lunes, 6 de marzo de 2017

NOTICIAS ASTRONÓMICAS 06-03-17






Posted: 02 Mar 2017 01:51 PM PST



Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute


Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute
Todas estas imágenes fueron tomadas por la sonda Cassini el pasado 21 de febrero. En ellas se ve a la pequeña luna de Saturno Epimeteo.
Epimeteo posee varios cráteres cuyo diámetro es mayor de 30 km, así como dos grietas y cordilleras pequeñas y alargadas. La gran craterización indica que Epimeteo debe ser bastante viejo.
Epimeteo ocupa la misma órbita que la luna Jano.



Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute



Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute


Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute


Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute


Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute
Posted: 01 Mar 2017 11:30 PM PST


Teniendo en cuenta que la Luna tarda un mes sinódico (período que transcurre entre dos mismas fases consecutivas de la Luna, siendo su duración aproximada de 29,53 días) en dar una vuelta sobre su eje respecto a la dirección hacia el Sol, en cualquier punto de la superficie de la Luna nuestra estrella se ve sobre el horizonte durante dos semanas aproximadamente, mientras que las dos semanas siguientes no se ve.
Por otra parte, la Tierra se ve sólo desde un hemisferio de la Luna, la conocida cara visible. Desde el otro hemisferio, la cara oculta, nuestro planeta nunca se ve.
En resumen: en la cara visible de la Luna, la Tierra se ve con mayor frecuencia. En cambio, en la cara oculta de la Luna es el Sol el que se ve con más frecuencia.


Posted: 26 Feb 2017 02:01 PM PST



Crédito: Fran Sevilla. www.vega00.com




Crédito: Fran Sevilla. www.vega00.com
Os mostramos dos fotografías que acabamos de tomar hace unos minutos de la conjunción de Marte y Urano. En una copia os he indicado la situación de ambos planetas.


Crédito: Fran Sevilla. www.vega00.com

Crédito: Fran Sevilla. www.vega00.com
Posted: 26 Feb 2017 06:06 AM PST


Hoy, nada más oscurecerse, tenéis la oportunidad de observar la conjunción entre los planetas Marte y Urano.
Urano cuenta con un magnitud de 5,8 por lo que se necesitarán prismáticos para poder verlo. Marte es fácilmente visible a simple vista. Si no conocéis bien el cielo, podéis guiaros por el planeta Venus, el astro brillante que se ve al oeste y que es imposible de confundir con una estrella.
A continuación tenéis la ubicación exacta de Urano con respecto a Marte.




Estos mapas han sido generados por el programa gratuito Stellarium.
Posted: 23 Feb 2017 11:50 AM PST



La estrella enana roja calienta sólo una cara de estos mundos. En ella el agua podría permanecer en estado líquido formando un gran océano. En la cara nocturna, sin embargo, se formaría una gran capa de hielo, debido a las bajas temperaturas, debajo de la cual, podría existir un océano líquido.
Ayer la NASA hizo público el descubrimiento de un sistema planetario múltiple en torno a la estrella TRAPPIST-1. También se comentó que estos mundos están tan cerca de su sol que seguramente sufran acoplamiento de mareas. ¿Quiere decir esto que ya no son habitables? Los científicos creen que esta no es condición suficiente para descartar su habitabilidad. Para ello os vuelvo a compartir este artículo publicado en mayo de 2013 en el que ya se hablaba de la existencia de estos mundos.
Tierras con forma de globo ocular: nuevo destino para la búsqueda de vida extraterrestre
Alrededor de estrellas enanas rojas podrían existir exoplanetas con una apariencia de ojos gigantes. Los científicos estudian estos mundos para ver cómo podrían sustentar la vida.
Las enanas rojas son estrellas pequeñas y tenues que poseen alrededor de una quinta parte de la masa solar, y siendo su brillo hasta 50 veces menor. Son las estrellas más comunes de la galaxia y constituyen el 70% de las estrellas existentes en nuestro Universo, una cantidad que hace que sea muy importante saber si pueden sustentar vida en sus planetas. De hecho, los últimos resultados de la sonda espacial Kerpler revelan que al menos la mitad de estas estrellas rojas albergan planetas rocosos con masas que oscilan entre la mitad y un cuarto de la masa terrestre.
En la búsqueda de la vida, tal y como la conocemos, los científicos suelen centrarse en los mundos que poseen agua, ya que la vida aparece en prácticamente todas las zonas de la Tierra en las que existe este preciado líquido. El agua se concentra en la zona habitable de las estrellas, un área que rodea al astro en la que la temperatura superficial de un planeta es la suficiente como para que el agua se mantenga en estado líquido. Dado que las enanas rojas son muy frías, sus zonas de habitabilidad se encuentran a menudo más cerca que la distancia que separa Mercurio del Sol. Esto hace que sea relativamente fácil para los astrónomos detectar este tipo de planetas ya que regularmente pasan por delante del disco de sus estrellas eclipsando parte de la luz de éstas.

