viernes, 13 de abril de 2018

Descubierta la primera galaxia sin materia oscura

Descubierta la primera galaxia
sin materia oscura
Un grupo internacional de astrónomos observa
una extraña galaxia que puede cambiar
las teorías sobre cómo se forman
estas agrupaciones estelares
Otros
Enviar por correo
Imprimir



Reconstrucción de la galaxia difusa NGC1052-DF2
GEMINI OBSERVATORY/NSF/AURA/KECK/JEN MILLER

Si uno conoce las leyes gravitatorias y observa
una galaxia, descubrirá que rota mucho más
rápido de lo que debería. La masa de sus estrellas
no basta para impulsarla hasta la velocidad
que alcanzan. Esta discordancia hizo pensar
que existía una materia distinta, que no emitía
ni reflejaba luz, y que vistos sus efectos sobre
la gravedad, era más abundante que
la convencional. Nunca se ha detectado
de forma directa, pero el encaje de las
observaciones indirectas con las teorías
gravitacionales hace muy plausible su existencia.
Se ha encontrado en todas las galaxias
estudiadas. Salvo en una.
Hoy, en la revista Nature, un equipo internacional
de científicos liderado por Pieter van
Dokkum, de la Universidad de Yale (EE UU),
publica la primera observación de una galaxia
sin materia oscura (o al menos con la misma
materia oscura que materia visible):
NGC1052-DF2. Ese hallazgo sorprendente
podría cambiar la idea que se tiene sobre
la formación de las galaxias.
Uno de los planteamientos más aceptados
implica que la materia oscura tiene
un papel fundamental en el origen
de las galaxias. Las acumulaciones
de grumos de esta sustancia adquieren
tirón gravitatorio y forman halos de materia
oscura que empiezan a atrapar gas. Cuando
hay una cantidad suficiente, se encienden
las estrellas y poco a poco aparecen
galaxias como la que nos da cobijo. La nueva
galaxia pone en duda, al menos, que
ese modelo sea el único.
Los investigadores detectaron por primera
vez la acumulación de estrellas con el
Dragonfly Telescope Array, un telescopio
construido a medida en Nuevo México
(EE UU) para capturar la luz de estas “galaxias
ultra-difusas”. Después, los telescopios
hawaianos Gemini y Keck permitieron
analizar con detalle los movimientos de
algunos grupos de estrellas de NGC1052-DF2.
Se desplazaban más despacio de lo esperado,
algo que se podía explicar si solo contasen
con la masa que se veía desde los observatorios
y no existía una gran cantidad de materia
oscura produciendo una aceleración extra.
Van Dokkum considera que este descubrimiento
confirma que la materia oscura es real, que
tiene “una existencia separada independiente
de otros componentes de las galaxias”.
Sven Heinemeyer, investigador del IFCA
y el IFT, reconoce que el artículo
“le ha sorprendido bastante”. Para él, como para
los autores, las implicaciones más interesantes
son las que tienen que ver con la dinámica
de formación de galaxias. “Creemos que
entendemos cómo se formaron las galaxias
y el papel de la materia oscura es central”,
señala. “Pero parece que puede haber
circunstancias en las que se formen galaxias
sin materia oscura”, añade. “Estas galaxias
super-difusas parecen ser algo muy especial,
que pudo formarse en una región del universo
en la que había poca materia oscura”.
En cualquier caso, advierte de que, aunque
muy interesante, “se trata solo de una
observación”. Ahora, tanto los autores
del trabajo como otros grupos de
astrónomos de todo el mundo tratarán de
buscar más galaxias sin materia oscura. Van Dokkum
y sus colegas ya han analizado imágenes
de 23 de estas peculiares galaxias difusas
y tres comparten características con
NGC1052-DF2. En los próximos meses,
los telescopios hawaianos las escrutarán
para comprobar si también forman parte
de esta nueva especie galáctica.

Publicar un comentario