viernes, 28 de julio de 2017

Astronoticias 28-07-17

  Astronoticias.
Resuelto el misterio de “señal misteriosa”: fue un
satélite.
21 de julio de 2017.
Los astrónomos finalmente han resuelto el misterio de señales peculiares provenientes de una estrella cercana, una historia que provocó intensas especulaciones públicas esta semana sobre la posibilidad de que, tal vez, la vida extraterrestre se había encontrado.


Satélite geoestacionario Meteosat de segunda
generación. Créditos: ESA/Ducros
La señal, que había sido formalmente llamada “"Weird!" ("¡Extraña!") fue producida por la interferencia de un satélite distante.
Por supuesto, los astrónomos dijeron que los extraterrestres estaban muy lejos en la parte inferior de la lista de posibilidades para las señales detectadas desde Ross 128, una estrella débil conocida como enana roja situada a unos 11 años-luz de distancia.
Para los expertos, el verdadero misterio era que no podían averiguar si las ráfagas eran inusuales actividad estelar, emisiones de otros objetos de fondo, o la interferencia de las comunicaciones por satélite.
"Sin embargo, mucha gente estaba más interesada en las señales como prueba potencial de transmisiones de una civilización extraterrestre inteligente", escribió Abel Méndez, director del Laboratorio de Habitabilidad Planetaria de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo en un blog publicado el viernes, revelando la verdadera naturaleza de las señales.
"La explicación es que las señales son transmisiones de uno (o más) satélites
Geo-estacionarios. Las señales sólo aparecieron alrededor de Ross 128 porque se encuentra "cerca del ecuador celestial donde se ubican muchos satélites Geo-estacionarios ", agregó Méndez.
Más información en:
Nuevas formas para ver la formación de estrellas en la
Vía Láctea.
21 de julio de 2017.
Un equipo de investigación liderado por la astrónoma del Planetario Adler, la
Dra. Grace Wolf-Chase, ha descubierto nuevas pruebas de la formación de estrellas en nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Imagen infrarroja de
un cúmulo naciente.
Marcadas las estrellas recién nacidas. Crédito: Grace Wolf-Chase.
Utilizando un telescopio equipado para detectar la luz infrarroja invisible a nuestros ojos, esta nueva técnica está revelando cómo las estrellas, incluyendo nuestro propio Sol, crecen dentro de cúmulos y grupos. La noticia fue publicada en la revista “The Astrophysical Journal” con el título "MHOs Towards HMOs: A Search for Molecular Hydrogen Emission Line Objects to High-Mass Outflows".
El equipo encontró enormes nubes de gas moviéndose hacia afuera de las áreas donde se forman estrellas "infantiles", usando una nueva forma de desentrañar estas salidas de otros procesos en viveros estelares densamente poblados. Estos viveros estelares pueden producir decenas o incluso cientos de estrellas con diferentes tamaños y masas.
"El sol, aunque aislado de otras estrellas hoy, se cree que se ha formado en un grupo con muchas otras estrellas, por lo que los entornos que estamos estudiando nos puede decir mucho sobre el origen de nuestro propio sistema solar", dijo Wolf-Chase.

Más información en:

Los siete exoplanetas más extremos descubiertos a la
fecha.
20 de julio de 2017.

Recientemente los científicos descubrieron el exoplaneta más cálido
encontrado a la fecha, cuya temperatura en la superficie es más alta que la de
muchas estrellas. A medida que avanza la búsqueda de planetas fuera de nuestro Sistema Solar, estamos descubriendo muchos otros mundos con características extremas. Por su parte, la exploración que estamos llevando a cabo en nuestro propio sistema también ha dado a conocer algunos candidatos bastante curiosos. A continuación se presenta los siete exoplanetas más extremos.
El más cálido.
Denominado Kelt-9b, gira en torno a la estrella HD 195689, también conocida como KELT-9. Esta estrella es 2,5 veces más masiva que nuestro Sol y su temperatura es cerca de 10.000 °C. Kelt-9b da una vuelta en torno a su estrella cada 1,5 días (Mercurio lo hace cada 88 días) y tiene una temperatura superficial de 4.300 °C, superior al de muchas estrellas. Este exoplaneta es del tipo Júpiter Caliente.
El más frío.
Denominado OGLE-2005-BLG-390Lb, este exoplaneta posee una temperatura de tan solo 50 grados sobre el cero absoluto –223 ºC–. Con una masa aproximadamente de 5,5 veces la de la Tierra, es probable que también sea un planeta rocoso. Comparado con nuestro sistema planetario, giraría entre las órbitas de Marte y Júpiter. Su estrella es una enana roja de muy poca masa, poco conocida.
El más grande.
Denominado DENIS-P J082303.1-491201 b, también posee el nombre de
2MASS J08230313-4912012 b. Tiene una masa estimada en 28,5 veces la de Júpiter,
por lo que es el más masivo detectado a la fecha. Prácticamente entra en la clasificación de enana marrón. Su “estrella” anfitriona si es una enana marrón.
El más pequeño.
Denominado como Kepler-37b, este exoplaneta es un poco más grande que la
Luna y un poco menor que Mercurio. Se encuentra muy próximo a su estrella nodriza, por lo que en el planeta hace demasiado calor para que exista agua líquida, y por consiguiente, vida en su superficie.
El más viejo.
Denominado PSR B1620-26 b, es a la fecha el exoplaneta más viejo conocido.
Los astrónomos estiman su edad en 12.700 millones de años, casi tan viejo como el
Universo. Posee una masa de 2,5 veces la de Júpiter. Este singular mundo gira en torno a una estrella de neutrones y a una enana blanca. Debido a su antigüedad, este mundo no debe poseer elemento pesado en su superficie.
El más joven.
Denominado V830 Tauri 0, este exoplaneta posee una edad de apenas unos 2 millones de años. Su estrella anfitriona tiene la misma masa que nuestro sol, pero el doble de radio, lo que significa que aún no ha acabado de contraerse hasta adquirir su forma definitiva. Del mismo modo, es probable que el planeta –un gigante gaseoso con tres cuartas partes de la masa de Júpiter– todavía esté creciendo. Esto quiere decir que está adquiriendo más masa al colisionar a menudo con otros cuerpos planetarios, como los asteroides que se cruzan en su camino.
Con el peor clima.
Denominado HD 209458 b, posee una masa inferior a la de Júpiter (0,7 veces) y gira en torno a su estrella en 3,5 días. Su atmósfera se está evaporando.
Más información en:
https://elpais.com/elpais/2017/06/28/ciencia/1498652564_912843.html

