miércoles, 29 de marzo de 2017

Astronoticias 29-03-17

Astronoticias.
Seis nuevos asteroides descubiertos en la campaña
ALDA-IASC.
24 de marzo de 2017.


Recientemente hemos recibido la notificación de parte del equipo del proyecto IASC (International Asteroid Search Collaboration) en relación a la asignación, por parte del Centro de Planetas Menores (MPC) de la Unión Astronómica Internacional (IAU), de códigos provisionales a seis (6) descubrimientos de asteroides detectados durante las campañas de búsqueda ocurridas durante los meses Septiembre - Octubre 2016 y Diciembre 2016 – Enero 2017.
Estos asteroides recibieron denominaciones 2016 SP36, 2016 UF52, 2016 UL40, 2016 UN40, 2016 UO40, y 2016 UP40.
El proyecto IASC es el trabajo mancomunado existente entre un grupo de universidades y observatorios astronómicos, siendo la Universidad Hardin-Simmons – en Abilene, Texas - la promotora del programa. El objetivo del mismo es la distribución de la inmensa cantidad de imágenes astronómicas producidas por los observatorios entre los equipos de reducción de datos de las instituciones de educación media y universitaria - de varios países – adheridas al programa. Nuestra asociación solicitó incorporarse a éste desde comienzos del año 2012, y hasta la fecha – marzo de 2017 - ha participado activamente en 13 campañas.
Más información en:
Chuck Berry y su mensaje que viaja por el espacio.
24 de marzo de 2017.


Chuck Berry ha fallecido el 18 de marzo a los 90 años, dejando como legado más de dos decenas de álbumes y temas tan célebres como “You never can tell” o“Johnny B. Goode”.
Esta última, además de en muchos hogares de todo el mundo, está también en el espacio: es una de las canciones que viajan en las sondas Voyager, el instrumento creado por el hombre que más lejos de la Tierra ha llegado.
Tras el fallecimiento de Chuck Berry, muchos de sus seguidores lo han recordado en Twitter con la carta que Carl Sagan y su mujer, la también divulgadora científica Ann Druyan, enviaron al guitarrista en su cumpleaños número 60:
Querido Chuck Berry,
"Cuando dicen que tu música vivirá para siempre puedes pensar que, normalmente, están exagerando", "Pero
Johnny B. Goode está en el disco de la Voyager, ahora a
2000 millones de millas de la
Tierra y con destino a las estrellas. Este disco durará mil millones de años o más".
Feliz 60 cumpleaños, con admiración por la música que le has dado a este mundo…
"Vamos Johnny, vamos.
Un equipo de investigadores descubre cómo invertir el envejecimiento de las células.
24 de marzo de 2017.

Investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW, por sus siglas en inglés), en Sídney,
Australia, han hecho un descubrimiento que podría llevar a un fármaco revolucionario que realmente invierta el envejecimiento, mejore la reparación del ADN, e incluso podría ayudar
a la NASA a llevar a sus astronautas a Marte.
El artículo fue publicado el pasado jueves en la revista Science, su contenido menciona como los científicos han logrado identificar un paso primordial en el proceso molecular que permite a las células reparar el ADN deteriorado.
En sus experimentos con ratones, los resultados obtenidos les permiten indicar que es posible lograr reparar el daño del ADN causado por el envejecimiento y la radiación. Estos resultados han llamado la atención de la NASA, que cree que el tratamiento puede ayudar a los astronautas durante su misión en Marte.
Las células del ser humano tienen una capacidad innata para reparar el daño en su ADN, pero su capacidad para hacerlo disminuye a medida que envejecemos.
Los científicos lograron identificar el metabolito NAD+ (el cual está presente de forma natural en cada célula de nuestro cuerpo) como el regulador clave en las interacciones proteína-proteína que controlan la reparación del ADN.
Al final del experimento de una semana, donde los sujetos de muestra eran unos ratones, las células de los roedores viejos eran indistinguibles de las de los roedores jóvenes, dijo David Sinclair, líder de la investigación y profesor de la
Escuela de Ciencias Médicas de la UNSW y de la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston, Estados Unidos.
El tratamiento de los ratones se llevó a cabo con un precursor NAD+, o
'refuerzo', llamado NMN; este mejoró la capacidad de sus células para reparar los daños al ADN provocados por la exposición a la radiación o la vejez. Los ensayos en seres humanos de la terapia con NMN comenzarán en un plazo de seis meses.
"Esto es lo más cercano que estamos a un fármaco anti-envejecimiento seguro y eficaz, que está quizás a sólo entre tres y cinco años de estar en el mercado si los ensayos van bien", señaló Sinclair.
El trabajo llamó el interés de la NASA, pues con ello lograrían mantener sus astronautas sanos durante los largos periodos de viajes interplanetarios, en el caso inmediato durante su futura misión de cuatro años a Marte, donde se calcula que el
5% de las células de los astronautas morirían y sus posibilidades de cáncer se acercarían al cien por ciento. Pero este fármaco también sería usado durante las exposiciones cortas de los astronautas al espacio, ya que estos experimentan un envejecimiento acelerado por la radiación cósmica.
Los investigadores consideran que el mismo tratamiento podría ayudar a los deterioros a largo plazo que sufren el 96% de los sobrevivientes de canceres infantiles, a los enfermos cardiovasculares, de diabetes tipo 2, de Alzheimer, de infertilidad, y cánceres no relacionados con el tumor original.
Más información en:
Rescatando las viejas imágenes astronómicas
para hacer descubrimientos.
24 de marzo de 2017.


