martes, 30 de mayo de 2017

Astronoticias 30-05-17

Astronoticias.
Un documental sobre el mecanismo de Anticitera.
Hallado en 1900, no fue hasta el 17 de mayo de 1902 cuando el arqueólogo Valerios Stais llamó la atención sobre tan singular pieza, que constituía una calculadora de la antigua Grecia para determinar las posiciones de los astros en el cielo.
Recientemente se cumplieron 115 años de tal hallazgo, por lo que invitamos a ver el documental, en el enlace indicado.
Véalo en:
https://www.youtube.com/watch?v=sYI2MeFCjsg
Aproximándose a Júpiter.
Un video con las primeras imágenes de la sonda espacial Juno.
Véalo en:
Comienza la construcción del mayor telescopio del
mundo.
26 de mayo de 2017.


Los científicos están un paso más cerca de comprender el funcionamiento interno del Universo después de la colocación de la primera piedra, y el inicio de los trabajos de construcción del telescopio óptico e infrarrojo más grande del mundo.
Con un espejo principal de 39 metros de diámetro, el Extremely Large
Telescope (ELT), va a ser, como su nombre indica, enorme. A diferencia de cualquier otro diseñado antes, el ELT tendrá adosado un sistema de óptica adaptativa para corregir la turbulencia atmosférica.
El telescopio se encontrará en la cima del cerro Armazones, con una altura de 3.046 metros sobre el nivel del mar.
El ELT está siendo construido por el Observatorio Europeo del Sur (ESO), una colaboración internacional con el apoyo de Instalaciones de Ciencia y Tecnología del Consejo del Reino Unido (STFC). Científicos de la Universidad de Oxford están jugando un papel clave en el proyecto, y son responsables del diseño y la construcción de su espectrógrafo; 'HARMONI', un instrumento diseñado para tomar 4.000 imágenes de forma simultánea, cada una de un color ligeramente diferente.
El instrumento visible y del infrarrojo cercano aprovechará la óptica adaptativa del telescopio para proporcionar imágenes muy nítidas.
Más información en:
Estrella en colapso da lugar a un agujero negro.
25 de mayo de 2017.


Secuencia fotográfica de la estrella N6946-BH1. Crédito: HST/NASA/ESA.
Los astrónomos han visto como una enorme estrella, con una masa estimada en 25 veces la de nuestro Sol, colapsó y probablemente produjo el nacimiento de un agujero negro. Para detectar este proceso se usó el poder combinado del Gran Telescopio Binocular (LBT), y los telescopios espaciales Hubble y Spitzer de la NASA. Al indagar en búsqueda de sus restos se encontraron que la estrella, sencillamente desapareció de la vista.
La estrella, según la teoría y el modelo evolutivo aceptado, debería haber explotado en una supernova muy brillante. En su lugar, se apagó, tal como puede observarse en la secuencia fotográfica que acompaña esta nota.
"Falla Masiva" como ésta es lo que podría explicar por qué los astrónomos rara vez ven supernovas producidas por estrellas masivas” dice Christopher Kochanek, de la Universidad Estatal de Ohio y especialista en Cosmología Observacional.
Hasta un 30 por ciento de este tipo de estrellas, al parecer, pueden colapsar en silencio en agujeros negros, sin requerir convertirse en supernovas.
Más información en:
Detectado metanol alrededor de estrellas jóvenes.
25 de mayo de 2017.


