jueves, 14 de junio de 2018

La semana en imágenes


 
La semana en imágenes.
La erupción del Volcán del Fuego y el rayo.


Un fenómeno físico que todavía no recibe una
explicación satisfactoria es el vínculo que
existe entre las erupciones volcánicas
y la precipitación de rayos. En esta imagen,
la reciente erupción del Volcán del Fuego,
que ya ha cobrado más de 109 víctimas.
La colisión en NGC 3256.
Crédito de imagen: Hubble/NASA/ ESA.

Excelente imagen de esta colisión galáctica
a 100 millones de años-luz. Catalogada
como NGC 3256, se encuentra
en la constelación de Vela.
La compleja actividad de Júpiter.

Crédito de la imagen: NASA, Juno, SwRI, MSSS;
Composición: David Marriott.


¿Qué tan complejo es Júpiter? La misión Juno
de la NASA ha encontrado que el gigante
Joviano es más complicado de lo esperado.
Se descubrió que el campo magnético de
Júpiter es muy diferente del campo dipolo
simple de nuestra Tierra, mostrando
varios polos incrustados en una red
complicada más intrincada en el norte
que en el sur. Además, las mediciones
de radio de Juno muestran que la
atmósfera de Júpiter muestra una
estructura muy por debajo de la
cubierta superior de nubes, incluso
a cientos de kilómetros de profundidad.
La nueva complejidad de Júpiter
es evidente también en las nubes del sur,
como se muestra en la imagen
presentada. Allí, las zonas que rodean
el planeta y los cinturones que dominan
cerca del ecuador decaen en un
complejo miasma de torbellinos
de tormenta de tamaño continental.
Juno continúa en su órbita elíptica
casi circular, descendiendo cerca
del enorme planeta cada 53 días y
explorando un sector ligeramente
diferente en cada ocasión.
Campo de Marte y la Vía Láctea.
Crédito de la imagen: José Luis Hernández.

Marte brilla ahora en el cielo del planeta
Tierra. Visto con un tono amarillento
se eleva sobre las colinas en este sereno
paisaje nocturno, un panorama rural
registrado el mes pasado en
el Parque Nacional de Cabaneros
en España. La Vía Láctea también
se extiende por encima de las colinas
distantes en un cielo estrellado.
Sus nebulosas rosáceas, grietas
cósmicas y ríos de polvo se mezclan
con el brillo pálido y difuso de la luz
de las estrellas. Imitando el tono amarillo
de Marte, la brillante estrella Antares
brilla a la derecha de los nubarrones
centrales de la Vía Láctea.
La nebulosa Ojo de Gato
desde el Hubble.
Crédito de la imagen: NASA, ESA, STScI, AURA.


Para algunos, puede parecer un
ojo de gato. Esta extraordinaria
nebulosa se encuentra a unos
3.000 años-luz de distancia. Esta
nebulosa planetaria clásica, clasificada
como NGC 6543, representa la fase final,
breve pero gloriosa, en la vida de
una estrella similar al Sol. La estrella
central moribunda de esta nebulosa
puede haber producido el patrón externo
de polvorientas conchas concéntricas
mediante el encogimiento de capas
externas en una serie de convulsiones
regulares. Pero la formación de las hermosas
y complejas estructuras interiores todavía
permanece inexplicada.

Publicar un comentario