lunes, 24 de julio de 2017

Dos teorías

Dos teorías
·        


·        




·         MANUEL ZAPATERO
19 de julio de 2017 05:01 AM
PARA COMPARTIR
Dos teorías
La física es la ciencia que estudia las propiedades de lo que nos rodea en el mundo, con ayuda del lenguaje matemático. La química apela a la composición, estructura y propiedades de la materia, como los cambios que ésta experimenta ante las reacciones. Esta introducción viene a cuento pues es en estas ciencias, en las que están basadas las dos teorías más importantes que sustentan nuestro conocimiento del Universo.
La primera es la teoría de la selección natural, enunciada por Charles Darwin hace ahora más de siglo y medio, explica satisfactoriamente y de manera sencilla, la evolución de los seres vivos mediante variaciones genéticas aleatorias que no requieren ningún mecanismo dirigido de manera intencional. La segunda, el Big Bang, teoría ampliamente aceptada sobre el origen y evolución del Universo, mantiene, que las leyes de la naturaleza explican adecuadamente los fenómenos observados y nos permite entender cómo al final de los tiempos, la termodinámica triunfará sobre la gravedad y el Universo morirá por inanición.
He dedicado tiempo a estudiar estas teorías, leyendo libros de divulgadores científicos, que me ayudaron a su comprensión. Como colofón, resumo mis conclusiones sobre las dos teorías:
Desde el darwinismo se llega a una conclusión general: el amor, también evoluciona.
Einstein dio un paso adelante al relativizar el tiempo y vincularlo a la materia.
Tanto la primera como la segunda teoría prescinden de la necesidad y existencia de un gran diseñador.
La ciencia nos ha liberado de nuestros mitos.
Y para terminar se abre otra puerta para el conocimiento de nuestra existencia. Con la decodificación del ADN, contenido en cada una de nuestros 300 trillones de células, hemos comenzado a leer el verdadero libro de la vida, y a tratar de entender nuestro manual de instrucciones, basado en solo cuatro letras ATGC (los nucleótidos), con las cuales no podríamos escribir un libro, pero si crear un ser humano. Pero en un mundo que ya ha superado los 7.500 millones de seres, cada vez será más difícil contarnos uno a uno. Por ello, debemos vernos como un colectivo único, que disfruta, en común, de la misma vida.


Publicar un comentario