Mapean en 3-D el núcleo de una supernova.
20 de julio de 2017.


Astrónomos de la Universitatde València (España) y del National
Radio Astronomy Observatory
(NRAO-Virginia, EEUU) han determinado la estructura 3D de la emisión molecular de una supernova. Esto significa que han podido observar en tres dimensiones los restos de la estrella tras su explosión, algo que no había sido posible hasta ahora. Los resultados de esta investigación han sido publicados en la revista 'The Astrophysical Journal Letters'.
Las supernovas —como se conoce al final explosivo de la corta pero resplandeciente vida de las estrellas masivas— son uno de los fenómenos más espectaculares del Universo. Aunque corresponden a la muerte de una estrella, las supernovas también provocan el nacimiento de nuevos elementos y la formación de moléculas que abundan en el cosmos.
Entre los restos de una estrella que explotó en Febrero de 1987 se encuentra un denso puñado de moléculas y polvo formado tras el enfriamiento de la misma.
Un grupo de astrónomos contempló este fenómeno en la Supernova 1987A situada en la Gran Nube de Magallanes, una diminuta galaxia ubicada en la periferia de la Vía Láctea, a unos 163.000 años luz de la Tierra.
Durante los 30 años siguientes, las observaciones del remanente de esa explosión han revelado pormenores hasta entonces desconocidos de la muerte de las estrellas, y han mostrado cómo los átomos que allí se formaban (carbono, oxígeno y nitrógeno, entre otros) terminaban derramados en el espacio, formando nuevas moléculas y granos de polvo. Estas partículas microscópicas bien podían, algún día, dar origen a nuevas generaciones de estrellas y planetas.
Más información en:
Descubierto exoplaneta tipo-Tierra con muy corto
período orbital.
19 de julio de 2017.


Un equipo internacional de astrónomos ha detectado un nuevo
exoplaneta de tamaño terrestre en un período muy corto alrededor de su estrella madre. El mundo alienígena, designado EPIC 228813918 b, rodea a su estrella anfitrión cada cuatro horas y 20 minutos, lo que lo convierte en el segundo período orbital más corto de un planeta conocido hasta la fecha. El hallazgo fue presentado en un artículo publicado el 14 de julio en arXiv.org.
EPIC 228813918 b fue identificado por un grupo de investigadores dirigido por Alexis Smith del Instituto de Investigación Planetaria del Centro Aeroespacial Alemán (DLR) en Berlín, Alemania. La señal de tránsito fue detectada usando la prolongada misión Kepler de la NASA, conocida como K2, durante su Campaña 10, que duró del 6 de julio al 20 de septiembre de 2016.
La naturaleza planetaria de esta señal fue confirmada por imágenes ópticas adaptativas, mediciones de velocidad radial, modelado de curva de luz y análisis de imágenes de archivo, lo que excluyó la posibilidad de que la estrella EPIC 228813918 pudiera ser un binario eclipsante.
Para las observaciones de seguimiento, los investigadores utilizaron una variedad de instrumentos, incluyendo la cámara infrarroja y el espectrógrafo (IRCS) en el telescopio Subaru de 8,2 m en Mauna Kea, Hawái, el instrumento HIRES del telescopio Keck I de 10 m, también en Mauna Kea, el sensor NESSI del telescopio WIYN de 3,5 m en el Observatorio Nacional Kitt Peak, Arizona, y el Espectrógrafo y Cámara de Objetos débiles de Andalucía (ALFOSC) montado en el telescopio NOT del Observatorio Roque de los Muchachos (La Palma) .
Más información en:
https://phys.org/news/2017-07-astronomers-earth-sized-exoplanet-shortorbital.html
https://arxiv.org/abs/1707.04549
Publicar un comentario