Ilustración de un planeta globo ocular
Cuando un planeta orbita alrededor de su estrellas a muy poca distancia, la fuerza gravitatoria del astro provoca que el mundo muestre siempre la misma cara a su sol, como la Luna nos muestra siempre su misma cara a nosotros. Este fenómeno, denominado acoplamiento por mareas, provoca que el planeta tenga una de sus caras siempre en una oscuridad perpetua, mientras que en la otra, la luz de la estrella incide eternamente sobre su superficie.
Este escenario de luz permanente sobre una de las caras del planeta podría dar lugar a un mundo sorprendente con una forma semejante a la de un globo ocular. Su lado nocturno estaría cubierto por una capa de hielo, mientras que el diurno podría albergar un gigantesco océano de agua líquida.

"Hace 10 ó 20 años no sopechábamos de la existencia de planetas muy diferentes a los que existen en el Sistema Solar", afirma el astrobiólogo Daniel Angerhausen. "Ahora sabemos que hay planetas más grandes que Júpiter que orbitan muy cerca de sus estrellas, otros con caminos tan excétricos que toman la apariencia de cometas, y también los hay que se están evaporando por el calor de sus estrellas".
La idea de la existencia de "globos oculares terrestres" fue impulsada gracias a la detección de Gliese 581g, un exoplaneta situado a 20 años luz de la Tierra y que podría tener condiciones aptas para la vida. Pero su descubrimiento aún no ha sido confirmado por la comunidad científica.
"Ya tenemos telescopios con la capacidad de detectar planetas con forma de globos oculares", dijo Angerhausen.
Teniendo en cuenta las profundas diferencias entre las cara iluminada y la oscura, aún se desconocen las características de habitabilidad de estos mundos.
Para aprender más acerca de cómo pueden ser las Tierras globo ocular, Angerhausen y sus colegas proponen un proyecto que esperan llevar a cabo en Brasil llamado HABEBEE, abreviatura de "Exploring the Habitability of Eyeball-Exo-Earths", "Exploración de la habitabilidad de exo-Tierras-globo ocular." Su finalidad es conocer las características de habitabilidad de estos mundos.
El primer objetivo de los científicos es construir una variedad de modelos de estos mundos en los que varíe la masa de las Tierras globo oculares, su distancia a la estrella, su densidad, proporción de hielo, así como la cantidad de radiación que reciben y la intensidad de su campo magnético. De esta manera pretenden caracterizar los exoplanetas que esperan encontrar en futuras misiones.
Un planeta globo ocular es un escenario posible para un planeta situado en la zona de habitabilidad de una enana roja. Si está un poco más cerca de su estrella puede que se convierta en un mundo de agua al derretirse el hielo de la cara oscura, y si se aleja de la estrella, puede que incluso el agua de la cara diurna se congele, dando lugar a un mundo completamente congelado, similar a Europa, pero con una potencial habitabilidad bajo esta capa helada. Estos tres tipos de planetas, acuáticos, globo ocular y bola helada, podrían ser los primeros planetas habitables que caractericemos. Es por ello que su estudio actual es muy importante.
El océano de la cara diurna de un planeta globo ocular podría alcanzar una variedad de temperaturas. En el centro del ojo será probablemente muy caliente, volviéndose gradualmente más frió a medida que nos acercamos a la cara helada. Sin embargo desconocemos el modo en el que este océano transporta el calor, ya que de hacerlo eficientemente es posible que incluso pueda ser capaz de derretir el hielo de la cara nocturna con esta transferencia de calor, convirtiéndose de esta manera, en un mundo completamente acuático.
Los investigadores también planean la posibilidad de realizar una expedición a la Antártida para estudiar la vida que existe en las zonas de transición entre el hielo y el agua, ya que puede ser análoga a la que viva en los planetas globo ocular. El objetivo es ver qué metabolismo poseen estos microbios.
Finalmente, los científicos quieren analizar cómo sobrevive la vida en estos mundos, recogiendo muestras de los microorganismos encontrados en la Antártida y sometiéndolos a ambientes que se supone que existen en los planetas globo ocular. De esta forma pondrán a prueba su supervivencia y su actividad genética para ver cómo se adaptan a estas condiciones.

