jueves, 9 de noviembre de 2017

Astronoticias 09-11-17

Astronoticias.
Recomendamos la lectura de los siguientes artículos en nuestra web.
¿Cómo tomar fotografías astronómicas a foco
primario?
Excelente explicación realizada por nuestro amigo Carlos Gil sobre como comenzar a practicar la fotografía astronómica con la cámara situada en el foco primario del telescopio.
Ir al enlace:
http://www.tayabeixo.org/articulos/fotografia_foco_primario.htm
Los físicos que inflaron el Universo.
Artículo de divulgación científica de Wilson da Silva, traducido por Jesús
Guerrero, donde realiza una descripción breve de los tres físicos que concibieron la Inflación del Universo.
Ir al enlace:
http://www.tayabeixo.org/articulos/fisicos_inflaron_universo.htm
El Universo no debería existir.
Artículo de divulgación de Cathal O’Connell, traducido por Jesús Guerrero, donde describe los resultados del último de los hallazgos científicos sobre la simetría entre la materia y la antimateria.
Ir al enlace:
La más antigua galaxia espiral.

03 de noviembre de 2017.



La más antigua galaxia espiral a la fecha ha sido descubierta por un equipo de astrónomos de la universidad de Tecnología de Swinburne y la
Universidad Nacional Australiana (ANU) como parte de la investigación ASTRO-3D, Consejo Australiano de Investigación Astrofísica de todo el cielo en 3-D.
La galaxia, conocida como A1689B11 existe desde hace 11.000 millones de años, apenas a 2.600 millones de años después del Big Bang, cuando el Universo tenía un quinto de la edad actual. Esta es la galaxia espiral más antigua descubierta a la fecha.
Los investigadores usaron una poderosa técnica que combina los lentes
gravitacionales con instrumentación de corte muy definido en el Espectrógrafo Integral de Campo en el Infrarrojo Cercano, NIFS, acoplado al telescopio Gemini Norte ubicado en la isla de Hawai. NIFS es el primer instrumento australiano acoplado al telescopio Gemini, el cual fue diseñado y construido por el investigador Peter McGregor de la ANU.
Las Lentes Gravitacionales son telescopios naturales creados por la gravedad de masivos cúmulos de galaxias y materia oscura. Los cúmulos tuercen y magnifican la luz de las galaxias situadas detrás del mismo, de manera similar a como actúan los lentes ordinarios, pero a escala mucho mayor.
“Esta técnica permite estudiar galaxias antiguas con una resolución y detalle sin precedentes” expresó el doctor Tiantian Yuan, que lidera el equipo de investigación.
Más información en:
https://phys.org/news/2017-11-ancient-spiral-galaxy.html
Cinturón de polvo frío en torno a Próxima Centauri.
03 de noviembre de 2017.


Representación artística del cinturón de polvo en Próxima Centauri.
Crédito: ESO.
El Observatorio ALMA, en Chile, ha detectado polvo alrededor de Próxima Centauri, la estrella más cercana al Sistema Solar. Estas nuevas observaciones revelan el resplandor procedente de polvo frío en una región que se encuentra a una distancia de Próxima Centauri que supone entre una y cuatro veces la que separa a la Tierra del Sol. Los datos también insinúan la presencia de un cinturón de polvo externo incluso más frío que puede indicar la presencia de un complejo sistema planetario. Estas estructuras son similares a los cinturones mucho más grandes del Sistema Solar y también se espera que estén formadas por partículas de roca y hielo que no lograron formar planetas.
Próxima Centauri es la estrella más cercana al Sol. Es una débil enana roja que se encuentra a tan solo cuatro años luz, en la constelación meridional de Centaurus (el Centauro). Es orbitada por Próxima b, un planeta templado del tamaño de la Tierra descubierto en el año 2016 que es, además, el planeta más cercano al Sistema Solar. Pero en este sistema hay algo más que un solo planeta.
Nuevas observaciones de ALMA revelan la emisión de nubes de frío polvo cósmico que rodean a la estrella.
El autor principal del nuevo estudio, Guillem Anglada, del Instituto de
Astrofísica de Andalucía (CSIC) España, explica la importancia de este hallazgo: “El polvo alrededor de Próxima es importante porque, tras el descubrimiento del planeta terrestre Próxima b, es el primer indicio de la presencia de un complejo sistema planetario alrededor de la estrella más cercana a nuestro Sol”.
La fusión de dos cúmulos de galaxias.
03 de noviembre de 2017.