El proyecto de rebobinado de
imágenes para resucitar objetivos
astronómicos de muy antigua data,
está redescubriendo imágenes
fascinantes, como esta imagen de la
nebulosa de Orión 1905.
Las imágenes "perdidas" de las
revistas de astronomía muy viejas se
están redescubriendo a través de un
proyecto de ciencia ciudadana que se
puso en marcha el 22 de marzo de este
año. Esto representa un potencial e incalculable beneficio para los investigadores
que buscan cambios en el Universo.
'Astronomy Rewind' agrupa a voluntarios civiles y científicos (según sus
conocimientos) para digitalizar y hacer observaciones estelares, con el objetivo de
búscar y cotejar los objetos que aparecen en las revistas viejas de la Sociedad
Astronómica Americana (AAS), las cuales datan desde alrededor de 1850.
"Al volver a la literatura científica histórica que se encuentra en los datos de
viejas ediciones de la revista, es como girar la llave a un cofre del tesoro", dijo
Alyssa Goodman, un astrónomo del Centro Harvard-Smithsoniano para Astrofísica
(CfA) en Cambridge, Massachusetts, Al anunciar el proyecto, en un comunicado.
Aprender acerca de los objetos celestes y sus variaciones en el tiempo, será
posible gracias a las observaciones publicadas en estas revistas, las cuales nunca
fueron indexadas en las bases de datos actuales de imágenes en línea. Incluso hoy
día, pocas imágenes de revistas se almacenan de una manera tal que las haga
fácilmente investigables, dice Goodman.
El proceso contempla escaneos, que consideran una mezcla de texto y
gráficos múltiples. El proyecto se encuentra alojado en la plataforma de la
"Zooniverse”, un portal web de ciencia ciudadana que incluye más de 1 millón de
voluntarios. Esta cantidad de colaboradores ha arrojado en unos pocos días 6.500
imágenes, un trabajo que tomaría muchos meses de hacerlo de otra manera.
"Es un gran proyecto, que nos ayuda esencialmente con la variable tiempo en
la astronomía, la cual escapa usualmente de nuestras manos por la marcada
diferencia entre nuestro tiempo de vida y el de los objetos cósmicos, entre de otras
cosas," dice Tim O'Brien, astrofísico de la Universidad de Manchester, Reino Unido.
Las imágenes podrían ayudar a los científicos para detectar el movimiento de
estrellas fugitivas expulsadas de cúmulos estelares, a aumentar el número de novas
recurrentes conocido y su evolución, así como los cambios evolutivos en los
objetos cósmicos que han sido de mayor interés de los astrónomos.
año. Esto representa un potencial e incalculable beneficio para los investigadores
que buscan cambios en el Universo.
'Astronomy Rewind' agrupa a voluntarios civiles y científicos (según sus
conocimientos) para digitalizar y hacer observaciones estelares, con el objetivo de
búscar y cotejar los objetos que aparecen en las revistas viejas de la Sociedad
Astronómica Americana (AAS), las cuales datan desde alrededor de 1850.
"Al volver a la literatura científica histórica que se encuentra en los datos de
viejas ediciones de la revista, es como girar la llave a un cofre del tesoro", dijo
Alyssa Goodman, un astrónomo del Centro Harvard-Smithsoniano para Astrofísica
(CfA) en Cambridge, Massachusetts, Al anunciar el proyecto, en un comunicado.
Aprender acerca de los objetos celestes y sus variaciones en el tiempo, será
posible gracias a las observaciones publicadas en estas revistas, las cuales nunca
fueron indexadas en las bases de datos actuales de imágenes en línea. Incluso hoy
día, pocas imágenes de revistas se almacenan de una manera tal que las haga
fácilmente investigables, dice Goodman.
El proceso contempla escaneos, que consideran una mezcla de texto y
gráficos múltiples. El proyecto se encuentra alojado en la plataforma de la
"Zooniverse”, un portal web de ciencia ciudadana que incluye más de 1 millón de
voluntarios. Esta cantidad de colaboradores ha arrojado en unos pocos días 6.500
imágenes, un trabajo que tomaría muchos meses de hacerlo de otra manera.
"Es un gran proyecto, que nos ayuda esencialmente con la variable tiempo en
la astronomía, la cual escapa usualmente de nuestras manos por la marcada
diferencia entre nuestro tiempo de vida y el de los objetos cósmicos, entre de otras
cosas," dice Tim O'Brien, astrofísico de la Universidad de Manchester, Reino Unido.
Las imágenes podrían ayudar a los científicos para detectar el movimiento de
estrellas fugitivas expulsadas de cúmulos estelares, a aumentar el número de novas
recurrentes conocido y su evolución, así como los cambios evolutivos en los
objetos cósmicos que han sido de mayor interés de los astrónomos.
Más información en:
http://www.nature.com/news/citizen-scientists-to-rescue-150-years-of-cosmicimages-1.21702

Una nueva clase de estrellas variables, pulsantes en
rayos X.

24 de marzo de 2017.

Imágenes en rayos X tomadas con el observatorio de rayos X Chandra de NASA. En ellas se ven dos estrellas: arriba a la izquierda se encuentra delta Cephei, el prototipo de un tipo de estrellas variables conocidas como cefeidas; abajo a la derecha está la compañera de delta Cephei, que no es variable. La comparación entre las dos imágenes hace patente la variabilidad en rayos X de delta Cephei.
Crédito: NASA.
Una sorprendente nueva clase de estrellas variables pulsantes en rayos X ha sido descubierta por un equipo de astrónomos dirigidos por Scott Engle y Edward Guinan (Villanova University).
Las cefeidas son una famosa clase de estrellas pulsantes cuyos periodos y brillos permiten a los astrofísicos medir distancias a otras galaxias y calibrar el ritmo de expansión del Universo. La estrella prototipo de esta clase es delta Cephei, en la constelación de Cefeo. Datos recientes de delta Cephei obtenidos con el observatorio de rayos X Chandra, combinados con medidas previas del satélite
XMM-Newton, han demostrado que esta estrella muestra variaciones en su emisión de rayos X que siguen el periodo de pulsación de 5.4 días de esta estrella super-gigante. Los rayos X son observados en todas las fases de las pulsaciones de la estrella, pero se incrementan en un 400% cerca de los momentos en que la estrella se hincha y alcanza su diámetro máximo de unas 45 veces el diámetro del
Sol.
Delta Cephei es una estrella brillante, clasificada como estrella super-gigante amarilla, cuyas variaciones en brillo fueron descubiertas en 1784, siendo una de las primeras estrellas variables conocidas. Sus variaciones de luz son resultado de pulsaciones radiales durante las cuales la estrella se contrae y expande con el mismo periodo de 5.4 días que sus cambios en brillo. La superficie de delta Cephei alcanza velocidades supersónicas de unos 130 mil kilómetros por hora, encogiéndose e hinchándose unos 3 millones de kilómetros durante cada periodo de pulsación.
El análisis de los rayos X indica la presencia inesperada de plasma muy caliente en delta Cephei, con temperaturas por encima de los 10 millones de grados Celsius. No se sabe con seguridad si los rayos X aparecen a causa de ondas de choque inducidas en la atmósfera dinámica de la estrella por las pulsaciones, o por la generación de un campo magnético estelar que se enreda, emitiendo rayos X.
Otras cefeidas son objeto de estudio para comprender el origen de los plasmas calientes que emiten en rayos X. Por lo menos dos cefeidas adicionales muestran una posible variabilidad en rayos X.
Más información en:
Observadas las primeras fases de formación de galaxias tipo Vía Láctea.
24 de marzo de 2017.


