jueves, 31 de mayo de 2018

La semana en imágenes.

La semana en imágenes.



Las galaxias NGC 4038 y NGC 4039 en colisión.
Crédito de imagen: NASA/ ESA/ Hubble;
Procesamiento: Domingo Pestana.
Esta galaxia está teniendo un mal milenio.
De hecho, los últimos 100 millones
de años no han sido tan buenos,
y probablemente los próximos
mil millones serán bastante tumultuosos.
Visible hacia la parte inferior derecha,
NGC 4038 solía ser una galaxia espiral
normal, hasta que NGC 4039, hacia
la esquina superior izquierda, se estrelló
contra ella. Los restos en evolución,
conocidos como Antenas, se presentan
aquí. A medida que la gravedad
reestructura cada galaxia, las nubes
de gas chocan entre sí, se forman
brillantes nudos azules de estrellas,
se forman y explotan estrellas masivas
y se esparcen filamentos oscuros de polvo.
Finalmente, las dos galaxias convergerán
en una galaxia espiral más grande.
La expansiva Nebulosa Gum.


Crédito de la imagen: John Gleason.
Esta nebulosa recibe el nombre
de su descubridor, el astrónomo
australiano Colin Stanley Gum (1924-1960).
La Nebulosa Gum es tan grande y cercana
que es bastante difícil de encontrar.
De hecho, estamos a solo 450 años-luz
del borde frontal y 1.500 años-luz del
borde posterior de esta extensa nube
interestelar de gas hidrógeno brillante.
Cubierta en este mosaico monocromático
de imágenes de hidrógeno-alfa de
más de 40 grados de ancho, la débil
región de emisión se destaca sobre
el fondo de las estrellas de la Vía Láctea.
Se cree que la compleja nebulosa
es un remanente de supernova de más
de un millón de años de antigüedad,
que se extiende a lo largo de las constelaciones
de Vela y Popa. Esta espectacular vista
de amplio campo también explora
muchos objetos incrustados en la Nebulosa
Gum, incluido el remanente de supernova
Vela más joven.
Cráteres a lo largo del terminador lunar.


Crédito de la imagen: Talha Zia.
En el corazón de la Nebulosa Tarántula.



Crédito de la imagen: ESA, NASA, Hubble,
ESO; Procesamiento: Danny LaCrue.
En el corazón de la monstruosa Nebulosa
de la Tarántula hay enormes burbujas
de gas energético, largos filamentos
de polvo oscuro y estrellas inusualmente
masivas. En el centro de este corazón,
hay un nudo de estrellas tan denso
que alguna vez se pensó que era una
sola estrella. Este cúmulo de estrellas,
etiquetado como R136 o NGC 2070,
es visible justo encima del centro de
la imagen mostrada y es el hogar de
una gran cantidad de estrellas jóvenes
y calientes. La luz energética de estas
estrellas continuamente ioniza el gas
de la nebulosa, mientras que el viento
de partículas energéticas sopla burbujas
y define intrincados filamentos. La Nebulosa
de la Tarántula, también conocida como
30 Doradus se encuentra en la Nube Mayor
de Magallanes.
Una rosa pétrea marciana.


Crédito de la imagen: NASA/ Curiosity.
¿Cuántos eones pasaron para que los vientos
en Marte esculpieran estas delicadas cuchillas
en esta roca? Una extraordinaria imagen
obtenida por el rover Curiosity en el planeta rojo.

Publicar un comentario