MACS J1149.5+2233 (MACS J1149 para abreviar) es un sistema de cúmulos de galaxias en fusión situado a unos 5 mil millones de años-luz de la Tierra. Este cúmulo de galaxias es uno de los seis estudiados como parte del proyecto “Campos Fronterizos”. Se trata de un estudio que incluye observaciones de larga duración de cúmulos de galaxias con potentes telescopios que detectan diferentes tipos de luz, incluyendo el observatorio de rayos X Chandra de NASA.
Los cúmulos de galaxias son colecciones enormes de cientos e incluso miles de galaxias y enormes almacenes de gas caliente sumergidos en nubes masivas de materia oscura, un material invisible que no emite ni absorbe luz pero que puede ser detectado por sus efectos gravitatorios.
Esta nueva imagen de MACS J1149 combina rayos X de Chandra (azul difuso), datos ópticos del Hubble (rojo, verde, azul) y emisión en radio del conjunto de radiotelescopios Very Large Array (rosado). La imagen tiene unos 4 millones de años-luz de ancho a la distancia de MACS J1149.
Los datos de Chandra muestran el gas en los cúmulos que se están fusionando, a temperaturas de millones de grados. Los datos en el óptico muestran las galaxias de los cúmulos y otras galaxias más lejanas que se hallan por detrás de los cúmulos. Algunas de estas galaxias del fondo se ven muy distorsionadas debido al efecto de lente gravitatoria, el torcimiento de la luz producido por objetos masivos. Este efecto puede también reforzar la luz de estos objetos, permitiendo a los astrónomos el estudio de galaxias del fondo que de otro modo serían demasiado débiles para ser detectadas.
Más información en:
Erráticas auroras de rayos X en Júpiter.
02 de noviembre de 2017.
Gracias a los telescopios espaciales de la NASA y la ESA se ha descubierto que, a diferencia de lo que sucede en la Tierra, las intensas auroras que se ven en los polos de Júpiter presentan un comportamiento independiente entre sí.


Aurora en Júpiter. Foto: NASA/ ESA
/J. Nichols/University of Leicester
Se han detectado brillos polares en muchos lugares del Universo, desde planetas y lunas hasta estrellas, enanas marrones y muchos otros objetos cósmicos.
Estos bellos espectáculos se deben al choque de corrientes de partículas atómicas cargadas eléctricamente — electrones e iones— con las capas de la atmósfera que rodean un planeta, una luna o una estrella. Las auroras de la Tierra tienden a reflejarse entre sí: cuando brillan en el polo norte, normalmente también lo hacen en el polo sur.
Se esperaba que sucediese lo mismo en otros lugares, pero un nuevo estudio recién publicado en la revista Nature Astronomy revela que las auroras de Júpiter no se encuentran tan coordinadas.
El estudio empleó los observatorios espaciales de rayos X XMM-Newton de la ESA y Chandra de la NASA para examinar los rayos X de alta energía producidos por las auroras en los polos del gigante gaseoso. Aunque se vio que las auroras al sur del planeta pulsaban de forma coherente cada 11 minutos, las del polo norte se comportaba de forma caótica.
“Estas auroras no parecen actuar al unísono, como estamos acostumbrados a que lo hagan aquí en la Tierra”, explica el autor principal del artículo William Dunn, del Laboratorio de Ciencia Espacial Mullard del University College London (Reino Unido) y del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian (Estados Unidos).
“Creíamos que la actividad estaría coordinada por medio del campo magnético de Júpiter, pero el comportamiento detectado es realmente desconcertante”.
“Las partículas cargadas tienen que chocar con la atmósfera de Júpiter a
velocidades excepcionalmente altas como para generar los pulsos de rayos X que hemos visto. Aún no entendemos qué procesos son los que lo causan, pero estas observaciones indican que actúan de forma independiente en los hemisferios norte y sur”, añade Licia Ray, de la Universidad de Lancaster (Reino Unido) y coautora del estudio.
La asimetría en los brillos del norte y el sur de Júpiter también sugiere que muchos objetos cósmicos con auroras conocidas —exoplanetas, estrellas de neutrones, enanas marrones y otros cuerpos en rápida rotación— podrían producir una aurora muy distinta en cada polo.
Futuros estudios de las auroras de Júpiter ayudarán a comprender mejor los fenómenos que acontecen en el planeta. En los próximos dos años hay previstas campañas de observación con monitorización de rayos X por parte de XMM-Newton y Chandra, así como observaciones simultáneas de la sonda Juno de la NASA, que comenzó a orbitar Júpiter a mediados de 2016.
La misión Juice la ESA llegará al planeta en 2029 para investigar su atmósfera y su magnetosfera. También observará las auroras y, en particular, el efecto que tienen en ellas los satélites galileanos.
Más información en:
Las erupciones solares podrían electrificar a las lunas
marcianas.
02 de noviembre de 2017.
Las erupciones solares potentes podrían cargar eléctricamente hasta cientos de voltios áreas de la luna marciana Fobos, presentando así un entorno eléctrico complejo que podría quizá afectar a la sensible electrónica que lleven los futuros robots exploradores, según un nuevo estudio. En este también se tuvieron en cuenta las cargas eléctricas que podrían desarrollarse mientras los astronautas se moviesen sobre la superficie, en posibles misiones humanas a Fobos.