Ilustración de artista de galaxias progenitoras de la Vía Láctea en el Universo temprano con un cuásar al fondo brillando a través de un super-halo de gas de hidrógeno que rodea la galaxia.
Nuevas observaciones con ALMA de dos de este tipo de galaxias revelan los grandes halos extensos de las galaxias que llegan más allá de los discos polvorientos donde se forman estrellas.
Crédito: A. Angelich,
NRAO/AUI/NSF.
Durante décadas los astrónomos han encontrado galaxias lejanas mediante la detección del modo peculiar en el que su gas absorbe la luz de un cuásar brillante que se vea por detrás de ellas. Pero los esfuerzos para observar la luz emitida por estas mismas galaxias han sido en gran parte infructuosos. Ahora, un equipo de astrónomos ha detectado con el conjunto de radiotelescopios ALMA las emisiones de dos galaxias lejanas detectadas inicialmente por sus señales de absorción de luz de un cuásar, y los resultados no han sido los que esperaban.
Por una parte, las emisiones producidas por la formación de estrellas en las galaxias se hallaban a una distancia sorprendentemente grande del gas denso revelado por la absorción del cuásar, indicando que las galaxias se hallan envueltas en un gran halo de gas de hidrógeno. Los ritmos estimados de formación estelar eran también inesperadamente altos.
“Habíamos anticipado que veríamos emisiones débiles justo por encima del cuásar, y en lugar de ello vimos galaxias brillantes a grandes distancias del cuásar”, comenta J. Xavier Prochaska (UC Santa Cruz). El gas de hidrógeno neutro revelado por su absorción de la luz del cuásar forma muy probablemente parte de un gran halo o disco extenso de gas alrededor de la galaxia. “No es donde se produce la formación de estrellas y ver tanto gas tan lejos de la región de formación estelar indica que existe una gran cantidad de hidrógeno neutro alrededor de la galaxia”,explica Marcel Neeleman (UC Santa Cruz).
Más información en:
Marte, ¿un planeta con anillos temporales?
23 de marzo de 2017.