El metanol, un componente clave para los compuestos orgánicos complejos que componen la vida, se ha detectado por primera vez en el disco protoplanetario de una estrella joven y distante. Este hallazgo podría ayudar a los científicos a comprender mejor la química que se produce durante la formación de un planeta que podría conducir en última instancia a la aparición de la vida.
Los científicos hicieron el descubrimiento de metanol alrededor de TW
Hydrae, una estrella alrededor del 80 por ciento de la masa de nuestro Sol y aproximadamente de 5 millones a 10 millones de años. Representa una versión más joven de lo que nuestro Sistema Solar pudo haber sido durante su formación hace más de 4 mil millones años. A unos 170 años-luz de distancia, TW Hydrae tiene el disco protoplanetario más cercano a la Tierra.
El metanol parece estar situado en un anillo que culmina con 30 unidades astronómicas de la estrella. (Una unidad astronómica, o UA, es la distancia media entre la Tierra y el Sol, unos 150 millones de kilómetros).
Este gas de metanol probablemente provenía de hielo de metanol localizado un poco más lejos de la estrella. Los científicos detallaron sus hallazgos en el documento "Primera detección de metanol en fase gaseosa en un disco protoplanetario", publicado en la revista “Astrophysical Journal Letters”.
"El metanol es una molécula importante porque se ha demostrado en experimentos de hielo de laboratorio ser una materia prima de moléculas más grandes y más complejas", dijo la autora Catherine Walsh, astro-química en la Universidad de Leeds en Inglaterra. "La detección exitosa de metanol en un disco proto-planetario proporciona pruebas convincentes de que las moléculas más grandes también están presentes".
Más información en:
Galaxias de rápido crecimiento podrían ayudar a
resolver un misterio.
25 de mayo de 2017.
Un equipo de astrónomos ha
descubierto un nuevo tipo de galaxia
en el Universo temprano, a menos de
mil millones de años después del Big
Bang. Estas galaxias están formando
estrellas más de cien veces más
rápido que nuestra Vía Láctea.


Representación de un cuásar y dos
galaxias en interacción. Crédito:
MPIA/NASA/ESA/Hubble.
El descubrimiento podría explicar un hallazgo anterior: una población de galaxias sorprendentemente masivas 1.500 millones de años después del Big Bang.
Cuando un grupo de astrónomos descubrió galaxias inusualmente masivas en el Universo temprano, su enorme tamaño constituyó un misterio. Ahora, el descubrimiento casual realizado por un grupo de astrónomos dirigido por Roberto Decarli (Planck Institute for Astronomy) apunta a una posible solución al misterio:
una población de galaxias hiper-productivas en el Universo muy temprano.
Roberto Decarli afirma: “Estábamos buscando algo diferente, la actividad de formación estelar en galaxias con cuásares. Pero lo que encontramos, en cuatro casos separados, fueron galaxias vecinas que estaban formando estrellas a un ritmo tremendo, produciendo el equivalente a cien masas solares en estrellas nuevas al año”.
Que estas galaxias recién descubiertas sean o no las precursoras de sus parientes más masivas y tardías, y por tanto resolver el misterio cósmico, dependerá de lo comunes que sean en el Universo. Esta es una cuestión a decidir con las próximas observaciones
Más información en:
https://sedaliada.wordpress.com/2017/05/25/galaxias-en-rapido-crecimiento/
Descubriendo nuestra historia galáctica.
25 de mayo de 2017.


Tres imágenes de la simulación. Crédito: Robert Grand.
Miles de procesadores, terabytes de datos y meses de computación han ayudado a un grupo de investigadores de Alemania a crear las simulaciones mayores y de más alta resolución que se hayan realizado de galaxias como nuestra Vía Láctea.
Las galaxias espirales como la Vía Láctea se piensa que contienen varios cientos de miles de millones de estrellas, así como copiosas cantidades de gas y polvo. Esta forma espiral es habitual, con un agujero negro supermasivo en el centro rodeado por un bulbo de estrellas viejas y brazos sinuosos que se proyectan al exterior, constituidos por estrellas relativamente jóvenes como el Sol.
El enorme intervalo de escalas entre las estrellas y las galaxias, así como la física compleja involucrada suponen un reto formidable para cualquier modelo por computadora.
Utilizando las supercomputadoras Hornet y SuperMUC en Alemania y un sofisticado código, los investigadores corrieron 30 simulaciones a alta resolución y 6 a muy alta resolución, durante varios meses. El Dr. Robert Grand y su equipo se encuentran muy conformes con los resultados de la simulación. “El resultado del Proyecto Auriga hace que ahora seamos capaces de utilizar una gran cantidad de información sobre las distintas etapas del proceso de formación de galaxias tipo
Vía Láctea.
Más información en:
https://sedaliada.wordpress.com/2017/05/25/descubrir-la-historia-de-la-galaxia/
Predicen una nueva característica de las ondas
gravitacionales.
25 de mayo de 2017.
Investigadores de la Universidad de Monash (Australia) han identificado un nuevo concepto – “memoria huérfana”- que cambia el modo en como concebimos actualmente las ondas gravitacionales.
Simulación por computadora de agujeros negros en fusión emitiendo ondas gravitacionales.


