lunes, 23 de abril de 2018

Cosmo Noticias 23-04-18






Posted: 19 Apr 2018 06:43 PM PDT



Un cohete Falcon 9 de SpaceX lleva el satélite TESS a órbita.
Crédito: NASA/Kim Shiflett.

La NASA tendrá una nueva herramienta para
la búsqueda de planetas habitables.
El satélite TESS (Transiting Exoplanet
Survey Satellite) de la agencia fue llevado
al espacio el 18 de abril a bordo de un
cohete Falcon 9 de SpaceX que
despegó desde el Complejo de Lanzamiento
Espacial 40 en la Estación de la Fuerza
Aérea de Cabo Cañaveral en Florida.
El lanzamiento se realizó justo según
lo programado, a las 22:51 GMT,
luego de una cuenta atrás sin incidentes,
un clima excelente y un hardware saludable.
“Despegue del cohete Falcon 9 de SpaceX
que carga a TESS, una nave cazadora de
planetas que buscará nuevos mundos fuera
del Sistema Solar”, dijo el relator del lanzamiento
Josh Finch de NASA cuando el cohete
resonaba a medida que se alejaba
del complejo de lanzamiento.
TESS será el primer buscador de
exoplanetas que escaneará el cielo
completo desde el espacio. Pero la nave
no buscará cualquier planeta; buscará
específicamente aquellos que son similares
a la Tierra y lo bastante cercanos
para que los científicos puedan estudiarlos
con más detalle.

Animación que muestra cómo una disminución
en el brillo observado de una estrella
puede indicar la presencia de un planeta
que pasa en frente, lo que se conoce como
tránsito. Crédito: Centro de Vuelo Espacial
Goddard.
¿Cómo encontrará esos planetas? Como la
misión Kepler lo hizo antes, TESS usará el
método del tránsito, es decir, observará
fijamente las estrellas de una sección dada
del cielo, prestando atención al titileo
provocado por un planeta que pasa frente
a la estrella. Kepler, que fue lanzado en 2009,
se centró en una porción del cielo y buscó
planetas similares a la Tierra. TESS, en
cambio, analizará estrellas 30 a 100
veces más brillantes que las observadas por
Kepler y en un área mucho mayor.
Durante varias semanas, TESS activará seis
veces sus propulsores para viajar en una
serie de órbitas cada vez más largas para
alcanzar la Luna, la que le proporcionará
una asistencia gravitacional para que TESS
pueda llegar a su órbita final de 13,7
días alrededor de la Tierra. Después
de aproximadamente 60 días de verificar
y probar sus instrumentos,
la nave comenzará
su trabajo.

Fuente: NASA
Publicar un comentario