Un nuevo estudio sugiere que el planeta Marte tuviera anillos en alguna época de su pasado.
Esa es la teoría propuesta por el equipo de David Minton y
Andrew Hesselbrock, de la Universidad Purdue en West
Lafayette, Indiana, Estados Unidos.
El modelo que estos científicos han desarrollado sugiere que los "escombros" que fueron enviados al espacio en la colisión de un asteroide u otro cuerpo contra Marte hace unos 4.300 millones de años van alternando entre convertirse en un anillo planetario y agruparse mucho más hasta formar una luna.
Una teoría sugiere que la gran Cuenca Polar del Norte (Cuenca Borealis) de
Marte, que cubre alrededor del 40 por ciento del planeta en su hemisferio norte, fue creada por ese impacto, enviando escombros al espacio.
El gran choque habría enviado suficiente material desde la superficie de
Marte como para formar un anillo, según los cálculos realizados por estos científicos.
El modelo de Hesselbrock y Minton sugiere que a medida que se formaba el anillo, y que los escombros se alejaban lentamente del Planeta Rojo y se esparcían, estos se iban agrupando, hasta que acabaron conformando una luna. Con el paso del tiempo, el tirón gravitatorio de Marte habría atraído a esa luna hacia el planeta hasta alcanzar el límite de Roche, la distancia al planeta por debajo de la cual las fuerzas de marea de dicho planeta destrozan un cuerpo celeste cuya cohesión se conserve esencialmente solo por efecto de su gravedad.
Más información en:
http://noticiasdelaciencia.com/not/23568/marte-un-planeta-con-anillostemporales-/
La cambiante superficie de un cometa.
22 de marzo de 2017.

Los cometas, pequeños cuerpos helados que proceden de las regiones externas del Sistema Solar, adquieren su apariencia característica cuando se aproximan al
Sol, los hielos subliman y emergen la cola y la coma -una envoltura gaseosa que rodea al núcleo-. Y las semanas anteriores o posteriores al perihelio, o región de la órbita más cercana al Sol, constituyen un momento culminante de actividad que, por primera vez y gracias a la misión Rosetta (ESA), ha podido observarse de cerca. Ahora aparece publicada en la revista Science un estudio que analiza los cambios que la superficie del cometa 67P Churyumov-Gerasimenko ha sufrido en esta fase y que apunta a un pasado más activo.
"Los cambios que sufre un cometa, en el más amplio sentido de la palabra, desde el Sistema Solar externo hasta el perihelio no consisten solo en el desarrollo de un coma de gas y una cola de polvo, sino que ya podemos afirmar que esos cambios a gran escala parten de cambios a pequeña escala, de decenas de metros e incluso menos, en la superficie del núcleo cometario", apunta Luisa M. Lara, investigadora del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) (España) que participa en la misión Rosetta.
La apariencia de un núcleo cometario en las fases cercanas al perihelio era antes desconocida, ya que quedaba oculta tras la coma. La cámara OSIRIS, a bordo de la misión Rosetta, ha podido fotografiar todo el proceso de actividad de 67P desde su despertar, en mayo de 2014, hasta el máximo acercamiento al Sol, que tuvo lugar durante el perihelio en agosto de 2015, y en su progresivo distanciamiento del mismo.
Ahora, la comparación de las imágenes obtenidas a lo largo de dos años, que cubren escalas de metros o incluso menos, ha permitido analizar qué cambios se han producido en la superficie del cometa en su viaje alrededor del Sol.
Más información en:
Rastreando moléculas aromáticas en el Universo
temprano.
23 de marzo de 2017.

Una molécula que se encuentra en los gases emitidos por el vehículo a motor, y que se cree que contribuyó al origen de la vida en la Tierra, ha hecho que los astrónomos subestimaran fuertemente la cantidad de estrellas que se estaban formando en el Universo temprano, según un nuevo estudio dirigido por la Universidad de California Riverside.
Esta molécula recibe el nombre de hidrocarburo policíclico aromático. En la Tierra se encuentra también en el carbón y el alquitrán. En el espacio es un componente del polvo, que junto con el gas, llena el hueco que hay entre las estrellas de las galaxias.
El estudio supone la primera vez que los astrónomos han sido capaces de medir variaciones de hidrocarburos policíclicos aromáticos en galaxias distantes con diferentes propiedades. Tiene consecuencias importantes para los estudios de las galaxias lejanas ya que la absorción y emisión de energía por parte de las partículas de polvo puede cambiar la imagen que tienen los astrónomos de las galaxias más distantes.