Crédito: NASA/C. Henze.
La teoría de la relatividad general de Einstein predice que hay explosiones cataclísmicas que estiran el tejido del espacio-tiempo. Estos estiramientos del espacio-tiempo se llaman “ondas gravitacionales”. Después de uno de estos episodios, el espacio-tiempo no regresa a su estado original, sino que permanece estirado. Este efecto es lo que se llama “memoria”. El término “huérfana” alude al hecho de que la onda progenitora no puede detectarse directamente.
“Estas ondas podrían abrir el camino al estudio de física actualmente inaccesible para nuestra tecnología”, explica el Dr. Eric Thrane (Universidad de Monash). “Este efecto, llamado ‘memoria’ todavía no se ha observado”, añade.
Los detectores de ondas gravitacionales como LIGO sólo “escuchan” ondas a ciertas frecuencias, explica Lucy McNeill, investigadora principal del trabajo. “Si existen ahí fuera fuentes exóticas de ondas gravitacionales, por ejemplo, micro-agujeros negros, LIGO no las oiría porque tienen frecuencias demasiado altas”, explica. “Pero este estudio demuestra que LIGO puede utilizarse para estudiar ondas gravitacionales en el Universo que se pensaba que eran invisibles para él”. LIGO no será capaz de ver el estiramiento y la contracción, pero sí será capaz de detectar la señal de memoria si existen tales objetos, ya que las ondas gravitacionales de alta frecuencia dejan una memoria que LIGO puede detectar.
Más información en:
https://sedaliada.wordpress.com/2017/05/25/mas-de-las-ondas-gravitatorias/
https://phys.org/news/2017-05-uncover-gravitational-characteristics.html
Explican cómo la desintegración radiactiva puede
mantener la vida.
24 de mayo de 2017.
En los cuerpos helados de nuestro Sistema Solar, la radiación emitida desde núcleos rocosos podría romper moléculas de agua y alimentar a microbios que comen hidrógeno. Para estudiar esta posibilidad, un equipo de investigadores de la Universidad de Texas y del Southwest Research Institute ha creado un modelo del proceso natural de rotura del agua conocido como radiólisis.

Luna Europa (Júpiter) en donde existe un océano interior. Crédito: NASA.
Luego aplicaron el modelo a varios mundos en los que se sabe o sospecha que existen océanos interiores, incluyendo la luna Encélado de Saturno, la luna Europa de Júpiter, Plutón y su luna Caronte, así como el planeta enano Ceres.
“Los procesos físicos y químicos que siguen a la radiólisis emiten hidrógeno molecular (H2), que es una molécula de interés astrobiológico”, señala Alexis Bouquet. Los isótopos radiactivos de elementos como el uranio, el potasio y el torio se hallan en un tipo de meteoritos rocosos conocidos como condritas. Los núcleos de los mundos estudiados por Bouquet tienen composiciones similares a las
condritas. El agua de los océanos que empapa la roca porosa del núcleo estaría expuesta a radiación ionizante y sufriría radiólisis, produciendo hidrógeno molecular y compuestos reactivos de oxígeno.
Bouquet explica que se han encontrado en ambientes extremos de la Tierra comunidades de microbios mantenidas por hidrógeno molecular. Estos incluyen agua subterránea a 3 kilómetros de profundidad en una mina de oro de Sudáfrica y en las chimeneas hidrotermales del fondo del océano. Esto ofrece posibilidades interesantes para la hipotética existencia de microbios análogos en superficies en las que entran en contacto agua y roca en mundos océano como Encélado o Europa.
Más información en:
https://sedaliada.wordpress.com/2017/05/24/ladesintegracion-
radiactiva-y-la-vida/
Primera imagen completa del anillo de la estrella
Fomalhaut.
23 de mayo de 2017.
Un equipo internacional de astrónomos usó
el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array
(ALMA) para producir la primera imagen completa,
en longitudes de onda milimétricas, del anillo de escombros que rodea la joven estrella Fomalhaut.
Esta franja de escombros y gas extraordinariamente bien definida es probablemente el resultado de exo-cometas que chocaron unos con otros en los límites externos de un sistema planetario situado a 25 años-luz de la Tierra. Estas observaciones permitieron establecer analogías con los cometas de nuestro propio Sistema Solar.

