viernes, 10 de noviembre de 2017

La semana en imágenes.


La semana en imágenes.



M5 con el Telescopio Espacial Hubble.

Situado a 25.000 años-luz de distancia, este cúmulo globular se encuentra entre las constelaciones Libra y Serpiente. En el mismo se encuentran empaquetadas más de 100.000 estrellas en un espacio de 165 años-luz.




Crédito de la imagen: HST/ESA/NASA.

/2017 U1: un visitante interestelar.




Viajando a una alta velocidad que lo hace adquirir una órbita extremadamente hiperbólica, el asteroide con vestigios de actividad cometaria A/2017 U1 es el primer objeto de naturaleza interestelar que ha sido detectado ingresando al Sistema Solar. La imagen fue lograda con el telescopio William Herschel (4,2 metros) ubicado en el observatorio de Las Palmas, Islas Canarias, en una exposición de 5 minutos. Debido a lo rápido del objeto, las estrellas aparecen como trazas en la imagen.

Crédito: Alan Fitzsimmons.



La Nebulosa del Yelmo de Thor.

Esta nebulosa de emisión y reflexión es conocida popularmente como la
Nebulosa del yelmo de Thor. Está catalogada como NGC 2359 y se encuentra en la constelación del Can Mayor (Canis Major) a una distancia de 12.000 años-luz. Con una extensión de 30 años-luz, la parte central es una burbuja interestelar causada por una estrella energética en un estadio de pre Supernova.







Crédito de la imagen: Adam Block, Mt. Lemmon SkyCenter,



La materia oscura en un Universo simulado.



La gravedad de la invisible materia oscura es la principal explicación de por qué las galaxias giran tan rápido, por qué las lentes gravitacionales desvían tan fuertemente la luz y por qué la materia visible se distribuye tanto en el Universo local como en el fondo cósmico de microondas. La imagen es ofrecida por el Planetario Hayden y muestra un ejemplo de cómo se puede distribuir la materia oscura en el Universo. En esta detallada simulación computarizada, los complejos filamentos de materia oscura, que se muestran en negro, están esparcidos por el Universo como telarañas, mientras que los grupos relativamente raros de materia bariónica familiar son de color naranja.

Crédito: Tom Abel y Ralf Kaehler (KIPAC, SLAC), AMNH.


Las Oriónidas desde China.



Los meteoros dejan trazos definidos que apuntan hacia un punto en la parte norte de la constelación de Orión. Esto era lo esperado, ya que octubre es la época del año para la lluvia de meteoros conocida con el nombre de Oriónidas. En la imagen, más de una docena de meteoros quedaron atrapados en las sucesivas exposiciones realizadas sobre el volcán Wulan Hada en Mongolia Interior, China. La imagen presentada muestra los múltiples rayos de meteoros que proyectados señalan lo que en astronomía se conoce como radiante. Los meteoros de las Oriónidas son residuos de polvo expulsados por el cometa Halley, durante sus viajes al Sistema Solar interior.

Crédito de la imagen: Lu Shupei.
Publicar un comentario