Fobos, la mayor de las dos lunas de Marte. Foto: NASA/ JPL-Caltech.
Esta luna ha sido considerada como una posible base inicial para la exploración humana de Marte porque su débil gravedad facilita el aterrizaje de naves espaciales con astronautas o con suministros. Si se le diera ese uso, el perfil típico de una misión tripulada de exploración situaría a algunos de los robots en la superficie de Marte pero a las personas en la de Fobos. Desde aquí o Deimos (la otra luna de Marte), los astronautas podrían dirigir a esos robots en la superficie marciana, y lo harían a tiempo real, a diferencia de lo que ocurre con el personal que gobierna desde la Tierra la actividad en Marte de robots, que debe esperar bastantes minutos para que cada comunicación llegue a destino.
Sin embargo, los astronautas y los robots podrían acumular notables cargas eléctricas cuando atravesasen la cara nocturna de Fobos, a juzgar por los resultados de la investigación llevada a cabo por el equipo de William Farrell, del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Greenbelt, Maryland, Estados Unidos. Si bien Farrell y sus colegas no creen que estas cargas sean lo bastante grandes como para herir a un astronauta, si parece probable que lo sean para afectar a equipamiento sensible, así que se necesita diseñar trajes espaciales y equipamiento que minimicen cualquier peligro al respecto.
Más información en:
Descubrimiento de exoplaneta cuestiona teoría de formación planetaria.
02 de noviembre de 2017.

Un planeta gigante, cuya existencia se creía extremadamente poco probable, ha sido descubierto por una colaboración internacional de astrónomos. El inusual planeta, NGTS-1b es el planeta más grande comparado con el tamaños de su estrella compañera descubierto hasta la fecha.
NGTS-1b es un gigante de gas a 600 años-luz de distancia, del tamaño
de Júpiter, que se encuentra en órbita alrededor de una estrella con radio y masa que son la mitad del radio y la masa de nuestro Sol. Su existencia pone en duda las teorías de formación de planetas que afirman que un planeta de este tamaño no puede ser formado por una estrella tan pequeña. Según estas teorías, las estrellas pequeñas pueden formar planetas pero no reúnen material suficiente como para formar planetas del tamaño de Júpiter.
El planeta es un Júpiter caliente, por lo menos tan grande como el Júpiter de nuestro Sistema Solar, pero con un 20% menos de masa. Se halla muy cerca de su estrella, a sólo un 3% de la distancia entre la Tierra y el Sol, y completa una órbita alrededor de la estrella cada 2.6 días, es decir, un año en NGTS-1b dura dos días y medio. La temperatura en la superficie gaseosa del planeta es aproximadamente de 530°C, u 800 kelvin.
“El descubrimiento de NGTS-1b fue una completa sorpresa para nosotros, no se pensaba que existieran tales planetas masivos alrededor de estrellas tan pequeñas. Es el primer exoplaneta que hemos encontrado con nuestro nuevo instrumento NGTS y ya estamos cuestionando los conocimientos aceptados acerca de cómo se forman los planetas. Nuestro reto es ahora descubrir lo comunes que son este tipo de planetas en la Galaxia, y con el nuevo NGTS estamos bien preparados para conseguirlo”.
Más información en:
¿Cómo ilumina su entorno un agujero negro?
02 de noviembre de 2017.