Imagen compuesta del sistema Fomalhaut.
Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), M. MacGregor;
NASA/ESA/Hubble, P. Kalas; B. Saxton (NRAO/AUI/
NSF).
Las imágenes de Fomalhaut obtenidas anteriormente con ALMA —en 2012, cuando el telescopio aún se encontraba en construcción— mostraban aproximadamente la mitad del disco de escombros. Si bien se había obtenido en un ensayo de la capacidad inicial de ALMA, esta imagen ya había proporcionado indicios muy interesantes sobre la naturaleza y el posible origen del disco.
Las nuevas observaciones de ALMA aportaron ahora una asombrosa vista de la brillante franja de escombros en su totalidad, y revelaron similitudes químicas entre su contenido helado y los cometas de nuestro Sistema Solar.
Más información en:
Resuelven el misterio de la antimateria en la Vía Láctea.
23 de mayo de 2017.
Un equipo internacional de astrofísicos dirigido por la Australian National University (ANU) ha demostrado cómo se forma la mayor parte de la antimateria que hay en la Vía Láctea.

La Vía Láctea.
La antimateria es un material compuesto por las antipartículas contrapartida de la materia normal: cuando la antimateria encuentra materia rápidamente se aniquilan mutuamente y producen un estallido de energía en forma de rayos gamma. Desde los primeros años de la década de 1970 los astrónomos saben que las regiones interiores de la galaxia de La Vía Láctea son una intensa fuente de rayos gamma, lo que indica la existencia de antimateria, pero no se han puesto de acuerdo sobre la procedencia de la misma.
Ahora el investigador Dr. Roland Crocker y su equipo han demostrado que la causa son una serie de explosiones de supernova a lo largo de millones de años, cada una creada por la unión de dos enanas blancas, los restos ultra-compactos de estrellas no mayores que dos soles. “Nuestra investigación aporta datos nuevos sobre una zona de la Vía Láctea donde encontramos algunas de las estrellas más viejas de nuestra galaxia”, señala el Dr. Crocker.
Más información en:
https://sedaliada.wordpress.com/2017/05/23/resuelven-misterio-en-la-via-lactea/
Confirman detalles orbitales en planetas del sistema
TRAPPIST-1.
22 de mayo de 2017.

El sistema TRAPPIST-1. Crédito: NASA.
Un equipo de científicos ha encontrado un patrón regular en las órbitas de los planetas del sistema de TRAPPIST-1, confirmando los detalles sobre la órbita del planeta más exterior y menos conocido, TRAPPIST-1h.
TRAPPIST-1 es una estrella que sólo tiene un octavo de la masa de nuestro Sol, así que es más fría y menos luminosa. Alberga siete planetas del tamaño de la
Tierra, tres de los cuales se encuentran en la zona habitable de su estrella (el intervalo de distancias a la estrella donde el agua líquida podría acumularse en la superficie de un planeta rocoso). El sistema está situado a unos 40 años-luz en la constelación de Acuario y su longevidad se estima que sea de entre 3 mil millones y 8 mil millones de años.
Los investigadores de la Universidad de Washington, ha empleado datos de la nave espacial Kepler de NASA para confirmar que TRAPPIST-1h completa una órbita alrededor de su estrella cada 19 días. A 10 millones de kilómetros de su fría estrella enana, TRAPPIST-1h está situado en el borde exterior de la zona habitable y probablemente sea demasiado frío para la vida tal como la conocemos.
La cantidad de energía (por unidad de área) que el planeta “h” recibe de su estrella es comparable a la que recibe de nuestro Sol el planeta enano Ceres, situado en el cinturón de asteroides, entre las órbitas de Marte y Júpiter.
Un Universo con geometría “Silla de montar” podría
socavar la Teoría de Relatividad General”.
22 de mayo de 2017.
Un equipo de investigadores ha demostrado cómo las singularidades (que normalmente sólo se encuentran en el centro de los agujeros negros y están escondidas) podrían existir en un espacio tridimensional altamente curvo.