En el estudio los astrónomos utilizaron datos de los telescopios Spitzer y Keck para sondear las regiones polvorientas y de formación de estrellas de galaxias hace unos 10 mil millones de años. La imagen el fondo muestra el campo GOODS, una de las cinco regiones del cielo cubiertas por este estudio.
Crédito: Mario De Leo-Winkler con imágenes de Spitzer Space Telescope, NASA, ESA y el equipo del Hubble Heritage.
Los investigadores concluyeron que la emisión de moléculas de hidrocarburos policíclicos aromáticos está inhibida en las galaxias de masa baja, que también tienen una fracción menor de metales (átomos más pesados que el hidrógeno y el helio). Estos resultados indican que las moléculas de hidrocarburos policíclicos aromáticos probablemente resultan destruidas en el ambiente hostil de galaxias de baja masa y pobres en metales con radiación intensa. Además, la emisión de las moléculas de hidrocarburos policíclicos aromáticos es relativamente más débil en las galaxias jóvenes en comparación con las más viejas, lo que puede ser debido al hecho de que las moléculas de hidrocarburos policíclicos aromáticos no se producen en grandes cantidades en las galaxias jóvenes.
A partir de estos datos, los investigadores concluyen que la actividad de formación de estrellas y la luminosidad en el infrarrojo del Universo hace 10 mil millones de años es aproximadamente un 30% más alta de lo que se había medido anteriormente.
Más información en:
Lagos de Titán pueden tener nitrógeno efervescente.
20 de marzo de 2017.

La sonda Cassini captó este mosaico de imágenes que muestra los lagos del hemisferio norte de la luna Titán de Saturno, el pasado 17 de febrero de 2017. El paso cercano final de la misión por Titán está previsto para el 22 de abril.
Crédito:
NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute.
Un estudio reciente, financiado por NASA, ha demostrado que los lagos y mares de hidrocarburos de la luna Titán de Saturno pueden ocasionalmente producir grandes franjas de burbujas.
Los investigadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de NASA simularon las frías condiciones de la superficie de Titán, encontrando que importantes cantidades de nitrógeno pueden disolverse en el líquido extremadamente frío de metano que llueve de los cielos y que se acumula en ríos, lagos y mares. Demostraron que cambios ligeros en la temperatura, presión del aire o composición pueden hacer que el nitrógeno se separe rápidamente de la solución, como las burbujas que se producen cuando abres una botella de gaseosa.
La nave espacial Cassini de NASA ha descubierto que la composición de los lagos y mares de Titán cambia de un lugar a otro, con algunas reservas siendo más ricas en etano que en metano. “Nuestros experimentos demostraron que cuando los líquidos ricos en metano se mezclan con los ricos en etano en un lago rico en etano, el nitrógeno es menos capaz de permanecer disuelto”, explica Michael Malaska (JPL).
La noción de que las burbujas de nitrógeno puedan crear zonas efervescentes sobre los lagos y mares de Titán es importante en el caso de uno de los misterios todavía por resolver que Cassini ha hallado en el tiempo que lleva investigando Titán: las llamadas “islas mágicas”. Durante varios sobrevuelos, el radar de Cassini reveló áreas pequeñas en los mares que aparecían y desaparecían y, en por lo menos un caso, reaparecían. Los investigadores propusieron varias explicaciones para lo que podría estar causando estas estructuras parecidas a islas, incluyendo la idea de campos de burbujas. El estudio nuevo proporciona detalles sobre el mecanismo que podría estar formando dichas burbujas.
Más información en:
Descubierta luna en objeto trans-neptuniano 2007
OR10.
18 de marzo de 2017.