Planetas orbitando en torno a una enana roja.

"Me gusta la idea de poder simular las condiciones de otro planeta en el laboratorio" dice Angerhausen. "Es como poder viajar a uno de estos mundos".

En el transcurso de sus vidas, las enanas rojas pueden llegar a emitir una gran radiación ultravioleta capaz de sesgar la vida en un planeta cercano. Para ver cuánto daño podría hacer esta radiación en una Tierra globo ocular, los investigadores planean monitorizar los niveles de radiación de las enanas rojas conocidas para poder simularlos en el laboratorio.

El astro-biólogo Douglas Galante comenta que para el mantenimiento y evolución de la vida, sería necesario un periodo estable en la actividad de la estrellas. Por ello, estudiar la actividad de las enanas rojas es fundamental para ver cómo podría influir en la habitabilidad de sus mundos.

Esta línea de investigación continúa en la actualidad y se esperan grandes avances a medida que se van poniendo en marcha nuevos instrumentos de observación. Los astrónomos se muestran esperanzados a la hora de determinar en unos años la existencia o no de marcadores de la vida en este tipo de exoplanetas.
Más información en el enlace.
Posted: 23 Feb 2017 03:55 AM PST


El primer doodle astronómico de este año está dedicado a la familia numerosa de TRAPPIST-1. ¿Qué os parece?



Posted: 03 Mar 2017 09:30 PM PST
Un poco de historia....
https://youtu.be/HYXnJHpKpdo
Posted: 03 Mar 2017 01:11 PM PST


Sin duda, la estrella más brillante que vemos en el cielo es el propio Sol. Pero, ¿cuál es la estrella más brillante que podemos ver en el cielo nocturno?

Todas las personas que habitan por debajo de 83 grados de latitud norte pueden comprobar que el astro más brillante es Sirio, la estrella con mayor luminosidad del Can Mayor y que puede observarse en el cielo invernal. Sin embargo, también hay que advertir que esta estrella de magnitud -1, es el quinto objeto más brillante del cielo, detrás del Sol, la Luna, Venus y Júpiter.

