Timothy
Jull, de la de Arizona en Estados Unidos, se valió de dicho efecto para "leer" la actividad solar en un espécimen de una especie de pino capaz de vivir durante miles de años.
Los investigadores encontraron un aumento en el nivel de carbono-14 que fue más abrupto que cualquier otro hallado previamente, excepto el de una anomalía acaecida en el año 774 o 775 de nuestra era, y el de otra en el año 994. Ahora habrá que intentar averiguar qué fue lo que le ocurrió al Sol hace siete mil años. Lo poco que se sabe acerca de estos episodios de actividad solar inusual, impide ofrecer una
explicación fiable. Los investigadores esperan que observaciones adicionales de estas anomalías en estrellas parecidas a la nuestra puedan llevarnos a una explicación
exacta.

Más información en:
http://noticiasdelaciencia.com/not/22987/algo-perturbo-notablemente-al-sol-haceunos-
7-500-anos/
http://www.pnas.org/content/114/5/881


Entrelazamiento cuántico: Nueva y espectacular demostración
de un inquietante fenómeno de la mecánica cuántica.


07 de febrero de 2017.




El entrelazamiento cuántico podría parecer estar
más cerca de la ciencia-ficción que de la realidad física. Pero
según las leyes de la mecánica cuántica (una rama de la física
que describe el mundo a la escala de los átomos y las partículas subatómicas), el entrelazamiento cuántico es en
realidad algo del todo real.
Imaginemos dos motas de polvo situadas en extremos
opuestos del Universo, separadas por miles de millones de años-luz. La teoría cuántica predice que, a despecho de la enorme distancia que las separe, estas dos partículas
pueden estar entrelazadas cuánticamente. Es decir, cualquier medición realizada en una expresará inmediatamente información sobre el resultado de una futura medición
en su compañera. En ese caso, los resultados de las mediciones sobre cada miembro de la pareja pueden estar enormemente correlacionados.
Si, en cambio, el Universo se comporta como Einstein imaginó que debería (con las partículas poseyendo sus propias y determinadas propiedades previas a la medición, y con causas locales capaces solo de producir efectos locales), entonces
debería haber un límite superior para cuánto podrían estar correlacionadas las mediciones sobre cada miembro de la pareja de partículas. El físico John Bell cuantificó este límite superior, llamado ahora “desigualdad de Bell”, desde hace más de 50 años.
A fin de intentar aclarar si existen o no esos hipotéticos factores ocultos, los físicos han recurrido a experimentos extremadamente controlados, en los que producen un par de fotones entrelazados cuánticamente a partir de una fuente única, y después los envían a dos detectores diferentes y miden sus propiedades con el propósito de determinar su grado de correlación, o entrelazamiento. Para descartar la
posibilidad de que en los resultados puedan haber influido variables ocultas, los investigadores han usado generadores de números aleatorios en cada detector para decidir qué propiedad de cada fotón medir, en la fracción de segundo existente entre
el momento en que el fotón deja la fuente y el momento en que llega al detector.
En 2014, Kaiser y sus colegas propusieron un experimento para utilizar fotones antiguos procedentes de fuentes astronómicas, como estrellas o cuásares, actuando a
modo de generadores cósmicos de números aleatorios, reemplazando así a los generadores terrestres de números aleatorios en la tarea de determinar las mediciones
a efectuar en cada fotón entrelazado. Dicha luz cósmica llegaría a la Tierra desde objetos muy alejados (de decenas a miles de millones de años-luz de distancia), Por tanto, si algunas variables ocultas fueran a interferir con la aleatoriedad de la elección de las mediciones, habrían tenido que poner esos cambios en marcha antes del momento en que la luz dejó la fuente cósmica, o sea mucho antes de que se llevara a cabo el experimento en la Tierra.
En este nuevo estudio, los investigadores han demostrado experimentalmente su idea por vez primera. En la ínfima fracción de segundo previa a la llegada de un
fotón entrelazado a un detector, los investigadores usaron cada telescopio para medir rápidamente una propiedad de un fotón estelar entrante, en este caso, si su longitud
de onda era más rojiza o más azulada que una de referencia en particular. Después usaron esta propiedad aleatoria del fotón estelar, que su estrella generó hace 600 años, para determinar qué propiedad medir de los fotones entrelazados que llegaban.
En este caso, los fotones estelares clasificados como rojos hacían que un detector midiera en el fotón entrelazado la polarización en una dirección en particular. En cambio, un fotón estelar clasificado como azul hacía que el detector midiera, en la partícula entrelazada, la polarización en una dirección diferente.

Más información en:
http://physics.aps.org/synopsis-for/10.1103/PhysRevLett.118.060401
http://journals.aps.org/prl/abstract/10.1103/PhysRevLett.118.060401


Un puente de estrellas conecta a las Nubes de Magallanes.

