jueves, 16 de febrero de 2017

La semana en imágenes

La semana en imágenes.
Encelado en fase creciente.
En esta fascinante toma de la luna Encelado realizada por la sonda Cassini en noviembre 2016, Cassini se ubicaba a unos 130.000 kilómetros de la brillante media luna con dirección al Sol. El brillo de Encelado es abrumador, la mítica y lejana luna de Saturno refleja más del 90% de la luz solar que recibe, su superficie tiene la misma reflectividad que la nieve limpia y fresca. Con apenas 500 kilómetros de diámetro, Encelado es una luna sorprendentemente activa. Los datos recogidos durante los vuelos de Cassini y los años de imágenes acumuladas, han revelado la presencia de extraordinarios géiseres en el polo sur y un posible océano global de agua líquida bajo su corteza helada.


Crédito de la imagen: Equipo de imagen de Cassini, SSI, JPL, ESA, NASA
Aurora sobre el Polo Sur de Júpiter.
Un espectacular y resplandeciente óvalo en el Polo Sur de Júpiter fue captado por la sonda Juno de la NASA, la explicación del fenómeno: Una brillante Aurora en lo más
septentrional del planeta joviano. Esta dramática imagen infrarroja nos muestra un brillante anillo auroral; las auroras son causadas por partículas de alta energía del Sol que interactúan con el campo magnético de un planeta, y los óvalos alrededor de los polos magnéticos son comunes. Los datos de Juno dan indicaciones preliminares de que el campo magnético y las auroras de Júpiter son inesperadamente poderosos y complejos.


Crédito de la imagen: NASA, JPL-Caltech, SwRI, ASI, INAF, JIRAM.
Melotte 15 en el corazón.

Las nubes cósmicas forman fantásticas y únicas estructuras en las regiones centrales de la nebulosa de emisión IC 1805, también llamada Nebulosa Corazón. Esculpidas por los vientos estelares y la intensa e incesante radiación de las estrellas masivas que se encuentran en el cúmulo de estrellas recién nacido de la nebulosa, esta formación denominada Melotte 15, alcanza aproximadamente 1,5 millones de años luz. Resaltan las siluetas de las nubes de polvo oscuras al contrastar con las nubes de gas atómico que brillan intensamente. La imagen está compuesta por tomas en banda estrecha y banda ancha. El campo de la fotografía abarca alrededor de 15 años luz, se distingue
la emisión de hidrógeno ionizado, azufre y átomos de oxígeno signados por los tonos verdes, rojos y azules de la popular paleta Hubble. IC 1805 se encuentra a unos 7.500 años luz de distancia en la constelación de Cassiopea.


Crédito de la imagen: Steve Cooper.
La Nebulosa de la Calabaza.
Catalogada como OH 231.8 + 04.2 esta nebulosa es la muerte de una estrella gigante roja.
Expeliendo gases 1.000 kilómetros por hora, la gigante roja se ha convertido en su mortaja cósmica, una estrella enana blanca.
El Telescopio Espacial Hubble ha logrado capturar el “instante” cósmico cuando se produce esta rápida transición.


Crédito de la imagen: NASA/ESA/Hubble. Judy Schmidt.

Publicar un comentario