Esta imagen compuesta de la galaxia Centaurus A muestra un ejemplo de cómo los potentes chorros de rayos X y radio pueden extenderse desde el agujero negro supermasivo del centro de una galaxia, afectando a los alrededores del agujero negro. Crédito: ESO/WFI (visible); MPIfR/ESO/APEX/A.Weiss. (microondas); NASA/CXC/CfA/R.Kraft (rayos X).
En los centros de las galaxias activas se encuentran agujeros negros
supermasivos con masas de millones o miles de millones de soles. Un misterio que rodea a estos objetos es que se observa que evolucionan simultáneamente con sus galaxias; por ejemplo, se observa una relación empírica entre el crecimiento del agujero negro y el del bulbo de la galaxia que lo alberga. Esto sugiere que debe de existir un mecanismo de retroalimentación por el que la evolución de un agujero negro está relacionada con la de su galaxia.
Un posible origen de este acoplamiento son los potentes chorros de materia emitidos desde los polos de estos agujeros negros supermasivos. Estos chorros se piensa que son producidos cuando parte del material que cae al agujero negro es expulsado y queda confinado por el gas y los campos magnéticos de los alrededores.
La región de gas que se cree que existe justo fuera de la esfera de influencia del agujero negro (a una distancia de entre mil y unos pocos miles de años-luz) es conocida como la región de las líneas estrechas, llamada así porque observamos líneas de emisión estrechas de este gas. Dado su estado caliente, ionizado, el gas debe de ser bombardeado con energía. Según el escenario canónico, la radiación del agujero negro calienta directamente el gas a través de un proceso denominado Foto-ionización. ¿Pero podrían estar los chorros involucrados también?
Un estudio reciente, liderado por Ákos Bogdán (Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics), explora mediante observaciones en rayos X del núcleo de una galaxia, la posibilidad de que esta región de líneas estrechas sea calentada e ionizada no solo por radiación sino también por los frentes de choque producidos cuando los chorros (que emiten en longitudes de onda de radio) colisionan con su entorno. Analizando observaciones profundas en rayos X de Chandra del centro de la galaxia Mrk 3, los investigadores demuestran la presencia de frentes de choque en el gas que emite rayos X tanto hacia el este como hacia el oeste del núcleo. Estos frentes, combinados con el ensanchamiento de la emisión de rayos X y otros indicios, apoyan la idea de que las colisiones de los chorros con el ambiente del entorno calientan el gas de la región de líneas estrechas, contribuyendo a su ionización, y que esta ionización juega un papel importante en cómo los agujeros negros de estas galaxias proporcionan energía a sus alrededores.
Más información en:
La región de gas que se cree que existe justo fuera de la esfera de influencia del agujero negro (a una distancia de entre mil y unos pocos miles de años-luz) es conocida como la región de las líneas estrechas, llamada así porque observamos líneas de emisión estrechas de este gas. Dado su estado caliente, ionizado, el gas debe de ser bombardeado con energía. Según el escenario canónico, la radiación del agujero negro calienta directamente el gas a través de un proceso denominado fotoionización. ¿Pero podrían estar los chorros involucrados también?
Un estudio reciente, liderado por Ákos Bogdán (Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics), explora mediante observaciones en rayos X del núcleo de una galaxia, la posibilidad de que esta región de líneas estrechas sea calentada e ionizada no solo por radiación sino también por los frentes de choque producidos cuando los chorros (que emiten en longitudes de onda de radio) colisionan con su entorno. Analizando observaciones profundas en rayos X de Chandra del centro de
la galaxia Mrk 3, los investigadores demuestran la presencia de frentes de choque en el gas que emite rayos X tanto hacia el este como hacia el oeste del núcleo. Estos frentes, combinados con el ensanchamiento de la emisión de rayos X y otros indicios, apoyan la idea de que las colisiones de los chorros con el ambiente del entorno calientan el gas de la región de líneas estrechas, contribuyendo a su ionización, y que esta ionización juega un papel importante en cómo los agujeros negros de estas galaxias proporcionan energía a sus alrededores.
Más información en:

Publicar un comentario