07 de febrero de 2017.

Las Nubes de Magallanes parecen estar comunicadas por un estrecho puente de estrellas con una extensión de 43.000 años-luz, de acuerdo a un equipo internacional de astrónomos liderados por investigadores de la Universidad de Cambridge. El estudio será publicado por la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society y está basado en un estudio conducido por el Observatorio Espacial Europeo, Gaia.



La línea blanca traza el camino promedio de las estrellas entre las galaxias enanas mientras que la línea azul, marca el camino del gas. Crédito: V. Belokurov, D. Erkal y A. Mellinger.

Durante los últimos 15 años, los científicos han anticipado ansiosamente los datos de Gaia. La primera porción de información del satélite fue liberada hace tres meses y es de libre acceso para todos. Este conjunto de datos de calidad sin precedentes es un catálogo de las posiciones y el brillo de mil millones de estrellas en nuestra galaxia y sus alrededores.
Lo que Gaia ha enviado a la Tierra es único. La resolución angular del satélite es similar a la del Telescopio Espacial Hubble, pero con un mayor campo de visión. De hecho, Gaia utiliza el mayor número de píxeles para tomar imágenes digitales del cielo que cualquier otro instrumento espacial.
El equipo de Cambridge se concentró en el área alrededor de las Nubes de Magallanes y usó los datos de Gaia para seleccionar un tipo muy particular de estrellas variables: las llamadas RR Lyrae, unas estrellas muy antiguas y no evolucionadas químicamente. Como estas estrellas han estado en el derredor de las nubes desde los primeros días de su existencia, ofrecen una visión de la historia de la pareja. El estudio de las Nubes de Magallanes (la grande y la pequeña) siempre ha sido difícil ya que se extienden a lo largo de una gran área. Pero con la visión gran angular de Gaia,
esto se ha convertido en una tarea mucho más fácil.
Alrededor de la Vía Láctea, las Nubes son los ejemplos más brillantes y más grandes de galaxias enanas satelitales. Conocidas por la humanidad desde los albores de la historia (y por los europeos desde sus primeros viajes al hemisferio sur) las Nubes de Magallanes han permanecido en un enigma hasta la fecha. A pesar de que las nubes han sido un elemento constante del cielo, los astrónomos sólo recientemente han tenido la oportunidad de estudiarlas en gran detalle.
La cuestión de si las nubes encajan o no en la teoría convencional de la formación de galaxias depende críticamente de su masa y del momento de su primer acercamiento a la Vía Láctea. Los investigadores del Instituto de Astronomía de Cambridge encontraron pistas que podrían ayudar a responder a ambas preguntas.
En primer lugar, las estrellas RR Lyrae detectadas por Gaia se utilizaron para trazar la extensión de la Gran Nube de Magallanes. Se encontró que la misma poseía un "halo" difuso de baja luminosidad que se extendía hasta 20 grados desde su centro.
Esto solo sería capaz, si la Nube fuese mayor de lo pensado.
El trazado del movimiento de las Nubes es imposible sin el conocimiento de sus órbitas. Desafortunadamente, a la distancia a la que se encuentran, sus órbitas son difíciles de medir debido al desplazamiento tan pequeño del objeto en el cielo, el cual es inobservable durante una vida humana. En ausencia de una órbita, el Dr. Vasily Belokurov y sus colegas encontraron una opción mejor: una corriente estelar.
Las corrientes de estrellas se forman cuando un satélite - una galaxia enana o un cúmulo de estrellas - comienza a sentir la fuerza de marea del cuerpo alrededor del cual orbita. Las mareas estiran el satélite en dos direcciones: hacia adelante y atrás del objeto anfitrión. Como resultado, en la periferia del satélite, se forman dos aberturas: pequeñas regiones donde la atracción gravitacional del satélite es equilibrada por la atracción del huésped. A las estrellas satélites que entran en estas regiones se les hace fácil abandonar el satélite por completo y comenzar a orbitar al huésped. Poco a poco,
estrella tras estrella abandona el objeto satélite, dejando una huella luminosa en el cielo, revelando su órbita.
"Las corrientes estelares alrededor de las Nubes ya habían sido predichas pero nunca se habían observado", explica el Dr. Belokurov. "Después de haber marcado las posiciones en el cielo de las estrellas RR Lyrae detectadas por Gaia, nos sorprendió ver una estrecha estructura en forma de puente que conecta las dos nubes. Creemos que al menos una parte de este "puente" está compuesto de estrellas despojadas de la Nube Pequeña por la Grande. El resto pueden ser estrellas de la Nube mayor extraídas por la Vía Láctea".
Los investigadores creen que el puente de estrellas RR Lyrae ayudará a aclarar la historia de la interacción entre las Nubes y nuestra galaxia.