Ahora nos podemos preguntar: ¿Ha sido Sirio siempre la estrella más brillante del cielo nocturno?
Para responder a esta pregunta debemos analizar el movimiento de los astros. El Sol, y con él todo el Sistema Solar, se mueven a 250 kilómetros por segundo alrededor del núcleo de la Vía Láctea, completando una vuelta alrededor de la galaxia cada doscientos cincuenta millones de años. Y si tenemos en cuenta que nuestro planeta cuenta con tan sólo 4.500 millones de años de edad, podemos decir que nos hemos movido en órbita alrededor de la galaxia sólo 18 veces.
Además de nuestro movimiento orbital, el Sistema Solar también oscila alrededor del plano galáctico. Y al igual que nuestro Sol, todas las estrellas poseen sus propios movimientos orbitales que causan que unas veces se acerquen y otras se alejen de nosotros. Todo este movimiento estelar, provoca que en algunos casos veamos a las estrellas más brillante sólo porque están más cerca de nosotros. En cambio hay estrellas que parecen muy brillantes en el cielo, como Deneb y Rigel, pero que en realidad se encuentran muy lejos. Este fenómeno condujo a la definición de magnitud aparente.
La magnitud aparente (m) de una estrella, planeta o de otro cuerpo celeste es una medida de la cantidad de luz (energía) que se recibe del objeto. Mientras que la cantidad de luz recibida depende realmente del ancho de la atmósfera, las magnitudes aparentes se normalizan al valor que tendrían fuera de la atmósfera. La magnitud absoluta, M, de un objeto, es la magnitud aparente que tendría si estuviera a 10 parsecs. Si Deneb se encontrara a 10 parsecs de distancia, tendría una magnitud de -8,4 y sería fácilmente visible durante el día.
A lo largo de una vida humana, las estrellas parecen brillar en el mismo punto del cielo. No notarás diferencias si miras la posición de los astros en la constelación de Orión el día de tu nacimiento, ni el día de tu muerte. Pero si las observamos a lo largo de los siglos y los milenios, podemos comprobar como poco a poco se mueven con respecto al fondo de las estrellas. Esto es lo que se conoce como movimiento propio, que es el movimiento aparente de una estrella a través de nuestro cielo. El mayor movimiento propio es exhibido por la estrella de Barnard, que está a aproximadamente 5,9 años luz de la Tierra. El movimiento propio de la estrella de Barnard es de 10,3 segundos de arco por año, tardando sólo 200 años en recorrer el diámetro angular de la Luna a través del cielo.
Este movimiento propio de las estrellas dio a los astrónomos una forma de calcular la distancia a la que se encontraban las estrellas, que fue denominada paralaje estelar. El método consiste en estudiar la posición de la estrella en las diferentes épocas del año y ver en qué medida ha cambiado su posición con respecto al fondo de estrellas. De esta forma puede calcularse, mediante trigonometría, la distancia que nos separa del astro. El método de medida de las distancias astronómicas por medio del paralaje es aplicable solamente a estrellas relativamente próximas, hasta algunos centenares de años luz. Para estrellas más lejanas, los ángulos de paralaje se van haciendo cada vez más pequeños e imperceptibles, empleándose para objetos muy lejanos otros métodos.

Teniendo en cuenta todos los movimientos de las estrellas estudiadas y el movimiento del propio Sol, los científicos han llegado a unas sorprendentes conclusiones:
-Dentro de 200.000 años, la estrella Vega superará en brillo a Sirio.
-1 millón de años después de Cristo, la estrella Delta Scuti, que actualmente cuanta con una magnitud de 2,4, brillará tanto como Sirio.

-Adhara, una estrella de la constelación del Can Mayor, que actualmente posee una magnitud de 1,5 brilló en nuestros cielos con un magnitud de -4, fácilmente visible durante el día, hace 4,7 millones de años.

-Arturo, se está aproximando a nosotros, por lo que también aumentará de brillo.
-Albireo también se aproxima a la Tierra, por lo que podrá alcanzar una magnitud de 0,5.


Hay que señalar, que brillante no significa cercano. Tomemos el ejemplo de la enana roja recientemente descubierta, la estrella de Scholz, que ha pasado a tan sólo 0,8 años luz del Sol, alcanzando en los cielos terrestres posiblemente una magnitud de 7. HIP 85605 se acercará a 0,5 años luz dentro de 300.000 años, y alcanzará una magnitud de -2. Y Gamma Microscopii pasó a 6 años luz del Sol hace 3,8 millones de años alcanzando la magnitud -3. Ahora su brillo es de 4,7.

Así que, ¿cuál es la estrella más brillante que se puede ver en el cielo? Actualmente la estrella más brillante del cielo nocturno es Sirio. Pero tanto en el pasado como en el futuro, debido al movimiento de las estrellas el galardón a la más brillante ha ido variando.
Más información en el enlace.


Publicar un comentario