lunes, 19 de marzo de 2018

NOTICIAS ASTRONÓMICAS 19-03-18





Posted: 11 Mar 2018 12:45 AM PST

Crédito de la imagen: ESA/NASA/JPL-Caltech/STScI
Esta imagen muestra la Gran Nube de Magallanes
en luz infrarroja vista por el Observatorio
Espacial Herschel, una misión liderada
por la Agencia Espacial Europea con importantes
contribuciones de la NASA y el Telescopio
Espacial Spitzer de la NASA. En los datos
combinados de los instrumentos, está
cercana galaxia parece una explosión
ardiente y circular. Sin embargo, no es fuego;
esas cintas en realidad son gigantescas
ondas de polvo que abarcan decenas
o cientos de años luz. Importantes campos
de formación de estrellas se ven en el centro,
justo a la izquierda del centro y a la derecha.
La región más brillante de centro izquierda
se llama 30 Doradus, o la Nebulosa de
la Tarántula, por su apariencia en luz visible.
Los colores en esta imagen indican las temperaturas
en el polvo que impregna la nube. Las regiones
más frías muestran que la formación de
estrellas se encuentra en sus etapas
más tempranas o que está cortada,
mientras que las extensiones cálidas apuntan
a nuevas estrellas que calientan el polvo
circundante. Las áreas y los objetos más
fríos aparecen en rojo, lo que corresponde
a la luz infrarroja captada por el Spectral
and Photometric Imaging Receiver de
Herschel a 250 micrómetros. La Photodetector
Array Camera and Spectrometer de
Herschel rellena las bandas de temperatura
media, que se muestran aquí en verde
, a 100 y 160 micrómetros. Los puntos
más cálidos aparecen en azul,
cortesía de datos en 24 y 70 micrómetros
de Spitzer.



Fuente de la noticia: "Dusty Space Cloud", de NASA.







Posted: 12 Mar 2018 02:34 PM PDT

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/SwRI/ASI/INAF/JIRAM
Los datos recopilados por la misión Juno de
la NASA a Júpiter indican que los vientos
atmosféricos del planeta gigante gaseoso
corren en lo profundo de su atmósfera y
duran más que los procesos atmosféricos
similares que se encuentran aquí en la
Tierra. Los hallazgos mejorarán la comprensión
de la estructura interior de Júpiter, la masa
del núcleo y, finalmente, su origen.
Otros resultados científicos de Juno publicados
incluyen que los ciclones masivos que rodean
los polos norte y sur de Júpiter son
características atmosféricas perdurables y
diferentes a cualquier otra cosa que se
encuentre en nuestro sistema solar. Los
hallazgos son parte de una colección
de cuatro artículos sobre los resultados
científicos de Juno que se publicaron en la
edición del 8 de marzo de la revista Nature.

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/SwRI/ASI/INAF/JIRAM
Según Scott Bolton, investigador principal de
Juno del Southwest Research Institute
(San Antonio, EEUU), "Estos asombrosos
resultados científicos son otro ejemplo de
las bolas curvas de Júpiter, y un testimonio
del valor de explorar lo desconocido desde
una nueva perspectiva con los instrumentos
de nueva generación. La órbita única
de Juno y su tecnología evolucionada
de radio e infrarroja de alta precisión
permitieron estos descubrimientos que
cambian el paradigma. Juno ha completado
un tercio de su misión principal, y ya estamos
viendo los comienzos de un nuevo Júpiter".
La profundidad a la que se extienden las
raíces de las famosas zonas y cinturones
de Júpiter ha sido un misterio durante
décadas. Las mediciones de gravedad
recolectadas por Juno durante sus sobrevuelos
cercanos al planeta ahora han proporcionado
una respuesta.
Para Luciano Iess, co-investigador de Juno de
la Universidad Sapienza de Roma y autor
principal de un artículo de Nature sobre el
campo gravitatorio de Júpiter, "La medición
de Juno del campo gravitatorio de Júpiter
indica una asimetría norte-sur, similar
a la asimetría observada en sus zonas y
cinturones".



Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/SwRI/ASI/INAF/JIRAM
En un planeta gaseoso, tal asimetría solo
puede provenir de flujos en las profundidades
del planeta; y en Júpiter, las corrientes
en chorro visibles hacia el este y hacia
el oeste son también asimétricas al norte
y al sur. Cuanto más profundos son los
chorros, más masa contienen, lo que
lleva a una señal más fuerte detectable
del campo gravitatorio. Por lo tanto,
la magnitud de la asimetría en la gravedad
determina la profundidad a la que se
extienden las corrientes en chorro.
Yohai Kaspi, co-investigador de Juno
del Instituto de Ciencia Weizmann
(Rehovot, Israel), señaló que "Galileo vio
las bandas en Júpiter hace más de 400 años.
Hasta ahora, solo teníamos una comprensión
superficial de ellas y hemos podido
relacionar estas rayas con las características
de las nubes a lo largo de los chorros de
Júpiter. Ahora, siguiendo las mediciones
de gravedad de Juno, sabemos cuán profundo
se extienden los chorros y cuál es su
estructura debajo de las nubes visibles.
Es como pasar de una imagen 2D a una
versión 3D en alta definición".
El resultado fue una sorpresa para el equipo
de científicos de Juno porque indicaba
que la capa era más masiva, extendiéndose
mucho más profundo de lo que se
esperaba. La capa desde su máxima
altura hasta una profundidad de 3.000
kilómetros, contiene alrededor del 1%
de la masa de Júpiter (alrededor de 3
masas terrestres).
Tal y como señaló Kaspi, "Por el contrario,
la atmósfera de la Tierra es menos de una
millonésima parte de la masa total de la
Tierra. El hecho de que Júpiter tenga
una región tan masiva rotando en
bandas separadas este-oeste es definitivamente
una sorpresa".
El hallazgo es importante para comprender
la naturaleza y los posibles mecanismos
que impulsan estas fuertes corrientes en
chorro. Además, la firma de la gravedad
de los chorros está entrelazada con la señal
de la gravedad del núcleo de Júpiter.
Otro resultado de Juno publicado sugiere
que debajo de esta capa, el planeta gira casi
como un cuerpo rígido. Para Tristan Guillot,
co-investigador de Juno de la Université
Côte d'Azur (Niza, Francia) y autor principal
del artículo sobre el interior profundo de
Júpiter, "Este es realmente un resultado
sorprendente, y las mediciones futuras de
Juno nos ayudarán a entender cómo funciona
la transición entre la capa superior y el
cuerpo rígido de abajo. El descubrimiento
de Juno tiene implicaciones para otros mundos
en nuestro sistema solar y más allá. Nuestros
resultados implican que la región externa con
rotación diferencial debería ser al menos
tres veces más profunda en Saturno y
menos profunda en planetas gigantes
masivos y estrellas enanas marrones".
Un resultado verdaderamente sorprendente
publicado en los artículos de Nature es la nueva
y hermosa imagen de los polos de Júpiter
capturada por el instrumento Jovian Infrared
Auroral Mapper (JIRAM) de Juno. Fotografiando
en la parte infrarroja del espectro, JIRAM
captura imágenes de luz que emergen desde
lo más profundo de Júpiter igualmente bien
de noche o de día. JIRAM sondea la capa
de 50 a 70 kilómetros por debajo de las nubes
de Júpiter.
Alberto Adriani, co-investigador de Juno del
Instituto de Astrofísica Espacial y Planetología
de Roma y autor principal del artículo, indicó
que "Antes de Juno no sabíamos cómo
era el clima cerca de los polos de Júpiter.
Ahora, hemos podido observar el clima
polar de cerca cada dos meses. Cada uno
de los ciclones del norte es casi tan
ancho como la distancia entre Nápoles y
la ciudad de Nueva York, y los del sur son
incluso más grandes que eso. Tienen vientos
muy violentos, alcanzando en algunos casos,
velocidades tan altas como 350 kilómetros
por hora. Finalmente, y quizás lo más
notable, son muy cercanos y perdurables.
Que sepamos, no hay nada como eso
en el sistema solar".
Los polos de Júpiter contrastan marcadamente
con los cinturones y zonas naranjas y blancas
más familiares que rodean el planeta en las
latitudes más bajas. Su polo norte está
dominado por un ciclón central rodeado
por ocho ciclones circumpolares con
diámetros que van de 4.000 a 4.600
kilómetros de ancho. El polo sur de
Júpiter también contiene un ciclón central,
pero está rodeado por cinco ciclones
con diámetros que van desde 5.600 a
7.000 kilómetros de diámetro. Casi todos
los ciclones polares, de ambos
polos, están tan densamente empaquetados
que sus brazos espirales entran en
contacto con los ciclones adyacentes.
Sin embargo, por muy espaciados
que estén los ciclones, se han mantenido
separados, con morfologías individuales
durante los siete meses de observaciones
incluidos en el estudio.
Para Adriani "La pregunta es, ¿por qué no
se fusionan? Sabemos con los datos de
Cassini que Saturno tiene un vórtice
ciclónico único en cada polo. Estamos
empezando a darnos cuenta de que
no todos los gigantes gaseosos son iguales".
Los resúmenes de los papers del 8 de
marzo pueden ser encontrados online en la
siguientes direcciones web:
- Medidas del campo gravitatorio