Imagen de un espacio anti-deSitter (con una coordenada de tiempo y una espacial) inmerso en un espacio dimensionalplano (una coordenada de tiempo más dos espaciales). Crédito: Wikimedia.
Para ello han utilizado simulaciones por computadora que les permiten predecir la existencia de la llamada singularidad desnuda, que interfiere con la Teoría General de la Relatividad de Einstein. Se trata de la primera vez que alguien predice una singularidad desnuda, que hace que se rompan las leyes de la física, en un espacio tridimensional.
La Teoría General de la Relatividad de Einstein marca lo que sabemos actualmente sobre la gravedad: todo, desde la estimación de la edad de las estrellas hasta las señales de GPS en las que confiamos para viajar, está basado en sus ecuaciones. En parte, la teoría nos dice que la materia deforma el espacio-tiempo que la rodea y lo que llamamos gravedad es el efecto de esa deformación. En los
100 años que han transcurrido desde su publicación, la teoría de la relatividad ha pasado cada prueba a la que ha sido sometida, pero uno de sus límites es la existencia de singularidades.
Una singularidad es un punto donde la gravedad es tan intensa que el espacio y las leyes de la física se rompen. La relatividad general predice la existencia de singularidades en el centro de los agujeros negros y que se encuentran rodeadas por un horizonte de sucesos, el ‘punto de no retorno’ donde la atracción gravitatoria es tan fuerte que escapar es imposible, lo que significa que no pueden ser observadas desde fuera. Durante más de cuarenta años, los matemáticos han propuesto que siempre que se forman singularidades, se encuentran ocultas de este modo. Si esto es así, entonces fuera de los agujeros negros estas singularidades no tienen un efecto medible sobre nada y las predicciones de la relatividad general siguen siendo válidas.
Más información en:
https://sedaliada.wordpress.com/2017/05/22/singularidades-en-un-espaciotridimensional-altamente-curvo/
Detectado inmenso cráter de impacto en Islas
Malvinas.
10 de mayo de 2017.
Una cuenca en las islas Malvinas muestra rasgos de un gran cráter de impacto, según un nuevo análisis. La estructura mide aproximadamente 250 kilómetros de diámetro.

En rojo, el incremento de la intensidad del magnetismo terrestre, característica típica de los impactos de asteroides.

Crédito: U.S. National Centers for Environmental Information.
Si dicha cuenca es, tal como parece, un cráter de impacto, y se han interpretado correctamente sus rasgos, entonces es uno de los más grandes conocidos, tal como subraya Michael Rampino, profesor en la Universidad de Nueva York en Estados Unidos, y miembro del equipo de investigación.
La cuenca está situada en la meseta submarina de las Malvinas, al noroeste de la isla Gran Malvina. Las características de esa cuenca, vistas en perfiles de reflexión sísmica y en análisis magnéticos y gravimétricos, concuerdan con las de los cráteres de impacto, que son excavados por colisiones con asteroides y cometas. Se han descubierto aproximadamente unos 200 cráteres de este tipo en la Tierra.
Se estima que la creación de la cuenca se remonta a finales de la era
Paleozoica, hace aproximadamente de 270 a 250 millones de años. Si el aparente cráter resulta tener 250 millones de años, podría correlacionarse con la mayor extinción masiva de la historia, acaecida por esas fechas, que aniquiló a más del 90 por ciento de todas las especies.
Más información en:
http://noticiasdelaciencia.com/not/24220/uno-de-los-mayores-crateres-deimpacto-del-mundo-esta-en-las-islas-malvinas/


Publicar un comentario