Foto de los archivos del Hubble, muy reprocesada. En la misma se detecta un satélite al único objeto trans-neptuniano de gran tamaño que parecía carecer de ella.
Crédito: NASA/STScI/Wesley Fraser/Gábor Marton.
El planeta enano 2007 OR10 era hasta ahora una excepción entre los grandes cuerpos celestes del Sistema Solar que están más allá de Neptuno: parecía que describía su trayectoria solo. A los demás objetos transneptunianos, con diámetros de al menos mil kilómetros, por ejemplo Plutón, Eris y Sedna, se les conocen satélites. Ahora, un equipo dirigido por Csaba Kiss, del Observatorio Konkoly, ha llenado ese hueco; en las imágenes de archivo del telescopio espacial Hubble de los años 2009 y 2010 han descubierto una luna de 2007 OR10.
El planeta enano 2007 OR10 tiene un diámetro de unos 1.500 kilómetros, dos tercios del diámetro de Plutón; es el mayor objeto del Sistema Solar sin nombre oficial. Para descubrir la luna, los investigadores aumentaron el contraste en las viejas fotos del Hubble.
Para la investigación astronómica, ni 2007 OR10 ni su luna son en sí mismos de especial interés. Pero que cada uno de los grandes objetos transneptunianos tenga su propia luna indica que en los primeros tiempos del Sistema Solar las condiciones eran fundamentalmente distintas a las previstas.
Más información en:
Claves para el descanso en los vuelos espaciales.
16 de marzo de 2017.


Orbitar alrededor de la Tierra obliga a los tripulantes de una nave a llevar un estilo de vida lleno de normativas, nuestro cuerpo no está diseñado para permanecer largos períodos de tiempo en el espacio, sin embargo, se hace necesario exigirle condiciones y sobrepasar algunas barreras que permitan que la salud no se vea menguada con el pasar de los días. Los astronautas son colocados en un programa de entrenamiento riguroso, en la Tierra, en tierra firme, pero las condiciones del espacio no pueden ser recreadas del todo en un centro de entrenamiento. Una de las situaciones más delicadas a las que se somete un tripulante que orbita la Tierra, es la continua salida y puesta del Sol, hasta 16 veces en un período de 24 horas continuas. El cuerpo humano está esencialmente Estas son algunas de las tácticas que llevan a cabo los astronautas para conciliar el sueño y lograr así que éste se convierta en un evento "reparador":
1.- Ejercitarse y alimentarse adecuadamente, en horarios establecidos, educa el organismo, son factores claves que influyen directamente en la calidad del sueño.
2.- Emplear una agenda de actividades que permita organizar la faena diaria.
3.- Llevar a cabo el descanso en un lugar aislado, alejado lo mayor posible del ruido, ventilado, con pocas o escasas fuentes de iluminación y con temperatura adecuada.
4.- Posibilidad de ajustar la cantidad de luz solar que penetra en la nave, de modo que ésta perturbe lo mínimo posible.
5.- Recurrir a asistencia técnica, vía conferencia, con especialistas situados aquí en la Tierra, que puedan dar soporte en la ejecución de algunas de las técnicas que se aplican en el proceso del sueño, no es más que Terapia para el sueño.
6.- Administrar Melatonina, de ser necesario, como complemento en la dieta, para favorecer el sueño del tripulante. La Melatonina es una hormona producida por el organismo, sin embargo, ante un déficit en la producción de la misma, ésta puede ser suministrada.
7.- Suministro de medicación prescrita, de ser necesario, del tipo sedantes, antihistamínicos e hipnóticos, en casos con insomnio recurrente.
Ningún organismo está exento de padecer y atravesar dificultades, la no conciliación del sueño es una de ellas, es por ello, que existe personal capacitado y encargado de proveer herramientas que den soporte a cualquier individuo que se encuentre en una situación como esta, más aún cuando esta persona se enfrenta a un ambiente confinado, conviviendo día y noche con un mismo grupo de personas en un ambiente totalmente agreste, un ambiente para el cual no está diseñado el organismo humano. Los retos a los que se somete nuestro cuerpo en un viaje espacial son múltiples, la organización y la disciplina deben ser rigurosas. El cumplimiento de las actividades programadas será esencialmente la clave para reconducir al organismo al nuevo estilo de vida.
Más información en:
http://www.space.com/35293-how-astronauts-sleep-in-space.html

Publicar un comentario