martes, 26 de junio de 2018

#OPINIÓN Estrellas

#OPINIÓN Estrellas
Carlos Mujica | Foto: Archivo/Referencial |20 junio, 2018



Las estrellas mantienen inflado el globo del
Universo. El Universo es un inmenso globo.
Todos los cuerpos físicos están dentro de
él. Los cuerpos físicos, igualmente son globulares
como el Universo. No es por capricho entonces
que podemos tomar como referencia cualquiera
estrella o planeta para proponer que
el Universo es un globo.
Hay un principio o ¿ley? Que rige la forma
de los cuerpos físicos y que fue propuesta
en 1915 por Einstein. Se trata, (entrecomillo):
“la gravedad constituye una distorsión
del espacio-tiempo, causada por la masa
y la energía (del universo)”.
“Según la relatividad general de Einstein,
el hecho de que la masa sea siempre positiva
significa que el espacio está curvado hacia
adentro, como la superficie de la Tierra.” Todos
los cuerpos, incluyendo el universo, se enrollan
sobre sí mismo debido a la distorsión del
espacio-tiempo. La Tierra y todos los cuerpos
del Universo tienden a moverse en línea recta
a través del espacio-tiempo, pero como éstos
últimos son curvos, sus trayectorias se curvan.
No existen cuerpos del Universo que
no siga ese principio o ley.
El Universo es un cuerpo físico que entre
otra funciones tiene la de ser continente,
es decir: contener un elemento virtual
(virtual, aquí, significa sin masa) que
lo llene. Ese elemento lo producen
las estrellas. Se trata de la energía.
La energía producida por los millones y
millones de estrellas contenidas en las
galaxias, es neutral y pura. Sus partículas
virtuales no tienen masa y esta cualidad
de la energía de las estrellas determina
su imponderabilidad o carencia de peso en el espacio.
El Universo permanece inflado como un inmenso
globo debido a que la energía llena todo
su espacio. La energía estelar en el espacio
tiene la cualidad de servir de elemento
sustentable para todos los cuerpos del espacio
y también para cualquier objeto y persona
que se sitúe en ella, como los tripulantes
de las naves espaciales. Cuando estos últimos
han salido de sus naves al espacio inmenso,
han tenido suficiente tiempo en él para que
desde aquí, desde la tierra, se los pueda
observar como flotan en la energía
que les sirve de sustento.
El globo solar y el de la luna se han paseado
por ese espacio sustentable todo el tiempo
pasado de sus existencias y continuaran
su movilidad flotante como sucede
con los tripulantes de las naves espaciales
casi sin mayor riesgo.
Inflado, dijimos al comienzo, porque
la energía neutral de las estrellas es
imponderable y es el recurso más importante
en el esfuerzo del Universo para mantenerse
activo todavía por muchos siglos.
Publicar un comentario