martes, 4 de julio de 2017

Lectura – Onda

Lectura – Onda
Carlos Mujica |Junio 29, 2017

La onda se produce por la vibración de la energía de la materia. La materia, como se ha expuesto, es discreta no continua. Sus ingredientes son las partículas; diminutos elementos básicos de la materia. Tiene que haber energía en las partículas para que se produzca la vibración. La vibración es una excitación cuántica de la energía de la masa de la partícula. La excitación, en este caso, es provocada por la energía solar, o por la energía eléctrica que intervienen la energía de la partícula; o, también, por algún objeto o cosa que desencadene la acción de la energía en la masa de la partícula. Nótese que usamos dos términos: energía interviniente y desencadenante. Este último caso es el que conocemos del porqué en la superficie del agua se producen las ondas. Dejemos caer una piedra al agua, de inmediato, en torno al punto del impacto, se producen ondas circulares que crecen expandiéndose hasta su extinción. Pues bien, por qué se produce el fenómeno: el impacto de la piedra en la masa del agua activa la energía constituyente de las partículas y hace vibrar su masa; que son las ondas. Las ondas son el resultado de la activación de la energía de las partículas de la masa que se manifiesta. Es deducible, entonces, que la onda es un efecto que no corresponde a la constitución eléctrico-másica de la partícula. La vibración, pues, es un desequilibrio de la energía de la partícula. Hasta el presente, la ciencia no se había ocupado de describir en detalle el fenómeno. Como se aprecia, lo hemos conseguido.
En el caso de la luminiscencia, es la energía eléctrica o solar la interviniente en la energía de la partícula. Intervenida la energía de la partícula su masa se torna incandescente, emite luz. Veamos el proceso: Una lámpara fluorescente tiene en su interior la masa de un gas; sus partículas contienen energía. Conducida por cable llega hasta ellas la energía eléctrica interviniente; la energía de las partículas del gas excitadas, genera ondas invisibles, pero ondas, al fin; mientras la masa de la partícula del gas se ilumina. He aquí pues, en sucinta descripción el fenómeno de la iluminación. En todos los casos, la onda es un efecto, y el efecto como lo dejamos dicho es un desequilibrio en la energía de la partícula. De modo que la luz no puede ser ondular como lo propuso Huygens; porque la luz es la conjunción de la masa de la partícula con la energía interviniente: sea la eléctrica o la solar. He aquí una definición de luz de la ciencia: “radiación emitida por cuerpos calentados a altas temperaturas”.


Publicar un comentario