Más información en:
https://phys.org/news/2017-02-bridge-stars-dwarf-galaxies.html


Una estrella en plena metamorfosis


07 de febrero de 2017.



La brillante estrella de la imagen, AG Carinae, está
perdiendo masa a un ritmo espectacular. Sus potentes
vientos alcanzan hasta 7 millones de km/h y ejercen una
enorme presión sobre las nubes de material que expulsa la propia estrella.
Estos fabulosos vientos ya han vaciado la región más cercana a la estrella y han empujado el material hasta alejarlo formando el patrón observado en esta fotografía tomada por el telescopio espacial Hubble.
AG Carinae es una extraña forma de estrella variable luminosa azul, un tipo evolucionado a partir de estrellas con una masa 20 veces mayor a la del Sol. Estas estrellas presentan un comportamiento variable e impredecible, experimentando tanto períodos de inactividad como de emisiones. También constituyen algunas de las estrellas más luminosas conocidas, pues son entre decenas de miles y varios millones de veces más brillantes que el Sol.
Cabe mencionar que el resplandor en el centro de la imagen no es la propia estrella, que es minúscula a esta escala y se encuentra oculta dentro de esta región saturada. Además, la cruz blanca no corresponde a un fenómeno astronómico, sino a un efecto del telescopio.

Datos contradictorios de Curiosity sobre un antiguo lago marciano.

07 de febrero de 2017.



Las concentraciones de CO2 en la atmósfera primitiva de Marte, hace 3.500 millones de años, eran demasiado bajas para que, en zonas como el cráter Gale, en el ecuador del planeta rojo, se depositaran sedimentos como los encontrados por el rover Curiosity de la NASA.
Así lo revela esta semana en la revista PNAS un equipo de investigadores de la NASA, junto al investigador Alberto Fairén del Centro de Astrobiología (mixto del CSIC y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial), en España.
El terreno que está analizando Curiosity desde 2012 está compuesto fundamentalmente por secuencias sedimentarias depositadas en el fondo de un antiguo lago, que contienen minerales como arcillas o sulfatos, lo que indica que la superficie primitiva estuvo en contacto con agua líquida.
Pero el agua en ese estado requiere de una temperatura superficial proporcionada por un mínimo de CO2 en la atmósfera, y esto no parece que se cumpliera en los comienzos de Marte, según los datos del rover. Curiosity no ha encontrado carbonatos, lo que confirma los estudios de todas las sondas anteriores: los carbonatos son muy escasos en la superficie de Marte y, por tanto, el contenido de CO2 en la atmósfera era muy bajo.
En concreto, el análisis directo de muestras sobre la superficie marciana llevado a cabo por los investigadores demuestra que el nivel de CO2 en la atmósfera en el momento en que se depositaron los sedimentos de Gale era entre 10 y 100 veces
inferior al mínimo requerido para que la temperatura en superficie estuviera por encima del punto de congelación del agua líquida. En la Tierra, los depósitos de carbonatos se forman en el fondo de los lagos y los mares al interaccionar el CO2 de la atmósfera con el agua líquida. El dióxido de carbono es un gas capaz de generar un potente efecto invernadero y, por lo tanto, de calentar el planeta.

Más información en:

http://noticiasdelaciencia.com/not/22921/datos-contradictorios-de-curiosity-sobreun-antiguo-lago-marciano/

Primeros Resultados sobre los efectos en el Astronauta
gemelo Scott Kelly durante su estadía en el espacio.


01 de febrero de 2017.



