jueves, 20 de julio de 2017

¿Qué se siente estar en la Luna? Un astronauta de la misión Apolo 16 lo responde

¿Qué se siente estar en la Luna? Un astronauta de la misión Apolo 16 lo responde
LA NACION
lanacion.com12 de julio de 2017


Ver fotos
WASHINGTON.- Charlie Duke aterrizó en la Luna hace 45 años, pero todavía lo cuenta como si hubiera ocurrido ayer.
El módulo lunar "Orion" orbitaba la Luna a más de un kilómetro de la nave de comando, "Casper", cuando unos problemas técnicos forzaron a Duke y al comandante de la misión Apolo 16, John Young, a demorar el aterrizaje casi seis horas. La misión estuvo a punto de ser abortada. Duke y Young enhebraron paciencia hasta escuchar el ya mítico "go" desde Houston cuando todo se resolvió.
"Fue uno de mis momentos favoritos, probablemente el más emocionante de la misión. Estábamos aterrizando en una zona muy áspera de la luna. Teníamos fotografías, pero muchos detalles no se ven, así que cuando empezás a aterrizar ves cráteres y agujeros que no sabías que estaban ahí. Tenés que estar muy alerta y decidir muy rápido dónde vas a aterrizar. Fue muy dinámico, muy emocionante", recopila Duke.
Young terminó por llevar el Orion a un terreno suave y parejo. Apenas la nave tocó la superficie, Duke cuenta que se puso a gritar: "¡John, lo conseguimos! ¡Lo conseguimos!".
Al día siguiente, Duke, que en ese entonces tenía 36 años, se convirtió en el décimo hombre que caminó la luna, y el más joven de todos.
Ver fotos
En una entrevista con LA NACION, Duke recuerda el histórico inicio de la NASA, el programa Apolo, marca similitudes y diferencias con la nueva generación de astronautas, y al imaginar el futuro dice que espera que el primer hombre en Marte también sea estadounidense. Elogia el programa espacial chino, y sugiere que la primera misión tripulada al planeta rojo podría ser una empresa multilateral.
-¿Qué le permitió a Estados Unidos llegar a la Luna primero?
-Hubo una serie de razones. Uno, había una carrera espacial, una competición con los rusos, no había ninguna guerra en marcha, la economía estaba en muy buena forma y tuvimos un liderazgo muy audaz, el del presidente Kennedy. Todas estas cosas trabajaron para bien para ir a la Luna. Nosotros no sabíamos exactamente cómo lo haríamos, pero Kennedy esperaba que lo hiciéramos y todo el país se puso atrás. Todo se juntó para hacerlo posible.
-Es otra época, ¿cree que puede ocurrir de nuevo?

-No estoy seguro. Creo que con el tiempo vamos a ir a Marte, pero si el entusiasmo del país será el mismo, no estoy seguro... La importancia científica del viaje a Marte será gigantesca. Requerirá de liderazgo en nuestro país que se dé cuenta de la importancia de las ventajas tecnológicas de desarrollar los sistemas para ir a Marte que podamos aplicar al sector comercial. Hay muchos chicos que quieren ir a Marte. Esa generación estará a bordo de esta aventura, cuando quiera que comience.
Publicar un comentario