asimétrico
de Júpiter:
- Chorros atmosféricos de Júpiter
que se extienden miles
de kilómetros
en profundidad:
- Una supresión de la rotación
diferencial en el
interior profundo
de Júpiter:
- Cúmulos de ciclones
rodeando los
polos de Júpiter:
Fuente de la noticia:
de NASA.



Posted: 13 Mar 2018 10:36 AM PDT

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute
En esta imagen, la Cassini de la NASA
observa Saturno y sus anillos a través
de una "bruma" de reflejos del Sol
en la lente de la cámara. Si pudieras
viajar a Saturno en persona y mirar
por la ventana de tu nave espacial
cuando el Sol estuviera en cierto
ángulo, podrías ver una vista muy
similar a esta.
Las imágenes tomadas con filtros
espectrales rojo, verde y azul se
combinaron para mostrar la
escena en color natural. Las imágenes
fueron tomadas con la cámara gran
angular de la Cassini el 23 de
junio de 2013, a una distancia de
aproximadamente 790.500 kilómetros
de Saturno.


La nave espacial Cassini finalizó su misión
el 15 de septiembre de 2017.







Posted: 16 Mar 2018 10:40 AM PDT




Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Universidad 
de Arizona

En esta imagen del Mars Reconnaissance Rover
 (MRO) de la NASA, se puede ver el borde de
 un montículo de hielo en uno de estos
 cráteres de latitudes medias. Algunos de
 ellos ya han sido eliminados, por lo que
 podemos ver capas que solían estar
 en el interior del cráter. Los científicos 
usan depósitos de hielo como estos para
 descubrir cómo ha cambiado el clima
 en Marte. Otra ventaja de identificar 
este hielo es que unos posibles futuros
 astronautas tendrán suficiente agua potable.

Los científicos ahora se dan cuenta de
 que el hielo es muy común en la
 superficie marciana. A menudo llenaba 
los cráteres y valles en las latitudes 
medias en el pasado, aunque cuando 
está cubierto de polvo puede ser difícil 
de reconocer. Hoy el clima en Marte
 hace que este hielo sea inestable y
 parte se haya evaporado.

Fuente de la noticia: "Icy Layers in Craters", de JPL.

Posted: 17 Mar 2018 08:48 AM PDT






Crédito de la imagen: NASA/GSFC/Solar 
Dynamics Observatory

El pasado 22 de enero de 2018 el Sol "disparó"
 un CME (Coronal Mass Ejection) asociado con 
una pequeña erupción solar. Se puede ver la 
erupción de plasma cuando un bucle de campo 
magnético se rompió. La imagen fue tomada en
 la longitud de onda del ultravioleta extremo.


de JPL.



Publicar un comentario