Luego de permanecer por casi 365 días continuos orbitando alrededor de la Tierra a bordo de la Estación Espacial Internacional y aterrizar el pasado mes de Marzo en Kazakstán, el astronauta Scott Kelly (NASA) y su colega cosmonauta Mikhail Kornienko (Rocosmos),iniciaron una serie de evaluaciones médicas y psicológicas con miras a determinar los efectos que podrían desencadenarse en el cuerpo y psiquis humana ante la permanencia prolongada del organismo bajo situaciones hasta ahora no exploradas in situ. El fin común del proyecto de larga estadía en el espacio es marcar el punto de partida y extrapolar así las consecuencias y efectos bajo los que queda inmerso un astronauta en un viaje interplanetario. Concretamente, en una misión hacia nuestro vecino Marte. Nuevos estudios realizados a Scott Kelly, quien particularmente posee un hermano gemelo que también se desempeña como astronauta, muestran que, algunos de los efectos, actualmente considerados como sutiles, pudiesen no serlo en el largo término. Su hermano Mark participó en cuatro misiones espaciales y su participación en este proyecto se centró, siendo gemelo, como muestra experimental de control para comparación a la llegada de su hermano.
Una gran cantidad de personas se dio cita la semana pasada en un taller llevado a cabo por el Programa de Estudios Humanos de NASA, lugar en el cual fueron presentados resultados del llamado Estudio de Gemelos de NASA.
Un grupo de investigadores presentó resultados sobre la alteración en los "telómeros " de Scott Kelly. Los telómeros son las zonas finales de los cromosomas,son regiones de ADN no codificante, en otras palabras, en ellos no existe información genética de la especie. Su función primordial es la proporcionar estabilidad estructural en el cromosoma de la célula eucariota y en la división celular, ayudan a mantener las terminaciones de los cromosomas para que éstos no se mezclen ni se adhieran entre sí, juegan además un papel fundamental en el proceso de meiosis. Las células procariotas son circulares, no poseen telómeros. El acortamiento de los
cromosomas está asociado con el envejecimiento celular, dicho acortamiento ocurre precisamente en los telómeros. El desgaste del telómero durante los ciclos reproductivos celulares disminuyen la vida útil de un cromosoma. Las células que presentan este defecto son incapaces de duplicarse (regeneración celular) y entran en una fase de muerte celular programada, un proceso hasta ahora irreversible.
Sorprendentemente, los telómeros de las células recogidas en los glóbulos blancos de Scott Kelly se alargaron durante la misión. Según lo expuesto arriba, esto retardaría el
envejecimiento celular del astronauta. Algunos investigadores comentaron que esto podría deberse al intenso trabajo físico y a la estricta y reducida dieta calórica a la que
son sometidos los astronautas allá arriba. Sin embargo, los telómeros del astronauta retomaron a su tamaño original días después de haber aterrizado.
Otro equipo de científicos presentó resultados sobre la disminución de la masa esquelética durante la segunda mitad de la misión de Scott. Adicionalmente, también fueron presentados resultados sobre la disminución de las habilidades cognitivas del astronauta a pocas horas de haber aterrizado en la Tierra.
Un estudio genético reveló que ambos, aún siendo gemelos, llevan consigo mutaciones únicas y particulares en cada uno. Un sondeo realizado arrojó que más 200.000 cadenas o secuencias de ARN (ácido Ribonucleico) que se tomaron a los
gemelos presentaban variaciones de uno al respecto del otro.

Más información en:

http://www.space.com/35527-nasa-astronaut-twins-study-early-results.html
https://www.nasa.gov/feature/how-stressful-will-a-trip-to-mars-be-on-the-humanbody-we-now-have-a-peek-into-what-the-nasa


Una nueva estación espacial con fondos privados podría
substituir a la ISS.


01 de febrero de 2017.



La Compañía Axiom Space con centro de mando en Houston, está en la búsqueda de establecer la construcción de una estación espacial con fondos privados con miras a convertirse en una estación que reciba vuelos comerciales.
El lanzamiento del primer módulo está previsto ser lanzado en 2020. Esta compañía, liderada por Mike Suffredini, antiguo director del programa de la Estación Espacial Internacional (ISS) anunció que dicha nave se convertiría en la sucesora de la estación actual.
De acuerdo al comunicado, la nave podrá alojar astronautas de varios países del mundo e incluso turistas espaciales. En relación a éste último tipo de visitantes, informaron que para el año 2030, el turismo espacial podría convertirse en un mercado que podría generar gran cantidad de puestos de trabajos y transacciones que sumen hasta 37 Millardos de dólares. Actualmente se encuentran en negociaciones con empresas de más de 20 países para mostrar los detalles del proyecto, la necesidad de financiar la nueva estación surge esencialmente a raíz de que, la Estación Espacial Internacional en un programa previsto, estipulado y con fondos aprobados hasta el 2024, posterior a esta fecha, la estación será desincorporada de su órbita en los meses sucesivos. Axion Space iniciará el entrenamiento de astronautas en el 2017, gestionará el envío de éstos a mediados de 2019 y prevé la ejecución de esta misión a un costo promedio muy inferior al costo actual de manutención de una persona en la ISS hoy en día, el cual se estima en 7,5 Millones de dólares por día. Los astronautas recibirán el mismo entrenamiento estipulado actualmente en NASA para sus participantes y serán capacitados para desenvolverse de excelente manera allá arriba. El primer módulo que será lanzado en 2020, será acoplado a la estación actual, desde ese momento las dos estaciones convivirán como una sola, y, no más allá de 2028 se prevé separarlas y marcar así el punto de partida para la nueva estación espacial comercial.

Más información en:

http://www.spacedaily.com/reports/New_Era_of_Space_Travel_Private_Station_May_Replace_ISS_by_Late_2020_999.html
Publicar un comentario