martes, 19 de diciembre de 2017

Lectura – Imponderabilidad

Lectura – Imponderabilidad
Carlos Mujica |Diciembre 12, 2017

Descubierta, como ha sido, la virtualidad en la naturaleza y asociada como está con la energía que proviene del Sol, la energía solar, la integran las partículas virtuales, sin masa; cuyas condiciones puras, sin contaminación y, enteramente neutral, está comprobada. Esa pureza y neutralidad de la partícula es la pureza y neutralidad de la energía procedente del Sol y, por extensión, es también la pureza y neutralidad de la energía que llena el espacio del Universo, producida por los miles de millones de estrellas contenidas en los miles de millones de galaxias. No podría ser de otra manera porque el espacio del Universo lo llena la energía pura y neutral producida por las estrellas. Estas cualidades de la energía se traducen en su imponderabilidad o ingravidez.
La imponderabilidad es una condición que excluye la gravidez y, por ello, el peso. Por esta condición de la energía de las estrellas, los cuerpos ponderables inmersos en la energía contenida en el espacio carecen de peso o, por lo menos, no lo manifiestan. Pareciera que con esta explicación confirmara la contradicción de lo ponderable de los cuerpos con la imponderabilidad del espacio La ponderabilidad significa atracción, peso.
De manera que la ponderabilidad de las partículas reales, con masa, de espín ½ de la materia en todos sus estados, como el inmenso océano de la imponderabilidad de las partículas virtuales, sin masa de la energía permiten, sin ningún problema, que ningún cuerpo de partículas reales, con masa, de espín ½ de la materia en estado ponderable asuma peso en el océano imponderable de la energía que llena el espacio.
Entonces la energía es determinante para que los cuerpos en el espacio no sean atraídos, pero también, esa misma energía que crea la ingravidez en el espacio, es responsable también de que asuman en la masa la ponderabilidad. Es decir, produzca la atracción y en consecuencia sean pesados. El peso, pues, no es otra cosa que la acción de la energía en la atracción de la masa. No adelantaremos más acerca de la ponderabilidad de los cuerpos, porque será tema o motivo de explicación en la crónica acerca de la ponderabilidad del martes próximo. De manera, pues, que para que las cosas no se confundan y haya claridad para el entendimiento de nuestros apreciados lectores así procederemos. De modo que podrán confrontar después las dos crónicas, la de esta semana, con la de la próxima, y apreciar ustedes mismos, las diferencias fundamentales, y la razón del por qué de la ponderabilidad. Hasta la próxima, conserven siempre el bienestar.
carlosmujica928@yahoo.com
@carlosmujica928
Nota del Editor: Que artículo tan mal redactado,mal escrito y con tanto errores
Publicar un comentario